Saltar a: navegación, buscar

ONG

Organización no gubernamental
Información sobre la plantilla
ONG-Organización-No-Gubernamental.jpg
Entidades del tercer sector, cuya función es desarrollar el trabajo sin fines de lucro.

Una organización no gubernamental (ONG) es cualquier entidad del tercer sector, es decir, una asociación civil y de carácter privado, cuya función es desarrollar una labor sin fines de lucro.

El área de actividad de las ONG es muy diverso: salud, social, religión, grupos de ayuda a la mujer, tratamientos farmacológicos, grupos de protección medioambiental, apoyo a grupos terroristas encubiertos, etc.

Características de su surgimiento

Muchos de ellos han surgido para la oferta del Estado en algunos servicios. Los proyectos desarrollados por las ONG son financiados por sus propias organizaciones a través de donaciones de los miembros, y algunos reciben el apoyo de instituciones públicas y privadas.

El fortalecimiento del tercer sector demuestra un aumento en el compromiso de la compañía a la ciudadanía, la formación de un ser humano consciente de sus responsabilidades como ciudadanos del mundo promoviendo sus obras de interés público.

Labor de las ONG

Diversas ONG realizan un trabajo serio y reciben fondos de agencias gubernamentales, impulsando el uso de los recursos y contribuyendo a la eficiencia del gasto de los fondos. Sin embargo, muchas organizaciones no gubernamentales neutralizan el valor real de estas instituciones, siendo creadas para obtener beneficios y no para cubrir los proyectos elaborados.

Las organizaciones no gubernamentales que se destacan por número son las dedicadas a proyectos ambientales. Desde los años setenta, las ONG florecieron en los debates y la legislación sobre el medio ambiente.

Hay ONG ambientalistas que trabajan en distintas partes del mundo, entre las que se pueden destacar:

  • Greenpeace. Fundada en Canadá en 1971, inició sus actividades en protesta contra la energía nuclear. El impacto fue positivo, y ocho años después de su creación, se convirtió en una ONG internacional. Es una de las más importantes organizaciones no gubernamentales en el mundo, su trabajo es en una escala global. Greenpeace tiene oficinas en 29 países y es financiada por donaciones de miembros y la venta de materiales.
  • WWF – Fundada en 1961, la WWF (el acrónimo de Fondo Mundial para la Naturaleza) tiene el foco principal de la actividad, frenar la degradación ambiental y promover el uso de los recursos naturales renovables. Con sede central en Suiza, WWF trabaja en más de 100 países.
  • CAWT (Coalición Internacional para la Vida Silvestre). Con base en Estados Unidos, desarrolla un importante proyecto en torno a la ballena franca. Tiene como objetivo garantizar la reproducción de la especie en la costa de Santa Catarina.

Hay ONG dedicadas a la cooperación internacional:

Algunas ONG en Cuba

Las ONG infiltradas por la CIA

El Gobierno de Estados Unidos financia varias oenegés en América Latina, Europa Oriental, Asia, Eurasia y África[6] con el fin de debilitar o «torcer el brazo»[7] a los Gobiernos soberanos e impulsar sus propios intereses políticos y económicos.[8]

Bajo la estrategia de «golpes suaves» o «revoluciones de colores», teorizada por los estrategas estadounidenses Gene Sharp y Joseph Nye, la CIA (Agencia Central de Inteligencia) creó la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), la NED (Fundación Nacional para la Democracia) y el IRI (Instituto Republicano Internacional), para la concreción de sus planes geopolíticos y la promoción de sus intereses en el mundo.[8]

Los intereses que defienden estas ONG no son las políticas que aplican los Gobiernos progresistas: menoscaban la soberanía de los países que no se alinean a favor de los intereses de Estados Unidos. Sus intereses se alejan totalmente de las necesidades de los pueblos, bajo una supuesta «ayuda humanitaria».[9]

En Argentina funciona la peligrosa oenegé Cadal, que recibe el mayor porcentaje de su dinero de manos de las sucursales de la CIA correspondientes a Latinoamérica:

