Saltar a: navegación, buscar

Primera guerra sino-japonesa

Invasión Japonesa a China
Información sobre la plantilla
Invacion Japonesa a China.jpg
Fecha:7 de julio de 1937 al 9 de septiembre de 1945
Descripción:
Conflicto militar desatado entre la República de China y el entonces Imperio Japonés entre el 7 de julio de 1937 y el 9 de septiembre de 1945
Consecuencias:
Republica China
País(es) involucrado(s)
Bandera de Japón Japón y Bandera de la República Popular China China

Invasión Japonesa a China: Conflicto militar desatado entre la República de China y el entonces Imperio Japonés entre el 7 de julio de 1937 y el 9 de septiembre de 1945. Comenzó cuando el ejército japonés, que ya controlaba el territorio de Manchuria, invadió el norte y el este de China como resultado de las consecuencias de la Primera guerra Chino-japonesa que enfrentó a China y Japón por el control de Corea en el periodo de1894 a 1895 . El incidente que dio lugar a esta invasión es considerado como el primer hecho de la Segunda Guerra Mundial

Antecedentes

La primera guerra entre China y Japón conocida también como guerra Chino-japonesa se extendió desde el 1 de agosto de 1894 al 17 de abril de 1895 se libró entre la Dinastía Qing que para ese entonces gobernaba en China y el naciente Japonés, con el objeto de obtener el control de Corea. Tras varios meses de victorias ininterrumpidas del Ejército imperial y la Marina japonesa, así como de la toma del puerto chino de Weihai, la cual culminaría con la firma del tratado de paz entre los dos países conocido como tratado de Shimonoseki En marzo de 1895 en el cual China aceptó la cesión de Taiwán, las Islas Pescadores y Liaodong a Japón. Pero Rusia, respaldada por franceses y británicos, exigió a Japón parte de estas cesiones y Japón, incapaz de enfrentarla renunció, a su favor los derechos adquiridos sobre la península de Liaodong y su codiciada plaza estratégica de Puerto Arturo. A pesar de conservar el resto de los territorios y la influencia sobre Corea, creó un enorme ánimo de revancha en los japoneses.

Este conflicto fue un claro indicio del fracaso de la dinastía Qing en el intento de modernizar sus fuerzas armadas para defenderse de las amenazas a su soberanía. Por primera vez, el dominio de la región del este de Asia pasó de China a Japón, por lo que el prestigio de la dinastía Qing, así como con en la tradición de potencia guerrera, sufrieron un duro golpe. La humillante pérdida de Corea como Estado vasallo de China provocó una protesta pública sin precedentes en China que culmino más tarde en la Revolución de 1911 que acabó con la monarquía. Este conflicto se conoce comúnmente en China como la Guerra de Jiawu el mismo destaco a Japón en la primera nación imperialista de Asía.

Precedentes de la Invasión

Desde principios del siglo XX, Japón emergió como una de las principales potencias del planeta debido a su moderna industria y a las exportaciones, especialmente las realizadas a China y Estados Unidos poseía una enorme prosperidad económica. Debido a ello experimento un enorme crecimiento poblacional y pudo crear un ejército que se situó entre los más poderosos del mundo. Simultáneamente comenzó una política expansionista que se materializó en la anexión de Corea en 1905 y en las constantes injerencias en la política China. La depresión de la década de los 30 golpeó con fuerza su economía, al imponer por parte sus tradicionales clientes a sus productos barreras aduaneras. Por lo que para sus líderes se convirtió en vital la construcción de un imperio propio que le diera libre acceso a las materias primas que necesitaban y así asegurar un extenso mercado para sus mercancías. Por lo que pusieron sus ojos en el norte de China, específicamente en la región de Manchuria.

