Saltar a: navegación, buscar

Tejón

Tejón
Información sobre la plantilla
Tejondhd.jpg
Es uno de los mustélidos de mayor tamaño. Tiene una longitud de 65 a 100 cm y un peso de 10 a 16 kg (con una diferencia de 2 kg entre el máximo de otoño y el mínimo de primavera-verano); es del tamaño de un perro mediano aunque con las patas más cortas.
Clasificación Científica
Nombre científicoMeles meles (Linnaeus, 1758)
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnívora
Familia:Mustélidos
Especie(s):Meles meles

Tejón (Meles meles), tambien nombrado Tejón europeo o eurasiático. Con el cuerpo muy ancho, el tejón es uno de los mustélidos de mayor tamaño. Tiene una longitud de 65 a 100 cm y un peso de 10 a 16 kg (con una diferencia de 2 kg entre el máximo de otoño y el mínimo de primavera-verano); es del tamaño de un perro mediano aunque con las patas más cortas. De constitución potente, su cabeza es triangular y el cuello es relativamente corto, así como la cola. El hocico, que lo emplea para escarbar, es porolongado. Los ojos son pequeños al igual que las orejas. Éstas están orientadas hacia los lados y hacia atrás.

Subespecies

  • Meles meles arcalus Miller, 1907
  • Meles meles canescens Blanford, 1875
  • Meles meles heptneri Ognev, 1931
  • Meles meles marianensis Graells, 1897
  • Meles meles meles (Linnaeus, 1758)
  • Meles meles milleri Baryshnikov, Puzachenko and Abramov, 2003
  • Meles meles rhodius Festa, 1914
  • Meles meles severzovi Heptner, 1940

Hábitos

El tejón es un animal de hábitos nocturnos.Pueden comenzar sus salidas al crepúsculo. Es muy raro observarlo a plena luz del día. Puede trepar, aunque no está bien adaptado para ello, y nada bien. También puede correr con cierta rapidez. En caso de peligro o verse acorralado emite aullidos (Reinochholf, 1995). Es muy juguetón con sus congéneres, tanto de jóvenes como de adultos y participa en el aseo corporal de los compañeros de especie.

Longevidad

En cautividad puede vivir más de 16 años (Jones, 1982) aunque lo normal es que no supere los 10 en libertad, aun cuando excepcionalmente puede llegar a los 13 años de vida en libertad. El 50 % de los tejones mueren antes de alcanzar los dos años (D. Macdonald, 2003). La observación de los cadáveres de los machos puede determinar la edad por el examen del básculo. (Castells y Mayo, 1993).

Celo

El acoplamiento ocurre principalmente entre comienzos de primavera y final de verano. Durante el acoplamiento el macho suele morder en el cuello a la hembra. La cópula puede durar de 2 a 90 minutos y se estima que solo las cópulas de más de 10 minutos fecundan a la hembra. El tejón dispone de una implantación retardada, es decir, que la hembra puede guardar el óvulo fecundado varios meses. El desarrollo del zygote puede detenerse hasta 10 meses, en que las condiciones ambientales (longitud y temperatura del día) son apropiadas para la implantación en el útero.

Gestación

La gestación dura unos 65 días semanas después de la implantación, del óvulo en el útero (implantación diferida) lo que puede retrasarse voluntariamente hasta 10 meses.

Época de parto

La mayoría de los nacimientos ocurren entre febrero y marzo.

Parto

Los partos suelen ser de 2 a 6 individuos (generalmente 3 ó 4). Los nacidos miden de 12 a 15 cms., sin incluir la cola y están cubiertos de un pelo blanquecino del que destaca un pigmento oscuro en la cabeza, que luego serán las características bandas negras. Abren los ojos después de 1 mes. A las 9-10 semanas salen a la superficie. Cuando ya no se amamantan todos los jóvenes permanecen agrupados en una misma dependencia, conocida como litera o cuna.

Duración de la lactancia

Unos tres meses. Mientras dura la lactancia la madre permanece largos períodos junto a las crías. El macho no se ocupa de las crías.

Madurez sexual

La madurez sexual tanto de los machos como de las hembras se alcanza a los 12 meses de la edad (Ahnlund, 1980). La dispersión puede ocurrir aun siendo joven el animal, con tan solo 7 u 8 meses, aun cuando generalmente se retrasan, y muchos tejones (particularmente las hembras) nunca dejan a sus padres y permanecen en la misma tejonera subordinados a ellos.

