Saltar a: navegación, buscar

Francois Hollande

(Redirigido desde «François Hollande»)
François Hollande
Información sobre la plantilla
Hollande2.jpg

Presidente de la República Francesa

25º Presidente de la República Francesa
Actualmente en el cargo
Desde el 15 de mayo de 2012
Primer ministroJean Marc Ayrault (2012 - 2014)
Manuel Valls (2014- actual)
PredecesorNicolás Sarkozy
Presidente del Partido Socialista Francés
Primer secretario del Partido Socialista
27 de noviembre de 1997 - 26 de noviembre de 2008
PredecesorLionel Jospin
SucesorMartine Aubry
Datos Personales
Nacimiento12 de agosto de 1954
Rúan, Normandía, Bandera de Francia Francia
Partido políticoPartido Socialista Francés (PS-F)
CónyugeSégolène Royal (1978-2007)
Valérie Trierweiler
François Hollande es un político y dirigente socialista francés. Es el actual presidente de la República Francesa desde el 15 de mayo de 2012. Ostenta además los títulos de Copríncipe de Andorra y Gran Maestre de la Legión de Honor de Francia.

Antes de su elección como presidente francés, Hollande protagonizó una prestigiosa carrera dentro del Partido Socialista (PS-F), del cual llegó a ser primer secretario entre noviembre de 1997 y noviembre de 2008. Ejerció además como diputado a la Asamblea Nacional de Francia durante dos períodos (1988 - 1993) (1997-2012) así como alcalde de la localidad de Tulle y Presidente del Consejo General de Corrénze. Tras presentar su candidatura presidencial por el bando socialista en marzo de 2011, fue electo presidente tras vencer[1] al entonces mandatario Nicolás Sarkozy en las elecciones presidenciales de abril y mayo de 2012.

Su gestión como presidente ha girado alrededor de la búsqueda de una solución a la tensa situación económico-financiera por la que pasa la nación gala[2] y la Unión Europea; además, ha impulsado la legalización del matrimonio homosexual, aprobada en abril de 2013[3]. En enero de 2013, su gobierno apoyó[4] la intervención armada en Malí con vistas a detener el avance de bandas rebeldes en el norte del país.

Síntesis biográfica

Proveniente de una familia burguesa, Hollande nació en la ciudad normanda de Rúan, el 12 de agosto de 1954. Hollande se licenció en derecho y luego realizó estudios en la Escuela de Comercio y en el Instituto de Estudios Políticos de París, el emblemático “Sciences Po”[5], allí conoció a Royal quien sería su esposa durante 25 años.

Ejerció inicialmente como auditor hasta inicios de los años 80 del pasado siglo. Su ingreso oficial a la política se materializó durante las legislativas de 1981, en las que de la mano del Partido Socialista, intentó ganarse un puesto en la Asamblea Nacional Francesa. A pesar de no ganar el puesto, fue integrado al equipo de apoyo del gabinete socialista de Mitterand entre 1981 a 1983, ejerciendo como asesor para luego ser seleccionado como director de gabinete de dos portavoces del gobierno socialista (Jacques Delors y Lionel Jospin).

Carrera política

En 1988, su carrera política se fortaleció al ser designado como representante de una de las circunscripciones del departamento de Corrèze. Más adelante desarrolló una ascendente y reconocida carrera en temas como economía y finanzas, gastos de defensa y políticas sociales, siendo uno de los principales voces del ala socialista en sus reclamos contra el gobierno centroderechista de Jacques Chirac.

En noviembre de 1994 fue nombrado Secretario del Consejo Nacional de Partido Socialista para atender las políticas en cuestiones de economía y finanzas y un año más tarde fue seleccionado Portavoz del Partido hasta octubre de 1995.

El 27 de noviembre de 1997, fue elegido Primer Secretario del Partido Socialista y más adelante miembro de la directiva de la Internacional Socialista. Fue diputado al Parlamento Europeo de junio a diciembre de 1999 y diputado por Corrèze en junio de 2002.

