Saltar a: navegación, buscar

Ramón Rodríguez Rivero

Ramón Rodríguez Rivero
Información sobre la plantilla
Ramón rodríguez rivero.jpg
Nacimiento26 de julio de 1936
Puerto Padre, Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Ramón Rodríguez Rivero. Trabajador agricola, integrado en el año 1956 a las filas del Movimiento 26 de Julio. Actualmente reside en San Antonio de las Vegas.

Síntesis biográfica

Nacido en Puerto Padre[1], un 26 de julio de 1936, coincidencias de la vida, esta fecha después la llevaría como brazalete durante la lucha revolucionaria. Siempre fue trabajador agrícola, realizaba esta actividad por seis meses hasta que llegaba el tiempo muerto.[2]

Labor revolucionaria

En el año 1956 integró las filas del Movimiento 26 de Julio, en el campo, por lo que tenía características diferentes al movimiento que se llevaba en las ciudades, se organizaban en campamentos dedicados a la recolección de armas, evitando que los refuerzos del ejército de Batista subieran a las lomas. En este campamento participó en dos enfrentamientos con la tiranía: una emboscada de la que pudo huir gracias a
Bandera del Movimiento, conservada por él con recelo y orgullo
la muerte del jefe de los casquitos, lo que produjo desorganización y un cerco donde pierde un hermano. Por órdenes recibidas y para sostener el embate del ejército batistiano y habiendo muchas bajas de su parte, el grupo sube a la Sierra Maestra en el año 1958, donde pasa un curso de tiro en la escuela Ciro Redondo[3]  allí los combatientes se preparaban militarmente y se incluía la alfabetización de estos en casos necesarios. Ya con grado de jefe de pelotón, entonces fue llamado a formar parte de la Columna #1 José Martí comandada por Fidel Castro Ruz, participando junto a este en la Batalla de Guisa. En ese lugar estuvo 5 días cuidando a un soldado de su pelotón que había sido herido en un lugar llamado Charco Redondo donde se encontraba el hospital, coincidiendo con una alocución de Radio Rebelde sobre la muerte de Braulio Coronú que había paralizado, desde una montaña, con una ametralladora 50; prácticamente a todo un ejército.

Al regreso en el combate de Mafo es llamado por la comandancia de Fidel para pasar un entrenamiento de tanques donde iba a ser enseñado por el comandante Oquendo que había desertado del ejército de Batista y se pasó a las filas revolucionarias.

Se produce la huida de Batista el primero de enero de 1959, y la Columna #1 José Martí comandada por Fidel Castro Ruz hace su entrada a Santiago de Cuba donde junto al Frente III dirigido por Juan Almeida Bosques y el II Frente dirigido por Raúl Castro avanzan hacía La Habana en la Caravana de la Libertad, que se fue nutriendo en el camino de otros grupos de compañeros. Avanzaban en vehículos mayormente civiles (jeep, camiones) durante ocho días y noches, pues en cada pueblo la población los recibía, era impresionante la entrada a la capital, todo estaba lleno de banderas, himnos, llantos, risas hacían del momento algo para no olvidar. La multitud no los dejaba avanzar por lo que llegaron a Columbia el día 9.

Diploma que se le otorgó al concluir el curso de tanques
De inmediato es enviado a Managua donde había un campamento militar en el que pasaría un curso de tanques priorizado por el Comandante en Jefe, preparación esta que les vino como anillo al dedo para posteriormente enfrentarse en Playa Girón a los mercenarios. Todos los días estaba Fidel allí junto a todos ellos, entrenándose. Por órdenes de este integra en esta etapa una compañía de rastras con zorras que servían de traslado a los tanques anfibios que se utilizaban en períodos de catástrofe naturales y que el propio Comandante dirigía.

Cuando se produce el ataque por Playa Girón era jefe de la compañía #6 de tanques. El enfrentamiento a los invasores mercenarios fue difícil y peligroso, mucha historia hay que contar de esos días, junto a Fidel era todo distinto, su ejemplo hacia que marcharan seguros a la victoria.

Se mantiene en el ejército en la misma compañía de zorras antes mencionada, hasta el año 1980 en que se licencia y vuelve a ser un dedicado agricultor, “Ahora ya no hay que trabajar seis meses y esperar con disgusto el tiempo muerto”. Continúa viviendo en San Antonio de las Vegas, lugar donde formó su familia y se sintió acogido desde aquel 9 de enero de 1959 en que por pura casualidad llegó.

