Saltar a: navegación, buscar

Orfebrería

Orfebrería
Información sobre la plantilla
Orfebreria.jpg
Concepto:Es el arte de labrar objetos.

Orfebrería. La orfebrería es el arte de labrar objetos, ya sean adornos o utensilios, de metales preciosos o de aleaciones de ellos. El orfebre suele trabajar con oro o plata para desarrollar sus obras.

Definición

El oficio del orfebre, en su esencia y carácter, fue uno de los primeros en nacer tan pronto se formaron sobre la tierra los primeros grupos sociales. Al despertarse en el hombre el gusto por el adorno, inherente a la condición humana, nació el orfebre. La vida civil y la religiosa usaron siempre y en todas partes la orfebrería. Es un oficio que persiste en una trayectoria casi no interrumpida a través del tiempo, con una intacta pureza que justifica su prestigio multisecular. Prestigio que se debe a la calidad de las obras y a la riqueza de los materiales de que se sirve. Prestigio poético, casi sobrenatural, mágico, de alguno de ellos, como el oro. Por ejemplo, Cristóbal Colón busca el oro en América no sólo por el simple provecho material sino también por las propiedades mágicas y curativas que se le atribuyen. El oro aparece en la poesía e incluso en las religiones, con intención moralizadora, muchas veces. En la sabiduría popular, en forma de proverbios inspirados tanto en la excelsitud del oro como en la pureza de la plata. Como todo arte, la orfebrería es hija de los distintos estados de cultura de los pueblos, y ha reflejado en perfecta sincronización, la curva ascendente o descendente de la vida de los mismos.

Historia de la orfebrería

La historia de la orfebrería es muy antigua. Ya en la prehistoria (período neolítico), los seres humanos elaboraban piezas de cobre, bronce, plata y oro, como vasijas, estatuas y collares. Las primeras ornamentaciones eran geométricas, con líneas rectas, círculos y unas pocas curvas. El primer oro trabajado del que se tenga registro se encuentra en la Necrópolis de Varna, un yacimiento arqueológico en Bulgaria que data del período calcolítico (entre los años 4.600 a.n.e. – 4.200 a.n.e). Allí se hallaron casi un millar de objetos de oro como cetros, brazaletes y collares. Con el tiempo se lograron desarrollar diversas técnicas de orfebrería. El proceso comenzó a incluir la fusión del material bruto, el martillado, el batido, el cortado, el acabado y el chapado o dorado. Los ensambles, por su parte, podían realizarse mediante distintos tipos de soldaduras (por difusión en fase sólida, con aporte de aleación soldante, etc.). Los orfebres actuales apelan a numerosas técnicas decorativas para crear verdaderas obras de arte.

Técnicas de fabricación

Las técnicas empleadas en el trabajo del oro fueron muy sencillas al inicio. El martillado en frío proporcionaba láminas e hilos que podían adoptar formas diferentes. Posteriormente, pero aún en una época temprana, se utilizaron el calentado y la fusión. Los avances técnicos supusieron una diversificación de las formas.

  • Fusión del material bruto:Obtenido el metal, se prepara en bruto fundiéndolo en un crisol a 1.063 °C para eliminar impurezas, posteriormente se vierte en un recipiente y se deja fundir.
  • Martillado y batido: Separado el metal del recipiente, se realiza el batido y/o martillado, para el batido se necesita interponer un material flexible (cuero, tela,…) entre el metal y la herramienta para obtener láminas finas y evitar huellas o roturas. El martillado supone golpear directamente el metal para darle forma de lámina, lingote.
  • Cortado y acabado: El cortado se realiza a través del simple doblado, marcando la línea de corte con una incisión. El acabado generalmente se practica por la cara externa o visible de la pieza y consiste en una limpieza o pulido por fricción o abrasión, valiéndose por ejemplo de arena.

Técnicas decorativas

  • Remetido y embutido: El repujado se fundamenta en la realización de motivos con un cincel de punta roma para evitar que se corte la lámina, o bien con punzones que permitan curvar el metal sobre sí mismo y definir grietas profundas desde el reverso, para que salgan en el anverso. Si la pieza se trabaja por el anverso sobre un cuerpo ya en relieve, se trata de un «embutido», técnica que requiere trabajar sobre un soporte blando aunque consistente para que la lámina se mantenga fija.
  • Puntillado:Esta técnica decorativa se realiza con un cincel desde el reverso de la pieza, obteniendo motivos a base de puntos en relieve por el anverso.
  • Decoración incisa:Se consigue mediante la incisión con un buril sobre la pieza y bajo un soporte firme que sujete el objeto.
  • Estampado:Consiste en presionar a golpe de martillo con un punzón metálico sobre el reverso de una lámina; en el extremo del punzón se halla el dibujo que se quiere reproducir en relieve. Cuando el punzón deja su marca sólo por una cara del metal se llama «estampación por impresión», mientras que cuando deja un relieve por una cara y un hueco por otra se denomina «estampación repujada».
  • Filigrana:Es un esquema decorativo diseñado mediante hilos que se sueldan a una lámina de base. Para fabricar los hilos hay dos métodos: en un caso, se parte de una lámina cortada en tiras estrechas que se enrollan sobre sí mismas sujetándolas por un extremo, lo que les deja marcas helicoidales de retorcimiento; y en el otro, se realiza un fundido previo en molde para obtener la forma de hilo y después se martillea hasta obtener la sección deseada. Se llama «filigrana sentada» cuando los hilos se sueldan sobre una base, y «filigrana al aire o calada» cuando los hilos se unen entre sí, sin base.
  • Granulado:Se basa en el mismo principio, y en él los hilos se sustituyen por pequeñas esferas de oro. Consiste en soldar pequeños gránulos o esferitas de oro a una superficie formando diversos motivos. Generalmente «filigrana» y «granulado» se combinan entre sí, y a veces también con otras técnicas, alcanzando una gran complejidad compositiva.

Fuentes