Así en 1931, se produce un incidente en el que se ve envuelto el ejército japonés que custodiaba el ferrocarril de su propiedad en el del Sur de Manchuria. Japón acusa a los chinos de ser responsables del sabotaje de parte del tramo de dicho ferrocarril y lo toma como excusa para anexionarse el territorio chino. En 1932 Japón, alegando la defensa de sus intereses, luego de expulsar las tropas chinas en este territorio crea la República de Manchukuo., un protectorado intervenido por los Japoneses mediante un gobierno títere encabezado por el último emperador de China, Puyi, el cual fue destituido del trono tras la proclamación de la República China en 1912. En 1934 este fue nombrado emperador de Manchukuo, hasta que en 1945, tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, desapareció este estado.

La República China al no poder detener la anexión de Manchuria por parte del imperio Japonés elevó una protesta a la Sociedad de Naciones. A la cual Japón respondió que su acción estaba justificada por la anarquía que imperaba en esos momentos en China, en legítima defensa de sus intereses. La Liga de Naciones condena A Japón y no reconoce el nuevo estado, por lo que Japón abandonó la organización en 1933 y a partir de 1937 comienza la invasión del resto de China, dando inicio a la Guerra Chino-Japonesa, que se extendería hasta 1945 dentro del contesto de la Segunda Guerra Mundial.

Inicio de la invasión

Después de apoderase de la región china de Manchuria 1931 y la provincia Yejé 1933 Japón estaban esperando el pretexto perfecto para invadir y ocupar la Republica China, ese pretexto se produjo en el 7 de julio de 1937, cuando los soldados japoneses participaban en ejercicios militares en territorio chino cerca de Lugouqiao, en el puente que cruzaba el río Yongding conocido como el puente de Marco Polo a unos 16 Km. al oeste de Pekín, y las tropas chinas. Uno de los soldados Japoneses desaparece, estos acusan al ejército chino que se encontraba del otro lado del río de secuestro, el soldado pronto apareció pero su comandante ya había ordenado atacar provocándose un intercambio de disparos entre tropas chinas y japonesas iniciándose así la escaramuza preludio de la Segunda Guerra Mundial.

Desde Pekín, los japoneses se dirigieron hacia Nanking, sede del gobierno de Chiang, el Kuomingtang. Los chinos ofrecieron una resistencia heroica en Shanghai. Pero no tardaron estos en replegarse, pues su gobierno no deseaba una guerra abierta con China y el 31 de mayo de 1933 firmó la tregua de Tungku, que fijaba posiciones de ambos bandos y establecía un territorio desmilitarizado al norte de Pekín.

Durante estos años de humillación nacional, el Kuomintang se reveló incapaz de materializar la reacción popular contra el invasor, pese a que hechos como la defensa de Shanghai, en 1932, o el renacer del movimiento estudiantil antijaponés demostraba la existencia de un espíritu de lucha en el pueblo chino. Temerosos de perder aquella importante zona, los políticos del Kuomintang hicieron importantes concesiones y en abril de 1935 se formó un gobierno títere supuestamente autónomo teóricamente sometido a la Administración china presidido por el príncipe Teh Wang. También en en otras regiones los invasores presionaban para estimular la secesión. Hopeh y Chahar, las dos provincias fronterizas con Manchukuo, se convirtieron así en regiones autónomas en noviembre de 1935, restándole muy pocas concesiones a el Gobierno central sobre ellas , este hubo de aceptar un acuerdo aún más humillante. Se comprometió a reprimir cualquier manifestación antijaponesa en el interior de China.

No es de extrañar que clima de protesta, que iba alcanzando incluso a sectores del ala oficialista del Kuomintang, fuera aprovechado por los militantes comunistas de Shensi y el 25 de diciembre de 1935, durante una reunión del Comité Central del PCCh celebrada en Wayaopao, Mao Tsé-tung planteó las tesis de un frente nacional antijaponés e hizo un llamamiento a la burguesía nacional para que se uniera a la defensa de la patria. Por lo que a lo largo de los años 1935 y 1936, y pese a la presión de las tropas nacionalistas, el Ejército Rojo se consolidó y alcanzó un alto grado de eficacia , ya a finales de ese período contaba con unos 90.000 hombres, dirigidos por Chu The y por oficiales salidos de la Academia de Yenan. Desde principios de 1936, los comunistas lanzaron ofensivas contra las tropas Japonesas a través de Shansi, pese a su corto alcance, estas operaciones fueron un gran éxito para la moral China.

