Saltar a: navegación, buscar

Orlando Lara Batista

Orlando Lara Batista
Información sobre la plantilla
Nacimiento29 de septiembre de 1934
San Germán, Holguín, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de julio de 1970
Otros nombresLeón del Llano

Orlando Lara Batista. Nombrado el León del Llano. Bravo y audaz rebelde que se burló y mantuvo en jaque el ejército en la zona de Bayamo. Un hombre sencillo, sin ninguna vanidad. Su físico no revela la extraordinaria personalidad que mostró en la lucha contra Batista, no era una persona alta ni tenía ninguna característica que lo distinguiera especialmente. No recibió instrucción superior pero a pesar de ello, era una persona inteligente y sobre todo poseía una imaginación brillante.

Síntesis biográfica

Nació el 29 de septiembre del año 1934 en San Germán, antiguo municipio de Holguín; en el seno de un humilde hogar campesino. Su familia se trasladó a Bayamo cuando él contaba con pocos años de nacido.

Trayectoria laboral

La necesidad de subsistir solo le permite alcanzar un nivel escolar hasta quinto grado, a pesar de que su mayor anhelo era el haber estudiado más. A los 15 años de edad se hizo soldador eléctrico y mecánico armador en construcción de acero. Trabajó en las minas de Charco Redondo y en las arroceras de un contratista de la América Steel en el Central de San Germán, para Paco Vidal y para otras empresas. En 1952 estaba trabajando para Pedro Muñiz.

Trayectoria revolucionaria

La intuición, más que convicciones políticas e ideológicas, lo llevan a formar parte en el movimiento clandestino al iniciarse la lucha contra el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 el cual produjo gran indignación en él y hace que sienta la necesidad de incorporarse a la lucha, a pesar de sus esfuerzos no lo logra hasta el año 1956, cuando Fidel desde México lanza la consigna “Seremos libres ó Mártires “. En noviembre de 1956 trabajando en la Fábrica de Cemento “El titán” en Santiago de Cuba, le hablaron del alzamiento del 30 de noviembre dirigido por Frank País, no lo pensó dos veces y se incorporó al camión rebelde en Trocha y Corona que iba mandado por los capitanes Nano Cruz y Jiménez. Tuvieron un contacto con el ejército, dos cuadras después el camión chocó. El alzamiento no tuvo el éxito deseado.

Llegó a Bayamo y se incorporó con el grupo integrado por el propio Eloy Paneque, el periodista Lapinell, Julio Zenón, Manolito Yero, Juan Cruz y varios compañeros más que se encontraban alzados detrás del Central Mabay.Contaban con dos Sptingfiels, dos escopetas y dos revólveres , más tarde disolvieron este grupo. El 16 de diciembre de 1956 en Bayamo, fue detenido y conducido a prisión hasta el día veintidós en que lo pusieron el libertad y comenzó desde entonces a laborar dentro de la Ciudad de Bayamo con la células y brigadas del Movimiento ¨26 de Julio´´en actos de sabotaje, resistencia y terrorismo. Fue jefe de acción en tres ocasiones.

El trece de marzo de 1957 recibió la noticia del asalto al Palacio y se reunió con treinta hombres en el garaje de Tinti García, en la calle Figueredo y Lora les habló de la siguiente forma: el que esté dispuesto a luchar que me siga. Sólo tres de los presentes respondieron positivamente, lo que no desilusionó. Se alzó sin amparo de la Dirección Nacional del M-26-7. Lo acompañaron en el alzamiento Jesús Martínez, Pocho, Víctor Sotomayor, Roberto Reyes “El Baracoense”, Felipe González, Iván Leyva, entre otros.

En Bayamo el Capitán Guerra Matos lo invitó a incorporarse a un grupo que subiría a la Sierra Maestra para entrar en contacto con el alto mando rebelde. Aceptó y se trasladó por carretera con su gente en máquinas hasta Manzanillo, se encontraron en Cayo Espino, en casa del viejo Epifanio. Eran en total 93 hombres. Entre ellos estaba Piñeiro, Méndez, Tomassevich y Jiménez. En el mes de mayo de 1957, subió las estribaciones de la Sierra Maestra y llegó al lugar “El Ají de Juana”, después de pasar muchas vicisitudes en el camino. Estaba al mando de treinta hombres. Permanecieron cerca de un mes en este lugar y no logró contacto con el mando Rebelde.

Regresó al llano con veinticuatro hombres y entró en Manzanillo en camioneta y Jeeps, de ahí se trasladó a Bayamo, donde continúo la lucha dentro de la ciudad, escondiéndose por el día en una casa y otro en otra, entra ellas la casa de Abigail González, Elvira Paneque, el viejo Salvador, Luís Guerra y otras. En agosto de 1957 establece el primer campamento rebelde en el llano en la zona del Cauto del Paso, estando con él Roberto Reyes, Jesús Martínez, Víctor Sotomayor y Elvira Paneque. Contaba solamente con 39 revólver, dos pistolas 38 y una sola pistola 32, pero se acentuaron a obtener un arma dondequiera que se hallara, de vez en vez entraba a Bayamo y desarmaban a algún casquito. Se fueron uniendo hombres y permanentemente eran perseguidos por el Ejército Batistiano. La lucha era peligrosa porque aquella zona estaba despoblada de montes. Los campesinos de Cauto del Paso y sus alrededores los ayudaron y prefirieron morir antes que delatarlos.<

Cuando nutrió sus fuerzas se lanzó distintos ataques, unas veces a patrullas del ejército, otras a los escoltas de los trenes y otras a los grupos masferistas a los que capturaba y les celebraba los correspondientes juicios. En octubre de 1957 lo fue a ver Amado Estévez de parte del Che Guevara y le pidió enviara algunas armas que tenía, no tuvo de acuerdo enviar solo las armas, deseaba ir con los rebeldes, lo que no se aceptó y continúo la lucha en el llano con sus hombres. Al llegar Fidel a la Sierra Maestra Lara intenta, junto a algunos compañeros, unirse a él y sus hombres, lo que no logra a pesar muchos esfuerzos.

