Saltar a: navegación, buscar

Salmos (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Salmos»)
Salmos
Información sobre la plantilla
Salmos.jpeg
Autor(es):Rey David y rey Salomón
Categoría:Poesía
Idioma:Hebreo

Salmos. Son un conjunto de cinco libros de poesía religiosa hebrea que forma parte del Tanaj judío y del Antiguo Testamento cristiano. es el primer libro de las “escrituras” (Kethubhim o Hagiographa), es decir la tercera sección de la Biblia Hebrea de hoy día. En esta sección de la Biblia Hebrea, el orden canónico de los libros ha variado substancialmente, mientras que en la primera y segunda sección, en la Ley en los Profetas, los libros han tratado de mantener siempre el mismo órden.

Origen e historia de los Salmos

Las opiniones entre los exegetas sobre este punto son ampliamente diversas aun cuando hasta el siglo XIX eran más uniformes. Los antiguos exegetas concordaban en fijar la fecha de creación de los salmos en el período tras la cautividad en Babilonia, incluso en el de los Macabeos. En época reciente los análisis de géneros y de influencias han diversificado las escuelas. Unos subrayan las diversas influencias que logran entresacar y con eso fijan las composiciones en tiempos posteriores incluso a la cautividad de Babilonia.

Otros subrayan la relación entre el salmo y su uso cultual y por tanto, los datan en relación con las fiestas que se celebraban en el Templo. Finalmente algunos tras considerar las variantes y añadidos creen que el origen de muchos salmos sería tan antiguo que resultaría imposible encontrarlo.

Ante las diversas propuestas Caselles afirma: Muchos salmos son antiguos y vehiculan recuerdos de su origen que nada tienen de artificial. La mayoría de alusiones mitológicas de los salmos son auténticas y dan fe de su antigüedad. Lo que no quita que el procedimiento haya podido imitarse en época reciente, y que pueda hablarse, en ciertos casos, de falso arcaísmo, debido a un simple procedimiento literario.

Autores

A. Testigos de la Tradición

  1. La tradición judía es incierta en cuanto a los autores de los salmos. Baba Bathra (14 f) menciona diez; Pesachim (10) atribuye todos los salmos a David.
  1. La tradición cristiana es igualmente incierta. San Ambrosio, "En los Salmo 43 y 47" (P.L., XIV 923), reconoce en David al único autor.San Agustín, en "De Civitate Dei", XVII, 14 (P.L., XLI, 547), piensa que todos los salmos son Davídicos yque los nombres de Aggeus y Zacarias fueron suscritos por el poeta en un sentido profético. San Philastrius, Haer. 130 (P.L., XII, 1259), marca una opinión contraria como herética. Por otra parte, la pluralidad de escritor fue defendida por Orígenes, "en el Salmo" (P.G., XII, 1066); St. Hilary, "En El Salmo Procem. 2) (P.L., IX, 233); Eusebius, "En El Salmo Procem. En los Salmos 41, 72" (P.G., XXIII, 74, 368); y muchos otros. St. Jerome, "Anuncio Cyprianum, Epist. 140, 4 (P.L., XXII, 1169), dice que "yerran quiénes juzgan que todos los salmos son de David y no el trabajo de aquellos cuyos nombres fueron escritos con anterioridad”.
  1. Este desacuerdo, en relación con la autoría de los salmos, va desde los padres a los teólogos. La autoría Davídica es defendida por Santo Tomas, el judío convertido Arzobispo Paul de Burgos, Bellarmine, Salmeron, S, Mariana; la autoria de múltiples escritores es defendida por Nicholas de Lyra, Cajetan, Sixtus Senensis, Bonfrere, y Menochio.
  1. La iglesia no ha tomado ninguna decisión en esta materia. El Concilio de Trento (Sess. IV, el 8 de abril de 1546), en sus decretos sobre las sagradas escrituras, incluye "Psalterium Davidicum, 150 Psalmorum" entre los libros canónicos. Esta frase no define la profesión de escritor de David más que el número 150, sino señala solamente el libro, que se define para ser canónico (cf. Pallavicino, los "di Trento de Istoria del Concilio", l. VI, 1591. Nápoles, 1853, I, 376). En el vota preliminar, quince padres votaron por el nombre "Salmos de David"; seis por "Psalterium Davidicum"; nueve por "Libri Psalmorum"; dos por "Libri 150 Psalmorum"; y dieciséis para el nombre adoptado, "Psalterium Davidicum 150 Psalmorum"; y dos no tenían ninguna preocupación de que estos nombres fueran elegidos (cf. Theiner, "acta Authentica Councilii Tridentini", I, 72 sq.). Del total de la votación queda claro que el consejo no tenía ninguna intención de definir la autoría Davídica.
  1. El reciente decreto de la Comisión bíblica (del 1 de mayo de 1910) decide los siguientes puntos
  • Ni la fraseología de los decretos de los consejos ni las opiniones de ciertos padres tienen el peso para determinar que David es el único autor de los Salmos.
  • No es prudente negar que David es el autor principal del Salterio.

