Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)

De EcuRed
Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)
Información sobre la plantilla

Enfermedad inflamatoria de los órganos sexuales femeninos

Enfermedad Pélvica Inflamatoria conocida como inflamación pélvica en el lenguaje de uso popular; es la enfermedad pélvica inflamatoria, identificada en el universo médico por sus siglas EPI, constituye una de las principales causas de infertilidad y también de dolor pélvico crónico en el mundo y puede conducir a complicaciones potencialmente mortales como el embarazo ectópico.

Contenido

Causas

Cualquier mujer puede contraer la EPI, pero las mujeres que tienen relaciones sexuales con muchas personas y siguen prácticas sexuales no seguras son las que corren el mayor riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, que a su vez puede causar la EIP.

La mayoría de los casos de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) son causados por bacterias que se movilizan desde la vagina o el cuello uterino hasta el útero, las trompas de Falopio, los ovarios o la pelvis.

La causa más común de EPI es el contacto sexual sin usar preservativos u otra protección. Esto se denomina enfermedades de transmisión sexual. La Clamidia y la gonorrea son las dos bacterias que causan la mayoría de los casos de EPI.

Sin embargo, las bacterias también pueden penetrar en el organismo durante algunos procedimientos quirúrgicos o realizados en el consultorio médico, como:

Parto
• Biopsia del endometrio
• Inserción de un dispositivo intrauterino (DIU)
Aborto espontáneo
• Aborto electivo o terapéutico
Los factores de riesgo abarcan:
• Compañero sexual masculino con gonorrea o Clamidia
• Compañeros sexuales múltiples
• Antecedentes de cualquier infección de transmisión sexual (ITS)
• Antecedentes de EPI
• Inserción reciente de un DIU
• Actividad sexual durante la adolescencia

La EPI normalmente empieza con una infección del cuello uterino (la apertura al útero), como gonorrea o Clamydia. Si la infección del cuello uterino no se trata con antibióticos, puede extenderse al endometrio (el recubrimiento del útero) y luego a las trompas de Falopio, el útero, los ovarios y el abdomen. La EPI es una infección de estos órganos reproductores.

Raramente, la EIP puede ocurrir después de tener ciertos procedimientos quirúrgicos, como un aborto, o después del tratamiento por un Papanicolaou anormal.

Síntomas

Una mujer con EPI puede no tener síntomas. Sin embargo, los síntomas de la EPI pueden incluir:

• Dolor en la parte baja del abdomen y/o la espalda
• Períodos menstruales más prolongados y/o más profusos
• Retorcijones o manchado a lo largo del mes
• Secreciones vaginales anormales (cambio de olor, color o cantidad)
• Cansancio, debilidad
Fiebre
Vómitos, náusea
• Dolor durante las relaciones sexuales
• Dolor o ardor al orinar
• Dolor o sensibilidad al tacto en el vientre cuando el proveedor de cuidados de salud te mueve el cuello uterino o examina los ovarios.

Debes ver a tu proveedor de cuidados de salud de inmediato ni bien notes los síntomas. La infección puede extenderse hacia arriba y causar un peor dolor y daño a tu cuerpo en tan sólo un día o dos.

Diagnóstico

Se puede determinar si tienes EPI en base a tus síntomas, un examen pélvico y análisis de sangre. A veces es necesaria una laparoscopia (una cirugía menor para examinarte los órganos reproductores) para diagnosticar correctamente la EPI si tú no estás mejorando.

¿Cómo se trata la EPI?

Dependiendo de cuán enferma estés, se te puede tratar en un hospital o como paciente ambulatoria (yendo solamente a citas). La mayoría de las adolescentes son tratadas en un hospital. Recibirás antibióticos por vía intravenosa (IV) y oral hasta que los síntomas mejoren. Después del alta del hospital, hay que tomar antibióticos orales por otras 2 semanas.

Si te tratan como paciente ambulatoria, tendrás que seguir las instrucciones de tu proveedor de cuidados de salud al tomar los antibióticos orales. Tienes que tomar todas las píldoras, de lo contrario puedes enfermarte y tener que volver al hospital. Unos días después de que hayas empezado a tomar la medicina, tendrás que ver nuevamente a tu proveedor de cuidados de salud. Si no mejoras, tendrás que quedarte en el hospital para recibir medicina más potente.

