Saltar a: navegación, buscar

José Sacramento León Rivero

(Redirigido desde «Payito León»)
José
Información sobre la plantilla
Josesacramento.gif
NombreJosé Sacramento León Rivero
Nacimiento1848
Las Tunas
Fallecimiento28 de marzo de 1884
Puentes Grandes, La Habana
PadresLucas León y doña Rosario Rivero
Jose Sacramento León Rivero. General del ejército mambí, particpó en  las más riesgosas operaciones militares junto a Vicente García.

Síntesis Biográfica

Nació en 1848, en la ciudad de Las Tunas y desde pequeño vivió las ignominias del coloniaje español. Sus padres fueron don Lucas León y doña Rosario Rivero, quienes tenían una posición económica desahogada.

Payito como todos le decían cariñosamente, cursó la educación primaria en su villa natal y fue su sueño siempre el oficio de la carpintería, inclinación que no era bien vista por sus progenitores quienes deseaban para el hijo una carrera de mayor alcurnia, pero el joven, rebelde desde muchacho, lo aprendió y ejerció con profundo amor.

Trayectoria revolucionaria

Con las energías de sus 20 años e inconforme con el régimen imperante, al estallar la Guerra del 68, cambió los instrumentos de labor y empuñó el machete para luchar por la independencia de Cuba.

En el campamento Hormiguero, se incorporó a Vicente García y por sus dotes de firmeza y su resolución ante cada circunstancia el general tunero lo incorporó a su escolta en la que rápidamente ganó un escaño como oficial.

Cuando el asalto a la ciudad el 13 de octubre de 1868, el papel de Payito se hizo sentir, así como en los combates sucesivos que se desarrollaron contra los españoles. Estuvo en las más riesgosas operaciones militares y pronto afloraron en él las cualidades del guerrero sin par, dotes que no fueron desapercibidas por Vicente García.

En el combate de Becerra el 7 de junio de 1869, demostró sus condiciones militares, al igual que en la de Río Abajo y La Zanja. Su machete y su fusil aportaron resonantes victorias en Río Blanco y Santa Rita y su astucia se evidenció en el asalto a la ciudad tunera en 1869.

En 1872 ya era un militar de experiencia y había merecido los grados de capitán. En su Diario de campaña anotó Vicente García. "Se encargó al capitán José Sacramento León del mando del segundo Batallón en virtud de mayor antigüedad y por fallecimiento del comandante Manuel Cruz  y el 16 de diciembre del propio año fue ascendido por Céspedes a comandante.

En 1874, se produjo una insubordinación de Payito León en contra de Calixto García, dada fundamentalmente porque se rumoró que éste, correría la misma suerte que el comandante Pedro Ignacio Castellanos que había aparecido pasado a cuchillos en su hamaca.

Vicente García que desempeñaba la Cartera de la Guerra en el gobierno de Salvador Cisneros, pidió para cumplir la orden que se le había dado de hacer entrar en razones a las fuerzas de Las Tunas la autoridad necesaria y las fuerzas, cuestión que le hes denegada. De este hecho analizó en su Diario de Operaciones:...He trabajado y trabajo porque esta fuerza vuelva a su territorio... pero se me ha negado y niega cuando así lo ha aconsejado siempre el estado de disciplina en que se encuentra el Ejército para evitar los perjuicios que le están tocando, por estimar como soldados disciplinados a los nuestros, siendo así que no pagándoles, no dándoles ropa ni alimento de un modo regular, no puede exigírsele esa exactitud ni ha habido tiempo hábil de ejercitar la disciplina y acostumbrar a ella a nuestro Ejército. Esto es más de patriotas que de soldados y tal circunstancia es lo que le hace superior a la del ejército español.

Más adelante analizó García

La Cámara por si mandó ayer en comisión al diputado comandante Aguilar, cerca del teniente coronel León, parece que a llevarle nuevas exhortaciones.

