Saltar a: navegación, buscar

Arquidiócesis de Camagüey

Arquidiócesis de Camagüey
Información  sobre la plantilla
Archidiœcesis Camagueyensis
Cmg esc.jpg
Información general
Erigida como diócesis10 de diciembre de 1912
Elevada a arquidiócesis5 de diciembre de 1998
CiudadCamagüey
PaísBandera de Cuba Cuba
Diócesis sufragáneasDiócesis de Santa Clara
Diócesis de Cienfuegos
Diócesis de Ciego de Ávila
RitoRito latino
Sitio webhttp://www.iglesiacubana.org/
Jerarquía Apostólica
ArzobispoJuan García Rodríguez
Jurisdicción
ProvinciaCamagüey
Población544 000 bautizados
RegiónCentro
Área18 671 km²


La Arquidiócesis de Camagüey se encuentra situada en el centro de Cuba y constituye una de las tres arquidiócesis cubanas.

Arquidiócesis de Camagüey

Posee una extensión de 18 671 kilómetros cuadrados. Fue erigida el 10 de diciembre de 1912 como Diócesis de Camagüey; mediante Bula ¨Quae catholicae religionis¨ promulgada por S.S. San Pío. y el 5 de diciembre de 1998 fue elevada a arquidiócesis por el Papa Juan Pablo II. El actual Arzobispo de Camaguey es Juan de la Caridad García Rodríguez desde el 2002 ayudado en el trabajo pastoral por 27 sacerdotes distribuidos en 14 parroquias. Población 544 000 bautizados. La Candelaria es su patrona y si coo-patrón San Pío X. Se encuentra ubicada en Calle Luaces # 55 entre Academia y República. Camagüey.

Iglesias de la ciudad de Camaguey

Catedral Metropolitana de Camagüey. Conocida por los lugareños como la Parroquial Mayor, es el principal templo de la Arquidiócesis de Camagüey, se alza en la antigua Plaza de Armas, hoy Parque Ignacio Agramonte. Sobre su campanario se encuentra una estatua de Cristo Rey, detalle único en la ciudad. Fue objeto de una minuciosa restauración, ya concluida y con excelentes soluciones arquitectónicas. Si alguien puso todo el empeño en restaurar y reparar La Catedral fue el Primer Arzobispo de Camagüey, Monseñor Adolfo Rodríguez, que Dios lo guarde en la Gloria eternamente. En ella se rinde culto a Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la ciudad. Debajo del altar mayor existen enterramientos que datan de los siglos XVII y XVIII, entre los que se destaca el célebre Díaz de Porcayo.
Iglesia de La Caridad. Moderno templo que sustituyó a la iglesia colonial de igual nombre. Localizada en el barrio de La Caridad, al final de la avenida de La Libertad. Atesora una imagen de la Virgen de La Caridad, réplica de la que se encuentra en el Santuario Nacional de El Cobre, Santiago de Cuba.
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Localizada en la actual Plaza de la Juventud. Responde al neogótico catalán. Su hermoso altar principal es de mármol blanco de Carrara.
Iglesia de San José. Erigida en el barrio de La Vigía, a principios de siglo, es del estilo neogótico. Localizada en la Avenida de Los Mártires.
Iglesia de Santa Ana. Se alza trincentenaria en una plazuela de la calle General Gómez. Su edificio es el más antiguo entre los templos camagüeyanos. Su techo de madera de influencia mudéjar es una obra de arte.
Iglesia de Nuestra Señora de La Merced. Su torre es de las más sólidas y hermosas de la Isla. Sus criptas albergan un pequeño museo. Atesora el Santo Sepulcro, valioso mueble religioso. Localizada en la actual Plaza de los Trabajadores.
Iglesia de San Juan de Dios. El convento hospital de San Juan de Dios, con su correspondiente iglesia, en cuyo altar mayor se encuentra la Santísima Trinidad con figura humana del Espíritu Santo, que es la única en Cuba y la segunda en Hispanoamérica. Su entorno lo constituye la Plaza de San Juan de Dios. En el templo descansan los restos del Beato José Olallo Valdés, conocido como el Padre Olallo, destacado religioso cubano que fue leal servidor de los pobres y enfermos y que limpió los restos del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz.
Iglesia de Nuestra Señora de La Soledad. Una leyenda atribuye su origen a la voluntad divina. Su techado mudéjar es de las más bellos del país. Su cúpula y las decoraciones de pilastras y arcos son admirables. Localizada en la Plaza del Gallo.
Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Es la única de la ciudad que ostenta dos torres. El antiguo Convento de Las Ursulinas y la Plaza del Carmen constituyen su entorno. Su fachada es una de las más hermosas de las iglesias cubanas.
Iglesia del Cristo. Ubicada al lado del Cementerio General de la Ciudad, y en el entorno de la Plaza del Cristo, en la barriada del mismo nombre. Es la única iglesia cubana que posee un cementerio detrás. Entre los párrocos que oficiaron en ese templo se encuentra el P. Fliberto
Seminario San Agustín. Localizado en la Avenida de la Libertad es una modesta pero importante institución de la Arquidiócesis de Camaguey, allí se forman en los primeros años los futuros sacerdotes de Camaguey, el rector es el carismático sacerdote Monseñor José Sarduy Marrero.

