Saltar a: navegación, buscar

Gonorrea

Gonorrea
Información sobre la plantilla
GONORREA.jpg
260px
Clasificación:Enfermedad transmisible
Agente transmisor:Neisseria gonorrhea
Forma de propagación:Relaciones sexuales desprotegidas

Gonorrea. También conocida como blenorragia es una infección de transmisión sexual (ITS), comúnmente conocida como purgaciones; causada por la bacteria Neisseria gonorrhea, una bacteria que puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del tracto reproductivo, incluidos el cuello uterino, el útero y las trompas de Falopio, también llamadas oviductos, en la mujer, y en la uretra (conducto urinario) en la mujer y en el hombre. Esta bacteria también puede crecer en la boca, la garganta, los ojos y el ano.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La gonorrea es una de las enfermedades infecciosas más comunes y la puede adquirir cualquier persona que tenga actividad sexual. La infección se puede diseminar a través de la boca, la vagina, el pene o el ano.

La bacteria prolifera en áreas húmedas y cálidas del cuerpo, incluyendo los conductos que transportan la orina fuera del cuerpo (uretra). En las mujeres, las bacterias se pueden encontrar en las trompas de Falopio, el útero y el cuello uterino. Esta bacteria puede incluso proliferar en los ojos. Los factores de riesgo comprenden el hecho de tener múltiples compañeros sexuales, tener un compañero con antecedentes de enfermedades de transmisión sexual y tener relaciones sexuales sin el uso del condón.

Formas de contraer la infección

La gonorrea se contrae casi siempre a través de las relaciones sexuales, ya sea por vía oral, anal o vaginal. No es necesario que haya eyaculación para que la enfermedad se transmita o contraiga. La mujer es mucho más susceptible de contraer gonorrea del hombre, que el hombre de la mujer. La gonorrea también puede ser trasmitida a un ojo con la mano o con otra parte del cuerpo humedecida con líquidos infectados. Si una mujer embarazada tiene gonorrea, puede pasar el germen a los ojos de su bebé durante el parto, lo cual puede causar una infección de ojos seria.

Las personas que han tenido gonorrea y han sido tratadas pueden infectarse nuevamente si tienen relaciones sexuales con una persona que tiene la enfermedad. Toda persona sexualmente activa puede infectarse con gonorrea si tiene sexo desprotegido con un individuo infectado con gonorrea.

Gonorrea y embarazo

Gonorrea en la mujer.

Si una mujer embarazada tiene gonorrea, es probable que le transmita la infección a su bebé cuando éste pasa por la vía de parto durante el nacimiento, lo que puede provocar ceguera, infección en las articulaciones y una infección sanguínea potencialmente mortal en el bebé. Tratar la gonorrea tan pronto como es detectada en la mujer embarazada reducirá el riesgo de estas complicaciones. Se aconseja que las mujeres embarazadas vean a un proveedor de atención médica para que sean examinadas y se les hagan las pruebas y el tratamiento necesarios.

Síntomas frecuentes

Los síntomas de gonorrea generalmente aparecen de 2 a 5 días después de la infección, sin embargo, en los hombres, los síntomas pueden tomar hasta un mes en aparecer. Algunas personas no presentan síntomas; ellos pueden desconocer por completo que han adquirido la enfermedad y, por lo tanto, no buscan tratamiento. Esto aumenta el riesgo de complicaciones y de posibilidades de transmitirle la infección a otra persona. Los síntomas en los hombres comprenden:

  • Dolor y ardor al orinar.
  • Aumento de la frecuencia o urgencia urinaria.
  • Secreción del pene (de color blanco, amarillo o verde).
  • Abertura del pene (uretra) roja o inflamada.
  • Testículos sensibles o inflamados.
  • Irritación de la garganta.

Los síntomas en las mujeres pueden ser muy leves o inespecíficos y se pueden confundir erróneamente por otro tipo de infección. Estos síntomas comprenden:

  • Secreción vaginal.
  • Dolor y ardor al orinar.
  • Aumento de la micción.
  • Irritación de la garganta.
  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago).
  • Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago).
  • Hemorragia vaginal entre períodos.

Las mujeres con gonorrea están expuestas al riesgo de tener graves complicaciones de la infección, independientemente de la presencia o gravedad de los síntomas. Entre los síntomas de infección rectal tanto en hombres como en mujeres, puede haber secreción, picazón, dolor y sangrado en el ano y dolor al defecar. También es probable que la infección rectal no esté acompañada de síntomas. Las infecciones de la garganta puede que provoquen dolor de garganta, pero por lo general no se presenta ningún síntoma.

Signos y exámenes

Gonorrea en el hombre

Los exámenes para diagnosticar la gonorrea en las mujeres comprenden:

Los exámenes para diagnosticar la gonorrea en los hombres comprenden:

  • Tinción de Gram de la secreción uretral.
  • Cultivo de la secreción uretral para buscar gonorrea.

Los exámenes para diagnosticar gonorrea tanto en hombres como en mujeres son:

  • Cultivo de garganta.
  • Cultivo rectal.
  • Prueba de la reacción en cadena de las ligasas (LCR).

La gonorrea se puede identificar rápidamente tiñendo una muestra de tejido o secreción de la persona infectada y observándola luego bajo el microscopio, lo que se conoce como tinción de Gram. Aunque este método es el más rápido, no es el más certero.

Los cultivos (células que proliferan en un plato de laboratorio) brindan prueba absoluta de la infección. Generalmente, las muestras para un cultivo se toman del cuello uterino, la vagina, la uretra, el ano o la garganta. Con frecuencia, los cultivos pueden suministrar un diagnóstico preliminar dentro de las 24 horas siguientes y un diagnóstico de confirmación a las 72 horas.