García continúa su análisis de la situación encaminado a que León ha tenido una entrevista con Ricardo Céspedes, sobrino del ex-presidente Carlos Manuel quien en relación con otros jefes y los miembros de la organización secreta "los hermanos del silencio" que preside el ex-ministro Cepedista Dr. Miguel Bravo Santiés, con el objetivo de calorizar la rebelión de León para derrocar a la actual Cámara presidida por Cisneros y reponer al primer presidente de la República en Armas. Desde luego todos estos pasos se están dando a espaldas de Carlos Manuel de Céspedes.

Luego Vicente anotó en su Diario refiriéndose al proyectado movimiento y la muerte de Céspedes:...Este murió y quedó en suspenso el proyecto, siendo víctima el teniente coronel León.

Hay odios entre el general Calixto García, a quien le quedaría también tumbar y bien puede suceder que continúe este proyecto bajo otra bandera después de muerto Carlos Manuel y que una nueva sedición sea la causa de no haberse presentado aun el coronel León.

En carta a Payito, Vicente García le comunicaba:...Si aun me consideran ustedes como el hombre patriota, como el padre que siempre se ha interesado en su felicidad, sigan mis consejos encaminados a su bien y el de nuestra querida Cuba: abandonen el camino de la perdición a que se han lanzado y no den por más tiempo el espectáculo triste de permanecer alejados de sus compañeros, mientras que estos combaten a los enemigos de la patria...

El 5 de mayo, se presentó Payito León al Gobierno con 50 hombres de Las Tunas explicando que causas ajenas a su voluntad le habían impedido presentarse, manifestando no haberse separado nunca de la obediencia y respeto al Gobierno. Reiteró como únicas causas de su separación de la obediencia al general Calixto García los desórdenes y abusos, y los impunes asesinatos cometidos allí que dejaban sin garantías legales a todos los ciudadanos.

Payito fue sometido a Consejo de Guerra y éste lo absolvió, exonerándolo de sus responsabilidades en los cargos que se le hacían por insubordinación y volvió a su puesto junto al mayor general Vicente García, quien ostentaba la jefatura de Oriente ante la caída de Calixto García en manos españolas.

El 29 de septiembre de 1874, el teniente coronel León, recibió órdenes de Vicente García de extraer ganado de los depósitos del enemigo en Las Tunas, acción que desarrolló con 20 jinetes escogidos. Capturó 23 vacunos y tres mulos, no obstante recibió una grave herida en la ingle en la refriega contra el enemigo.

Durante el año 1875, realizó diversas acciones entre las que se destaca la toma del convoy de Punta Gorda desarrollada el 18 de febrero de este año donde le quitaron al enemigo 35 carretas cargadas y todo tipo de efectos comestibles, de guerra y de sanidad, 125 yuntas de bueyes, 200 cabalgaduras, etc. Le hicieron al enemigo más de 130 muertos y un numeroso grupo de prisioneros.

El 23 de septiembre de 1876, participó en el asalto y toma de Las Tunas, dirigido por el mayor general Vicente García, acción en la que se destacó al tomar por asalto y tras ruidoso combate el fuerte principal de la Plaza de Armas.Mantuvo la posición después de tomarla y trasladó todos los efectivos militares obtenidos a la columna de reserva tal y como estaba previsto.

El 7 de julio de 1877, sostuvo un intenso combate contra los españoles en Las Mercedes, en el cual cayó heroicamente el capitán Charles Philibert Peissot, Aristipo, para la inteligencia militar mambisa hasta septiembre de 1876.

EI 24 de agosto del propio año recibió una carta del entonces comandante Julián Santana, donde le manifestó el estado en que se encontraban las fuerzas cubanas a su mando. En uno de los párrafos le decía:

...La mayor parte de la gente; está enferma, por cuya razón he resuelto quedarme, pues de no ser así, de seguro las que permanecieran en estos lugares al volver la encontraríamos en los ranchos y será doble trabajo...