Diócesis sufragáneas

Diócesis Santa Clara

Se encuentra en Marta Abreu No. 113 esq. Lubián Santa Clara. Villa Clara. Su Santa Patrona es Santa Clara de Asís.

La Diócesis de Santa Clara, situada en la región central de Cuba, comprende dos provincias civiles: Villa Clara y casi la totalidad de la provincia civil de Sancti Spíritus con una extensión territorial de 12 754 km2 y una población aproximadamente de un millón y medio de habitantes. Fue creada por el Papa Juan Pablo II el 1 de abril de 1995, con territorio desmembrado de la antigua Diócesis de Cienfuegos-Santa Clara. Es sufragánea a la Arquidiócesis de Camagüey. Su primer obispo fue Mons. Fernando Prego Casal. El actual obispo de Santa Clara es Mons. Marcelo Arturo González Amador. En el 2004 tenía 518 935 católicos y 34 parroquias. Población 518.935 bautizados comprende un área 12. 754 km²

En el territorio diocesano existen poblaciones que se remontan en su fundación a los tiempos de la colonia en la Parroquial Mayor Sancti Spiritus Fray Bartolomé de las Casas predicó su famoso “Sermón del Arrepentimiento”.

Han existido sacerdotes de imperecedera memoria: Juan de Conyedo, Francisco Hurtado de Mendoza, Juan Félix de Moya, dedicados a la educación, fundadores de las primeras escuelas y de venerables templos como la antigua Parroquial Mayor de Santa Clara, la actual Parroquia del Carmen, etc. También los PP. Silvestre Alonso y Pablo Tomás Noya, que se dedicaron a la asistencia social entre los presos y enfermos; ambos fueron fundadores de iglesias, escuelas y hospitales en Sancti Spíritus.

Merecen especial atención los PP. Alberto Chao, defensor de los reconcentrados de Weyler en la Ciudad de Santa Clara y Ángel Tudurí, que llegó a ser Capitán del Ejercito Libertador, quien fue el último párroco de la Parroquial Mayor de Santa Clara y a la vez trabajador incansable por la construcción del nuevo templo, que hoy ostenta el título de Catedral de la Diócesis.

Así mismo son dignos de recordación el P. José Novo, párroco de Quemado de Güines, que en la primera mitad de este siglo realizó una gran labor educativa en esa zona y construyó además 7 templos y el P. José Vandor, húngaro de nacimiento y cubano de corazón, que fue el primer director de la Escuela Salesiana de Santa Clara, muy recordado además por sus gestiones de paz durante la batalla de Santa Clara en 1958.

El territorio diocesano cuenta con 34 parroquias y 45 templos no parroquiales. En los nuevos lugares de asentamiento (barrios periféricos, comunidades rurales, poblados, etc.) se han ido formando numerosas comunidades que se reúnen semanal o quincenalmente en casas de familia para recibir instrucción religiosa y participar en la celebración de la Palabra; en algunas de ellas también se celebra la Eucaristía. Estas nuevas comunidades alcanzan el número de 207.

El actual Obispo, Mons. Arturo González Amador, nombrado por el Santo Padre el 4 de junio de 1999, tiene como pilares fundamentales en el planeamiento y ejecución del trabajo pastoral a 32 sacerdotes (23 diocesanos y 9 religiosos), 1 religioso, 30 religiosas, 11diáconos permanentes. Es también muy valiosa la presencia de laicos comprometidos que apoyan en tareas apostólicas como catequistas, tanto en los templos como en los lugares de misión, visitadores de enfermos, Ministros Extraordinarios de la Eucaristía, activistas de Cáritas parroquiales y diocesana, animadores de las distintas pastorales, etc.

Diócesis Cienfuegos

Se encuentra ubicada en Calle 37, No. 5602, e/ 56 y 58. Cienfuegos.

