Saltar a: navegación, buscar

José Olallo Valdés

José Olallo Valdés
Información sobre la plantilla
Fraile Olallo.jpg
Padre de todos los pobres.
Nacimiento12 de febrero de 1820
La Habana, Bandera de Cuba
Fallecimiento7 de marzo de 1889
Camagüey, Bandera de Cuba
ResidenciaCuba
NacionalidadCubana
Otros nombresPadre Olallo
Fray Olallo
CiudadaníaCubana
OcupaciónFraile y enfermero.
José Olallo Valdés. Fraile de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios que asumió la enfermería como profesión con un gran sentido del humanismo. Fue un misionero que dedicó su vida a sanar el dolor ajeno sin importar credo, raza o estatus social. Fue beatificado por la Iglesia católica, en la ciudad de Camagüey, el 29 de noviembre de 2008.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

De padres desconocidos, nació el 12 de febrero de 1820 en La Habana, Cuba. Un mes después fue depositado en la Real Casa Cuna del patriarca Señor San José de La Habana, donde fue bautizado el 15 de marzo del mismo año. En 1827 pasó a ser educado en la Casa de Beneficencia de La Habana, fecha en que fueron recibidos por primera vez en esta institución educandos varones.

Olallo se crió junto a niños débiles, que morían uno tras otro sin remedio. Esto lo hizo reaccionar positivamente ante esa realidad dolorosa, pues despertó en él una apasionada vocación de enfermero. Permaneció en esa casa cuna hasta que cumplió los trece o catorce años. Luego, fue captado por los frailes de la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios. En 1835, con 15 años, fue destinado al Hospital de San Juan de Dios de Puerto Príncipe (hoy Camagüey), para completar su formación religiosa y reforzar el hospital de esta ciudad, dada la proximidad de una epidemia de cólera morbus que azotaba al país.

Desarrollo y madurez

Tenía como costumbre trabajar en el hospital y estudiar. Estos estudios, generalmente, eran de enfermería y cirugía.

A los 36 años fue nombrado Enfermero Mayor del Hospital de San Juan de Dios. Más de medio siglo de su vida consagró este hombre a servir a los enfermos bajo este nombramiento.

Fray Olallo procuraba el aseo y la alimentación de los enfermos, a quienes bañaba personalmente y luego lavaba sus ropas y vendajes en las aguas del Hatibonico; asimismo, preparaba medicamentos, unturas, y sahumerios, casi todos a base de medicina natural y tradicional cubana; incluida la Homeopatía, en la que instruía a los pocos ayudantes con que pudo contar. Además, enseñaba a leer y escribir a los niños pobres de la barriada y por las noches asistía a los enfermos del contorno del hospital que solicitaban sus servicios.

En 1866 el hermano Juan Manuel de Torres enfermó de lepra. Durante diez años Olallo le brindó los auxilios materiales y espirituales adecuados; lo cual fue una muestra de su humanismo y solidaridad con aquellas personas que realmente lo necesitaban.

Al morir el fraile Juan Manuel Torres el 26 de enero de 1876, José Olallo fue el único hermano de la Orden que quedó en Cuba y América. Allí afrontó valerosamente muchas de las grandes epidemias que azotaron la ciudad, la última de las cuales fue la viruela, que diezmó Puerto Príncipe a fines de 1888. Como tenía una sólida formación médica, en más de una ocasión pudo hacer de cirujano y farmacéutico.

Trabajo humanitario

Camagüey conserva el nombre y la memoria de José Olallo Valdés. Su actuación humanitaria sobresalió particularmente durante la Guerra de los Diez Años (1868- 1878).

Con el inicio de la guerra el hospital de Puerto Príncipe va a ser considerado como un objetivo de importancia desde el punto de vista militar y el desalojo de los enfermos civiles acogidos en el mismo. A esta medida se opone el Padre Olallo que por el prestigio que tiene logra que las autoridades acepten el alta a los enfermos que puedan seguir tratamiento fuera del hospital, así como que los de estado más delicado, ancianos, inválidos y menesterosos puedan seguir en el hospital, esto lo logra solicitando una entrevista donde protestó enérgicamente defendiendo a los enfermos.

Al existir un solo médico encargado de la asistencia en los tres hospitales civiles de la ciudad, Olallo tuvo que recibir y atender personalmente a los enfermos y heridos de guerra que llegaban al hospital, a quienes en más de una ocasión tuvo que practicarles cirugía de urgencia para salvar sus vidas, sin averiguar si eran cubanos o españoles, esclavos o libertos.

