Monte Nimba

Monte Nimba
Información sobre la plantilla
Reservamontenimba.jpg
Localización
ContinenteÁfrica
País(es)Costa de Marfil
Características
Máx. cota450 m hasta los 1.752 m
Superficie50 Km²
Ríos principalesCavally (o Diougou) y Ya (o Nuon o Rio Mami
Monte Nimba. Se encuentra situada en el oeste de Costa de Marfil, a 20 km de Lola y 62 km de N'Zérékoré. El macizo de los montes Nimba, del que esta Reserva forma parte, está situado en la región fronteriza de Guinea Conakry, Costa de Marfil y Liberia. Fue establecida en 1943, en tanto que en Guinea Conacry se haría en 1944. Esta última, en 1980, fue declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera y, en 1981, pasó a formar parte de la Lista del Patrimonio de la Humanidad, lo que sucederia con el sector de Costa de Marfil en 1982, quedando excluido el secto liberiano.

Descripción

Tiene una superficie de 50 Km² en Costa de Marfil (130 Km² en Guinea Conakry) y esta a una altitud sobre el nivel del mar que va e los 450 m hasta los 1.752 m, en el Monte Richard Molard. La temperatura suele oscilar entre los 14 ° C y 30 ° C. La media de precipitaciones anuales ronda los 3.000 mm, pero varía con la altitud entre los 18.818 mm y los 3.825 mm, siendo los meses más húmedos de mayo a octubre en la montaña y de abril a octubre en las zonas bajas, pero hay una variación pronunciada dentro de estos períodos, dándose entre agosto y septiembre las lluvias mas abundantes. La época mas seca, cuando sopla el Harmattan del desierto, es durante los meses de enero y febrero. Los Montes Nimba cuentan con numerosas corrientes de agua, 32 riachelos tributarios de los ríos Cavally (o Diougou) y Ya (o Nuon o Rio Mami en Liberia) que atraviesan valles profundos, ricamente boscosos. Hay gran diversidad topográfica, con valles, mesetas, peñascos redondeados, picos rocosos, acantilados escarpados y desnudos bloques graníticos. En sus tierras, además, se han encontrados restos arqueológicos.

Vegetación

Se distinguen tres tipos de vegetación en el parque :

  1. el pastizal de las altas altitudes con Loudetia Kagerensis cerca de las cumbres y otras plantas endémicas como Blaeria Nimbana y Dolichos Nimbaensis y arboles como Protea Angolensis en las pendientes. Los restos de bosque en las altitudes altas son dominados por Mytaceae y las cañadas profundas por el helecho arborescente Cyathula Cylindrica Var Mannii.
  2. la sabana de los llanos, dependiendo de la dureza del suelo mantiene numerosas comunidades herbáceas. La sabana, a veces, se rompe con bosques de galería que crecen entre 1.000 y 1.600m
  3. el bosque Predominantemente primario, localizado principalmente en las colinas al pie de las montañas y en los valles, con especies dominantes de Triplochiton Scleroxylon, Chlorophora Regia, Morus Mesozygia, Terminalia Ivorensis, Lophira Procera, Tarrietia Utilis, y Mapania Spp. En las altitudes más secas se dan arboles como Triplochiton Scleroxylon, Piptadeniastrum Africanum y Parkia bicolora, especialmente en el extremo norte de la cadena montañosa Nimba. Los bosques de zonas secas son más raros que los de zonas de bosque húmedo debido a la presión de las actividades agrícolas, habiendo desaparecido algunas especies en muchas zonas.

Fauna

En cuanto a la fauna, se han catalogado mas de 500 especies diferentes. Entre los mamíferos pueden verse bosbok, duiker, búfalo de selva, potamocero, oso hormiguero, pangolin, hipopotamo enano, musaraña nutria (Micropotamogale Lamottei, un nuevo genero descubierto en los Montes Nimba), potto, colobo blanquinegro, colobo rojo, mono diana, chimpancé y galago. Destaca la presencia de chimpancés que utilizan piedras como herramientas y el sapo vivíparo (Nectophrynoides). Este ultimo, se encuentra en las praderas de montaña, entre los 1.200 y los 1.600 m de altitud, siendo uno de los pocos animales anfibios sin cola en el mundo que es completamente vivíparo. Hay algunas especies raras de aves. Entre los invertebrados existentes en el Parque se encuentran algunos moluscos y diversos tipos insectos endémicos como Carabidae, Gryllidae, Acrididae y de la familia Forciculidae. Los bosques contienen numerosos reptiles y anfibios, destacando por su rareza el sapo africano [[Bufo superciliarisy] y la rana Cassina Lamottei.

Patrimonio de la Humanidad

Reserva Natural Integral del Monte Nimba
UNESCO logo.png Welterbe.png
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
ReservaMonteNimba2.jpeg
CoordenadasN7 36 11.448 W8 23 27.492
PaísBandera de Costa de Marfil Costa de MarfilBandera de Guinea Guinea
TipoNatural
Criterios(ix)(x)
N.° identificación155
Año de inscripción1981 (V sesión)
Año de extensión1982

La Reserva Natural Integral del Monte Nimba está situada en las fronteras de Guinea, Liberia y Costa de Marfil; el Monte Nimba se eleva por encima de la sabana circundante. Sus laderas están cubiertas de densos bosques a los pies de los pastos de montaña cubiertos de hierba. Albergan una rica flora y fauna, con especies endémicas como el sapo vivíparo y chimpancés que utilizan piedras como herramientas.