Si se determina que tienes una EPI, tienes que asegurarte que tu compañero se haga pruebas para ver si tiene una ITS y se trate si fuera necesario. A menos que tu compañero se trate al mismo tiempo que tú, puedes infectarte nuevamente.

La EPI puede ser peligrosa si no se la trata temprano. Puede formarse tejido de cicatrización en las trompas de Falopio y dentro del abdomen. Estas cicatrices pueden bloquear las trompas de Falopio, lo cual puede causar dificultad para quedar embarazada o infertilidad (esto significa que no puedes tener hijos). Si los tubos quedan parcialmente bloqueados, los huevos fertilizados pueden no alcanzar el útero y el embarazo puede formarse en las trompas de Falopio (algo conocido como un embarazo ectópico). La cicatrización puede causar dolor que dura meses o incluso años. Si los efectos de la EIP son muy severos, puede ser necesaria una cirugía para extraer el pus, el tejido de cicatrización o los órganos dañados. Hay mas probabilidades de que la EIP vuelva si vuelves a contraer una enfermedad de transmisión sexual. Asimismo, cuantas más veces tengas una EIP, mayores son las probabilidades de tener problemas y más daño a tu cuerpo.

Pruebas y exámenes

Los exámenes de laboratorio para buscar signos de infección son:
• Proteína C reactiva (PCR)
• Tasa de sedimentación eritrocítica (ESR)
• Conteo de glóbulos blancos
Otros exámenes comprenden:
• Cultivo de la vagina o el cuello uterino para buscar gonorrea, clamidia u otras causas de EIP
• Ecografía o tomografía computarizada de la pelvis para buscar otras causas de los síntomas, como apendicitis o embarazo, y buscar abscesos o focos de infección alrededor de las trompas y los ovarios
Gonadotropina Coriónica Humana en suero (prueba de embarazo)

Prevención

Para prevenir la EPI, tienes que evitar contraer una ITS. Las mejores maneras de evitarlo son:

• No tengas relaciones sexuales (por vía vaginal, anal u oral)
• Si tienes relaciones sexuales, usa siempre un condón de látex (o de poliuretano si eres alérgica al látex) puesto correctamente
• Limita el número de compañeros de relaciones sexuales que tienes
• No te apliques duchas vaginales. Las duchas pueden propagar la bacteria hacia arriba en la vagina
• No fumes cigarrillos
• Termina de tomar todos tus antibióticos si estás tratándote por una infección cervical o EIP

Asegúrate de que todos tus compañeros reciban tratamiento para las ITS Si tienes cualquier síntoma de una ITS o EPI, ve a tu proveedor de cuidados de salud de inmediato. Deja de tener contacto sexual hasta hayas terminado el tratamiento y tu proveedor de cuidados de salud diga que lo puedes hacer.

Tratamiento

Con frecuencia, el médico le empezará a dar antibióticos mientras espera los resultados del examen.

Si a usted le diagnostican EPI más leve, por lo regular le aplicarán una inyección de antibiótico y luego lo mandarán para la casa con pastillas de antibióticos para tomarlas hasta por dos semanas. Usted necesitará asistir a un control cuidadoso con el médico.

Los casos más severos de EIP pueden requerir hospitalización. Los antibióticos se administran primero por vía intravenosa y luego posteriormente por vía oral. El antibiótico a utilizar depende del tipo de infección.

Se pueden emplear muchos antibióticos diferentes para tratar este tipo de infección. Algunos son seguros en mujeres embarazadas.

Se deben tratar los compañeros sexuales para evitar la transmisión recíproca de la infección. Usted y su(s) compañero(s) tienen que terminar todos los antibióticos y usar condones hasta que ambos hayan terminado el tratamiento.

Los casos complicados que no mejoran con antibióticos pueden necesitar cirugía.

Posibles complicaciones

Las infecciones por enfermedad inflamatoria pélvica pueden causar cicatrización de los órganos pélvicos, llevando posiblemente a:

• Dolor pélvico crónico
Embarazo ectópico
Infertilidad

Véase También

Cistitis.
Nefritis.
Endometriosis.
Vaginitis.
Gonorrea

Fuentes