Saltar a: navegación, buscar

Educación Física

Educación Física
Información sobre la plantilla
Institución
Talentos-deportivos-1.jpg
La educación física, es la única alternativa eficaz para mantener las potencialidades fisiológicas, la capacidad física de trabajo y conservar el estado óptimo de salud. Esa es la única vía para retardar la aparición de los efectos negativos del envejecimiento y elevar la calidad de vida.
Educación Física. Es la realización regular y sistemática de una actividad física, que ha demostrado ser una práctica sumamente beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud, así como un medio para forjar el carácter, la disciplina, la toma de decisiones y el cumplimiento de las reglas beneficiando así el desenvolvimiento del practicante en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

La práctica deportiva no se limita solamente a los atletas de elite o deportistas de alto rendimiento, todo ser humano puede y debe realizar algún tipo de actividad deportiva acorde a las necesidades y posibilidades físicas, pero previo a ello debe consultar a un médico, quien determinará, luego de los chequeos de práctica, que tipo de ejercicio está en condiciones de realizar.

Definición y propósitos

La Educación Física es un eficaz instrumento de la Pedagogía, por cuanto ayuda a desarrollar las cualidades básicas del hombre como unidad bio-sico-social. Contribuye al accionar educativo con sus fundamentos científicos y sus vínculos interdisciplinarios apoyándose entonces en la Filosofía, la Psicología, la Biología, etc.

La Educación Física forma parte de la realidad de la existencia humana, por ser el "movimiento", un hilo de enlace fundamental de la persona con el medio en el que se desarrolla. El movimiento es una constante en la vida del hombre. A través del mismo, exterioriza sus necesidades, instintos, motivaciones, se comunica, expresa, relaciona, conoce y se conoce, aprende a hacer y a ser.

Tiene una acción determinante en la conservación y desarrollo de la salud, ya que ayuda al ser humano a ajustar pertinentemente las reacciones y comportamientos a las condiciones del mundo exterior. Específicamente, en el adolescente, ayuda a sobrellevar los acontecimientos de la vida cotidiana y del medio y afrontar el presente y el futuro con una actitud positiva.

Promueve y facilita a los individuos el alcanzar a comprender su propio cuerpo, sus posibilidades, conocer y dominar un número variado de actividades corporales y deportivas, de modo que en el futuro pueda escoger las más convenientes para su desarrollo y recreación personal, mejorando a su vez su calidad de vida por medio del enriquecimiento y disfrute personal y la relación a los demás.

Áreas

Aptitud física:

  • Capacidad aeróbica.
  • Potencia anaeróbica.
  • Flexibilidad.

Deporte colectivo:

Deporte Individual:

Recreación:

Pulso

El pulso es el elemento básico para conocer el grado de intensidad con que se está realizando un esfuerzo físico. Debemos recordar que ello tiene un gran valor, tanto para controlar el grado de exigencia de los ejercicios y establecer la recuperación, como para regular la intensidad con la que deseamos ejercitarnos. Se debe tomar, antes y después de un programa de entrenamiento.

Es importante aprender a controlar las pulsaciones. Los sitios del cuerpo humano donde se puede tomar el pulso son:

• En la sien (temporal).
• En el cuello.
• Parte interna del brazo (humeral).
• En la muñeca (radial).
• Parte interna del pliegue del codo (cubital)
• En la ingle (femoral)
• En el dorso del pie (pedio)
• En la tetilla izquierda (apical)

Recomendaciones para tomar el pulso

• Palpe la arteria con sus dedos medio y anular, No palpe con su dedo pulgar, porque el pulso de este es más perceptible y confunde el suyo.
• No ejerza presión excesiva, porque no se percibe adecuadamente.
• Controle el pulso en un minuto en un reloj de segundero (o por ejemplo tome las pulsaciones en 10 seg. Posteriormente multiplique ese valor por dos y luego de vuelta por dos.

La toma del pulso radial es recomendable cuando se ejecutan ejercicios, para realizarlo se debe hacer de la siguiente manera:

• Palpe la arteria radial, que está localizada en la muñeca, inmediatamente arriba en la base del dedo pulgar y a continuación aplique el procedimiento antes explicado.

