Saltar a: navegación, buscar

El Médico de la Salsa

Manolín
Información sobre la plantilla
ManolinElMedicoDeLaSalsa.jpg
Conocido como Manolín, el médico de la Salsa, es un médico recibido convertido en cantante y compositor.
NombreManuel González Hernández
Nacimiento18 de marzo de 1965
Guantánamo, Cuba
NacionalidadBandera de Cuba Cuba
Obras destacadasA que me mantengo, La bola, Somos lo que hay

Manuel González Hernández. Cantante y compositor cubano. Personaje controvertido y polémico,tuvo su primer impacto como cantante invitado de la orquesta NG La Banda. A pesar de poseer una voz poco entrenada, su presencia escénica y su habilidad como compositor le ganaron pronto un lugar entre los más importantes músicos y orquestas de Cuba.

Síntesis biográfica

Nace en Guantánamo, Cuba, el 18 de marzo de 1965. Apodado por José Luis Cortés "El Médico de la salsa", es un suceso en la música popular cubana. Graduado en la Escuela de Medicina, aprendió el arte y la capacidad curativa que puede tener la música para transformar la cotidianeidad en alegría y euforia colectivas.

Debuta en el año 1993 con el álbum “Una Aventura Loca” que lo da a conocer en toda Cuba, después de su paso por la orquesta NG La Banda, donde refuerza ese talento especial para el escenario a pesar de no contar con un fuerte antecedente musical. Con su segundo álbum se gana un espacio entre los grandes de la música cubana y es galardonado con el premio "El Artista Cubano del 1996" por su tema "La bola", que es a juicio de muchos, su tema más elaborado y bailable. En este álbum retrata de una manera lírica el sentir habanero.

Para fines de los años 1990, Manolín ocupaba las primeras posiciones en los rankings, su banda llenaba donde fuera, y estaba escribiendo canciones para bandas como Charanga Habanera, NG La Banda y Bamboleo.

Trayectoria artística

Se inició cantando en el Salón Rojo del Capri. En 1993, impulsado por José Luis Cortés, formó su propio grupo, con indudable influencia de NG La Banda, de Cortés, e Irakere, de Chucho Valdés.

Respecto a sus preocupaciones musicales, ha dicho Manolín: «En verdad yo no estaba en los planes de la salsa, no me calcularon. Pero en el arte nadie sabe nunca lo que un hombre lleva dentro de su corazón y de su mente. Tampoco es fácil saber lo que la gente espera de uno [...]. Yo me dediqué a estudiar el panorama cultural bailable de mi país. Siempre he sido un estudioso concienzudo de la música cubana, que admiro apasionadamente, porque sé el valor que tiene.

Analicé todo lo que había y lo que faltaba [...]. Recibí estímulo, apoyo, orientación, pero lo mío fue un asunto muy personal. Por eso no quise integrar ningún grupo: quería embarcarme en mi propia empresa [...].» (Lam: «El fenómeno de Manolín...».)

En sus obras, Manolín utiliza algo que es muy viejo en la música cubana: El estribillo, precedido de una copla; por intuición él sabe que el estribillo, en la música popular, se utiliza como un complemento de la copla, aunque generalmente no se ajusta a la rima ni al sentido de esa copla ni tampoco en muchos casos a su contenido, pues la copla encierra un pensamiento y el estribillo añade una nota lírica.

Y ahí está el éxito de sus creaciones, en saber conjugar estos elementos en función de lo bailable, de la euforia del bailador; se vale del hecho cotidiano, de una frase cazada al azar, para integrarla a ese estribillo, con una nota lírica. Manolín «es como un repentista de los estribillos», afirma Rafael Lam.

Su música es irónica, consistente, espontánea, y cubre un abanico musical que va desde lo romántico hasta los sonidos más estridentes y revolucionarios de la Timba como en" La vida no es tan tan”, donde se luce "Chaka" en el piano, pasando por esa combinación sabrosa de lo acentuadamente habanero en un marco lírico y respetuoso de indudable buen gusto para los que prefieren quedarse sentados a la hora del tembleque.

El "Médico" agrega una sutileza quirúrgica a la línea de la música cubana contemporánea y sin negarle el derecho al bailador, refresca un poco el verano caliente de la polirritmia de los '90s con su voz que nos lleva por esa Habana romántica y bastante humana afuera de los salones de baile.

Actuaciones

Con su banda, Manolín ha actuado

Se radicó en el extranjero.

Obras

  • A que me mantengo
  • A pagar allá
  • El que esté que tumbe
  • La bola
  • Lejanía
  • No lo comentes
  • Para mi gente
  • Pegaíto, pegaíto
  • Pelo suelto y carretera
  • Que te llegue mi mano
  • Sabadazo
  • Somos lo que hay
  • Una aventura loca
  • Yo tengo mi mecánica

Bibliografía

  • Rafael Lam. «Los líderes salseros». Enarmonía (La Habana) (I): 2-4; s/a;
  • «El Médico de la Salsa. La fiebre de Manolín». Bohemia Internacional (La Habana) (7): 42-43; 1996;
  • «El fenómeno de Manolín. Un misterioso boom de la salsa». Musicalia (La Habana) (1): 20- 24, Enero - Marzo de 1997.
  • Alberto Salazar y Luis Ríos Vega. «El fenómeno Manolín». Tropicana Internacional (La Habana) (2): 4-6; 1996.

Fuente