Saltar a: navegación, buscar

Segovia

Segovia
Información sobre la plantilla

Segoviaa.jpeg
Población 55.748 hab. (2010) hab.
Países España

Segovia.Ciudad española ubicada en la parte meridional de la comunidad autónoma de Castilla y León, capital de la provincia del mismo nombre. Se sitúa en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, al pie de la sierra de Guadarrama.

Historia

Segovia fue poblada hace muchos años. En el lugar que hoy ocupa el Alcázar existía un castro celta. Durante la época romana pertenecía al convento jurídico de Clunia. En la Hispania visigoda fue sede episcopal de la iglesia católica, sufragánea de la Archidiócesis de Toledo que comprendía la antigua provincia romana de Cartaginense en la diócesis de Hispania. Se cree que la ciudad fue abandonada tras la invasión islámica. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de León y Castilla, el yerno del rey Alfonso VI, el conde Raimundo de Borgoña, junto con el primer obispo de su reconstituida diócesis, el también francés Pedro de Agen, empezó la repoblación de Segovia en 1088[1] con cristianos procedentes del norte de la península y de más allá de los Pirineos, dotándola de un amplio concejo cuyas tierras cruzaban la sierra de Guadarrama e incluso la línea del Tajo. Durante el siglo XII Segovia sufrió importantes disturbios en contra de su gobernador, Álvar Fáñez, y posteriormente como parte de las luchas del reinado de Doña Urraca. A pesar de estos desórdenes, su situación en las rutas de la trashumancia la convirtió en un importante centro del comercio de la lana y de las manufacturas textiles (cuya existencia está documentada desde el siglo XII).

El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el Alcázar como residencia real). Finalmente, en la iglesia de San Miguel de Segovia, Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla (13 de diciembre de 1474). Como todos los centros textiles castellanos, se unió a la sublevación de las Comunidades, teniendo una intervención destacada, al mando de Juan Bravo. A pesar de la derrota de las Comunidades, el auge económico de la ciudad continuó durante el siglo XVI, llegando en 1594 a 27.000 habitantes. Después, como casi todas las ciudades castellanas, entró en decadencia, de forma que apenas un siglo después, en 1694, sólo contaba con 8.000 habitantes. A principios del siglo XVIII se intentó revitalizar su industria textil, con escaso éxito. En la segunda mitad del siglo, dentro de los impulsos ilustrados de Carlos III, se hace un nuevo intento de revitalización creando la Real Compañía Segoviana de Manufacturas de Lana (1763). Sin embargo, la falta de competitividad de su producción hizo que la corona le retirase su patrocinio (1779). También en 1764 se había inaugurado el Real Colegio de Artillería, la primera academia militar de España, que todavía se encuentra en la ciudad.

En 1808 fue saqueada por las tropas francesas durante la guerra de la Independencia. Durante la Primera Guerra Carlista las tropas del pretendiente Don Carlos atacan sin éxito la ciudad. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, Segovia experimentó una recuperación demográfica fruto de una relativa revitalización económica.

La Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto. Patrimonio de la humanidad

La Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto, es un conjunto que agrupa una serie de monumentos excepcionales por su belleza y significado histórico ejemplar e ilustra una realidad histórica compleja, distribuyendo sus barrios según la pertenencia a moros, cristianos y judíos que convivieron durante mucho tiempo en la ciudad medieval y concurrieron al apogeo manufacturero del siglo XVI. El Acueducto de la ciudad fue uno de los más importantes del mundo romano con un recorrido de 14 956 metros y 20 400 bloques de piedra unidos por un equilibrio de fuerzas que es una maravilla de la ingeniería de la época; en la zona más alta llega a 29 metros y se encuentra en un admirable estado de conservación. El conjunto fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1985.

Segovia es indicativo de una realidad histórica compleja. Sus barrios, calles y casas se disponen de acuerdo con una estructura social en la que la jerarquía se vio ensombrecida por la pertenencia a una de las diferentes comunidades culturales. Moros, cristianos y judíos coexistieron durante mucho tiempo en la ciudad medieval y trabajaron juntos durante el auge de la manufactura del siglo XVI. Todas las partes que componen el entorno construido, a partir de la arquitectura doméstica de las grandes estructuras religiosas y militares, se pueden encontrar en Segovia en una amplia gama de técnicas y estilos de construcción.

