Saltar a: navegación, buscar

Tony Alomá Serrano

(Redirigido desde «Tony Alomá»)
Tony Alomá
Información sobre la plantilla
3.Tony Aloma.jpg
Mártir de la Revolución Cubana
NombreAntonio Alomá Serrano
Nacimiento18 de septiembre de 1927
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento30 de noviembre de 1956
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteEnfrentamiento armado con soldados de la tiranía de Batista
Otros nombresTony
Tony Alomá Serrano. Mártir de la revolución cubana. Nacido en Santiago de Cuba, ingresó en la lucha clandestina y participó en el ataque de la estación de policía el 30 de noviembre de 1956, donde cayó en combate.

Biografía

Infancia y juventud

Nace el día 18 de septiembre de 1927 en la calle: Félix Peña (Santo Tomás) No. 352, e/ General Portuondo (Trinidad) y Máximo Gómez en la ciudad de Santiago de Cuba, siendo el menor de los hijos del matrimonio formado por Adolfo Alomá Acevedo y Caridad Serrano.

Con solo nueve años viaja a Kingston, Jamaica donde permanece 2 años para luego regresar a su ciudad natal con pleno dominio del idioma inglés.

Cursó los estudios correspondientes a la enseñanza primaria en la academia “Instituto Vidaud” para ingresar en el Instituto de Segunda Enseñanza en mayo de 1942 e iniciar los estudios de bachillerato que deja inconclusos en el tercer año para trabajar como modesto empleado del Distrito Sur de Obras Públicas al lado de su padre Adolfo. En este lugar permanecerá trabajando hasta el momento de su heroica caída frente a las fuerzas de la tiranía.

Entusiasta y sonriente Antonio Alomá Serrano era el fiel reflejo de la juventud que se congregaba en la Placita de Crombet para participar en las fiestas tradicionales o cualquier otra actividad emprendida por el grupo, lo que no le impedía, sin embargo, mantener la natural reserva, en acciones de otro carácter.

Otra etapa de su vida

El heroico asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 despierta en Alomá el deseo de luchar por la libertad que la tiranía ha decapitado y le señala el camino a seguir, como el medio necesario para evitar que la patria continúe desangrándose por la brutalidad y el crimen.

A partir de entonces Alomá se enrola en las filas del grupo de jóvenes santiagueros que con todos los medios disponibles combatirán sin tregua por una patria donde la libertad dejará de ser el sueño roto del pueblo.

Junto a José Tey, Léster Rodríguez y otros amigos de la Placita, trajina por los caminos de la lucha clandestina participando en varias acciones y convierte su casa en sitio seguro para ocultar armas y otros pertrechos.

Muerte

Como todos los del grupo lee con afán las obras de Martí, en cuyo pensamiento se refugia para despedirse de su amada esposa Nancy Rodríguez, que lleva en su vientre la hija que no pudo conocer y a la que le dice:

“Acuérdate que nuestro Apóstol dijo: Mas vale morir de pie que vivir de rodillas”.

Horas después se lanzaba vistiendo el uniforme de verde olivo del Movimiento 26 de Julio al ataque de la estación de policía para ser el primero en caer en la mañana del 30 de Noviembre de 1956. Con la frente atravesada por el plomo enemigo, en el primer descanso de la escalinata, cuando sólo contaba con 29 años.

Aquella mañana la patria perdió a tres de sus valerosos jóvenes: Antonio Alomá, José Tey y Otto Parellada cumpliendo disciplinadamente las órdenes del máximo dirigente Frank País García.

Hoy en honor de Alomá varios centros de enseñanza y bibliotecas perpetúan honrosamente el nombre del que sigue siendo digno ejemplo de abnegación, disciplina y modestia, para los revolucionarios y la nueva generación que surge.

Ver también

Fuentes

  • Multimedia 30 de Noviembre.