Saltar a: navegación, buscar

Triunfo de la lucha revolucionaria (Alquízar)

Triunfo de la lucha revolucionaria (Alquízar)
Información sobre la plantilla

La lucha revolucionaria hasta el triunfo definitivo en Alquízar.

A partir de 1955 el M-26-7 comenzó a trabajar más organizado en la localidad, las orientaciones eran traídas por Héctor García Vidal y transmitidas a la jefatura municipal. La propaganda que se recibía era distribuida rápidamente por Berto Hernández ayudado por Roberto y José Palomino, Ayo Balaguert y Gilberto Carbajal. Como parte de este nuevo tipo de organización se orientó crear células clandestinas de lucha, compuestas por 9 combatientes y un jefe que totalizaban el número de 10 miembros. Se constituyeron 10 células, cuyos jefes eran los siguientes:

1. Miguel Gil Morín
2. Félix León Calero Acosta
3. José Palomino Valdés
4. Julio César Morales Delgado
5. Juan Vargas Sarmiento
6. David Trincado Alvarez
7. Macario Moreno Reyes
8. Julio Alvarez Campo
9. Francisco Sánchez Marante
10. Domingo Chávez de Armas

Además existía un grupo femenino el cual estaba subordinado a la dirección municipal del Movimiento 26 de julio, sus integrantes eran las compañeras siguientes:

1. Adelaida Vidal Rodríguez.
2. Ana María Ortega González
3. María Mercedes Barreto Somoza
4. Nereida Rodríguez Vidal
5. María Josefa Cartaya de la Osa
6. Juana Carmen Moyuelo Herrera
7. Aurelina Soler Vidal
8. Nitza Fernández León
9. María Isabel Godinez Henriquez
10. Olga Catalina García González
11. Iraida Inés Alvarez Fernández
12. María Zoila Ortalas Mesa
13. María Zoila Mesa López
14. Magalys Soler Vidal.
Las actividades fundamentales de las células alquizareñas fueron la confección de explosivos y su traslado a los lugares que se orientaban, sabotajes a cañaverales, colocación de bombas, quema de vehículos de la dictadura y sus aliados, tirado de cadenas al tendido eléctrico para interrumpir dicho servicio, recolección de armas y traslado para lugares seguros; (ya que cada vez que había detenciones, éstas tenían que ser trasladadas a otros lugares), colocación de banderas del 26-7 en lugares públicos y organismos en fechas señaladas, confección y distribución de propaganda, labor de procelitismo y captación de nuevos compañeros.

Dentro de las actividades realizadas por las células alquizareñas a finales de 1955 y principios de 1956 podemos señalar las siguientes.

• Atentado al Jefe de Puesto de la Guardia Rural de Alquízar, Teniente López Ríos.
• Colocación de una bomba en la línea del ferrocarril HabanaPinar del Río.
• Quema de cañaverales en la zona de Ingenio Nuevo y Dagame.
• Entrega de bombas de la fábrica clandestina del municipio para la realización de sabotajes en la Ciudad de la Habana.

Para ayudar a los revolucionarios que se encontraban con Fidel exiliados en México se les asignó a las organizaciones revolucionarias de Alquízar la entrega de $ 100.00, los cuales fueron recogidos entre los obreros y pequeños propietarios del municipio.

El 2 de Diciembre de 1956 arribó a las playas cubanas, a un lugar conocido por Bilic en la costa sur de la antigua provincia de Oriente, el Yate Granma con 82 expedicionarios encabezados por Fidel Castro. Esta acción iniciaría la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, la cual durante dos años mantuvo en jaque a las fuerzas de la tiranía hasta su completa derrota el 1ro de Enero de 1959.

Al iniciarse el movimiento guerrillero en la Sierra Maestra se intensificaba la lucha en Alquízar. Los grupos revolucionarios realizan sabotajes casi a diario lo cual trae aparejado la persecución por las fuerzas represivas de muchos combatientes.

En 1956 son apresados por el célebre asesino de la dictadura Esteban Ventura un grupo de revolucionarios alquizareños acusados de planear un atentado al dictador Batista.

En la causa 318/56 del Tribunal de Urgencias de la Habana figuraban como acusados Pablo Carmenate Sánchez, Reynaldo Rodríguez Collazo, Onelio Ojeda Carbajal, David Trincado Alvarez y otros, los cuales permanecieron en la prisión del Castillo del Príncipe 4 meses.