Temeroso de las represalias japonesas, Chiang Kai-chek decidió lanzar una nueva campaña, para ello encargó al ejército manchú de Chang Hsue-liâng, establecido en Shensi desde 1933, que atacara la base de Yenan, pero las tropas manchúes tenían la moral combativa muy minada por la inactividad y la lejania de sus hogares. Su general no le perdonaba a Chiang Kai-chek su retirada de 1932 y deseaba a combatir contra los japoneses. Chiang terminó cediendo ante la presión y aprobó la unificación de los ejércitos chinos y la formación del frente nacional antijaponés. A cambio, sus adversarios lo reconocieron como jefe del Gobierno chino, a su vuelta a Nankín, Chiang se atuvo a lo convenido. El Comité Central del Kuomintang aprobó una resolución reconociendo que la "reconquista de las provincias perdidas debía ser la primera tarea de China".

los acontecimientos en China provocaron la descontento en Tokio Ya que tenía motivos para sospechar una inminente alianza entre China y la URSS, que en agosto de ese año firmaron un pacto de no agresión y decidieron actuar antes de que Chiang tomase la iniciativa.

El 7 de julio de 1937 en horas de la noche se produjo un tiroteo entre una pequeña columna japonesa que buscaba a un desertor y la guarnición china de Wanping, al suroeste de Pekín. Era el incidente que habia estado esperando el ministro de la Guerra japonés, Sugiyama, el cual envio un poderoso ejército al norte de Hopeh.ya para finales de Julio, el general Kawabé disponía de 160.000 hombres entre Pekín y Tientsin. Por su parte, Chiang se apresuró a enviar cuatro divisiones al norte a la vez que se negaba a aceptar el ultimátum japonés.

Fracasadas las conversaciones, el Ejército Japonés se puso en marcha y luego de feroz bombardeo aéreo, entró en Pekín el 8 de agosto, sus defensores la habían abandonado poco antes, el avance japonés hacia el interior de China del norte fue imparable devido el entrenamiento de sus tropas, la calidad su armamento y los bombardeos masivos contra las poblaciones garantizaron a su ejército mantenerse a la iniciativa. La ofensiva tomó las direcciones que seguían el trazado de los tres ferrocarriles estratégicos, una columna penetró en la Mongolia interior tras forzar las defensas de Nankou. A finales de agosto cayó Kalgan en su poder y poco después Tatung, en el norte de Shansi.

Al sur de esta ciudad, en las proximidades de la Gran Muralla China, había tomado posiciones el VIII Ejército Chino, en un terreno muy montañoso que brindaba magníficas defensas a sus tropas. El 25 de septiembre, una de sus divisiones, bajo el mando de Lin Piao, se apuntó la primera victoria china en el paso de Pinghsingkuan, el moderno material de guerra que cayó en sus manos permitió reforzar notablemente la capacidad ofensiva de los sus tropas, pero fue un triunfo aislado pues desde el norte y el este los japoneses confluían sobre Taiyuan, capital de Shansi, cuyo cerco se cerró el 2 de noviembre.

Su caída pocos días después, permitió a los invasores seguir el curso del río Fen y, tras ocupar Fenyang, alcanzar el Hoang-ho en Puchou. En el Hopeh, otra columna evolucionaba siguiendo el ferrocarril Pekín-Hankou. Su avance fue también muy rápido y el 25 de septiembre cayó en su poder Paoting y a mediados de diciembre se encontraban a orillas del Hoang-ho, frente a Kaifeng.

