Saltar a: navegación, buscar

Ataque a Pearl Harbor

Ataque a Pearl Harbor
Información sobre la plantilla
Pearl harbor.jpg
Fecha:7 de diciembre de 1941
Lugar:Pearl Harbor, Islas Hawai
Consecuencias:
Inicio de la Segunda Guerra Mundial
País(es) involucrado(s)
Estados Unidos y Japón
Líderes:
Almirante Isoroku Yamamoto

Ataque a Pearl Harbor. Uno de los grandes momentos de la definición de la Historia. Hecho ocurrido en las Islas Hawai y que marcará uno de los momentos más trascendentales en la historia del Mundo.

Antecedentes

Ataque Aéreo. Sucesos de Pearl Harbor.
Desde la Primera Guerra de China y Japón, en 1895, el ejército japonés dirigió sus miras a China en busca de recursos, presionando al gobierno japonés para su pronta ocupación. La resistencia europea, especialmente rusa, no estaba dispuesta a compartir el "melón chino", entonces decidió, despojar a Japón de algunas de las ganancias obtenidas en la guerra. Japón respondió atacando por sorpresa a la flota rusa en Port Arthur, dando inicio a la Guerra entre Rusia y Japón, en 1905. El pequeño país asiático logró vencer al imperio más grande del mundo, y afianzó su posición en China.

La gran represión generó pobreza en el campo y desempleo en las ciudades. Aunque surgieron movimientos de izquierda y de trabajadores, más importantes fueron los movimientos nacionalistas. Muchos jóvenes, molestos por los escándalos de corrupción, se unieron al Ejército y la Armada, al ser incapaces de apoyar una revuelta comunista contra el Emperador. Estos jóvenes oficiales llegaron a constituir un poder político opuesto al gobierno civil, cada vez más independiente de este último, llegando a asesinar al Señor de la guerra Zhang Zuolin, en 1928 y hasta invadir Manchuria, en 1931, sin notificar al gobierno de Tokío.

El ataque aéreo en Pearl Harbor, fue desastroso.

Causas

Durante 1941, las relaciones entre Estados Unidos y Japón eran tensas, sobre todo, después de que Roosevelt había congelado todos los créditos japoneses en los Estados Unidos, además de bloquear el suministro de petróleo al Japón.
El 7 de diciembre de 1941, en Pearl Harbor fue uno de los grandes momentos de la definición de la historia. Un solo golpe cuidadosamente planeado y bien ejecutado quita la fuerza de la Armada de Estados Unidos acorazado como una posible amenaza a la expansión hacia el sur de Japón Imperio. América, en bruto y ahora debilitado considerablemente, se ha presentado súbitamente en la Segunda Guerra Mundial como combatiente completo.
Dieciocho meses antes, el presidente Franklin D. Roosevelt había transferido de los Estados Unidos la flota a Pearl Harbor como un elemento de disuasión pensado en la agresión japonesa. Los militares japoneses, profundamente comprometido en la guerra aparentemente interminable que había comenzado en contra de China a mediados de 1937, el petróleo muy necesario y otras materias primas. el acceso comercial a estos se redujo gradualmente a medida que las conquistas continuaron. En julio de 1941 las potencias occidentales detiene eficazmente el comercio con Japón. A partir de entonces, como los japoneses desesperados conspiraron para apoderarse del petróleo y rico en minerales de las Indias Orientales y el sudeste asiático, una guerra del Pacífico era prácticamente inevitable.

Comienzo del ataque.