Especialmente no puede negarse que David es el autor de los salmos que, en el viejo o en el nuevo testamento, son claramente citados bajo el nombre de David, por ejemplo el 2, 16, 18, 32, 69, 110 (2, 15, 17, 31, 68, 109).

Testigos del Antiguo Testamento

En las anteriores decisiones la Comisión Bíblica ha seguido no solamente las tradiciones judía y cristiana, sino también las escrituras cristianas y judías. El Antiguo Testamento es testigo de la autoría de los Salmos principalmente en los títulos. Éstos atribuyen varios salmos, especialmente los libros I - III, a David, Asaf, los hijos de Coré, Salomón, Moisés, y otros.

David

Los títulos de setenta y tres salmos en el texto de Massoretic y de muchos más en el Septuagésimo parecen elegir a David como autor: cf. de los Salmos 3-41 (3-40), es decir todo el libro. Salvando solamente el 10 y el 33; Salmos 51-70 (50-69), excepto el 66 y 67, en el Libro II; Salmo 86 (85) del Libro III; Salmo 103 (102) en el Libro IV; Salmos 108-110, 122, 124, 131, 133, 135-145 (107-109, 121, 123, 130, 132, 134-144) del título del Libro V. Siendo el título hebreo.

Ahora generalmente se sostiene que, en la palabra hebrea, la preposición tiene la fuerza de un genitivo, y que el Septuagésimo tou David "de David", es una traducción mejor que la Vulgata, ipsi David de "David mismo". ¿Esta preposición significa autoría? No en cada título; ambos David y el Director son los autores del Salmo 19 (18), y todos los hijos del Coré, un salmo “(Salmo 48), nosotros probablemente tenemos indicaciones, no de la autoría, pero si de varias colecciones de salmos –las tituladas “David”, “El Director”, “los hijos del Coré”. Justo como el Nuevo Testamento, el Concilio de Trento, y muchos Padres de la Iglesia hablan de “David” o “El Salterio de David”, “Los Salmos de David”, no se infiere necesariamente que todos los salmos son de David, pero él fue el salmista por excelencia, de allí que se le adjudican muchos salmos.

Así que los títulos de muchos salmos se asignan no tanto a sus autores sino a sus colectores o al principal autor de la colección a la cual pertenecen. Por otra parte, algunos de los títulos más largos van a demostrar que "de David" puede significar autoría. Tomando por ejemplo: "del director, a la consonancia 'no destruya', de David, una pieza elegido (Mikhtam), cuando huyó de Saúl en la cueva" (Salmo 57).

