Lince

Linces
Información sobre la plantilla
Linces-2.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnivora
Familia:Felidae
Lince. Uno de los felinos más amenazados del planeta, considerado entre los más rápidos cazadores del mundo, saltan hasta los 5 metros para tomar a su presa y devorarla pero en cortas distancias es un mal corredor de fondo.

Características físicas

Se parece a un gran gato cuyo tamaño varía entre los 70 cms que mide el lince Rojo hasta la especie más grande de lince, el Lince boreal o Eurasiático que mide 130 cm. Es un animal que posee patas cortas y pies en forma de raquetas que le permiten desplazarse mejor en la nieve. Su pelaje es denso y su principal característica es su pelaje negro puntiagudo en sus orejas.

Su pelaje es de colores muy variados y van desde el blanco hasta el marrón oscuro. Puede tener un pelaje uniforme o puede tener motas o incluso rayas negras a lo largo de su cuerpo. El final de su cola es negro y se puede observar una mancha blanca en la parte trasera de sus orejas. Su piel está adaptada al invierno y a la nieve, pero no al calor.

Tiempo de vida

Vive entre 10 y 20 años, según especies y puede reproducirse desde su segundo año de vida.

Alimentación

Es un animal carnívoro: caza principalmente conejos y liebres, aunque también pequeños roedores, pájaros o ardillas. Incluso puede cazar presas más grandes como el corzo. Pero si sus presas favoritas le faltan no duda en alimentarse de insectos o reptiles. Es un cazador nocturno y solitario, activo desde el crepúsculo de la noche hasta el alba. No es un gran corredor, pero es un excelente nadador y trepador.

Distribucción

El lince es un animal protegido desde el 19 de septiembre de 1979 (Convención Internacional de Berna). Sin embargo, el comercio de sus pieles está permitido en Estados Unidos, aunque es regido por leyes estrictas para evitar los abusos.

Lince Caracal

Entre las especies de lince, la más amenazada es la del Lince Ibérico. Mientras que el número de individuos del Lince Rojo, el Lince euroasiático y el Lince Canadiense es bastante elevado y su presencia en diferentes zonas del mundo es importante, el Lince Ibérico corre grave peligro. De hecho es el felino más amenazado del planeta.

Especies

Se han descrito las siguientes especies:

Error al crear miniatura: Falta archivo

Reproducción y nacimiento

Tiene fama de ser un animal solitario. Sin embargo, los territorios de machos y hembras se cubren en zonas. No es raro que los linces se encuentren, lo que ocurre es que la mayoría de las veces se ignoran o incluso se evitan. A partir del mes de diciembre, los encuentros se hacen cada vez más frecuentes. Ambos sexos dejan marcas olorosas de su paso.

Al comienzo de la primavera, empieza verdaderamente la temporada de reproducción. El macho en celo lanza llamadas largas y roncas. La hembra decide responderle o no. El período de celo dura desde principios de febrero hasta marzo y un poco de abril. La hembra tiene una única ovulación al año.

El encuentro se produce según un cierto ritual. Ambos congéneres se huelen y se saludan. El saludo del lince es una especie de frotamiento cabeza contra cabeza con resoplido de las partes genitales y lamido mutuo. Durante varios días ambos linces no se separarán. Después del acoplamiento cada uno regresa a su territorio. La hembra educa sola a su cría. Un macho puede emparejarse con varias hembras pero una hembra se empareja sólo con un macho.

Tras un mes y medio, sintiendo que el parto está próximo, la madre busca una guarida de difícil de acceso para posibles depredadores y protegida también del viento y de la lluvia. La gestación dura alrededor de dos meses (de 63 a 70 días). En cada parto nacen entre una y seis crías, aunque lo habitual es que sean dos. Nacen ciegos y su primera preocupación es encontrar la mama que les proporcione alimento. Las crías abrirán los ojos al cabo de diez días.

A los 2 meses del nacimiento, las crías son juguetonas y curiosas. A través de sus juegos aprenden a desarrollar su fuerza y su agilidad, indispensable para la edad adulta y la caza. Su madre les acompaña en ellos. A esa edad las crías empiezan a salir del escondite, aunque siempre con su madre. A los tres meses, la madre les traerá pequeñas presas vivas con el fin de que ellos aprendan paso a paso el arte de la caza.

No es hasta las 12 semanas desde el nacimiento, que las crías de lince se inician en la caza nocturna. Así, ellos aprenden a andar en silencio, a coger a sus presas y a matarlas, aunque al principio es siempre su madre la que se encarga de esta última tarea. Deben hacerse buenos cazadores para tener más posibilidades de sobrevivir una vez se separen de su madre.

