Batalla de Rocroi

De EcuRed
Batalla de Rocroi (1643)
Información sobre la plantilla

Enfrentamiento entre los ejércitos español y francés.
Fecha:19 de mayode 1643
Lugar:Rocroi (Ardenas), Francia
Descripción:
Parte de la Guerra de los Treinta Años
Resultado:
Victoria Francesa
País(es) involucrado(s)
Bandera del Imperio Español Imperio Español, Bandera de Francia Francia
Líderes:
Luis II de Borbón-Condé, Francisco de Melo

Batalla de Rocroi. (o Rocroy). Aconteció el 19 de mayo de 1643 entre el ejército francés al mando del joven Luis II de Borbón, por aquel entonces Duque de Enghien y más tarde Príncipe de Condé, y el ejército español a las órdenes del portugués Francisco de Melo, Capitán General de los tercios de Flandes. El enfrentamiento, que comenzó antes de amanecer, duró cerca de seis horas y terminó con la victoria francesa. Posterior a esta batalla fue también famoso el Sitio de Rocroi en la guerra franco-prusiana de 1870 a 1871.

Rocroi es una localidad del departamento de Las Árdenas (Champaña-Árdenas) en Francia situado al N.O. de Meziers, cerca de la frontera belga, en una llanura en los bosques y lanas pantanosos, entre el bosque de Signy-le-Petit al Oeste y el de las Árdenas al Este a 9 kilometros de Mosa.

Contenido

Antecedentes de la batalla

A la muerte del cardenal Infante el 9 de noviembre de 1641 de enfermedad contraida o agravada en el bloqueo de Ayr,e quedó gobernando los Países Bajos españoles una Junta en que figuraban Don Francisco de Melo, el conde de Fontaine y Don Andrés Catelmo.

Al frente ahora Melo de aquel peligroso gobierno, escribió a Madrid que entraría en Francia por Picardía y no se contentaba con menos que entrar en París.

Reuniendo por primavera de 1642 unos 24.000 soldados, cosa mostruosa para Flandes en aquellos tiempos sucedió lo siguiente:

  • El 7 de abril les pasó muestra en Douai
  • Les da la paga (cosa aun mas portentosa)
  • Se enfrenta a un ejército francés de 25.000 soldados guiado por Harcourt, que lo deshace Melo con sus tropas en la batalla de Honnecourt y llegaron a Madrid cañones y banderas de los derrotados franceses.
  • Esta feliz jornada para Melo le vale el condado de Torrelaguna con el consiguiente:
    • Auge de fama entre los españoles
    • Auge de fama entre los flamencos

Alentado con este magnífico triunfo, dispone al año siguiente entrar en Francia, apoderándose de Rocroi y ante los muros de esta plaza el 19 de mayo de 1643, sufre derrota ante las tropas francesas del Duque de Enguien de 22 años.

Efectivos de ambos ejercitos

  • España:
    • Dirigidos por Don Francisco de Melo
    • Ejercito compuesto por:
      • 18000 infantes o soldados a pie
      • 8000 hombres a caballo
      • Piezas de artillería
  • Francia:
    • Dirigidos por el Príncipe de Condé o duque de Enghién
    • Ejercito compuesto por:
      • 15000 infantes o soldado a pie
      • 7000 hombres a caballo
      • Mas piezas de artillería que España

Desarrollo de la batalla

Fue el príncipe de Codé a socorrer a Rocroi 5 días después de fallecer el rey de Francia Luis XIII y la orden terminante de no comprometerse en ninguna acción decisiva y no obstante los consejos del viejo mariscal L'Hopital confió sus proyectos a:

  • Grassion, su mariscal de campo
  • De acuerdo con este condujo el duque de Enghien o futuro Príncipe de Conde