La ocasión histórica de la composición de David, de la calidad lírica de la canción, su inclusión en la colección inicial "de David" y más adelante en el libro de alabanzas, la consonancia sobre la cual fue escrito por David o fue él el director -- todas estas cosas parecen indicarse por el título puesto a consideración. De suerte que los títulos Davídicos son la conclusión suscrita de los dos primeros libros de los salmos: "Amén, Amén; terminan las frases de David, hijo de Jesé "(Salmo 72, v.20). Esta fórmula es más antigua que el Septuagésimo y estaría fuera de lugar si David no fuese el principal autor de los salmos, en los dos libros agregados.

Adicionalmente, el Antiguo-Testamento evidencia la autoría de los salmos a David, según lo sugerido por el reciente Decreto de la Comisión Bíblica, David tiene un talento poético natural, demostrado en su cantos e himnos de Reyes II y del I Par., adicionalmente al hecho que él fue quien instituyó el cantilation levitical solemne de salmos en presencia del Arca del Convenio (I Par. 16, 23-25). Los cantos e himnos atribuidos a David son significativamente parecidos a los salmos de David en espíritu, estilo y fraseología. Examinemos la línea de apertura de II Reyes 22: "y David habló a Yahvéh las palabras de esta canción en el día que Yahvéh lo salvó de las garras de sus enemigos y fuera de las manos de Saúl, y él dijo: 2. Yahvéh es mi roca, mi fortaleza, mi camino de escape, 3. Mi Dios, mi Roca a Quien me aferraré, mi Protector, el Cuerno de mi salvación, mi Torre. Mi Refugio, mi Salvador, mi Consuelo. 4. Grito de alabanza, yo grito a Yahvéh, y de mi enemigo consigo la salvación ".

Las dos canciones son claramente idénticas, las leves diferencias son probablemente debidas a diversas redacciones litúrgicas de los Salmos. Al final del escrito de II Reye da "ultimas palabras de David" (23, 1) – ingeniosamente, un salmo corto en el estilo Davídico en donde David habla de el mismo como "Dulce cantor de canciones de Israel", "extraordinarios salmos de Israel" (II Reyes 23, 2).

De modo semejante el Cronista (I Par. 16, 8-36) cita como Davídica una canción compuesta antes del Salmo 105, v.1-13, del Salmo 96 y una pequeña porción del Salmo 106. Finalmente, el profeta Amos trata el Samarians: "Y al cuando cantan el sonido del salterio; han pensado tener instrumentos de música como David "(6, v.5). La energía poética de David sobresale como característica del Rey Pastor. Sus claros elegíacos en la muerte de Saúl y de Jonatan (II Reyes 1, 19-27) revelan una cierta energía, pero no la de los salmos Davídicos. Las anteriores razones de la autoría Davídica son impugnadas por muchos que insisten sobre la redacción final de II Reyes 21-24 y sobre las discrepancias entre los pasajes paralelos.

Asaf

Asaf es acreditado, por los títulos, con doce salmos, 50, 73-83 (49, 72-82). Estos salmos son todos de carácter nacional y pertenecen a los períodos ancho-separados de la historia judía. El Salmo 83 (82), aunque atribuido a Briggs ("Salmos ", New York, 1906, p.67 ) al reciente período persa, parece haber sido escrito a la hora del estrago causado por la invasión asiria de Tiglath-pileser III en 737 A.C. El Salmo74 (73) fue escrito probablemente, como conjeturas de Briggs, durante el Exilio Babilónico, después de 586 A.C.

Asaf era un Levita, el hijo de Baraquías (I Par. 6, 39), y uno de los tres jefes del coro de Levitical (I Par. 15, 17). Pusieron a un lado a los "hijos de Asaf" "a profetizar con las arpas y con salterios y con cimbales" (I Par. 25, 1). Es probable que los miembros de esta familia compusieran los salmos que fueron recogidos más adelante en un Salterio de Asaf. Las características de estos salmos de Asaf son uniformes: hacen alusiones frecuentes a la historia de Israel con un propósito didáctico; sublimidad y vehemencia de estilo; descripción viva; exaltan el concepto de la divinidad.