En caso que sea dificultoso encontrar el pulso radial debe utilizar el pulso apical (en el pecho) y se realizará de la siguiente forma:

• Coloque su dedo medio y anular sobre la tetilla izquierda y presione ligeramente.
• A continuación utilice el método de conteo explicado.

Es de suma importancia controlar con cuantas pulsaciones se inicia la actividad y con cuantas se termina repitiendo el procedimiento luego al minuto nuevamente, llevando debida nota de esos datos. Dado que a mediano y largo plazo indicará los progresos obtenidos pues con un correcto, adecuado y periódico entrenamiento se tendrá una recuperación en menor tiempo y por tanto los beneficios fisiológicos correspondientes.

Por supuesto que la implementación de una práctica deportiva conlleva a un cambio en el estilo de vida, en lo que respecta a tener una alimentación mejor y más adecuada, abandonar hábitos tales como el cigarrillo y el alcohol, o por lo menos tratar de disminuir su consumo en forma paulatinamente.

Una vez que se logra alcanzar un ritmo de trote sostenido de 10 a 12 minutos semana tras semana se tratará de incrementarlo de manera de poder alcanzar en 2 meses un tiempo de carrera continua de 15 a 20 min y así sucesivamente hasta llegar a los 30 min.

La actividad física

Cuando se realiza ejercicio físico no sólo se está actuando sobre el cuerpo, sino que eso repercute en el conjunto del organismo, ya sea, a nivel químico, energético, emocional, intelectual, etc. Estos beneficios son actualmente reconocidos y avalados por las investigaciones realizadas por la medicina deportiva.

El ejercicio físico es importante y vital para la supervivencia humana. Cuando una persona por algún motivo queda postrada en cama va perdiendo más energías, entumeciéndose cada vez más, al igual que cuando se pasa mucho tiempo en la misma postura, sentados, de pie o tumbados. Incluso cuando se duerme, el inconsciente nos hace cambiar de postura varias veces a lo largo de la noche. Es importante recordar que estamos compuestos fundamentalmente por líquido. Al igual que si el agua de un río se detiene y estanca acaba por descomponerse, los fluidos que componen el organismo humano también le ocurren.

Además del ejercicio físico como tal, existen una gran variedad de terapias y actividades complementarias que se pueden realizar sobre el cuerpo para obtener beneficios. La sauna, o una simple ducha depuran y relajan enormemente. Por otro lado, con ayuda de un profesional, disciplinas como la Osteopatía, Digitopuntura, Reflexoterapia y todo tipo de Masajes pueden ayudar en casos en los que la salud esté desequilibrada, de una manera más saludable que ingiriendo fármacos o pasando por el quirófano.

Generalmente, durante la realización del ejercicio físico, el individuo o individuos practicantes del mismo sienten una purificación interior, lo utilizan también como descarga emocional. Se aprende a practicar deportes en equipo, compartiendo y disfrutando al aire libre. Aunque algunas veces se sienta cansancio muscular o físico, al finalizar la realización de la actividad física se siente bienestar general, alivio emocional y descargado de toda tensión o estrés.

Edad que se debe comenzar la realización de la actividad física

Desde pequeños, se comienza a realizar actividades físicas. A medida que el cuerpo se va desarrollando, va incrementando la capacidad de realizar ciertas actividades. Prácticamente desde el niño más pequeño hasta el adulto mayor pueden realizar actividades físicas, tomando en cuenta que a medida que crecemos y nos desarrollamos el organismo cambia y por tanto la capacidad también.

Podemos para los niños relacionar la actividad física con el juego. Los juegos infantiles de educación física, en su diferente intensidad y características especiales, constituyen eslabones que conducen al muchacho, en el camino de su formación general, hacia la práctica de los deportes (por eso se les llama "predeportivos"). Esta tarea ha de lograrse en progresión pura hasta el deporte. Han de conducir a la juventud por su camino, si se aplica con éxito, en condiciones de servir a la Sociedad.

Los juegos son uno de los medios empleados por la educación física que resulta imprescindible en edades hasta los catorce años y siempre buen complemento para las demás edades, incluso para los adultos. Desenvuelven facultades y recrean el espíritu, al tiempo que proporcionan las ventajas del ejercicio físico sin el importante gasto de energías que la práctica de los deportes supone, y sin exigir tampoco la formación psicofísica.