En diciembre de 1957, Fidel Castro lo mandó a buscar y el 5 de enero de 1958 pudo conocer al máximo Líder de la Revolución en Arrollón una zona cercana a Manzanillo, Fidel lo designó oficialmente Primer Teniente del Ejército Rebelde. Le dio instrucciones para que intensificara los ataques a las patrullas y los actos de sabotaje contra el transporte y las vías de comunicaciones. Le dio tres fusiles, 130 pesos y documentos y le asignó 2000.00 para gastos de la compañía. Se le encomienda cubrir el amplio triángulo formado por los antiguos municipios de Holguín, Las Tunas y Bayamo, esto sucede en enero de1958.Posteriormente es ascendido a Capitán.

En los primeros meses del año 1958 tuvo numerosos encuentros con el ejército. En el mes de enero en el bar. Milagro frente a la Nestle, carretera de Jabaco, destruyó dos patrullas de la fuerzas de Batista. En el mes de marzo cogió una camioneta con mando de guerra y le dejaron cinco muertos, un prisionero y un herido, en la carretera de Río Cauto, entre Cauto Embarcadero y Río Cuto. También tuvo escaramuzas con las tropas Gubernamentales en la Sal, en el Central Mabay y Veguitas. El 1 de abril de 1958 tomó el primer Cuartel del Llano en Mir. Entregó el mando a Camilo Cienfuegos por órdenes de Fidel, pues ya estaba controlado y pasó a la provincia de Camagüey, donde se hacía más necesario.

Los días de abril fueron de gran actividad y el día 27 en ¨El Salvial´´ tiene un encuentro y otro en San José. A mediado del mes de mayo sube con 30 hombres a la Sierra Maestra con el propósito de recibir nuevas órdenes de el Máximo Líder. Se encuentran en las Vegas de Jibacoa y muy jubiloso Fidel le dijo: Has llegado en el momento en que más falta me hacías, pues el Ejército de Batista acaba de lanzar contra nosotros una poderosa ofensiva y lo ponen a operar en la misma zona. Luego es trasladado para la Loma de del Jigüe, entre las Mercedes y Las Vegas. Al iniciarse la gran ofensiva del ejército de la dictadura contra las tropas rebelde en la Sierra Maestra, con parte de sus hombres subió a los picachos serranos, igual que Camilo Cienfuegos, y combatió al enemigo allá; donde resultó gravemente herido en una pierna por un disparo de mortero el 17 de junio en el transcurso de un combate.

En una camilla y con el ejército detrás de las tropas lo trasladaron para el hospital de Poso Azul, fue atendido por los doctores Vallejo y Fajardo, quienes le hicieron la operación, luego fue trasladado para La Plata y desde la cama por medio de mensajeros seguía dirigiendo. Se tiene que restablecer, aunque no del todo, en un hospital de sierra. De esta herida habría de quedar bastante afectado, pero no abandonó la lucha ni sus responsabilidades como jefe de la columna 14 "Juan Manuel Márquez". Este pelotón operó en la carretera central, entre Holguín y Buenaventura.

Al mes y medio de haber sido herido le hacen la segunda intervención quirúrgica dentro de un túnel y bajo bombardeos por aviones enemigos. A los tres meses bajó al llano con la pierna enyesada para ponerse al frente de la columna 14 “Juan Manuel Marques “. Se incorpora de nuevo al combate participando en la toma del cuartel de Buena Ventura. Instaló en la zona donde operaba una planta de radio a la cual nombraron ¨Llano Rebelde”, un taller de mecánica de soldadura, puso una zapatería y una talabartería en el pueblecito de Cauto el Paso. Utilizando las muchachas de la zona estableció un taller de costura donde confeccionaron los uniformes. Instituyó una auditoria al frente de la cual sitúo a Radisber Cisneros; le puso teléfono a toda la zona, instalando el primero en la carretera que va de Bayamo a Cauto del Paso, El Salvial, MIR, Central Maceo, San José de Cacocún y otros puntos.

Muerte

En la época en que no podía combatir preparaba emboscadas y trasmitía las órdenes a su ayudante Miguel Capote. Cuando la fuga de Batista se hallaba dirigiendo la toma del cuartel de Buena Ventura. Estuvo cerca de un mes al frente del cuartel de Victoria de las Tunas, pero la herida de la pierna le seguía molestando por lo que fue trasladado a la Habana y atendido por el Doctor Martínez Páez.

Pidió incorporarse a la vida civil por considerarse ser más útil en ella por problemas de salud. Después del triunfo de la revolución residió en una pequeña finca en la provincia de La Habana .No estuvo exento del quehacer revolucionario, y algunos compañeros lo recuerdan en los días de Girón cumpliendo con su deber, por dar un ejemplo. El 26 de julio de 1970 cuando se dirigía a La Habana, un trágico accidente automovilítisco segaba la vida del joven Capitán Rebelde, nombrado el ¨León del Llano´.

Fuentes

  • Información tomada del archivo del Seminternado Orlando Lara Batista.