(revoltoso,soberbio,despechado, bravo, impetuoso, inflamable al aspecto del enemigo, no tenía la facultad de medir el peligro o apreciar los obstáculos y atacaba de frente bruscamente contra el ejército enemigo) sus tropas tan cerca de los españoles que la batalla paso de ser posible a inevitable

  • Melo no adoptó todas las precauciones necesarias limitandose a ordenar al general Beck que se le uniera con su Caballería.
  • Los dos ejércitos ocupaban una eminencia dividida por un valle profundo y en la mañana del 19 de mayo el duque de Enghién arengó a sus soldados y dió la señal para la batalla
  • El mismo duque frances atacó con su caballeria francesa al hasta entonces invencible infanteria española tan fuerte y apretada como la mismísima falange griega pero con mayor agilidad en cuanto a soltura de tropas se abría para dejar paso a la descarga de 8 cañones que tenía en su centro
  • El mismo duque de Enghien la rodeó y por tres veces fue rechazado por el valeroso conde de Fuentes, jefe de la infantería española el cual a pesar de su dolencia se hizo conducir con una silla al lugar de la lucha de los Tercios.
  • Pero al fin la infantería española cedió
  • Beck con su caballería que estaba cansada cayo contra los franceses pero fueron rechazados por las tropas del duque de Enghien que había previsto el caso
  • Nada favorable consiguió el ejercito español que sin embargo fue tratado con clemencia por los franceses del duque de Enghien, muriendo Fuentes en la batalla que inauguró la gloria militar de Francia y del futuro príncipe de Conde.

Causas de la derrota de los Tercios

  • Errores de táctica
  • Concepción falsa de los sucesos
  • Presunción excesiva
  • Destacamento inoportuno en la víspera
  • Imprevisión
  • Atolondramiento
  • Incoherencia
  • Desorden
  • Falsas maniobras
  • Flojedad caballería y auxiliares
  • En estas condiciones hasta el:
    • Valor es perjudicial
    • La firmeza desastrosa
  • Los unidos Tercios españoles apelotonados y fieros, batidos en brecha como una muralla nada pudieron hacer mas que sellar con sangre su anterior reputación.

Consecuencias tras esta batalla

Hecho táctico indiscutible ya que tras esta derrota de los Tercios se marca el primer escalón descendente en la gloria de las armas españolas pero no causó aunque sea paradojico gran impresión en España ni las consecuencias estratégicas y políticas que traen consigo las grandes catástratofes con una rapida punta del vencedor francés hacia Bruselas y á al perdida de Thionville el 10 de agosto por incuria de Melo y sus cabos que a la sazón andaban conteniendo holandeses contando con mayor resistencia de aquella plaza.

Significado real de la derrota española

Los franceses ensalzaron su victoria en Rocroi pero poco despues en 14 de noviembre de 1643 en Duttlingen los franceses sufrían un desastre parecido y gran parte de la victoria que obtuvieron los Imperiales se debió al oportuno refuerzo que Melo envió con el Comisario General de la caballeria española Juan Vivero,pero alli no murió por tanto la infanteria española y la literatura francesa esta llenas de inexactitudes en las aprecicaicones históricas e incluso un folleto frances publicado en el siglo XIX confundía el conde de Fontaine o Fontana como jefe del E.M.G. de Melo con el otro conde de Fuentes que murió en el 1610 a los 85 años y lo que Rocroi sintetiza es lo siguiente:

  • En la historia social y política de España mas que la militar es un boquete o rendija en la armazón voluminosa,hueca y puramente teatral de la vasta monarquía.
  • Durante siglo y medio el humo del arcabuz y el arte de escuadronar de los piqueros españoles de los Tercios no dejó penetrar las miradas de Europa en el vacio interior de un extenso territorio despoblado y pobre donde todo el mundo rezaba y nadie pensaba,trabajaba ni producía.
  • Disipado aquel humo de gloria se vió con asombro que el coloso que pretendía esclavizarlotodo no tenía fuerzas,no hombres,ni recursos para sujetar dos de sus propias provincias peninsulares y encadenados, no muy bien porque, la política estrecha y angustiosa y necesitada, superandola todavia en intolerancia religiosa y altivez sin fundamento, obstinados en tratar a la Francia de Richelieu y de Mazarino como a la de Francisco I y Enrique II, algúan día había de llegar el día de tanta imprevisión y desacierto y si los franceses quieren que sea este 19 de mayo de 1643 no hay incoveniente pues el verdadero Rocroi esta en el año 1640 al propagarse la funesta sublevación que en el estalló, de Cataluña y Portugal.
  • También decir que desde Rocroi en aquel desaliento universal en que la milicia y el viejo espíritu castellano sintió entrar por el pecho el frio de la muerte con el acero fulminante del francés, a nadie quedó brio para volver la vista atras y leer los nombres luminosos de las victorias españolas de Ceriñola y Pavía, de Mühlberg o Genmingen, de Nordlinga y el pavor sobrecogió a España y una mezcla de curiosidad y de infantil admiración empujo a los españoles hacia su eterna enemiga Francia.Y en 1700 al descender Francia de su apogeo, España le pidió que entrase abiertamente a regenerarla y España tuvo una copia del Palacio de Versálles en San Idefonso y la nación española que durante siglo y medio impuso al resto del mundo sus leyes, sus costumbres, su organización y lenguaje militar..ect, trocó subitamente su papel y lo 1º su organización militar e iniciativa y vinieron de Francia las "Guardias de Corps", Dragones (milicia), mariscal de logis, brigadieres y otros semi-generales y semi-sargentos a imitación de la milicia francesa.

Don Francisco de Melo versus duque de Enghien, futuro Principe de Condé

En esta batalla se ha destacar la mayor superioridad del futuro Príncipe de Condé contra Melo en la estimación y utilización de la caballería, haciendola servir con ventaja y esta victoria fija una de las épocas mas florecientes de la nación francesa.La superioridad de la caballería francesa en la batalla se caracterizó por lo siguiente:

  • En esta famosa jornada las maniobras de la caballería francesa se ejecutaron con tanto orden, precisión y conducta como en un campo de disciplina las evoluciones mas concertadas.
  • Es un ejemplo histórico de una acción general de la caballería francesa de prudencia y valor, tales como señalaron a esta victoria francesa.
  • Acuerda por sus circunstancias todos los acontecimientos significativos que la distinguen de otras batallas y que definen las propiedades de la caballería.
  • Maniobras rápidas y atrevidas del duque frances, después Príncipe de Conde, con arrojo y rapidez y por su carácter fogoso precipitaba a sus soldados a la batalla asombrando a sus enemigos por el vigor de sus ataques.
  • Voltaire dejó escrito lo siguiente:Jamás hubo victoria más gloriosa ni más importante para Francia y se debió a la conducta e inteligencia del duque de Enguien por una acción pronta que percebía a un tiempo el peligro y que a la cabeza de la caballería atacó por tres veces y rompió en fin esta infantería española invencible hasta entonces;desvaneció el miedo que le tenía (a esta infantería española) y las armas francesas después de muchas épocas fatales a su crédito comenzaron a ser respetadas y sobre todo la caballería, adquiriendo en esta jornada la gloria de ser la mejor de Europa
  • No obstante tuvo críticos en su forma de actuar por lo siguiente:
    • Con esas operaciones prontas y destructoras con pérdidas enormes y se le acusaba de buscar el brillo de sus acciones sin reparar el derramamiento de sangre.
    • Carácter dominante
    • Burlas crueles
    • Tono despreciativo
    • Algunos de sus críticos fueron Saint-Simon, conde de Coligny o Duquesa de Nemours que dejó escrito del Príncipe de Conde lo siguiente:Sabía mejor ganar batallas que corazones.