Finalmente, una tercera columna procedente de Tientsin ocupó a últimos de diciembre la mitad norte de Shantung incluidas las importantes ciudades de Tsinan y Tsingtao, sin que las tropas del Kuomintang pudiesen oponer resistencia. Luegode cincomeses de campaña habían dado a Japón el control de China del norte. Sólo la región fronteriza especial de Shensi, Kansu y Ningsia, y algunas zonas de Shansi, defendidas por los comunistas, escapaban a la ocupación.

En China central otro incidente, la muerte de dos marinos japoneses a manos de un centinela chino sirvió para justificar el desembarco de infantes de marina en Shanghai el 11 de agosto. Los chinos acumularon gran cantidad de efectivos en la zona y la batalla por la ciudad se prolongó alrededor de tres meses.

Un nuevo desembarco de tropas japonésas en Hanchou, el 5 de noviembre, forzó a los defensores a retirarse para evitar ser cercados. Tras la toma de la ciudad de Shanghai, los japoneses remontaron el Yangtsé hasta Nankín.

Pese los esfuerzos defensivos, Chiang se vio obligado a abandonar la capital, que cayó en manos enemigas el 13 de diciembre, y refugiarse en Hankou. El saqueo y la matanza de civiles a que se entregaron los conquistadores en Nankín despertaron una ola de protestas en todo el mundo, a todo lo largo de 1938 prosiguió el incontenible avance de las tropas japonésas en China central, en el mes de marzo, los chinos obtuvieron un importante éxito defensivo en las proximidades de Suchou, que no impidió la continuación de la ofensiva enemiga hacia Kaifeng.

A comienzos del verano, los japoneses reanudaron el ataque a lo largo del Yangtsé, con la mirada puesta en Hankou, uno de los principales centros industriales del país y nueva capital del Kuomintang, en pocos dias los atacantes superaron las barreras defensivas establecidas por los chinos y dos de sus columnas que remontaban el río ocuparon Kieukiang el 23 de julio, otra columna atravesó por el norte los montes Tapiehsan y se situó a espaldas del enemigo, por lo que el 21 de octubre se rindieron a los japoneses las importantes ciudades de Hankeu y Wuhan. Chiang y su Gobierno escaparon de nuevo y se refugiaron en Chungking, en la recóndita provincia de Szechuan, una ciudad de clima insano y mal acondicionada para ser capital; pero era muy difícil que llegaran hasta allí las tropas japonesas, las que estaban a punto de de alcanzar sus más ambiciosos objetivos, pues a la conquista de Shanghai le había seguido la ocupación de los enclaves costeros de Amoy y Suatou y el 21 de octubre desembarcaron en Kuangtung y tomaron su capital, Cantón, sin encontrar apenas resistencia. Con el objetivo de impedir la llegada de la masiva y creciente ayuda al pueblo chino los japoneses decidieron capturar inicialmente los principales puertos del sur de China y, en septiembre de 1940, Hai Phong, en Indochina.

Desde ese entonces su avance se vio limitado, pues para ese entonces ya habían conquistado casi todas las zonas de interés para Japón y los problemas que planteaba el alargamiento de las vías de suministro en regiones que carecían de ferrocarril, la negativa de los Estados Unidos a seguir facilitándole el vital petróleo tanto para mantener en pie la economía japonesa, como para poder mover su máquina militar ademas de que la única ruta que quedaba para enviar suministros a China, la carretera de Birmania, quedó bajo la protección de los un grupo de pilotos norteamericanos voluntarios liderados por el general Chennault aconsejaban frenar el ritmo de penetración en el país.

Trascendencia

Para 1941, Japón había tomado mas territorio Chino del que podía mantener, derrotado por la inmensidad del territorio chino y privado de materias primas esenciales para su esfuerzo bélico, decidió huir hacia delante honrando la tradición de los samurai,llevando acavo el Ataque a Pearl Harbor acelerando así el ingreso de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

Fuente