La diócesis de Cienfuegos fue erigida el 20 de febrero de 1903 y está situada en el centro sur de Cuba. Actualmente alcanza un área geográfica de 5360 km2 y un total de 480,000 habitantes, abarcando el territorio de la Provincia de Cienfuegos y el municipio de Trinidad. Su población está distribuida en 9 municipios en los que se han establecido 22 parroquias.

En estos momentos la diócesis tiene cerca de 143 comunidades de las cuales 22 son parroquias, 6 cuasiparroquias, 29 comunidades establecidas y el resto comunidades de barrio.

Los Agentes Pastorales para animar y atender estas comunidades son algo más de 40. De ellos 14 son sacerdotes diocesanos y religiosos (Pasionistas, Jesuitas, Dominicos). Además 3 Hermanos Maristas y 23 religiosas (4 Religiosas de La Asunción, 8 Religiosas de Maria Inmaculada, 4 Religiosas Carmelitas de la Caridad (Vedrunas), 4 Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, 3 Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia) También hay un diácono permanente y 5 miembros de Institutos Seculares Femeninos.

Algo de su historia

Desde los comienzos del siglo XVI el Padre Bartolomé de Las Casas se establece en la región y comienza su misión con los Indios. Ya en 1585 la Iglesia Parroquial de Trinidad funciona a plenitud brindando sus servicios propios. En esta época llegan a esa villa religiosos franciscanos. En 1743 se tienen noticias de la Parroquia de San Felipe y La Santa Cruz en Cumanayagua y en 1780 de San Francisco de Paula en Trinidad.

El 30 de Octubre de 1820, un año después de la fundación de la Colonia Fernandina de Jagua, el Padre Antonio Loreto celebra la primera Misa en el Adoratorio situado en el lugar que hoy ocupa la Casa Parroquial de la Santa Iglesia Catedral de Cienfuegos.

Durante todos esos años y hasta la creación de la Diócesis de Cienfuegos en el territorio los pastores y sus fieles fueron haciendo presente el Evangelio de Jesucristo, formando así una iglesia que, asistía a los templos para escuchar el mensaje de la doctrina cristiana, participar de los sacramentos y cumplir con sus devociones particulares. Varias fueron las órdenes religiosas que durante este tiempo se establecieron en el territorio, entre ellos Franciscanos, Jesuitas, Dominicos, Hijas de la Caridad y Siervas de María.

Comenzaba el Siglo XX, el país tenía que reponerse de los años de la guerra y afrontar sus consecuencias. A la vez, era un momento en el que se despertaba a algo nuevo. No hacía aún un año que se había establecido la República con las características propias de aquel momento. En este contexto, el 20 de febrero del año 1903, fue publicado el breve Apostólico del Papa León XIII con el título: “Actum praeclare” por medio del cual se erigían dos nuevas Diócesis en nuestro territorio nacional: Pinar del Río y Cienfuegos. El Papa consideró oportuno que en la isla de Cuba, además de las Iglesias de Santiago de Cuba y de La Habana, se marcaran en el espacio de la geografía otras dos nuevas Iglesias: la de Pinar del Río y la de Cienfuegos, asignándole a esta última el territorio de la entonces Provincia de Santa Clara que, posteriormente, fue llamada: Las Villas. Por Bula del Papa la parroquia de la Purísima Concepción había de erigirse en Santa Iglesia Catedral. Fue nombrado como primer obispo de Cienfuegos un fraile carmelita cubano: Aurelio Torres Sanz que es consagrado el 31 de Mayo de 1904 en la Catedral de Cienfuegos. Después de la enfermedad y muerte del primer obispo, otro fraile carmelita de origen vasco estuvo al frente de nuestra Diócesis, fue Valentín Zubizarreta y Unamunzaga.

El 25 de Noviembre de 1917 Monseñor Zubizarreta consagra la S. I. Catedral de Cienfuegos. Las sagradas reliquias de los santos mártires Pío y Emérita son depositados en la lápida de su altar mayor. En 1935, cuando la sociedad cubana acababa de salir del período machadista y se orientaba hacia el pluralismo constituyente, el laicado cubano vivía un momento pujante a raíz de la aún reciente fundación de los Caballeros católicos en Sagua la Grande, del compromiso juvenil motivado por el Hno. Victorino y la naciente Federación de Acción Católica en sus diferentes Ramas, también del sentido y compromiso vocacional de la Maestra Católicas. Es la etapa que se caracteriza por la difusión de las escuelas católicas y en ella se establecen las Madres Teresianas, quienes estaban desde años antes. Este fue el momento en que es nombrado como tercer Obispo de Cienfuegos un pasionista cubano, Mons. Eduardo Martínez Dalmau, el 16 de noviembre de 1935.