Alimentación

Los tejones comen de una variedad muy amplia de alimentos, por lo que se consideran como omnívoros. Así se alimentan de insectos, particularmente abejas y miel, de donde proviene su nombre latino de Meles (miel en latín), de otros invertebrados, de mamíferos, de reptiles pequeños, maíz, frutas y plantas, en general, sin desdeñar la carroña. Acertadamente ha sido definido como “el más vegetariano de los carnívoros”. En las Islas Británicas y Norte de Europa el componente básico de su dieta son las lombrices y gusanos, mientras que en Europa meridional los tejones comen sobre todo insectos, lombrices, fruta y cereales. Muy raramente entra en corrales o establos por su miedo al hombre.

Hábitat

En la península se puede localizar en una generalidad de hábitat, que van desde la zona semiáridas del Sudeste hasta zonas de alta montaña. Aun cuando el hábitat preferidos es el de las estribaciones montañosas, con cierta cobertura vegetal combinado con pastizales amplios, donde puede encontrar lombrices de tierra, insectos y frutos. La presencia de ganado (especialmente vacuno) también se ha descrito como beneficiosa para la especie. Otro aspecto clave para su presencia es la existencia de terrenos apto para excavar las tejoneras.

Huellas

Habitualmente marca los 5 dedos con sus uñas. Las huellas delanteras, incluidas las uñas pueden medir 8 x 5 cm y las traseras 7 x 4 cm. En los ejemplares jóvenes no se marcan las uñas, aun cuando si tiene la huella la misma fisonomía plantar que el adulto. Cuando el animal camina al paso, la huella anterior y posterior prácticamente coinciden, con una distancia de avance de unos 50 cms; cuando corre se produce un adelantamiento relativo de la huella del pie posterior sobre el anterior siendo la distancia de avance de 70-80 cms (J.L. Rodríguez, 1993).

Excrementos

Muy característicos. Suele depositar los excrementos en un pequeño agujero en el suelo, de aproximadamente unos 10 cm de profundidad. Normalmente son cilíndricos y cortos, pero pueden encontrarse blandos y su coloración puede ser variable, dependiendo del alimento consumido. Es habitual encontrar letrinas a la salida de la tejonera, o por la boca que más usa para entrar o salir. También pueden depositarse excrementos sobre piedras a modo de marcas territorialitas en el perímetro de su zona de influencia.

Otros rastros

Son inconfundibles las llamadas tejoneras, los lugares en que se refugian y viven los tejones, aunque pueden presentar alguna confusión con las zorreras, pero el olor de estas últimas y limpieza de las tejoneras a diferencia de las zorreras, las hace fácilmente diferenciables. Otro rastro muy característico es el relativo a la forma de osar, que es similar a la de un jabalí, pero el surco es más pequeño en el tejón y más largo. El tejón también tiene la costumbre de afilar sus poderosas uñas en los troncos de los árboles, dejando la señal de esta costumbre en la base de los troncos de los árboles. El tejón además de afilarse las uñas, se restriega el cuerpo en árboles, rocas, etc., dejando sus inconfundibles pelos en el lugar. Las sendas de paso son anchas y carecen de vegetación en el recorrido, aun cuando para el observador medio pueden confundirse con simples veredas humanas, por lo que hay que prestar atención a la presencia de huellas confirmatorias.

Dimorfismo sexual

No es apreciable a simple vista aunque el macho suele ser de mayor tamaño que la hembra, si bien autores como Adolf y Karl Müller (1958) señalan que es posible diferenciar a la hembra adulta del macho visualmente, indicando que la hembra tiene la figura más estilizada mientras que el macho es más rechoncho y corpulento, además indican que la coloración de uno y otro es ligeramente variable, así mientras que el blanco de la hembras es más puro, en el macho suele presentar mayores manchas. También se ha indicado que los machos suelen tener la cola más fina y blanca (Castells y Mayo, 1993). Los genitales raramente suelen observarse en el campo por las escasas evidencias de los sacos escrotales de los machos.

Enemigos naturales

Los grandes carnívoros como el oso, lobo o lince. El zorro, Gato Montés y gineta puedan sobre los ejemplares jóvenes, al igual que las grandes rapaces nocturnas y diurnas.

Fuente