La célebre infantería española tan célebre por su constancia, perseverancia, resistencia, contra caballería impetuosa como la de esta batalla contra la del Príncipe de Condé, ha dejado en la historia 3 tristes nombres:Rocroi, Lens y Fleurus y se puso de manifiesto que si la artillería acompañaba a la caballería, la infantería era literalmente hecha pedazos.Y mucho tiempo después el mismo Napoleón Bonaparte hablando de la artillería decía lo siguiente:

La artillería es hoy el verdadero porvenir de los ejércitos y de los pueblos puesto que se usaban los cañonazos tanto como los puñetazos y si en un campo de batalla como en un sitio, el arte de la guerra consiste hoy en reunir muchos tiros sobre un solo punto; que en la confusión de una batalla las masas mas ordenadas y compactas debían ser de seguro derrotadas por la artillería.He aqui cual ha sido el secreto de mi táctica.

Controversia

Hay dos versiones muy distintas de la última fase de la batalla. En las fuentes francesas, al dislocarse la formación española se oyeron gritos pidiendo cuartel, y el duque de Enghien ordenó cesar el fuego; pero mientras Enghien y su escolta se aproximaban para pactar las condiciones, algunos españoles abrieron fuego pensando que se trataba de un nuevo ataque. Ante lo que creían un acto traicionero, los jinetes franceses se lanzaron a una matanza despiadada. Para atajar esta carnicería, el mismo Enghien tuvo que interponerse y hacer pie a tierra; muchos españoles le rodearon y se hincaron de rodillas, bendiciéndole. Este es el episodio que refleja François Joseph Heim en un famoso cuadro de la batalla expuesto en Versalles.

Sin embargo, está demostrado que, temiendo que Beck viniera con sus 4.000 hombres en ayuda de los españoles, Enghien se vio forzado a negociar una rendición honrosa de los dos últimos tercios españoles (Villalba y Garcíes) con términos como:respetar la vida y libertad de los supervivientes y permitirles retornar a España;salir con las banderas desplegadas en formación y conservando sus armas. Los franceses aceptaron todas las condiciones, por lo que muy apurado debía verse el comandante francés para tomar la decisión inaudita de ofrecer a tropas en campo abierto, condiciones propias de fortaleza asediada.

Ante esto el Tercio de Garcíez aceptó la capitulación, pero el de Alburquerque/Mercader no. Tras lo cual este tercio continuó su resistencia durante algún tiempo y después aceptó condiciones generosas.

Melo escapó con buena parte de su caballería, pero con apenas 3.000 infantes. Más de 5.000 habían quedado sobre el campo, la mitad de ellos españoles; varios miles estaban prisioneros, y otros miles desbandados, aunque la ausencia de persecución permitió a muchos regresar. Se habían perdido además los 24 cañones y todo el bagaje, incluyendo la tesorería del ejército (40.688 escudos). Aunque el ejército de Condé también salió muy maltrecho de la batalla, habiendo perdido más de 4.000 hombres, y tardó un mes en reorganizarse en Guise.

Los prisioneros españoles (de los que se conserva relación nominal) fueron 3.826, de los que 2.300 fueron canjeados poco después. La desaparición del núcleo de veteranos alrededor del que se había formado el Ejército de Flandes era un golpe muy duro para la corona española, pero lo peor fue sin duda el rendimiento propagandístico que obtuvo Francia de esta victoria, y que ha llegado hasta nuestros días.

Repercusiones

Aunque esta batalla no tuvo consecuencias importantes a corto plazo y sí más una significación moral que de otro tipo, habitualmente ha sido considerada como el principio del declive de los tercios españoles, dada la repercusión que alcanzó la derrota, si bien no era la primera ya que dos años antes los Tercios habían sido derrotados en la Batalla de Montjuic por la milicia urbana barcelonesa. Los Tercios no volverían a conseguir el esplendor pasado que les hizo merecedores de una aureola de invencibilidad en los campos de batalla europeos. Con esta batalla comienza el declinar del Imperio español y se inicia el principio del fin de la hegemonía militar de España en Europa. El relevo lo toma Francia, la gran beneficiada, que empieza a emerger como potencia continental.