El desarrollo motor son los cambios producidos con el tiempo en la conducta motora que reflejan la interacción del organismo humano con el medio. Éste forma parte del proceso total del desarrollo humano, que no ha acabado aún al llegar a la madurez. Y es que desde la infancia el niño va experimentando y descubriendo, progresivamente, habilidades sencillas e individuales. Con el paso de las diferentes etapas por la que atraviesa un niño, éste tiende a mecanizarlas, a combinarlas y a modificarlas hasta llegar a un punto en el que ya no se debe hablar de habilidades motrices básicas sino de habilidades deportivas. La mayoría de las habilidades que se dan en el deporte, por no decir todas, tienen su origen y fundamento en las habilidades físicas básicas, como son: andar, correr, saltar, equilibrio, volteos, balanceos, lanzar, patear. Y por medio de los juegos es fácil asegurar la presencia en el niño de estas habilidades que ponen base a otras superiores.

Fuerza muscular

La fuerza muscular es necesaria para realizar actividades de la vida diaria con las menores molestias y riesgo de lesiones. La edad, sobre todo a partir de la 2ª mitad de la vida, y la falta de ejercicio físico también actúan de forma conjunta para reducir la fuerza y masa muscular. Incluso aquellos individuos más fuertes, de forma lenta e imperceptible pueden llegar a encontrarse demasiado débiles para realizar las tareas más rutinarias en las últimas décadas de su vida. El esfuerzo por desarrollar y mantener la fuerza muscular en el presente, se verá recompensado al asegurar la posibilidad de vivir de forma independiente y normal en el futuro.

Aunque el aumento en la capacidad aeróbica ya lleva consigo un cierto incremento en la fuerza, este es pequeño, sobre todo en la parte superior del cuerpo. Por ello es necesario realizar actividades que desarrollen esta capacidad de forma específica al menos 3 veces por semana. Por lo general, para aumentar la masa muscular es preciso realizar actividades contra resistencia o levantar pesos. Para trabajar los principales grupos musculares (piernas, brazos, abdomen, parte superior del cuerpo) es conveniente elegir ejercicios diferentes.

Trabajo y desarrollo de la fuerza muscular

Resistencia:

Los músculos deben trabajar contra una resistencia superior a la que se enfrentan en sus actividades diarias. Pueden ser pesos libres más o menos pesados, máquinas u otros aparatos para trabajar grupos musculares específicos. También se puede mejorar la fuerza mediante ejercicios que utilicen el propio peso corporal y la acción de la gravedad: abdominales, fondos, elevaciones de piernas.

Repeticiones:

La acción debe repetirse el número suficiente de veces para producir fatiga muscular.

Intensidad:

Una intensidad próxima a la máxima es la que desarrolla la fuerza con mayor rapidez. Se puede modificar la intensidad variando el peso, el número de repeticiones, y/o el tiempo de descanso entre las series. La fuerza se desarrolla aumentando el peso, y la resistencia con el número de repeticiones. Se debe procurar evitar realizar un exceso de trabajo para prevenir el dolor muscular o la lesión.

En su último posicionamiento sobre la cantidad y calidad de ejercicio recomendada para adultos sanos, el American College of Sports Medicine recomienda:

1. Un circuito que incluya 8-10 ejercicios de los principales grupos musculares.
2. Aunque una serie de cada ejercicio puede ser suficiente, llegar hasta 2 ó 3 de forma progresiva, si el tiempo lo permite proporcionará mayores beneficios.
3. Realice de 8 a 12 repeticiones (10 -15 en mayores de 50-60 años) de cada uno de estos ejercicios hasta el punto de fatiga.
4. Realice los ejercicios de fuerza de 2 a 3 días por semana.
5. Utilice la técnica adecuada para cada uno de ellos.
6. Realice los ejercicios utilizando el arco articular completo para cada grupo muscular. Los movimientos deben ser suaves, a velocidad de moderada a lenta, y manteniendo el control tanto al levantar como al bajar el peso.
7. Mantenga una respiración normal durante cada repetición.
8. Procure coincidir con un compañero en las sesiones de trabajo para animarse y ayudarse.