Después de este hecho Pablo Carmenate Sánchez tiene que pasar a la clandestinidad y en 1957 exiliarse en la embajada de Paraguay, abandonando el país ese mismo año, permaneciendo en Chile, Argentina y Venezuela hasta el triunfo de la Revolución.
En 1956 el asaltante al Cuartel Moncada Ricardo Máximo Santana Martínez que residía en el pueblo de Artemisa tuvo que pasar a la clandestinidad debido a la fuerte persecución a que estaba sometido por las fuerzas represivas de la tiranía. Ricardo Santana hace contacto con Antonio Ortega y comienza a realizar sus actividades revolucionarias con el M-26-7 de Alquízar, manteniéndose en esta organización, hasta el triunfo de la Revolución.

Aproximadamente en Febrero de 1957 Menelao Mora Morales decide realizar, junto con algunos miembros de su grupo, prácticas de tiro en la zona de la playa de Guanímar, para lo cual se traslada a Alquízar quedándose una noche en la casa de Ernesto Robayna Hernández, miembro de la O.A. en la localidad, teniendo que abandonar el municipio pocos días después, ya que temían delataran el lugar donde se encontraba.

Después del Asalto al Palacio Presidencial el 13 de Marzo de 1957 son detenidos y fichados por el SIM los alquizareños Reynaldo Figueroa Barrera, Ernesto Robayna Hernández y Miguel Caraballo Pérez acusados de estar implicados en este hecho.

En Mayo de 1957 se crea en una célula del Directorio Revolucionario un grupo de jóvenes, dirigidos por Roberto Rodríguez Mohedano los cuales se va a unir a las organizaciones antes mencionadas en su lucha contra la tiranía.
El 15 de mayo de 1957 es descubierta, producto de una delación, la fábrica de bombas que se encontraba en el garaje de Paco, a la salida del pueblo, en la carretera que va a Güira de Melena. Son detenidos Arturo Rodríguez Suárez, Miguel González Fernández y Onelio Borrego Díaz, acusados de ser los promotores de este hecho. El 6 de Junio del propio año se efectuó el juicio que los condenó a 4 años en la Prisión de Isla de Pinos.

Debido a la prisión de Arturo Rodríguez, queda como Jefe del M-26-7 en Alquízar Antonio Ortega, el cual desempeñó este cargo hasta el triunfo revolucionario.

El 5 de Agosto de 1957 estalla una huelga revolucionaria en la provincia de la Habana como apoyo a la de Santiago de Cuba a la muerte de Frank País. Los alquizareños se unen a este movimiento cerrando todos los comercios, lo que provoca la ira de las fuerzas represivas. De inmediato la policía y la guardia rural comienzan a abrir por la fuerza los comercios y a detener a todos los sospechosos de estar implicados en esta huelga.

Los revolucionarios intensifican las acciones de sabotaje quemando cañaverales, provocando apagones y haciendo estallar bombas en algunos lugares de la localidad.

Este movimiento huelguístico fracasó al no tener el apoyo de todo el país por problemas organizativos, lo que provocó que la persecución a las fuerzas revolucionarias se intensificara.

Antonio Ortega y Ricardo Santana designaron a Domingo Chávez para que dirigiera un grupo de acción y sabotaje que realizaría sus acciones en los alrededores de la zona urbana.

Este grupo lo integraron José Herrera, Raúl Conde, Francisco García, Francisco Valle, Delfín Mesa, Esteban Borrego, Felipe Leal y Bruno Núñez. Recolectaron armas y colocaron en dos ocasiones bombas en la línea del ferrocarril de Alquízar a Artemisa, destruyendo además un tramo de la vía férrea.

El PSP había mantenido nacionalmente la llamada “Línea de Agosto” que consistía en lograr en el país una huelga general similar a la de agosto de 1933 que derrotó a la tiranía de Machado. En el pleno del Comité Nacional del PSP, efectuado en mayo de 1957 se cuestionó esta línea y en 1958 se puso en práctica la línea de la lucha armada. En la provincia de la Habana la Secretaría General del PSP estaba en manos de Silvio Quintana quien orientó a los municipios la nueva línea de acción acordada por la dirección nacional. De inmediato los militantes del PSP de Alquízar adoptaron la nueva estrategia, incorporándose junto al M-26-7 y al Directorio Revolucionario a la lucha armada en contra de la tiranía de Batista.