Costumbres

Es un animal que vive de manera solitaria y nómada, mostrándose más sociable en la época de celo. Es un gran cazador. Se aproxima sigilosamente a la pieza y salta sobre ella con rapidez. Con menos frecuencia espera oculto a que pase cerca una pieza. Cuando las temperaturas máximas aumentan, los linces pasan más tiempo descansando, al contrario cuando hay precipitaciones.

Los linces juveniles son básicamente crepusculares y diurnos, con un aumento de su actividad nocturna después de su primer año de vida. Durante el invierno, los linces pueden tener actividad durante las 24 horas del día, contrastando con sus hábitos casi estrictamente nocturnos en verano.

En Cautiverio

En cautividad, resultan animales agradables y atractivos. Pero si se capturan de adultos se muestran sombríos, caprichosos, obstinados y perezosos y permanecen inmóviles, como estatuas, durante casi todo el día. Si frente a su jaula pasa un animal cualquiera, olvidan toda su apatía y demuestran un vivo deseo de saltarles encima.

En los jardines zoológicos estos félidos requieren muchos cuidados: soportan bastante bien los rigores invernales, pero han de estar en un lugar seco y protegidos de las corrientes de aire. Además son difíciles de contentar por lo que respecta a la comida: comen sólo la mejor carne y tienen absoluta necesidad de variar de vez en cuando de alimentación. En general, el lince procura evitar al hombre; sólo le ataca si está herido o se ve obligado por la necesidad.

Técnicas de caza del lince

La técnica de caza del lince está íntimamente relacionada con su morfología. Es el resultado de la evolución y de una larga selección natural. A cada secuencia de la caza, corresponden una o varias aptitudes físicas o fisiológicas especialmente desarrolladas. El lince caza principalmente al alba y al crepúsculo del día. Se sirve de su excelente vista nocturna y de su fino oído para atacar y acabar con su presa. Es capaz de detectar una presa hasta a 300 metros de distancia.

La búsqueda de la presa puede tardar horas y el lince a menudo recorre grandes distancias hasta encontrar la presa que será su comida. La técnica de caza del lince se resume en los siguientes puntos:

  • Búsqueda de una pista,
  • Aproximación a la presa,
  • Ataque sorpresa,
  • Inmovilización de la presa,
  • Ejecución y, por último,
  • Degustación.

El lince sigue estos pasos, desde el inicial que es buscar a la presa, hasta el final que es comérsela. Como la principal baza del lince es el sigilo y el efecto sorpresa, él mismo se acerca con mucho cuidado, incluso con las orejas bajadas. Él utiliza el entorno vegetal de la zona para camuflarse, ya que su pelaje se confunde fácilmente con la vegetación. Se agazapa en una esquina observando largo tiempo a su presa hasta que considera que es el mejor momento para atacar.

Cuando encuentra el momento oportuno, salta sobre su presa. Con un solo bote, puede recorrer incluso 5 metros de distancia. Sin embargo, sobre distancias cortas, es un animal muy rápido. Si falla su primer ataque, tendrá sólo una oportunidad sobre seis para poder cazar a su presas. Su débil capacidad cardiaca hace de él un mal corredor de fondo. Cuanto más cerca lance el ataque a su presa, más posibilidades tiene de cazar a su presa. En caso de fallar el ataque, el lince deberá abandonar la zona ya que otras presas potenciales ya saben que está por la zona y están tan pendientes de él que ya no puede utilizar la baza del ataque sorpresa. Y, por tanto, las posibilidades de éxito son muy bajas.

Una vez próximo a su presa, el lince lo agarra y la inmoviliza gracias a sus uñas retráctiles finamente afiladas. Agarran a las grandes presas por el costado mientras que a las más pequeñas las cogen por la nuca. El lince mata a sus presas asfixiando a su presa, comprimiendo su tráquea con la ayuda de su poderosa mandíbula. Esta forma de matar es sólo para las grandes presas. Para las pequeñas, como podrían ser los roedores, el lince les quiebra la columna vertebral de un golpe violento con su pata. Una vez muerta, la presa es arrastrada a cubierto. Le gusta comer con tranquilidad.

El lince necesita tan sólo de 1,5 a 3 kilos de carne al día. Por lo que pueden estar varios días seguidos comiendo de la misma presa, gracias a que la recubre con hojas y tierra para que no se la quiten.

Véase también

Fuentes