Mons. Alfredo Müller y San Martín, cubano de nacimiento es nombrado Obispo de Cienfuegos en abril de 1961. Cuenta con muy pocos sacerdotes y ninguna religiosa.

El 24 de Julio de 1971 es nombrado Obispo Mons. Fernando Prego Casal, cubano de nacimiento y con larga experiencia pastoral parroquial y en el asesoramiento de la espiritualidad laical latente en muchos de los adultos jóvenes que despertaban al compromiso familiar y a la disposición de continuar ofreciendo el testimonio de su identidad cristiana y pertenencia eclesial. Un mes antes, el 30 de junio de 1971 la sede de la diócesis se trasladó a Santa Clara como lugar geográficamente más céntrico y comenzó a llamarse: Cienfuegos—Santa Clara.

En esta etapa se realizó la Reflexión que culminó en el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC), en febrero de 1986 y que motivó tres líneas pastorales (orante-encarnada-evangelizadora) para disponernos a ser una Iglesia Misionera. En estos años se engendraron organizadamente algunos nuevos ministerios: los visitadores de enfermos, los Ministros Extraordinarios de la Comunión, así como la Pastoral Matrimonial y la formación y ordenación de los diáconos permanentes. Ha sido la etapa en que se dignificó el culto litúrgico después de varios años sin poder renovar los ornamentos, vasos sagrados, pulcritud en los templos y los devocionarios y cantorales para la participación de la Asamblea.

En 1995 Juan Pablo II consideró oportuno crear la Diócesis de Santa Clara quedando dividida la antigua diócesis de Cienfuegos-Santa Clara en dos diócesis. Al frente de ella es nombrado Obispo Mons. Fernando Prego Casal.

Es nombrado sexto Obispo de Cienfuegos Mons. Emilio Aranguren Echeverría, quién había sido consagrado el 23 de junio de 1991 y desde entonces nombrado obispo auxiliar de la diócesis de Cienfuegos – Santa Clara. Queda así conformado el nuevo territorio de la diócesis de Cienfuegos.

El 9 de julio de 2007 es nombrado séptimo Obispo de Cienfuegos Mons. Domingo Oropesa Lorente, sacerdote español del clero arquidiocesano de Toledo, que estaba en Cuba desde 1999 como sacerdote "fidei donum" en la arquidiócesis de Camagüey. Toma posesión el 15 de septiembre de 2007.

Llamados a construir el Reino de Dios en este territorio de aproximadamente 480, 000 habitantes que viven en 9 municipios, la Iglesia cumple con su vocación de predicar el Evangelio, celebrar la fe y brindar la gracia de los Sacramentos, así como actuar la caridad cristiana en 22 templos parroquiales y 31 que no son parroquiales, además de las Casas de Misión que se implantan como fruto del espíritu misionero.

Catedral de Cienfuegos

El 15 de abril de 1833 se inaugura en Cienfuegos el templo parroquial adecuado a su población de más de tres mil habitantes. Este edificio no tenía pórtico ni torre campanario. Como escaseaban los recursos para su fabricación, en 1846 el gobernador Ramón M. de Labra animó en su auxilio a señoras piadosas y éstas constituyeron una comisión para recaudar el dinero necesario y concluir el templo. Se dispuso un programa de festejos para la colecta pública donde alternaban “los bailes, las veladas lírico dramáticas, las tertulias familiares, con peleas de gallos, conciertos y otros esparcimientos”. No tardaron en reunir los fondos requeridos y fue levantada la torre.

En 1851 el hacendado trinitario Domingo Sarría, donó la bella imagen de la Virgen que hoy es sacada en la procesión tradicional del 8 de diciembre. A mediados de 1855 se amplió la sacristía y se hizo un nuevo altar consagrado a Santa Rita de Casia, donado por Juana del Castillo. En 1861 se levantó un altar dedicado al Sagrado Corazón de María, costeado por varios vecinos.

A pesar de los trastornos ocasionados por la guerra de 1868, esta Parroquia pudo reconstruirse y ampliarse en 1869, según los planos de Santiago Murray, aunque faltándole algunos detalles. Del antiguo edificio sólo quedó la torre menor. A esta fecha corresponde el manto y las joyas de la Virgen enviados desde Barcelona, las campanas de las torres y el primer órgano, donado por Tomás Terry.

