Saltar a: navegación, buscar

San Ildefonso

San Ildefonso
Información sobre la plantilla
Santo
San idelfonso.jpeg
Religión o MitologíaCatolicismo
Día celebración23 de enero
País o región de origenBandera de España España
Venerado enA nivel mundial, especialmente en España.

San Ildefonso. Obispo de Toledo. Unificó la liturgia en España, escribió muchas obras importantes, particularmente sobre la Virgen María.

Síntesis biográfica

Nacimiento y formación eclesiástica

Nació en Toledo hacia el año 607.De padres nobles, fue educado en la escuela isidoriana de Sevilla donde recibió una brillante formación en las disciplinas de su época. Sus padres se opusieron a su manifestación por la vida monástica, por lo que huyó de su hogar y logró refugiarse en el monasterio de Agali.

Estando ya en el monasterio, funda un convento de religiosas dotándolo con los bienes que hereda, y en torno al año 650 fue elegido abad. Así firma entre los abades en los Concilios VIII y IX de Toledo, no encontrándose su firma, en cambio, en el X Concilio en el año 656.

Fue ordenado diácono entre los años 662-663 por el obispo de Toledo.

Obispo de Toledo

Tras la muerte del obispo Eugenio III, es elegido obispo de Toledo en el año 657, siendo obligado a ocupar su sede por el rey Recesvinto. La consagración del nuevo metropolitano se celebró en la catedral toledana el 26 de noviembre del propio año.

Su obra

Se han conservado pocos escritos de San Ildefonso. Muy enraizado en la tradición patrística, su principal esfuerzo estuvo encaminado a dar al pueblo en forma asequible la doctrina de los antiguos. Vigoroso defensor de los privilegios de la Madre de Dios,su obra más conocida lleva por título "Libro sobre la virginidad perpetua de Santa Marta contra tres infieles".

Unificó la liturgia en España; escribió muchas obras importantes, particularmente sobre la Virgen María.

Por su gran devoción a la Madre de Dios fue llamado "El Capellán de la Virgen".

Muerte

San Ildefonso muere el 23 de enero de 667, siendo sepultado en la iglesia de Santa Leocadia de Toledo. Posteriormente a mediados del siglo VIII, para salvar su cuerpo de la persecución de Abderrahmán I, los fieles lo trasladaron a Zamora, donde se conservan sus restos.

Fuentes