Saltar a: navegación, buscar

Varicela

Varicela
Información sobre la plantilla
Enfermedad de la varicela.jpg
Agente transmisor:herpesvirus del género Varicellavirus y la subfamilia Alphaherpesvirinae
Forma de propagación:de persona a persona

Varicela:Es una enfermedad vírica, provocada por el virus Zoster de característica aguda, y generalizada en todo el cuerpo de comienzo repentino, con sintomatología patognomónica típica de la enfermedad.

Historia

Durante años, se pensó que la varicela era una forma especial de la Viruela. Fue descrita por primera vez en el Siglo XVI, por diferentes autores con el término Cristalli o Verol volante (el virus de la viruela de vuelo).
La expresión varicela fue otorgado por Daniel Sennert en 1632. Sólo el médico Inglés William Heberden produjo una distinción clara entre la varicela y la viruela. Desde la segunda mitad del Siglo XIX Eduard Heinrich Henoch y Antoine Marfan precisaron los peligros de la enfermedad.
El dermatólogo de Hamburgo Paul Gerson Unna describió los cambios histológicos que distinguen la varicela de la viruela. En la primera mitad del Siglo XX, poco a poco la relación entre la varicela y el herpes zóster se fue demostrando.

Cuadro clínico

La Varicela es una enfermedad vírica, aguda, y generalizada de comienzo repentino, con fiebre moderada, síntomas generales mínimos y una erupción cutánea de tipo macular durante pocas horas y vesicular durante 3 o 4 días, que deja costrar granulosas. Las vesículas son monoculadas y se hunden al pincharlas, a diferencia de las viruela simple que son multiloculadas y no se hunden.

Las lecciones, comúnmente, aparecen en brotes sucesivos y se presentan en diversas etapas de maduración de manera simultánea; tienden a ser más abundantes en las partes cubiertas del cuerpo que en las descubiertas. Pueden surgir en cuero cabelludo, en la parte superior de las axilas, en las membranas mucosas de la boca, de las vías respiratorias superiores y en las conjuntivas.

También suelen aparecer en zonas de irritación como las quemaduras solar o erupción causada por el pañal. Pueden ser tan pocas que pasan inadvertidas. Hay infecciones mínimas típicas y no manifiestas. En ocasiones, en especial en los adultos, la fiebre y el cuadro generalizado pueden ser graves.

Forma de propagación

El modo de transmisión ocurre de persona a persona por contacto directo, diseminación de goticas o transmisión aérea del líquido de las vesículas. También a través de secreciones de las vías respiratorias de enfermos de varicela, o del líquido de las vesículas de los enfermos de varicela, así como, indirectamente, por objetos recién contaminados por secreciones de las vesículas y las membranas mucosas de las personas infectadas.

Las costras de las lecciones de la varicela no son infectantes. La varicela es una de las enfermedades que se transmite con mayor facilidad, en especial, durante las primeras etapas de la erupción. El período de incubación es de 2 a 3 semanas, casi siempre de 13 a 17 días. Puede ser prolongado después de la inmunización pasiva contra la varicela en personas inmunodeficientes.

El período de transmisibilidad dura hasta 5 días, pero, en general es de 1 a 2 días antes del comienzo de la erupción de varicela y no excede de 5 días después de que aparece el primer brote de vesículas. La susceptibilidad a la varicela de las personas que nunca tuvieron la enfermedad es general; por lo común, es más grave en los adultos que en los niños. La infección confiere inmunidad prolongada y, rara vez, hay segundos ataques, pero es común la reinfección subclínica. Los recién nacidos de madres no inmunes y los enfermos de leucemia pueden sufrir ataques de varicela graves, duraderos o mortales.