Es fundador del Partido Comunista de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución y las Milicias Nacionales Revolucionarias, miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Condecoraciones

Por los méritos alcanzados ha sido condecorado con:

  • Error al crear miniatura: Falta archivo
    Medallas recibidas a lo largo de su labor revolucionaria
    Medallas 20, 30, 40 y 50 Aniversarios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
  • Medalla Combatiente de la Guerra de Liberación.
  • Medalla Combatiente de la Lucha Clandestina.
  • Medalla 28 de septiembre.

Ramón cuenta dos anécdotas

Así llegué a San Antonio de las Vegas aquel 9 de enero de 1959

Me encontraba en la tarde junto a mi compañero Fermín Gutiérrez Ramos allá en el campamento militar de Managua donde recién habíamos llegado. Salimos caminando maravillados por la belleza del lugar, distraídos ante lo desconocido. Un carro manejado por una mujer frenó junto a nosotros y preguntó para dónde íbamos, por su conversación supimos que era una doctora que trabajaba en Batabanó, nos montamos y después de avanzar algunos kilómetros llegamos a un pueblecito lleno de banderas, personas en las calles, era San Antonio de las Vegas.

Caminamos dentro de la muchedumbre que en su mayoría indicaban que había un acto de recibimiento en el liceo del lugar, estaban esperando la llegada del Capitán de acción y sabotaje Víctor Sorís Llanes, quien había sido jefe de la célula del Movimiento 26 de Julio en el pueblo, también recibían a Pedro Zaldivar integrante de esta organización.

En aquella manifestación de patriotismo, vi por primera vez a quien hoy es mi esposa, madre de mi hija, familia que formé en este pueblo del que nunca he salido.

Fidel salió por tierra y regresó por mar

Se produce el ataque a Playa Girón, Fidel junto a todos los tanquistas que habíamos pasado el curso de esta especialidad en Managua no perdía ocasión para poner en práctica lo aprendido en aquellos seis meses. Desde el Central Australia dirigía las acciones combativas aunque por muy poco tiempo, pues rápidamente se presenta en Playa Girón donde ya se estaba combatiendo.

Estando yo en Palpite[4] combatiendo a los mercenarios llega el Comandante en Jefe, haciendo la observación sobre la ubicación del barco Houston utilizado por los mercenarios para la logística, este se encontraba bloqueando la Bahía de Cochinos.

Mapa del hecho
Los carboneros y pescadores del lugar que están presenciando el ataque al lugar avanzan hacía el puerto, del barco le tiran a un carbonero y lo matan. Fidel es avisado de lo acontecido, estábamos por darles la última batida a los mercenarios, con decisión el Comandante ordena destruir el barco, se sube en un tanque, y de cuatro disparos lo atraviesa por la bodega. Ancladas en la orilla se encontraban dos lanchas guardafronteras sin artillería. Fidel me ordena que le ponga una ametralladora 30 y una 50 a cada lancha para que abordáramos el barco. Él con otro grupo de compañeros haría un recorrido bastante peligroso bordeando la costa hasta situarse en el lugar más cercano a la proa del barco con el objetivo de enfrentar a los mercenarios que quedaban en la nave en caso de desembarco.

Nosotros mientras esto ocurría llegábamos al barco, y nos impresionamos por lo visto, cantidades de medicinas, balas, armas, alimentos, combustible, entre otras muchas cosas, tratábamos de recoger en las mochilas de los soldados y oficiales invasores todo lo que podíamos. En eso se produce una explosión y salimos ante lo inesperado, dándose la orden de retirada. En este momento se ve avanzar desde la orilla caminando por dentro del agua a una persona que de forma efusiva hacía señales de retirada con los brazos, todos esperábamos una segunda explosión. Ya maniobrando con las lanchas para regresar nos acercamos a aquel hombre, y para nuestro asombro era Fidel, cinco hombres con gran esfuerzo lograron subirlo, con voz entrecortada me pedía agua, con una cántara encontrada pude satisfacer su necesidad, repuesto de lo ocurrido pide información de lo acontecido en el barco, es en ese momento que reviso la mochila de un oficial mercenario que había recogido y le muestro al Comandante unos medicamentos, él que domina perfectamente el inglés dio una clase magistral del uso de esa medicina, con asombro conocimos que con ella un soldado podía mantenerse alimentado por 24 horas.

Nuestro Comandante una vez más había demostrado su valentía, arrojo y por sobre todas las cosas brillaba su ejemplo de Jefe Incondicional.

  1. Antigua provincia de Oriente
  2. Así se le llama, en el campo, al tiempo en que no se siembra
  3. Escuela creada por Ernesto Guevara
  4. Playa Larga

Fuente

  • Entrevista realizada al compañero Ramón Rodríguez Rivero, por la Msc.Ana Miosotis Otaño Dieppa.