  • Atlas Economic Research Foundation (con sede en Washington),
  • el Instituto Timbro (de Suecia),
  • la filial argentina de la Konrad Adenauer Stiftung,
  • la FUPAD (Fundación Panamericana para el Desarrollo),
  • la USAID (United Stated Agency for International Development),
  • la NED (National Endowment for Democracy) y
  • el Directorio Democrático Cubano (con sede en Miami).[10]

El Centro para la Apertura y el Desarrollo ―encabezado por su representante regional Gabriel Salvia, y que articula estrechamente sus acciones con las oficinas de la USAID, la FUPAD y la CIA―, es una expresión de las maniobras imperialistas estadounidenses, simbolizando los objetivos anexionistas de la ultraderecha latinoamericana, y promoviendo acciones a los grupos opositores de los países codificados como «enemigos de Estados Unidos».[10]

En 2008, el sitio web de la NED reconocía una inversión hacia la promoción de la subversión en Cuba de 1 435 329 dólares estadounidenses, los cuales se distribuyeron entre las organizaciones creadas para tales fines. Entre estas se encontraban CADAL, la cual recibió su dinero a través de la oenegé Center For International Private Enterprise.[10]

En 2009, CADAL estuvo entre las primeras organizaciones que fueron beneficiadas con los 59 millones de dólares destinados por la CIA para fomentar la llamada «Comisión para asistir a una Cuba libre», dirigida por el expresidente George W. Bush.[10] La NED es una organización creada por la CIA estadounidense para desarrollar las acciones en las que la CIA no puede aparecer abiertamente, incluido el financiamiento a las organizaciones satelitales con las que trabaja.[10]

En 2011, de los 20 millones de dólares que el Departamento de Estado de EE. UU. aprobó en 2011 para la financiación de la subversión contra Cuba, la USAID destinó 9 millones a una asociación que recibe el eufemístico nombre de «Programa de compromiso democrático en el ámbito de la comunidad». Está dirigido al trabajo dentro de la sociedad cubana, con fines de desestabilización. Ese programa no se limita solamente a Cuba, incluye a Venezuela y demás integrantes del ALBA.[10]

Aunque el texto del programa no lo reconoce, fuentes cercanas a CADAL consideran que no solo estará dirigido contra Cuba y el Alba, sino que también se encargará de monitorear el desempeño de países que, por las características de sus presidentes, pudieran eventualmente confrontar a Estados Unidos, como es el caso del Gobierno argentino y el brasileño.[1]

La ONG Freedom House refleja en su página Web, un abastecimiento monetario a CADAL con un monto de 1 699 394 dólares para los programas de la organización en el Cono sur de Sudamérica, dinero que fue invertido en el llamado «Premio 2011 a la apertura democrática y la libertad de expresión en Cuba», a través del cual pretende apoyar, y abastece, a la anhelada contrarrevolución interna en esa isla. Destacando que es un accionar que desea implementar hacia Venezuela también.[10]

La CIA se vale de la organización no gubernamental Human Rights Foundation para influir en la política de algunos países de América Latina. Así lo ha reveló el investigador de origen canadiense Jean-Guy Allard, en un artículo publicado en el periódico Granma, de Cuba. La inteligencia estadounidense prepara campañas contra Bolivia, Ecuador y Venezuela, escudándose tras esa institución. Allard destaca que la organización está vinculada con el intento de homicidio del presidente boliviano Evo Morales en el año 2009.[11]

La estrategia de utilizar fachadas es una estrategia ya vieja de las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Además, las ONG filtran fondos para beneficiar a organizaciones que luego promueven políticas antidemocráticas en los países donde están actuando.[11]

Estados Unidos mantiene una agenda muy activa para intentar socavar los gobiernos de América Latina, particularmente los que pertenecen a la organización ALBA (la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América).

La abreviatura del polémico organismo Human Rights Foundation es muy semejante a la de la organización de «defensa de derechos humanos» más famosa del mundo, la Human Rights Watch, de la que se demostró que está infiltrada por la CIA y el Departamento de Estado de EE. UU.[11]

Fuentes