Se reseña también que evitó en cierta ocasión que las campanas tocaran a degüello, salvando de una matanza a la población civil camagüeyana.
Miles de personas de todo el país acudieron a la ceremonia de beatificación

El más conocido acto resulta aquel que relata la actitud compasiva asumida por él ante el cadáver del general mambí Ignacio Agramonte y Loynaz. Este fraile y el Padre Manuel Martínez lavaron el rostro del patriota con aguardiente, posteriormente tendieron su cadáver en el interior del Hospital de San Juan de Dios. Se dice que con su propio pañuelo Fray Olallo limpió el rostro ensangrentado del patriota, ante el asombro de los militares españoles y el pueblo, que presenciaban la escena. La suerte determinó que el Padre Olallo fuera de los pocos cubanos que tuviera acceso al cadáver del Mayor, así como Esteban del Castillo y Varona (empleado del Hospital) que pudo cortar unos mechones de los largos cabellos del héroe que hizo llegar a doña Filomena Loynaz, Amalia Simoni y Angela del Castillo Agramonte.

Muerte

Falleció el 7 de marzo de 1889 en su humilde celda del hospital, después de estar algún tiempo enfermo y casi sin fuerzas, pero sin haber abandonado sus labores.

En 1901, el Ayuntamiento de la ciudad decidió honrarlo por su gran obra humanista: le construyó una bóveda y dispuso que a la Calle de los Pobres y a la Plaza San Juan de Dios se les cambiaran sus respectivos nombres por el de Padre Olallo.

El 27 de noviembre de 1999, la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios fundó en la ciudad de Camagüey el Hogar para ancianos Padre Olallo. El 8 de marzo del año 2004 se trasladaron sus restos desde el cementerio general de la provincia de Camagüey hacia el Iglesia de San Juan de Dios, donde laboró durante 54 años del siglo XIX.

Beatificación

En Enero de 2008, la Congregación para la Causa de los Santos confirmó la intercesión del Fray José Olallo Valdés en la curación divina del linfoma abdominal, no Hodgkin, tipo Burkitt, estadio III-IV de la niña camagüeyana Daniela Cabrera Ramos.

A raíz de ello, el postulador para la causa de Beatificación del Fraile Olallo, Fray Félix Lisazo Berruete, se comunicó con el Arzobispo de Camagüey, Monseñor Juan García Rodríguez, para informarle de la decisión tomada en Roma.

En marzo del año 2006, el Papa Benedicto XVI promulgó el decreto nombrando Venerable al religioso enfermero, proceso que permitiría celebrar en Noviembre de 2008, la beatificación de Fray José Olallo.

La Misa de beatificación tuvo lugar el 29 de noviembre de 2008, en la Plaza de la Caridad de la ciudad de Camagüey. La ceremonia estuvo presidida por el Cardenal José Saraiva, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y concelebrada por Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de Camagüey y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.
Dirigentes del gobierno, presentes en la misa

En la misma se encontraban presentes el presidente de Cuba, Raúl Castro, todos los obispos en la Isla, el representante del Papa en Cuba, el Nuncio Apostólico Monseñor Luigi Bonazzi y William Martin Forkan, Superior General de la Orden Hospitalaria Hermanos San Juan de Dios.

Por su parte el diácono Miguel Ángel Ortiz de la Iglesia de la Soledad en esta ciudad obsequió al presidente cubano una Biblia políglota en nombre del arzobispo de Camagüey, Juan García Rodríguez.

Estuvieron además más de un centenar de hermanos de la Orden Hospitalaria Hermanos de San Juan de Dios y representantes de las arquidiócesis de Cuba y el resto del mundo.

La fiesta del beato José Olallo Valdés se celebra el 12 de febrero.

Enlaces externos

Fuentes

  • Beatificado Fray José Olallo Valdés INFOMED
  • Padre Olallo aciprensa
  • Biografia Fray José Olallo Radio Santa Cruz
  • Foto del Padre Olallo Radio Santa Cruz
  • Alberdi Barreiro Onassys, Fleites Blanco Yanet. José Olallo Valdés: Un enfermero cubano de todos los tiempos. MediSur v.7 n.2 Cienfuegos Marzo-Abril. 2009. Disponible en: Scielo y en Medisur Consultado el: 7 de octubre de 2010.
  • Almansa R. Vida del padre Olallo: héroe de la caridad. Barcelona: Liberduplex; 2005.
  • De la Torre Rodríguez F. El padre Olallo: un cubano testigo de la misericordia. Barcelona: Fisa-Escudo de Oro; 1994.
  • Eseverri C. En el umbral del amor. Barcelona: Fisa-Escudo de Oro; 1995.
  • Fabio R. Orden hospitalaria San Juan de Dios. 400 Años en Cuba. Bogotá: Editorial Kimpres; 2003.
  • Rico Y. ¿Un santo cubano? Revista Palabra Nueva. 2007; 189: 27-30.