Criterios de fundamentación

  • Criterio (ix): Como parte de las raras cadenas montañosas del oeste de África, el Monte Nimba se eleva abruptamente a una altitud de 1752 m sobre un panorama que da paso a las llanuras boscosas en las altitudes más bajas. Es un refugio aislado cubierto de bosques montanos, haciendo del paisaje del Golfo de Guinea un lugar excepcional desde el punto de vista ecológico. Sus características geomorfológicas y su clima montano sub-ecuatorial de fuertes contrastes estacionales y altitudinales, producen una rica variedad de microclimas. Este último factor ha contribuido a la individualización de una población de plantas y fauna insólita, así como un ecosistema dinámico y excepcionalmente variado.
  • Criterio (x): Su situación geográfica y climática única, combinada con su fondo biogeográfico, ofrece la cadena de Nimba con una de las diversidades más notables de toda la región de África Occidental. También es uno de los pocos sitios del Golfo de Guinea, con un fuerte potencial de endemismo. La amplia gama de hábitats en la Reserva con sus numerosos nichos, permite a la propiedad para dar cobijo a más de 317 especies de vertebrados, 107 de las cuales son mamíferos, y a más de 2.500 especies de invertebrados con un fuerte nivel de endemismo.

El sapo vivíparo de Monte Nimba (Nimbaphrynoides occidentalis), críticamente amenazado de extinción debido a su área de cría muy reducida, sólo vive en hábitats de gran altitud. Otra especie endémica en peligro de extinción es el micropotamogale del Monte Nimba (Micropotamogale lamottei), un pequeño insectívoro semiacuático. Varias especies de primates amenazadas también están presentes, incluyendo chimpancés capaces de utilizar herramientas. La Reserva contiene una población de plantas muy importante, con un denso bosque que cubre el nivel inferior del macizo de hasta 1.000 m de altitud, reemplazado más arriba por un bosque de montaña rico en epífitas. El macizo de Nimba tiene cumbres que se extienden más de 15 kilómetros de longitud y cubiertos con sabanas montano. Se han registrado más de 2.000 especies de plantas vasculares, incluyendo varias plantas endémicas o casi endémicas.

Integridad

La propiedad incluye casi la totalidad del macizo de Nimba situado en Guinea y Costa de Marfil. Hoy en día, la Reserva tiene una superficie de alrededor de 17.540 ha de las cuales 12 540 ha están en Guinea y 5.000 ha en Costa de Marfil. La parte del macizo situada en el territorio de Liberia está enormemente degradada debido a las actividades mineras anteriores. Por tanto, la propiedad incluye los hábitats suficientes necesarios para mantener su integridad. En la parte de Guinea, existe un enclave donde se ha explotado la minería, justo al lado de la propiedad. Incluso si esta explotación es técnicamente fuera de la propiedad, sigue siendo cuestionable en cuanto a si se puede trabajar sin afectar a la integridad.

Requisitos de protección y de gestión

Desde 1944, el Monte Nimba goza de la condición de protección estricta en su parte norte, compartida hoy entre Guinea y Costa de Marfil.

La Reserva está claramente delineada por sus fronteras naturales (corrientes de agua) reconocidas y respetadas por las poblaciones vecinas.

En Costa de Marfil, su estado se ha visto reforzado por la Ley 2002-102 de 11 de febrero del 2002 que confiere la calidad de dominio público inalienable para el Estado. Todos los derechos sobre las tierras de la Reserva son ahora propiedad exclusiva del Estado y está prohibida cualquier instalación de la actividad humana. Además del marco legal, el Estado de Costa de Marfil ha establecido un marco institucional reforzado que descentraliza ciertas funciones administrativas a la Oficina de Costa de Marfil de Parques y Reservas (OIPR) por decreto Nº 2002-359 de 24 de julio de 2002 y a la Fundación para Parques y reservas (FPRCI) para buscar financiamiento permanente.

En lo que respecta a Guinea, el estado de 1944 sigue siendo la base legal para la protección. Es importante que esta protección se transcriba en la legislación de Guinea por medio de un proceso legal. La administración de la Reserva está asegurada por un establecimiento público de carácter administrativo y científico (Centro para la Gestión del Medio Ambiente del Monte Nimba-Simandou ) bajo la responsabilidad del Ministerio de Medio Ambiente, Agua y Bosques y Desarrollo Sostenible. La parte guineana fue declarada Reserva de la Biosfera en 1980.

El macizo está amenazado por el aumento de la presión adyacente a los límites del sitio, causado por las poblaciones vecinas y el aumento de la presión demográfica. Aunque los bosques naturales que cubren las laderas de Nimba no han sufrido mucho daño, por el contrario, la fauna ha sido objeto de muy intensa caza furtiva.

La necesidad de tierras para la agricultura y la ganadería ha fortalecido la práctica tradicional de la limpieza por el fuego. Estos incendios antrópicos ocurren regularmente en el área protegida, lo que constituye un reto administrativo importante. La participación de la población vecina en las medidas de conservación es indispensable para remediar estos problemas.

La vigilancia de la propiedad debe ser asegurada para disuadir las prácticas que dañan su integridad. Además, las capacidades de las autoridades de gestión deben reforzarse tanto a nivel de recursos técnicos y humanos, como con los medios financieros.

Fuentes