La actividad física, debe ser tomada como una práctica regular y sistemática en la vida de todas las personas, sin distingo de edad, sexo, condición social u ocupación, por el gran número de beneficios para la salud orgánica, emocional y psíquica de las personas, ya que ofrece herramientas que le permiten al individuo afrontar la vida con una aptitud diferente, con mejor salud, fortaleciendo la diligencia y la perseverancia, con sentido de honradez, responsabilidad y del cumplimiento de las normas; en fin, permite que las personas como entes individuales tengan la vitalidad, vigor, fuerza y energía fundamentales para cumplir con su deber en el grupo social al que pertenecen.

La educación física y el envejecimiento

El envejecimiento se caracteriza por la merma paulatina, sistemática, y finalmente la pérdida de las potencialidades fisiológicas de que está dotado el individuo al nacer, lo que trae como resultado (en las etapas más avanzadas) incapacidad creciente para desenvolverse y adaptarse al entorno en que ha vivido.

Este proceso comienza desde el mismo momento de la concepción, acentuándose a medida que la edad avanza, y acompaña al individuo durante toda la vida hasta el momento de la muerte.

En el hombre el envejecimiento adquiere una característica especial y más profunda, por ser un animal consciente y vivir en sociedad, lo cual implica que además de los problemas orgánicos, se le añadan otros psicológicos (inadaptación familiar y social), que lo arrastran al aislamiento, la melancolía y el sufrimiento crónico, que generan problemas de salud.

A partir de la segunda mitad de la vida, las posibilidades de enfermar aumentan; merman las potencialidades fisiológicas y la capacidad de trabajo, lo cual trae como consecuencia que a las personas que sobrepasan los 70 años de edad les resulta difícil adaptarse al entorno social y familiar.

Eso se debe a no poder mantenerse a tono con la dinámica social de ese momento; lo cual requiere crear programas de atención específicos para este grupo poblacional, ya que la inadaptación al medio incide también en la salud.

En la tónica moderna, las familias se caracterizan por ser cortas —uno o dos hijos—, lo que origina desproporción dentro del crecimiento social, en relación con la composición etárea. La sociedad está creciendo en base a personas envejecidas.

En la primera etapa de la vida, los procesos evolutivos aventajan a los involutivos, y entonces el individuo muestra una creciente maduración y progreso en su vida familiar y social, pero aproximadamente entre los 34 y 37 años de vida, los procesos involutivos se equiparan con los evolutivos, lo cual indica que la maduración ya terminó, y a partir de este momento comienzan a hacerse reconocibles los procesos de involución.

Es decir en ese momento el individuo toma conciencia de que está envejeciendo; pero en realidad, el proceso de envejecimiento había comenzado desde hacía mucho tiempo.

La educación física, ya sea mediante la práctica de deportes, en clases diseñadas para gimnasios o áreas deportivas; o sencillamente ejercicios físicos en el hogar o zona de residencia o el centro laboral, es la única alternativa eficaz para mantener las potencialidades fisiológicas, la capacidad física de trabajo y conservar el estado óptimo de salud. Esa es la única vía para retardar la aparición de los efectos negativos del envejecimiento y elevar la calidad de vida.

Mientras más temprano se comience en la vida con la educación física, mayor será el beneficio que se reciba en la etapa de adulto mayor.

No obstante, siempre será útil comenzarla a cualquier edad. Las personas adultas mayores obtienen grandes beneficios cuando se someten a un programa de educación física y recreación de manera sistemática.

Formación de profesionales de la Educación Física y el deporte

Cuba ha formado más de 30 000 profesores especializados en Educación Física, los cuales llevan adelante la estrategia de desarrollo de la cultura física y la salud en la comunidad con más de 270 Gimnasios y Áreas Terapéuticas, que atienden a estudiantes que por problemas de salud no se pueden incorporar a la enseñanza curricular y para los cuales existen unos 28 programas en los municipios del país, sin distinción de sexo. Asimismo, también cubren los programas de promoción y prevención de salud, que incluyen a personas de la tercera edad, embarazadas, lactantes, grupos de Gimnasia Aerobia en la Comunidad y la Gimnasia Básica para la mujer, los cuales forman parte de la estrategia de desarrollo planteada.

Es elevada la cifra de estudiantes matriculados en las diferentes modalidades de las áreas deportivas escolares, quienes se benefician de la atención de los profesores de Educación Física especializados que trabajan con todos los niños de 1º a 6º grado.