Complicaciones

  • Las embarazadas que no han pasado la varicela son especialmente sensibles dado que, además de tener más riesgo de presentar complicaciones, pueden transmitir la varicela al feto. Cuando la varicela se contrae en los dos primeros trimestres de la gestación puede
    Varicela-150x150.gif
    causar una varicela congénita en el 1-2% de los casos, con alteraciones neurológicas, cicatrices en la piel y alteraciones oculares y esqueléticas. Si la varicela aparece entre 5 días antes y 2 días después del parto, puede aparecer en el recién nacido una varicela neonatal muy grave.
  • Úlceras conjuntivales.
  • Infecciones bacterianas secundarias.
  • Neumonía vírica.
  • Encefalitis y meningitis.
  • Mielitis.
  • Síndrome de Guillain-Barré.

Tratamientos

Es importante aislar al enfermo durante la fase contagiosa de aquellas personas que no han pasado la enfermedad, en especial de las de mayor riesgo (adultos, adolescentes, embarazadas). No hay que olvidar que la varicela, aunque generalmente benigna, puede dar lugar a complicaciones graves.

Medidas preventivas

Es necesario proteger contra la exposición a las personas de alto riesgo, como los recién nacidos no inmunes y los inmunodeficeintes. La inmunoglobulina de varicela zoster, preparada a partir del plasma de donantes de sangre sanos con títulos elevados de anticuerpos contra el virus de la varicela zoster, es eficaz para modificar o evitar la enfermedad, si se administra en el término de 96 horas después de la exposición.

Medidas generales

En niños sanos suele ser suficiente con una serie de medidas para aliviar los síntomas.

El prurito puede aliviarse mediante Lociones antipruriginosas, talcos de coloides, o Loción de calamina. Otras medidas que ayudan a evitar lesiones por rascado e infecciones de la piel son cortar todas las uñas y un baño diario con un jabón suave. (El baño debe ser corto para no favorecer la aparición de más ampollas). Es importante aislar al enfermo durante la fase contagiosa de aquellas personas que no han pasado la enfermedad, en especial de las de mayor riesgo (adultos, adolescentes, embarazadas o inmunodeprimidos). Aunque tradicionalmente en muchos sitios se recomienda facilitar el contagio de los niños para evitar que la contraigan cuando sean mayores, no hay que olvidar que la varicela, aunque generalmente benigna, puede dar lugar a complicaciones graves.

Fuente

  • de la Cruz Morón I, Alfageme Michavila I, Muñoz Lucena F, Ramos P, Rojas JI, García Polo C. Pneumonia due to varicella zoster virus in adults: a review of 13 cases. Arch Bronconeumol 1999; 35(7):357-9.
  • Larcamon Jorge E, Juanco Gabriela, Álvarez Lionel A, Pebe Florián V. Absceso de psoas como complicación de varicela. Arch. Argent. Pediatr. [Periódico na Internet]. 2010 Jun [citado 2011 Mar 12]; 108(3): e86-e88. Disponível em: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?
  • Martin G. Meyers, Laurence R, Stanberry. Varicella-Zoster Virus. En: Behrman Richard E, Kliegman Robert M, Jenson Hal B. Textbook of pediatrics. WB Saunders Company. 16th edition. United States of América. 2000: 973-977.
  • Quian R Jorge, Potasio P Alejandra, Dall'Orso V Patricia, Mas G Mariana, Romero O Claudia, Ferreira J Nelson et al. Estudio de un brote de varicela en un pueblo del Uruguay. Rev. Chil. Infectol. [Revista en Internet]. 2010 Feb [citado 2011 Mar 12]; 27(1): 47-51. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?
  • Senterre J. Varicella vaccination Rev Med Brux. 2004 Sep; 25(4):A223-6.
  • Serrano-Ocaña G.Ortiz-Sablon J.Ochoa-Tamayo I. Neumonia varicelosa. Presentacion de caso. MediSur [serie en Internet]. 2009 febrero 16; [citado 2011 marzo 9]; 7(1): [aprox. 5 p.]. Disponible en: http://www.medisur.sld.cu/index.php/medisur/article/view/452
  • Yu HR, Huang YC, Yang KD. Neonatal varicella frequently associated with visceral complications: a retrospective analysis.Acta Paediatr Taiwan. 2003 Jan-Feb; 44(1):25-8.


Enlaces externos