Cuando la Protesta de Baraguá, junto a Vicente García, forma parte de los hombres de la dignidad, que en un intento supremo por salvar la Revolución, se colocaron al lado de Antonio Maceo para continuar la lucha por la independencia de Cuba y el 7 de junio de 1878 a bordo del vapor Guadalquivir se fue a Venezuela al lado de su jefe para desde allí continuar la lucha por la redención cubana.

El coronel Payito León por sus destacadas acciones militares debió ser ascendido a brigadier a finales de Mayo de 1878 y con este grado pasó al exilio, pues el general Modesto Fonseca en su Diario anotó el 12 de julio del referido año:

...El general Payito, Sardá y yo con cuatro sirvientes salimos de la Guaira -en coches- a las cuatro de la tarde, pernoctando en Guaracarumbo, mitad de la distancia de Caracas.

El 16 se hospedaron en el hotel El León de Oro, en Caracas y allí permanecieron hasta que se establecieron en Río Chico el 21 de julio de 1878. En el exilio le fue seguido un riguroso proceso secreto por la inteligencia militar española debido a su participación en la preparación de la nueva contienda.

El 2 de febrero de 1880, el Viceconsulado de España en San Tomás informaba al Capitán General de la isla de Cuba:

...En el vapor Manuelita y María, que sale en el día de hoy desde este puerto, embarca con destino a Nuevitas el brigadier capitulado don Sacramento León que formó parte de la partida de Vicente García (24).

El 14 del propio mes y año en otro informe reservado se manifestaba:

...He recibido el respetable escrito del 6 actual por el que previene de orden del Excelentísimo. Gobernador General sea vigilado secretamente don Sacramento León, habiendo dictado las órdenes oportunas al objeto inmediato...

Días después, es decir el 19 del propio mes y año, las autoridades españolas en Puerto Príncipe rendían cuenta al Capitán General:

...Exmo. señor: Las mismas razones que me indujeron ayer a rogar a V.E. ordenasen que por la policía se indagase el paradero de don Rafael Pérez Martínez y se le redujese a prisión en uno de los fuertes que guarnecen esta plaza, donde deberá quedar a disposición del Gobierno General, me inducen hoy a solicitar de V.E. se haga extensiva dicha orden a don José Sacramento León, cabecilla que fue en la anterior campaña y que se encuentra en igualdad de circunstancias que el citado Martínez, el cual si no ha llegado a esta plaza, debe encontrarse próximo a su arribo procedente de los Estados Unidos de América, según aviso del señor Capitán General.

El 21 de febrero, el Vice-Consulado de San Tomás, en comunicación al Capitán General de la isla de Cuba le rendía cuentas de su disposición para deportar a la península a Sacramento León, lo cual fue comunicado a Puerto Príncipe para que Payito fuese detenido.

Más adelante hizo constar Emilio Camejo, firmante del informe que en cuanto fueran reducidos a prisión Martínez y León, serían deportados a la península por ser inconvenientes al Gobierno.

La actividad desplegada por Payito León, durante este período fue intensa, incluso rechazó la jugosa propuesta que le hiciera el entonces presidente de Venezuela general Guzmán Blanco, de integrar el ejército de aquella nación, pues según él, "pelear por la opresión de aquel pueblo era desdeñar de su condición de patriota".

Muerte

Aun abiertas las heridas sufridas en la guerra de Cuba, y especialmente la sufrida en 1874, cuando fue comisionado por Vicente García para extraer ganado al enemigo, sufría en su corazón la tristeza de no poder ver libre a su patria y en 1884, burlando la inteligencia española retornó a La Habana, estableciéndose en la barriada Puentes Grandes donde murió el 28 de marzo de este año, a consecuencia de los abatares sufridos en la larga contienda de la Guerra Grande cuando sólo contaba 36 años.

Fuente

  • Oficina del Historiador, Las Tunas