Saltar a: navegación, buscar

Síntesis sustractiva del color

Síntesis sustractiva del color
Información sobre la plantilla
CMYK.jpg
Es uno de los dos métodos básicos para reproducir imágenes y mostrar todo su espectro cromático a través de la combinación de tres o cuatro colores [cuatricromía].

La síntesis sustractiva del color explica la teoría de la mezcla de pinturas, tintas y colorantes naturales para crear colores que absorben ciertas longitudes de onda y reflejan otras. El color que parece que tiene un determinado objeto depende de qué partes del espectro electromagnético son reflejadas por él, o dicho a la inversa, qué partes del espectro no son absorbidas.

Percepción de colores

La forma más común de percibir los colores de los objetos por nuestro sentido de la vista se basa en la absorción o sustracción que hacen todos ellos de una parte de las frecuencias del espectro electromagnético que compone la luz blanca, o de todas sus frecuencias.

Cuando observamos un objeto con determinado color, lo que percibe nuestro sentido de la vista son solamente las ondas correspondientes a las frecuencias de color o colores que éste refleja. La otra parte de las ondas las absorbe o sustrae el propio objeto y, por tanto, no las vemos.

Por otra parte, cuando un objeto cualquiera al estar iluminado por una luz blanca se nos presenta de color rojo, por ejemplo, lo que captan nuestros ojos en realidad son las ondas del espectro electromagnético cuya frecuencia y longitud de onda corresponden solamente a ese color. El resto de las ondas, es decir, todas las otras que integran los colores del espectro y que junto con las ondas rojas impactan sobre el objeto en forma de luz blanca, éste las absorbe y por eso lo vemos de color rojo.

Proceso de absorción

El proceso de absorción de los colores por la superficie de los objetos recibe el nombre de “síntesis sustractiva”. La síntesis sustractiva también se manifiesta cuando mezclamos los llamados "colores secundarios", es decir, cian (azul cielo), magenta (rosa) y amarillo. Es muy común encontrar las siglas CMYK, abreviatura de las palabras en inglés Cyan (cian), Magenta (magenta), Yellow (amarillo) y black (negro) para referirse a la tecnología de impresión por cuatricomía, es decir, por cuatro colores.

Empleo práctico

La síntesis sustractiva de colores secundarios para obtener diferentes tonalidades de su mezcla, la emplea el hombre desde tiempos remotos, comenzando por las más primitivas pinturas rupestres que hacían nuestros antepasados, hasta los modernos cuadros contemporáneos. Es éste el proceso que se emplea también para pintar muebles, paredes de viviendas, edificios, etc., así como para imprimir textos e imágenes en colores en imprenta, así como en impresoras para colores láser y de chorro de tinta. En esta ilustración podemos observar la síntesis sustractiva o separación de colores secundarios, comúnmente utilizada para imprimir imágenes por cuatricomía, ya sea en imprenta, en impresoras láser de color o en impresoras de chorro de tinta. Para obtener la reproducción de los colores originales de la imagen se imprimen uno sobre otro los colores correspondientes a las tonalidades de azul Cian (C), Magenta (M), amarillo o "Yellow" (Y) y negro o "blacK" (K), obteniéndose, finalmente, una imagen CMYK.

Curiosidades

Con la mezcla de la variedad de tonalidades de cada uno de los tres colores secundarios entre sí, se pueden obtener 16,7 millones de combinaciones diferentes. Cada uno de los colores puede variar en 256 tonalidades o matices diferentes, desde los más claros a los más obscuros. Al igual que ocurre con los colores de la síntesis aditiva, si multiplicamos 256 tonalidades por cada uno de los tres colores propios de la síntesis sustractiva, el resultado será: 256 x 256 x 256 = 16,7 millones de colores.

Fuentes