Los hijos de Coré

Los hijos de Coré es el título de once salmos -- 42-49, 84, 85, 87, 88 (41-48, 83, 84, 86, 87). El Korahim era una familia de los cantantes del templo (II Par. 20, 19). Puede ser que cada salmo de este grupo fuera compuesto en común por todos los hijos de Coré; cada composición fue compuesta por un miembro del gremio de Coré; o, quizás, fueron recolectados de varias fuentes en un himno litúrgico por el gremio de los hijos de Coré.

En todos los acontecimientos, hay una identidad de estilo en estos himnos que es indicativo del espíritu de unión Levítico. Las características de los salmos de Korahite son un gran amor para la ciudad santa; un deseo vivo para la adoración pública de Israel; una confianza suprema en Yahvéh y una forma poética que es simple, elegante, artística, y bien-equilibrada. De ideas mesiánicas y alusiones históricas, estos salmos parecen haber sido compuestos entre los tiempos de Isaías y el retorno del exilio.

Moisés

Moisés está en el título del Salmo 90 (89). San Agustín (P.L., XXXVII, 1141) no admite autoría Mosaica; es San Jerónimo (P.L., XXII, 1167). El autor imita las canciones de Moisés en Deuteronomio 32 y 33; esta imitación puede ser la razón del título.

Salomón

Salomón está en los títulos de los Salmos 72 y 127 (71 y 126), probablemente por una razón similar.

Etán

Etán, está en el título del Salmo 89 (88), debe ser probablemente Idithun. El Salterio de Idithun, de Yedutún, contenido también en los Salmos 39, 62, 77 (38, 61, 76).

El texto

Los salmos fueron escritos originalmente en cartas hebreas, así como nosotros vemos solamente monedas y algunas inscripciones lapidarias; el texto ha venido a nosotros en Cartas Arameas. Solamente unas versiones nos dan una idea del texto pre-Masorético. Hasta el momento no se ha descubierto ningún pre-Masorético de los Salmos.

El texto Masorético (MSS) se ha preservado en más de 3400 MSS., de los cuales ninguno es anterior al siglo noveno y solamente nueve o diez son anteriores al siglo duodécimo (véase los MANUSCRITOS DE LA BÍBLIA). Este MSS. representa dos variantes leves de la tradición -- los textos de Ben Asher y de Ben Neftalí. Sus variaciones son un pequeño momento en la interpretación de los Salmos. El estudio de la estructura rítmica de los Salmos, junto con las variaciones entre Massorah y las versiones, ha aclarado que nuestro texto Hebreo está lejos de ser perfecto, y que sus puntos son a menudo incorrectos.

Los esfuerzos de los críticos por perfeccionar el texto son ocasionalmente debidos más a perspicaz conjetura. Se elige el molde métrico; entonces el salmo es forzado a adaptarse a él. Era mejor dejar el texto en sus condiciones imperfectas que hacerlos peores por un trabajo basado en acción de adivinar. El decreto de la Comisión Bíblica se dirige a ésos a quiénes las imperfecciones en el texto Masorético son una ocasión, aunque no excusa, para las incontables enmiendas conjeturales, ocasionalmente salvajes e imaginarios, que son hoy en día de la corriente como críticos exegésicos de los Salmos.

Utilidad de los salmos

La primitiva iglesia cristiana adoptó los salmos como plegaria litúrgica debido no solo a la influencia de sectores judaizantes sino también para defenderse de las creaciones espontáneas y a menudo heréticas que derivaban de la originalidad.

Valor Teológico

Las ideas teológicas de los salmos son comprensivas; la existencia y los atributos de Dios , del deseo vivo del alma para la inmortalidad, de la economía de la tolerancia y de las virtudes, muerte, juicio, cielo, infierno, esperanza de la resurrección y de la gloria, del miedo al castigo -- todas las principales verdades dogmáticas de la fe de Israel, aparecen repetidas varias veces en su Salterio.