En el año 2005 el país contaba con una matrícula de 31 300 estudiantes de la Licenciatura en Cultura Física. Con la aplicación de la Universalización de este tipo de enseñanza, se disponía ese año de 240 sedes universitarias en todo el país. En 17 centros penitenciarios del país, 370 reclusos realizaban estos estudios.

A la vez, se han formado profesionales del Deporte de nivel superior, los cuales ya suman más de 35 000.

Por otra parte, la presencia solidaria cubana en los cinco continentes, con alrededor de 6000 entrenadores y profesores de educación física, sustentan el prestigio del deporte cubano en el mundo. Cuba ha influido en los logros deportivos de muchos de esos.

Programas de Educación Física vigentes en Cuba persiguen tres objetivos fundamentales

• El desarrollo de las capacidades físicas y las habilidades motrices básicas y deportivas;
• La formación de intereses hacia la práctica sistemática de actividades físicas, deportivas y recreativas;
• La formación de cualidades del carácter: morales, volitivas y convicciones.

Por lo que podemos apreciar claramente que se centran en el desarrollo corporal de los alumnos, sus intereses hacia este desarrollo, sin embargo estos programas declaran solamente dentro de sus objetivos aspectos relacionados con el desarrollo psicológico referentes a las cualidades del carácter, olvidando las potencialidades de las actividades físicas en el desarrollo de los procesos cognitivos, dejando a la espontaneidad del profesor el desarrollo de estos.

Cuando se habla del desarrollo multilateral de la personalidad y de la Educación Física como parte esencial en ese desarrollo, es necesario dejar esclarecido que sus objetivos y tareas no están dirigidos solamente al desarrollo de las capacidades y habilidades motrices de los educandos, sino que se proponen también la transmisión de conocimientos, la formación de conceptos y el desarrollo psíquico de la personalidad de los sujetos.

Logros del sistema cubano de Educación Física

El Sistema Nacional de Educación Física y Promoción de Salud de Cuba, reporta grandes beneficios y logros en función de la mejora de la calidad de vida del ser humano. La Dra. Gladys Bécquer, manifiesta “que la práctica de la actividad física en Cuba comienza desde la embarazada como un sistema, con un proceso de estimulación, y prosigue como parte de un programa concebido hasta el adulto mayor".

Este procedimiento se ha podido desarrollar debido a los avances y la técnica en el país y sobre todo porque hemos tenido una voluntad política para poderlo instrumentar”.

Uno de los ejemplos referentes de la eficacia de este sistema es el aumento de la esperanza de vida del adulto mayor. Cuba es un país de población envejecida, y la actividad física desempeña un papel importante en la preparación del pueblo para la tercera edad, por lo que se trabaja en busca de nuevas soluciones para dar respuesta a ese reto.

Muchos espacios de la nación antillana, patios, portales, parques, casas e instalaciones deportivas, son utilizados para poner los músculos en acción y contribuir a un mejoramiento sostenido de la salud. Entre las medidas principales para lograr resultados satisfactorios, sobresale la capacitación de los recursos humanos.

El Deporte como medio para promover la educación, la salud, el desarrollo y la paz

Cuba ha puesto el desarrollo del Deporte masivo en función de la calidad de vida de la población y la práctica es gratuita para todos los ciudadanos. La garantía del disfrute del Deporte como derecho de todos los ciudadanos, es uno de los logros más relevantes de la Revolución Cubana en materia de derechos humanos.

La amplia cobertura de enseñanza deportiva puede respaldarse gracias al Sistema de Enseñanza Deportiva creado por el Estado cubano, el cual cuenta con una Facultad de Cultura Física en cada provincia, un Instituto de Cultura Física a nivel nacional, ocho Escuelas de Profesores de Educación Física de nivel medio y una Escuela Internacional de Educación Física y Deportiva (EIEFD).

A pesar del férreo bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a Cuba por Estados Unidos, se ha asumido una importante batalla para la recuperación, mejoramiento, explotación, cuidado y mantenimiento de las instalaciones deportivas. En este sentido, se han redoblado los esfuerzos en la reparación de instalaciones y áreas deportivas, con énfasis en la masividad, la recreación y la educación física, en busca de ampliar las opciones para ocupar sanamente el tiempo libre de la población, sin olvidar a los de la tercera edad en los círculos de abuelos.

Véase también

Fuente