El ataque comenzó a las 7:53 del domingo, 7 de diciembre, hora de Hawái, es decir, a las 3:23 del 8 de diciembre de 1941, hora de Japón. Los aviones japoneses atacaron en dos oleadas; un total de 353 aviones llegaron a Oahu. La primera oleada era conducida por Mitsuo Fuchida. Los vulnerables aviones torpederos encabezaron la primera oleada de 183 máquinas, aprovechando los primeros momentos de sorpresa para atacar lo que se esperaba fueran portaaviones y acorazados, mientras que los bombarderos atacaban en picado las bases aéreas estadounidenses en Oahu, comenzando por Hickam Field, la más grande, y Wheeler Air Field, la principal base de aviones de caza. Los 170 aviones de la segunda oleada atacaron Bellows Field y Ford Island, una base aeronaval y de infantería de marina en el centro de Pearl Harbor. La única oposición provino de aviones P-36 Hawk y P-40 Warhawk que realizaron 25 salidas y del fuego de la artillería naval antiaérea. Noventa minutos después de iniciarse, el ataque había concluido. Habían perdido la vida 3.435 estadounidenses, entre ellos 68 civiles, muchos de ellos alcanzados por proyectiles antiaéreos que cayeron sobre Honolulu, y otros 1.178 habían sido heridos. Dieciocho navíos habían sido hundidos, incluyendo cinco acorazados. Casi la mitad de los muertos estadounidenses —1.102 hombres— fueron a causa de la explosión y el hundimiento del Arizona. Fue destruido cuando un proyectil de 40 cm fue soltado desde un bombardero a gran altitud, que atravesó ambas cubiertas blindadas y detonó el compartimento frontal donde se almacenaban las armas. El casco del Arizona se convirtió en un monumento para todos los que fallecieron ése día, la mayoría de los cuales todavía están dentro del barco Los aviones japoneses atacaron inesperadamente las Islas Hawai, destruyendo la flota norteamericana fondeada en Pearl Harbor. Tres día más tarde, los japoneses desembarcaban en Luzón, iniciando la conquista de las Islas Filipinas y aniquilaban el poderío naval británico en el Extremo Oriente al hundir en el golfo de Siam al acorazado Prince of Wales y el crucero pesado Repulse.

Grave error.

El ataque japonés fue un grave error estratégico para el Eje, en primer lugar porque abría un nuevo frente de combate y fundamentalmente porque provocaron la entrada en la guerra de un gigante como los Estados Unidos. Hitler, que tenía a sus tropas atrapadas por el invierno ruso, en las puertas de Moscú, esperaba que los japoneses atacaran a Rusia desde Siberia, para estrangularla en una operación de pinzas con el ejército alemán. Desde el punto de vista del Eje, la visión de Hitler era la correcta pero los japoneses, igual que Mussolini, desconfiaban con buen tino de su aliado alemán. Si Mussolini atacó a Grecia para iniciar una guerra paralela a la de Hitler, tratando de asegurase una mejor posición ante la creciente hegemonía alemana, los japoneses atacaron a los Estados Unidos con la esperanza de que Alemania se desangrase en su guerra con los rusos. En ese sentido, los japoneses acertaron en su política de no asistir a los alemanes con un ataque masivo desde Siberia, pero nunca debió atacar a los Estados Unidos por una cuestión de equivalencias. A pesar del heroico esfuerzo demostrado durante cuatro largos años de guerra, Japón nunca tuvo posibilidades reales de vencer a una potencia gigantesca como los Estados Unidos, que contaba con una industria armamentista muy superior en recursos humanos y materias primas. Además los japoneses tuvieron que librar la guerra prácticamente solos contra una coalición de naciones encabezada por los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Inglaterra, India, el ejército nacionalista chino y demás países del sudeste asiático que preferían combatir con los aliados antes que servir a los japoneses.

Pérdidas americanas.

Las pérididas fueron catastróficas.

Las pérdidas americanas fueron enormes pero en modo alguno decisivas: las unidades aéreas del ejército y de la marina quedaron diezmadas y gran parte de la flota en el Pacífico inutilizada. Sin embargo, se salvaron los portaviones que en el momento del ataque estaban navegando rumbo a otras islas, lo cual no deja de abrir nuevos debates sobre si Pearl Harbor fue un ataque inducido por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos. Más allá de esto, el almirante japonés Chuichi Nagumo, al mando de las operaciones aéreas desde su buque insignia Akagi, cometió un grave error al suspender un tercer ataque sobre la isla que hubiera permitido la destrucción de los talleres navales, los depósitos de combustible y pertrechos que increíblemente quedaron intactos tras las primeras oleadas de bombarderos. Este exceso de precaución por parte de Nagumo gravitaría en modo decisivo en los años siguientes, porque sin la conservación de las instalaciones de Pearl Harbor y de sus depósitos de combustible, los Estados Unidos hubieran sufrido serios problemas logísticos, viéndose obligados a recurrir a bases lejanas del centro de operaciones. De hecho, durante la batalla de Midway un año más tarde, los diques y talleres de Pearl Harbor serían de gran utilidad para la flota norteamericana. La historiografía de posguerra ha sobredimensionado las pérdidas norteamericanas por este ataque que no afectó sus bases de abastecimiento, ni sus mejores barcos ni sus portaviones que "providencialmente" fueron retirados de la base pocos días antes de la incursión japonesa.

Japón, una potencia militar que no había perdido una guerra en tres mil años, se enfrentaba a los Estados Unidos y sus aliados, en una lucha titánica y desigual que culminaría con dos bombas atómicas arrojadas sobre su población civil.

Fuente