Saltar a: navegación, buscar

Tranvía

Tranvía
Información sobre la plantilla
Tranvía01.jpeg
Vehículo que circula sobre raíles en el interior de una ciudad o sus cercanías y que se usa principalmente para transportar viajeros

Tranvía. Palabra proveniente del inglés (tramway: "vía de rieles planos"), también llamado por su anglicismo tram. Medio de transporte de pasajeros que circula sobre rieles y por la superficie en áreas urbanas, en las propias calles, sin separación del resto de la vía ni senda o sector reservado. En algunos casos la vía férrea del tranvía puede transitar por vías públicas exclusivas y hasta cubrirse de hierba, integrándola aún más al paisaje urbano.

Historia

Los primeros servicios ferroviarios de pasajeros en el mundo se iniciaron en 1807 por la Oystermouth Railway (Ferrocarril Oystermouth) en Gales, usando carruajes especialmente diseñados en una línea de tranvía tirado por caballos construido para el uso del transporte de mercancías. Los pasajeros que pagaban tarifa eran transportados en una línea entre Oystermouth, Mumbles y los muelles de Swansea.

Esta tecnología no tardó en llegar al Nuevo Mundo, ya que para 1832 se introduce en Nueva York, y en 1858 se inauguran las primeras líneas en México, La Habana y Santiago de Cuba, además de Río de Janeiro, Buenos Aires y Callao, donde se inauguraron entre 1859 y 1864. En el Viejo Mundo, empezó a circular por París en 1854, a España llegó en el año 1871 y a Düsseldorf, Alemania, en 1876.

Las primeras líneas de tranvías de tracción animal fueron establecidas en Nueva York, en 1842, por el francés Loubat quien al regresar a su patria en 1854 implantó el funcionamiento del tranvía en París. La instalación de tranvías se extendió rápidamente a Gran Bretaña y Bélgica en 1860.

No fue hasta 1870, en Madrid y Barcelona, cuando se establece en España el tranvía de tracción animal. Dicho tranvía circulaba sobre un carril de perfil metálico de 70 mm. de diámetro de sección circular, e iba apoyado sobre sencillas traviesas de metal y madera; el ancho de vía era el internacional de 1 435 mm. A principios del siglo XX se inaugura en Barcelona el primer tranvía eléctrico de España.

Debido a los problemas surgidos con la tracción animal en las grandes ciudades y las investigaciones y tentativas con otros medios tratando de resolver la problemática planteada sin llegar a resultados convincentes, serán los tranvías eléctricos los que finalmente se impondrían tras largos años de investigaciones y pruebas.

La primera línea comercial con tracción eléctrica se inauguró en 1881 en Berlín, pero los primeros tranvías eléctricos fabricados a principios de la década de 1880 no poseían una tecnología adecuada al nuevo medio de tracción, y generalmente se trataban de simples coches de tracción animal a los que se les adaptaba un motor eléctrico dentro del coche o en una de las plataformas y se conectaba a los ejes mediante cintas, cadenas u otras conexiones flexibles. La conexión del vehículo con la red eléctrica tampoco era la adecuada.

En 1887 el norteamericano Frank Sprague desarrolla un método que permitía conectar directamente el motor a los ejes, dicho método lo adopta en 1888 una compañía en Boston que poseía la red más extensa del mundo en tranvías. A partir de ese momento se empezó a implantar este tipo de tracción eléctrica en todo el mundo.

Sistema de tracción eléctrica de los tranvías

El sistema de tracción eléctrica de los tranvías cuenta con estos elementos: En el carretón del tranvía

  • Trole: es el contacto aéreo deslizante por el que llega al motor la corriente que parte de la central por un conductor aéreo o subterráneo, y que retorna a ella de nuevo por medio de los carriles o el suelo.
  • Regulador: conmutador especial constituido por un cilindro vertical que el conductor acciona por medio de una manivela, y en el que hay diversos contactos con resortes, con lo que se puede introducir o suprimir resistencias en los circuitos, acoplar convenientemente los motores, etc. Todo esto sirve para el control del cambio de marcha y velocidades del tranvía.
  • Palanca o manivela: sirve para cambiar la dirección de la marcha, invirtiendo la corriente del inducido o en la excitación de los motores.

Fuera del carretón del tranvía

Detalle de espadín móvil con cajas de acero en el suelo
  • Subcentrales eléctricas: transforman la energía eléctrica para poder suministrar la corriente continua necesaria a las líneas.
  • Carril: utilizado en España fue el de tipo Vignole sin garganta en las primera líneas de tracción animal, para luego pasar a utilizar un nuevo carril con garganta (tipo Phoenix) con un peso de alrededor de 60 Kg por metro. El asiento del carril se efectuaba sobre traviesas de hormigón o sobre traviesas procedentes de carriles en desuso.

Carril sobre traviesas procedentes

  • Agujas: empleadas en los desvíos en un principio eran de espadín sencillo para luego adoptar los modelos de uno e incluso dos espadines móviles.

La automatización de las agujas se llevaba a cabo por medio del sistema suizo denominado Oerlikon; los mecanismos que componían este tipo de automatización se alojaban en cajas de acero en el suelo para evitar así su inmersión debido a las aguas de la lluvia.

  • Postes: para la sustentación del tendido eléctrico fabricados en acero, fundición o, últimamente de hormigón.

Otros complementos para la línea aérea

  • Agujas de latón en el cable de trabajo.
  • Seccionadores con aislante para la compartimentación en sectores de la red, correspondientes cada uno de ellos a una subcentral.
  • Barcos, cuya finalidad era la de provocar el cambio de las agujas eléctricas.

Fuentes