Estas verdades se establecen no en forma dogmática, sino en el deseo vivo lírico simple e infantil del alma ingenua, en los arrebatos más altos y más vehementes de los cuales la naturaleza del hombre es capaz. Los salmos son definitivamente los más humanos y los más sobrehumanos; se hunden a las profundidades más bajas del corazón humano y se elevan a las alturas de la contemplación divina.

Tan humanos son los salmos que muchas veces podemos preguntarnos cómo pueden haber sido inspirados por Dios. Con seguridad Yahvé no pudo haber inspirado al cantante que rogó: "En cuanto a aquellos que planean destruir mi alma, a las profundidades de la tierra ellos deberán ir; la espada empuñada deberán entregar; Presa de los chacales ellos se convertirán ". -- el salmo 83:10-11 (82:10-11) Tal objeción se basa en un malentendido. La perfección de los consejos de Cristo es una cosa, la puntería del buen Levita es otra. Los ideales del Sermón de la Montaña son de más alta espiritualidad que los ideales del Salmo de imprecación. Con todo, los ideales del Salmo imprecatorio no son malos -- son buenos, son Divinos en su origen y autoridad. Los salmos imprecatorios son himnos nacionales; expresan la cólera de una nación, no de un individuo.

Humildad, mansedumbre y el perdón del enemigo son virtudes en un individuo; no necesariamente de una nación; pero no significa que Yahvéh escoja lo nacional, la gente que conoce que Yahvéh quería una gran nación y debían sacar a sus enemigos de la tierra que Él les dio. Su gran amor nacional para su propia gente postuló un gran amor nacional para Yahvéh. El amor para Yahvéh postuló un odio a los enemigos de Yahvéh, y, para la forma teocrática de la gente judía, los enemigos de Yahvéh eran los enemigos de Israel.

Si llevamos este propósito nacional en mente, y nos olvidamos de que toda la poesía, y especialmente la poesía de semítica, coloreada y exagerada, no nos darán una sacudida eléctrica en la carencia de la misericordia en los escritores de los salmos imprecatorios. Las principales ideas teológicas de los Salmos son las que tienen respeto a la encarnación. ¿Hay Salmos Mesiánicos? Unidad por la energía autentica que interpretaba la iglesia y del consenso de los padres. Han venido Protestantes generalmente admirar sobre los salmos como non-Mesiánico en el significado literal o típico; la interpretación más antigua de Mesiánico se descartada por gastada. Delitzsch admite solamente el Salmo 110 (109) para ser Mesiánico en su significado literal.

Cheyne niega lo Mesiánico literal y típico que significan los salmos ("origen del Salmo ", 339). Davison (Hast., localización CIT.) dice, "puede derivarse ya sea que el Salterio contiene apenas un solo caso del profético directo o mesiánico". Los católicos han sostenido siempre que algunos de los salmos son mesiánicos en el significado, literal o típico. (cf. Encarnación: Jesucristo; Mesias. El nuevo testamento se refiere claramente en ciertos salmos al Mesías. Los padres son unánimes en interpretar muchos salmos como profecías de venir, del reino, del sacerdocio, de la pasión, de la muerte, y de la resurrección del Mesías.

El venir del Mesías se predica en los Salmos 18, 50, 68, 96-98 (17, 59, 67, 95-97). San Pablo (efesios 4, 8) interpreta la ascensión de Cristo al cielo en las palabras del Salmo 68, v.18, descripción de la ascensión de Yahvéh después de conquistar el mundo. El reino del Mesías se predice en los Salmos 2, 18, 20, 21, 45, 61.

Salmos didácticos y de sabiduría

Se trata de composiciones destinadas a la enseñanza. Se caracterizan por varios elementos formales que ayudan a hacerlos más didácticos y fácilmente memorizables: siguen un orden alfabético en la primera letra de algunos versos (cf. Sal 9-10; 25; 34; 37; 111; 112; 119; 145), tratan de la Ley o de la ética israelita.

Fuentes