Se han desarrollado pruebas de ADN para la gonorrea y son especialmente útiles como pruebas de detección porque son más rápidas que los cultivos. Tales pruebas también se pueden llevar a cabo en muestras de orina, que son mucho más fáciles de recoger que las muestras del área genital.

Tratamiento

Hay dos objetivos en el tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual (ETS), especialmente una tan fácilmente diseminada como la gonorrea. El primero es curar la infección en el paciente y el segundo localizar y examinar a todas las otras personas con las cuales el paciente tuvo contacto sexual y tratarlas para prevenir la diseminación mayor de la enfermedad.

Existen varios antibióticos con los cuales se puede tratar exitosamente la gonorrea en adolescentes y adultos. La penicilina solía administrárseles a pacientes con gonorrea, pero ya no se usa con tanta frecuencia, dado que algunos tipos de las bacterias de la gonorrea ya no responden a este fármaco, lo que se denomina resistencia al antibiótico. La resistencia al antibiótico es una gran amenaza a la salud pública, en la cual no se pueden destruir las bacterias con los medicamentos antibióticos corrientes.

La bacteria responsable de la gonorrea está desarrollando cada vez mayor resistencia a otro tipo de antibiótico, llamados fluoroquinolonas, que incluyen ciprofloxacina, ofloxacina o levofloxacina. Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos ahora se muestran en contra de recomendar el uso de estos medicamentos para tratar la gonorrea.

Los antibióticos llamados cefalosporinas, incluyendo ceftriaxona (Rocephin), se recomiendan para personas con gonorrea. Igualmente, un medicamento llamado azitromicina (Zithromax) se puede administrar a personas con infecciones no complicadas.

Es importante realizar una visita de seguimiento a los 7 días después del tratamiento, especialmente para las mujeres que pueden no tener síntomas asociados con la infección. El tratamiento inmediato de una infección de gonorrea ayuda a prevenir la cicatrización permanente y la infertilidad, pero cuando se retrasa el tratamiento, hay una mayor probabilidad de padecer complicaciones y esterilidad.

Para curar la gonorrea, es necesario tomar toda la medicina recetada. Si bien la medicina detendrá la infección, no remediará ninguna lesión permanente provocada por la enfermedad. Las personas que han tenido gonorrea y se han curado, pueden contraer nuevamente la enfermedad si tienen relaciones sexuales con personas infectadas con gonorrea. Si los síntomas en una persona persisten después del tratamiento, debe regresar al médico para que sea evaluada nuevamente.

Complicaciones

Cuando la gonorrea no es tratada, puede provocar problemas graves y permanentes de salud tanto en hombres como en mujeres. Las complicaciones en las mujeres pueden abarcar:

Las complicaciones en los hombres pueden abarcar:

  • Absceso periuretral (acumulación de pus alrededor de la uretra).
  • Estrechamiento de la uretra causado por la cicatrización (estenosis uretral).
  • Problemas con la micción.
  • Infección urinaria.
  • Insuficiencia renal.

Las complicaciones tanto en hombres como en mujeres pueden abarcar:

Si se presentan síntomas que sugieran la presencia de gonorrea, se debe llamar al médico inmediatamente. Las clínicas de avanzada y los hospitales diagnostican y tratan las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Prevención

Prevención y tratamiento de la gonorrea.

La abstinencia de las relaciones sexuales es el único método absoluto de prevención de la gonorrea. Así mismo, las relaciones sexuales monógamas con un individuo que se sepa que está libre de cualquier enfermedad de transmisión sexual puede reducir el riesgo. Monógama significa que una persona y su compañero o pareja no tienen relaciones sexuales con otras personas.

Se puede reducir enormemente el riesgo de adquirir una enfermedad de transmisión sexual utilizando un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. Los condones están disponibles tanto para hombres como para mujeres, pero son más comúnmente utilizados por los hombres. Un condón se tiene que utilizar en forma apropiada cada vez. Para prevenir una mayor diseminación de la infección, es importante el tratamiento de todos los compañeros sexuales.

Factores de riesgo

La gonorrea a menudo está asociada con la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual. Alrededor de la mitad de las mujeres con gonorrea también están infectadas con clamidia, otra enfermedad de transmisión sexual que puede ocasionar esterilidad.

Si una persona tiene gonorrea, debe solicitar pruebas para otras enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el SIDA. Todo síntoma genital, como por ejemplo secreción o ardor al orinar, una úlcera poco usual o una irritación, debe ser razón para dejar de tener relaciones sexuales y consultar a un médico de inmediato.

Si ya se le ha diagnosticado gonorrea y ha recibido tratamiento contra esta enfermedad, debe informarle de esto a todas sus parejas sexuales recientes para que éstas vean a un proveedor de atención médica y reciban tratamiento. Esto reducirá el riesgo de que las parejas sexuales presenten complicaciones graves por la gonorrea y reducirá el riesgo de reinfección en una persona.

La persona con gonorrea y todas sus parejas sexuales deben evitar tener relaciones sexuales hasta que hayan terminado su tratamiento contra la enfermedad.

Fuentes

  • Enciclopedia Médica en Español, artículo publicado en abril de 2007 por el personal de la Editorial Estadounidense A.D.A.M.
  • Escrito publicado por el personal del Centro de Recursos Para Mujeres Jóvenes (youngwomenshealth.com) en junio de 2005.
  • División para la Prevención de ETS del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, artículo publicado en mayo de 2004.
  • Artículo publicado en nacersano.com.