Sin embargo una visión más actual ha demostrado que pese a tan importante derrota los tercios aún mantuvieron un alto grado de eficacia y operatividad, y su aportación militar en las campañas contra Francia proporcionó algunas victorias significativas, como la Batalla de Valenciennes (1656), si bien es cierto que su esplendor y brillo nunca alcanzaron cotas pasadas. Por ello, para algunos historiadores fue la [[Batalla de las Dunas de 1658 y no Rocroi la que marcaría el fin de la supremacía española, pero si el inicio, pues los tercios, todavía eran capaces de derrotar a la división de infantería que tenían enfrente, pero la época en la que eran capaces de decidir las batallas habían pasado.

Un año antes de la batalla, el 26 de mayo de 1642, prácticamente las mismas tropas que mandó el Capitán General Francisco de Melo en Rocroi habían derrotado al ejército francés en la Batalla de Honnecourt, y después, el 23 de noviembre de 1643 un ejército imperial aniquiló a otro galo en la Batalla de Tuttlingen. Estos dos ejemplos pueden ilustrar que en sí misma la batalla de Rocroi no tuvo un peso decisivo en las operaciones militares. La derrota de los invencibles tercios se produjo en el momento en que Francia tomaba protagonismo en Europa de la mano de Luis XIV, al mismo tiempo que la hegemonía española decaía.

Por ello, suele ser habitual tomar Rocroi como punto de inflexión en los acontecimientos militares de la época, como muestra fue una serie de derrotas en El Imperio Germano, que llevó a Francia a convertirse en poder y árbitro, mientras que los austriacos sufrían una gran pérdida, el Imperio dejaba de existir como un instrumento funcional, en el que incluso los nobles podían hacer su política exterior y declarar la guerra, y España reconocía la independencia de Holanda, que se dedicaba al saqueo, contrabando y conquista en América, así como Inglaterra, que acabará consiguiendo Jamaica, el monopolio del comercio de esclavos (que también usan para contrabando), el comercio de un barco anual (que recargaban en alta mar, y se convertía en 20 barcos de contrabando), la expansión territorial, comercial y pirata de Holanda, Francia e Inglaterra en las zonas de interés de España, las revueltas en Italia, Cataluña, Andalucía y Portugal (que logra la independencia, una gran pérdida para el conjunto), etc.

En definitiva, Rocroi, marca el inicio de una serie de derrotas estratégicas claves para el Reino de España, que deja de ser la potencia hegemónica, y pierde toda capacidad de iniciativa, la política se vuelve defensiva, con un contrabando descarado que drenaba los recursos que pudieran liderar un cambio de la situación del reino, como se ve en el hecho, que los territorio españoles (España y Portugal) en 1660, son prácticamente los mismos que en 1800 (poco después ambos reinos pierden los territorios americanos, en favor de Inglaterra), con una consolidación de las zonas donde ya eran fuertes, y un mayor control de los territorios interiores.

Cinematografía

El 1 de septiembre de 2006 se estrenó la película Alatriste, dirigida por Agustín Díaz Yanes y basada en la serie de novelas Las aventuras del capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte, en la que se recogen en su escena final los momentos últimos de esta famosa batalla.

Para su ambientación se utilizó la conocida marcha fúnebre de «La madrugá», compuesta por el coronel Abel Moreno para la Semana Santa en Sevilla e interpretada curiosamente por el Regimiento de Infantería Ligera «Soria» nº 9, descendiente de uno de los Tercios Viejos que participó en dicha batalla, que es, además, la unidad más antigua del Ejército Español, y que desde entonces tomó el sobrenombre del «Tercio de la Sangre» o «Sangriento», debido a su valiente actuación.

Véase también

Fuentes