Para cubrir las ventanas superiores, Pedro Dorticós compró las trece vidrieras fabricadas en la Casa productora de vitrales de la calle San Sebastián No. 43 de París. Estos vitrales que representan a Jesús y a los doce apóstoles, se concluyen en abril-mayo de 1871, cuando las calles de París sufrían los furores de la Comuna. Para salvarlos de las pasiones antirreligiosas, el artista que las tenía listas para embarcar, tuvo que ocultarlas hasta que retornara la calma.

La Iglesia Mayor pudo al fin terminarse en sus detalles en febrero de 1881 con los fondos procedentes de una colecta dirigida por el presbítero Clemente Pereira y Casines en el Palacio de Manuel Blanco. Los mármoles del piso fueron obsequio de Tomás Acea. Los hermanos Avilés donaron el reloj de 4 esferas en 1874. De 1920 es el gran órgano fabricado por la Casa Ignacio de Loyola de Guipúzcoa.

Declarada Santa Iglesia Catedral de la nueva diócesis de Cienfuegos el 20 de febrero de 1903, fue consagrada el 25 de noviembre de 1917, y en la piedra de su altar mayor se depositaron las reliquias de los santos Pío y Emérita.

Desde su origen parroquial este templo estuvo dedicado a la Purísima Concepción, patrona de la Diócesis de Cienfuegos.

Su Archivo Parroquial data de 1819, fecha de la fundación de la ciudad.

Patrona de Cienfuegos

Patrona de la Villa en 1833 y de la diócesis en 1903, los cienfuegueros veneran a Maria Purísima, Inmaculada.

En la celebración de esta fiesta cienfueguera es ya tradicional la procesión ese día con la imagen de la virgen, festejos que datan de 1821. A partir de entonces y hasta nuestros días cada celebración patronal ha sido un evento importante en la vida de Cienfuegos, aunque durante más de tres décadas, a finales del siglo 20, se haya producido una interrupción de la tradicional procesión. Esta celebración es patrimonio de todos los cienfuegueros, creyentes o no.

Diócesis Ciego de Ávila

Se encuentra ubicada en Joaquín de Agüero No. 52, ESTE. Aptdo.5 Ciego de Ávila.

Todas las fuentes históricas confirman que el curato de monte, es decir de carácter rural, de San Eugenio de la Palma se creó en 1688 por mandato del Obispo de Cuba, Diego Evelino Hurtado, llamado “de Compostela” por ser originario de esa famosa ciudad gallega donde se venera la tumba del apóstol Santiago.

Este curato de monte dependía o estaba subordinado a la Parroquial Mayor de Sancti Spiritus y su primer presbítero fue Cristóbal Camacho. El curato se puso bajo la protección de San Eugenio, quien fuera Arzobispo de Toledo, en España, entre los años 646 y 657. El nombre Ciego de Ávila, que designaba el hato primero y luego la hacienda aquí enclavada, se remite a fines del siglo XVI, más exactamente a 1577, fecha de la demarcación del citado hato. Todo indica, sin embargo, que el topónimo La Palma compitió con el anterior, o sea Ciego de Ávila, en los primeros siglos de la colonización para denominar este lugar.

Lo anterior condujo, al momento de la creación del curato de monte, a que se titulase San Eugenio de la Palma, igual que ocurrió con otros sitios del país tales como San Antonio de los Baños, San Fernando de Camarones o Santa Isabel de las Lajas, entre muchos ejemplos más; poco más de medio siglo después, en 1755, un informe que elevó el Obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz al Rey deEspaña menciona sólo La Palma, pero por estos años se hallan otros documentos que al referirse al lugar dicen San Eugenio de la Palma del Ciego de Ávila. Es obvio que con el tiempo tuvo mayor aceptación el topónimo Ciego de Ávila que se impuso definitivamente para nombrar, hasta los días de hoy, a la ciudad, municipio y provincia por un lado y a la parroquia y diócesis por el otro. Con estos antecedentes es hora de volver sobre la figura de San Eugenio de Toledo, patrono de la parroquia de Ciego de Ávila y, desde 1996, de toda la diócesis.

El pueblo avileño ha venerado a San Eugenio desde hace más de 300 años y este santo forma parte de su memoria histórica y religiosa.

Catedral de Ciego de Ávila

El edificio, que constituye hoy la Catedral de Ciego de Ávila, fue construido en el año 1951, en el mismo lugar donde estuviera enclavada una edificación más antigua de dicha Iglesia Parroquial de San Eugenio.

Esta Catedral fue Dedicada el día 30 de abril del 2006, cuando se celebraba el X Aniversario de la Diócesis de Ciego de Ávila.

Obispos de Camagüey

Fuente