A finales de 1957 el combatiente del M-26-7 Osmany Cienfuegos se refugia en la finca La Eloisa del municipio de Alquízar, permaneciendo un mes en ella.

El 9 de Abril de 1958 estalla una huelga cuyo objetivo fundamental era que se paralizara el país. En Alquízar esta huelga es apoyada por todos los grupos revolucionarios con numerosos sabotajes, tanto en la zona urbana como en la rural. El M-26-7 ordenó a todos sus miembros un acuartelamiento general, desarrollando posteriormente una serie de acciones como las siguientes: regado de alcayatas en las carreteras para paralizar el transporte, colocación de algunos petardos, interrupciones del fluido eléctrico, etc.

A pesar del valor de los combatientes clandestinos esta huelga fracasó, demostrando que era necesario fortalecer aún más la unidad entre todas las fuerzas que luchaban contra la tiranía.

El fracaso de la huelga ratificó que la estrategia de lucha correcta era la de desarrollar una guerra en la que el Ejército Rebelde fuera la vanguardia y la lucha clandestina su retaguardia de apoyo subordinada a una dirección única establecida en la Sierra Maestra.

Batista apoyado por los círculos conciliadores de la burguesía trató de socabar la unidad de las fuerzas de oposición convocando a elecciones, señaladas para el 3 de Noviembre de 1958.

En la preparación de la nueva farsa electoral, el dictador contó con la ayuda de una fracción de los auténticos y del Partido Unión Cubana, cuyos miembros estaban dispuestos a hacerle el juego como “oposición” legal.

En Alquízar se presentaron como candidatos para la alcaldía los siguientes: 

Candidato Partido Político
Juan Natividad Cruz P.A.U.
Nivaldo Capote Coalición de partidos
(Demócrata, Unión Cubana, etc.)
Andrés Herrera PRC Auténtico

El candidato preferido del gobierno Nivaldo Capote fue elegido alcalde. Estas acciones no representaban la voluntad del pueblo, pues este de acuerdo con las orientaciones de la Sierra Maestra no participó en la votación. En ellas votaron sólo el del 20 al 30 % de los electores.

El 12 de septiembre de 1958 se incorporó a las fuerzas rebeldes que combatían en la Sierra del los Organos, provincia de Pinar del Río, el alquizareño Domingo Chávez, el cual pasa formar parte de la Columna No. 2 “Ciro Redondo” al mando del Capitán Rogelio Pairet. El 25 de diciembre Domingo Chávez pasó a integrar una guerrilla bajo el mando del teniente Pastor Valiente que tenía la misión de operar en el llano en las zonas de Artemisa, Guanajay y Mariel. El triunfo de la Revolución sorprendió a toda la tropa acampada cerca de Guanajay.

A finales de 1958 la persecución contra las células del M-26-7 en Alquízar se había incrementado enormemente, esta situación hace que el Capitán Claudio ordenara a Antonio Ortega que pasara a incorporarse a la guerrilla que operaba en la Sierra de los Organos.

El plan consistía en asaltar el cuartel de la guardia rural de la localidad para llevarse las armas y después alzarse. Para realizar esta acción comenzaron a recolectar armas fundamentalmente escopetas de cacerías, llegando a tener más de 70 y unos 150 cartuchos con perdigones, además de algunas armas cortas con escaso parque. Las armas fueron trasladadas a distintos lugares y en especial a la finca Ramírez . Encontrándose terminados todos los preparativos para realizar la acción armada lo sorprendió la huida del tirano el 31 de Diciembre de 1958.

Al conocerse la huida de Batista y las maniobras para lograr que se alcanzara el triunfo definitivo de la Revolución, Fidel orienta el 1ro de enero de 1959 una huelga general. Este llamamiento es apoyado por todo el pueblo alquizareño.

Ese día los revolucionarios tomaron los cuarteles de la tiranía quedando al mando de ellos los siguientes compañeros. 

Cuartel Jefe
Guardia rural
Policía
Breto
Marino Antonio Ortega
Reynaldo Figueroa
David Trincado
Julio Morales

Con el derrocamiento de la tiranía se logró la verdadera independencia por la que se luchaba desde el siglo pasado.


== Fuente. ==

Robayna Figuer , Ernesto.
Historia de Alquízar. (Inédito)