Saltar a: navegación, buscar

Sergio Armando Pérez Castillo

Sergio Armando Pérez Castillo
Información sobre la plantilla
Sergio Pérez Castillo.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreSergio Armando Pérez Castillo
Nacimiento27 de octubre de 1946
barrio La Bomba,
central Marcané,
Mayarí,
provincia de Holguín,
Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento4 de abril de 1972 (25 años)
ciudad de Montreal,
Canadá Bandera de Canadá
Causa de la muerteAtentado terrorista
NacionalidadCubana
Otros nombresPapo
OcupaciónMilitar

Sergio Armando Pérez Castillo (Holguín, 27 de octubre de 1946 - Montreal, 4 de abril de 1972). Combatiente revolucionario cubano que desde muy jóven se incorporó a las organizaciones juveniles revolucionarias. Murió víctima de un atentado terrorista contra la oficina comercial de Cuba en la ciudad de Montreal (Canadá).

Síntesis biográfica

Nació el 27 de octubre de 1946 en el barrio La Bomba del central Marcané, posteriormente “Loynaz Echeverría”, en Mayarí, actual provincia de Holguín, en el seno de una humilde familia de campesinos, constituida por Sergio Pérez y Ana María Castillo Valdivia.

Estudios realizados

Al cumplir los ocho años comenzó sus estudios en la escuela primaria de su barrio natal, distante a cinco kilómetros de su vivienda, recorrido que realizaba diariamente a pie y descalzo. En esas condiciones solo alcanzó el segundo grado, estudios que no continuó pues desde muy temprano comenzó a ayudar a sus padres en las labores propias de un niño campesino de la época.

A mediados de 1960, por gestiones de una tía comenzó a asistir al colegio religioso “Dolores” en Santiago de Cuba, donde alcanzó el cuarto grado a fines de ese año. En 1961 este cierra, por lo que fue enviado a La Habana a continuar los estudios primarios en el también colegio religioso de San Juan Bosco, conocido como Los Salesianos, en Guanabacoa. En este centro docente, permaneció hasta que, por ser sometido a una urgente intervención quirúrgica de hernia y no poder abonar la cuota mensual, tuvo que abandonarlo, una vez concluido el quinto grado.

Tras, la operación regresó al hogar paterno y comenzó a trabajar como lechero en el central Marcané, donde vivía la familia, en la casa que le entregara al padre la Revolución.

Trayectoria revolucionaria

Pese a su corta edad, prestó su colaboración al Ejército Rebelde como enlace, en el traslado, de armas, ropas, alimentos, medicamentos, dinero etc.

Al triunfo de la Revolución se incorporó, desdé su fundación a las Patrullas Juveniles y a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), en la que realizó numerosas y disímiles actividades. Fue seleccionado para subir los Cinco Picos.

En 1962 ingresó en las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR). Durante la Crisis de Octubre fue movilizado y permaneció atrincherado en las áreas de los centrales Marcané y Tacajó. Allí se integraron las milicias al batallón 84 de la división 56 del ejército para recibir un curso de morteros, tras, el cual pasó oficialmente a las filas del Ejército Oriental, en la batería de morteros del antes mencionado batallón, en el cual permaneció hasta 1963.

En 1963 fue enviado, junto a un grupo de combatientes del propio batallón, a pasar la escuela de tanques en Managua, La Habana, por un período de tres meses, en la especialidad de tanque T-34.

Una vez concluido el curso, es destinado a una unidad militar en Artemisa, antigua provincia de Pinar del Río, donde permaneció hasta el 23 de agosto de 1963, fecha en que causa baja de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) por motivos médicos, al desviársele la columna tras una caída del tanque.

En septiembre de 1963 ingresó en el Ministerio del Interior (MININT), en el que fue destacado como custodio en la guarnición del batallón especial de Seguridad en Atocha y Palatino. Posteriormente es enviado a la guarnición de la planta eléctrica de Samá, Marianao.

Más tarde le mandan con iguales funciones, para la planta río Bauta en la Laguna Ariguanabo, en la cual se mantuvo hasta febrero de 1964, cuando fue enviado a pasar una escuela de instrucción militar en El Chico, por espacio de tres meses.

Al concluir el curso fue destinado a la guarnición de las instalaciones del Ministerio del Interior, donde permaneció hasta mediados de 1966. Dentro de dicha guarnición siempre ocupo cargos de mando.

En 1966 fue trasladado para la unidad de operaciones de la Dirección General de Seguridad Personal, como oficial de guardia, donde pasó un curso de mandos intermedios en 1967, por espacio de dos meses.

En esta dirección permaneció hasta 1969, cuando fue designado oficial de guardia del jefe de la Región Especial 1 La Habana Metropolitana (REHM), labor que realizó hasta 1970, cuando fue enviado al exterior y ubicado en la Oficinas Comerciales de Cuba en Canadá.

En 1968 ingresó a las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

El 5 de julio de 1971, un agente al servicio de la CIA colocó una bomba incendiaria ante la puerta de la Oficina Comercial de Cuba en Canadá que no llegó a estallar debido a la inmediata intervención de Sergio Armando, quien informado por un funcionario de que un individuo se había dado a la fuga tras dejar un paquete junto a la puerta de la instalación, acudió inmediatamente y lo lanzó escaleras abajo; instantes después se comprobó que se trataba de un artefacto con un mecanismo de relojería para ponerlo en funcionamiento. Investigaciones posteriores certificaron que el mecanismo se había desconectado cuando Sergio lo tiró hacia el exterior del recinto.

Muerte

El 4 de abril de 1972 a las 00:05 horas, un atentado con explosivos plásticos destruyó la Oficina Comercial de Cuba en Montreal, Canadá. En este acto terrorista murió Sergio Armando Pérez Castillo y resultaron heridas otras siete personas. Al morir contaba con 25 años y dejó a una esposa viuda y un hijo de dos años de edad.

Las organizaciones terroristas Joven Cuba y el Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE) se adjudicaron la colocación del artefacto explosivo. La acción fue realizada por el terrorista Juan Felipe de la Cruz, quien muere meses después en un hotel de Paris, Francia, cuando le estalló una bomba que preparaba para colocarla en la embajada de Cuba en esa ciudad.

Denuncia del crimen

Horas más tarde del atentado, el Comandante en Jefe Fidel Castro denunció durante la sesión de clausura del II Congreso de la UJC este abominable crimen.

Condecoración post morten

Por su heroica actitud y por sus numerosos méritos acumulados, por su constancia en el cumplimiento del deber como revolucionario, el Comité Nacional de la UJC resolvió conferirle “post mortem” la Orden “Julio Antonio Mella” al militante de la UJC Sergio Armando Pérez Castillo.

Fuente

  • Mártires del MININT. Semblanzas biográficas, t. I, Editora Política, La Habana, 1990.
  • Méndez, José Luis: Salvar al mundo del terrorismo, Editora Política, La Habana, 2003.