Saltar a: navegación, buscar

Circo romano

Circo Romano
Información sobre la plantilla
Circo-Roman.jpg
Concepto:Construcción que destinaban los antiguos Romanos a ciertos espectáculos.

Circo Romano. El circo romano fue una de las instalaciones lúdicas más importantes de las ciudades romanas. Junto con el teatro y el anfiteatro forma la trilogía de grandes instalaciones destinadas a divertir al pueblo.

Orígenes

El circo romano tiene sus orígenes en los antiguos hipódromos helénicos, de Grecia, cuyo modelo fue copiado por los reyes etruscos de Roma para proporcionar diversión al pueblo en los días sagrados.

Era un recinto de forma elíptica con gran capacidad(más de 150.000 personas, el circo Máximo) donde se celebraban juegos públicos (los ludi circenses), aunque los más famosos eran las carreras de cuadrigas y carros.

El circo Máximo de Roma es el más conocido, pista de carreras más grande e impresionante que tuvo Roma, hoy cubierto de hierba, pero como institución del Imperio el esquema del circo se reprodujo por los múltiples enclaves que dominaba, incluyendo Hispania. Uno de los circos mejor conservados es el de Tarraco (Tarragona), edificado a finales del siglo primero.

Estructura

El circo romano es un recinto alargado con extremos circulares, teniendo globalmente una forma ovalada, de gradas generalmente de piedra, la arena alargada y partida en dos por la espina, un muro bajo y aislado coronado de obeliscos, estatuas y otros ornamentos semejantes.

El lado sin gradas, era la entrada de los participantes, llamada porta pompae, y el puesto de salida llamado canceres. Estaba ligeramente inclinado para así equilibrar la salida de los participantes y ajustar las distancias que cada uno recorre.

En una de las gradas longitudinales estaba el palco presidencial. En las gradas semicirculares, se encontraban los jueces o tribunal iudicium. Por último, en las fachadas laterales se abrían las puertas para el acceso del público a las gradas. Su estructura está compuesta de hormigón y mampostería.

La espina formaba sobre la arena dos calles por donde corrían las cuadrigas. En cada uno de los extremos de la espina había un pilar cónico denominado meta. Los contadores de vueltas solían ser huevos de piedra o estatuillas de delfines.

Una de las cuestiones más interesantes es que había varios equipos de cuadrigas, carros de dos o cuatros caballos conducidos por un auriga (conductor), representados por diferentes colores, tales como el azul, rojo, verde y blanco, y esos grupos eran apoyados por poderes políticos, con el derrumbe del imperio Romano de Occidente estos colores constituyeron una especie de partidos políticos.

Carros

Los carros eran ligeros de madera y mantener el equilibrio sobre el eje para completar las siete vueltas requería de mucha habilidad. Los ganadores eran recompensados con una rama de palmera, una corona de laureles y considerable fama y fortuna: a pesar de que algunos comenzaban como esclavos, los mejores pronto ganaban suficiente dinero como para comprar su libertad.

Circos Romanos en Roma

El Circo Máximo

Circo Máximo
Edificado en el periodo Imperial y remodelado por varios emperadores. Llegó a su fin durante la toma de la ciudad por los bárbaros. Una vez abandonado el edificio fue utilizado como cantera, pero se puede apreciar la grandiosidad del edificio observando la monumentalidad de sus ruinas.

En la Plaza del Pópolo y San Juan de Letrán se pueden encontrar dos obeliscos, que hoy representan más que ruinas, un legado en la historia del circo Romano.

Estadio de Domiciano

También en Roma, más que un circo es un estadio muy similar a los edificados por los griegos. En la actualidad el monumento ha quedado bajo el subsuelo de la actual Plaza Navona.

Circos romanos en España

Circo romano de Mérida

Circo Toledo en España

Este circo Romano tenía más de 400 m de longitud y 30 m de anchura, era el mayor de los edificios dedicados a espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones lúdicas fuertes que a cultas obras teatrales. Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, al lado de la calzada que unía Emerita con Corduba (Córdoba) y Tolletum (Toledo). En la actualidad existe un centro de interpretación junto al monumento.

La fecha de su construcción data de principios del siglo I D. C., posiblemente durante la época de Tiberio. El recinto posee una arena central donde se efectuaban las competiciones. En medio de ésta, se encuentra una valla central llamada spina de una longitud de 223 m y una anchura de 8,5 m y decorada con monolitos y otros motivos.

Uno de los espectáculos favoritos eran las carreras de bigas (dos caballos) y cuadrigas (cuatro caballos). Los conductores de los carros llamados aurigas eran personajes muy populares; algunos han quedado inmortalizados en pinturas y mosaicos.

Circo romano de Tarraco

Circo Romano de Tarraco.

Construido a finales del siglo I D.C., seguramente en tiempos del emperador Domiciano, tenía aforo para 25.000 personas y se mantuvo activo hasta el siglo V. El circo original tenía aproximadamente 117 m de ancho por 340 m de longitud; la arena o pista tenía 74 m de ancho.

Se conservan restos de los asientos en dos escaleras; se ha identificado también una de las butacas de piedra reservadas a las autoridades de la ciudad y la provincia Tarraconense. Se han encontrado dos losas sepulcrales de aurigas del circo, las dos escritas en verso. En la actualidad es parcialmente avistable ya que parte ha quedado inmersa en la estructura urbana de Tarragona.

Circo romano de Calahorra

El circo romano de Calahorra está fosilizado en el Paseo del Mercadal. Al final del mismo se encuentran algunos restos, pocos, de lo que fue el circo; un muro romano de mampostería y un canalillo de desagüe. Cerca, en los jardines de Era Alta encontramos un resto de conducción de agua del circo.

Circo romano de Segóbriga

De características similares al Circo romano de Toledo, no se posee mucha información, pues actualmente se encuentra en estado de excavación y puesta en valor. Según parece, quedó inacabado, no completándose su construcción.

Circo romano de Alhambra

Se descubrió y excavó en la ejecución de la variante de dicha población. Hoy día está sepultado bajo el actual trazado de la carretera N-430 sin que haya expectativas de una futura recuperación.

Fuentes