Otra vista de la ciudad vieja.
El Acueducto de Segovia, el símbolo de la ciudad; es la más conocida de estas obras de ingeniería civil, debido a su monumentalidad, su excelente estado de conservación, y en particular a su ubicación en uno de los más bonitos lugares urbanos en el mundo.

Los ingenieros hidráulicos que represaron las aguas del Río Frío, en la Sierra de Guadarrama para traerlas por 18 kilómetros hasta Segovia a través de un canal con una pendiente media del 1%, no se encontró con ningún obstáculo natural más desafiante que el cruce del valle del Río Clamores en el final del curso. Con el fin de alcanzar el asiento rocoso sobre el que la ciudad estaba encaramada, tuvieron que erigir una enorme construcción de mampostería de 813 m de longitud, que consta de cuatro segmentos rectos y dos arcadas superpuestas soportados por 128 pilares. En el punto más bajo del valle, el acueducto se encuentra a una altura de 28,5 m por encima del suelo.

El acueducto.
Esta colosal edificcación está indocumentada, sin embargo, el perfil de la arcada y de la técnica de construcción utilizada ofrecen comparaciones tipológicas con el Aqua Claudia en Roma, un canal construido entre los años 38 y 52 . Además, la excavación llevada a cabo al pie de los muelles parece corroborar una fecha aproximada, arrojó la del año 50 aC.

Después de su restauración, que tuvo lugar posterior a 1484 por iniciativa de los Reyes Católicos, el acueducto fue utilizado siempre y bien mantenido. El daño más grave que sufrió se produjo en el siglo XX: la sustitución, en 1929-1930 del conducto de piedra del siglo XVI con un canal de cemento, el conducto de piedra que aparece ahora sustituyó uno de madera; la desintegración de la mampostería debido a los efectos de la vibración causada por el tráfico de camiones pesados; descomposición de la piedra causada por los contaminantes de gas. Los resultados de este daño físico-químico son motivados principalmente, por una política de desarrollo urbano mal planificada que ha destruido el entorno del monumento por la construcción de los estacionamientos, las grandes avenidas y vías de acceso que le restan la belleza del acueducto y dificultan su adecuada conservación.

Educación

La ciudad de Segovia posee un gran número de centros de enseñanza primaria y secundaria, el primero de ellos (el I.E.S. Mariano Quintanilla, fundado en 1845) ha sido declarado bien de interés cultural. Al igual, en Segovia se encuentran cinco colegios concertados, en su mayoría de carácter religioso. Respecto a la enseñanza superior, Segovia es la sede del Colegio Universitario de Segovia "Domingo de Soto", un centro adscrito a la Universidad Complutense de Madrid creado en 1969 por la Obra Social y Cultural de Caja Segovia. En él pueden cursarse las carreras de Derecho, Administración y Dirección de Empresas, Publicidad y Relaciones Públicas e Ingeniería Técnica en Informática de Gestión. También se encuentra en Segovia un campus de la Universidad de Valladolid, ofreciendo carreras como Ingeniería informática, derecho, administración y dirección de empresas, relaciones laborales, publicidad, relaciones públicas, turismo y magisterio. Finalmente, en Segovia se encuentra la universidad privada IE University, dedicada principalmente a la escuela de negocios y a su exitoso programa de MBA.

Gastronomía

En las cocinas de Segovia, las de los mesones y las de las casas, se han elaborado durante siglos los alimentos autóctonos, naturales de las fértiles tierras circundantes, hasta convertirlos en exquisitas recetas. Las tierras de la provincia, generosas, aportan buenos productos, comenzando por el alimento más popular, el pan, elaborado con el trigo de nuestros campos de "pan llevar", o la leche, base de los quesos de la provincia de Segovia. El tierno lechazo asado o el cochinillo son parte de la oferta de carnes de los restaurantes de la capital, completada por los mil y un productos obtenidos de la matanza del cerdo ritual éste que todavía se celebra en los pueblos de la provincia durante los meses más fríos. Los ríos serranos de las cercanas cumbres aportan la exquisita trucha, y las generosas huertas una variada y rica oferta de temporada. Si se desea, el menú se completa con los postres ideados con delicadeza por monjas de clausura, experimentados pasteleros y reposteros concienzudos: rosquillas, soplillos, florones, hojuelas, tortas… y, sobre todo, el delicado ponche segoviano, de cremoso interior y tostada apariencia. Una comida en Segovia no puede dejar de ser acompañada por alguno los reconocidos vinos que se producen en la provincia como los Blancos de Nieva o los Tintos de Valtiendas.

Fuentes