En 2007, su entonces esposa, la entonces líder socialista Ségolène Royal fue electa candidata del partido a las elecciones presidenciales de dicho año, siendo derrotada por el representante del UMP (Unión para un Movimiento Popular), el derechista Nicolás Sarkozy. La derrota socialistas y una gran disputa interna, provocaron la ruptura del matrimonio entre Hollande y Royal, relación que se distanció aún más luego de que el propio Hollande apoyara a la entonces alcaldesa de la población de Lille, Martine Aubry, en la candidatura por la secretaría del Partido Socialista, por encima de la candidatura de su ex-mujer.

Candidatura presidencial 2012

Artículo principal: Elecciones presidenciales 2012

Hollande ante miles de simpatizantes durante un mitin electoral en París en marzo de 2012

En octubre de 2011[5] se impuso a Martine Aubry en las elecciones primarias del PS y se convirtió en el nominado de esa agrupación para luchar por la presidencia. Dentro de su programa de gobierno, Hollande planteó como prioridades crear más 60 mil puestos de trabajo en educación y aplicar impuestos del 75 por ciento a las ganancias superiores al millón de euros anuales.

También propuso renegociar el nuevo tratado adoptado en marzo del 2012 por 25 de los 27 países de la Unión Europea que priorizaba la austeridad, la disciplina fiscal y las sanciones, en vez del crecimiento. Reducir al 50 por ciento el uso de la energía nuclear en los próximos 25 años, llevar el tema de la migración al Parlamento y someter a un referendo el voto de los extranjeros en las elecciones municipales, fueron otras de sus propuestas. En materia de política exterior aseguró que retirará las tropas francesas de Afganistán antes de fin de año.

Entre sus principales rivales estuvieron el comunista Jean Luc Malechon y la ultraderechista Marine Le Pen, aunque su principal contendiente sería el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy quien buscaba la reelección aunque muchas encuestas señalaron a Hollande como favorito[6][7] debido a los altos índices de impopularidad de Sakozy tras a aplicación de sus polémicas medidas anticrisis.

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, Hollande, con el 99% del escrutinio finalizado, obtuvo 51,7% de los votos, por encima del 48,3% de sufragios que recibió el hasta ese momento presidente francés.[8] De esa forma Hollande se convirtió en el segundo candidato del Partido Socialista (PS) en lograr la presidencia francesa durante la V República, después de François Mitterrand[5].

En su primer discurso a la nación, como presidente electo se comprometió "a trabajar por una unión europea en donde prevalezca el crecimiento económico, el empleo y la prosperidad":

"La primera acción del presidente de la república es de reunir y asociar a cada ciudadano en pro de la acción común para llevar a cabo los retos que nos esperan, y son numerosos, son pesados. La recuperación de nuestra producción, el principio para salir de la crisis, la reducción del déficit para reducir la deuda, la preservación de nuestro modelo social para garantizarle a todos el acceso a los servicios públicos
Francois Hollande, 6 de mayo de 2012[9]

Presidente de Francia

Investidura

Hollande recibiendo la insignia de la Gran Cruz de manos del general Jean-Louis Georgelin durante la ceremonia de toma de posesión el 15 de mayo de 2012

El 15 de mayo de 2012 durante una ceremonia protocolar en el Palacio del Elíseo[10], asumió la presidencia francesa. En su discurso, prometió luchar contra todas las discriminaciones en su país y a construir un nuevo camino para Europa[11].

La ceremonia de investidura se realizó respetando el protocolo tradicional. Hollande llegó por la mañana al palacio presidencial y recorrió la alfombra roja desplegada en el patio de honor del edificio, Sarkozy, el presidente saliente, bajó las escaleras de la entrada para recibirlo al pie de ellas. El presidente saliente y el electo se dirigieron luego al despacho presidencial para una reunión a puertas cerradas, durante la cual el jefe de Estado saliente transmitió a su sucesor los códigos relativos al armamento nuclear. Terminada la reunión, Sarkozy abandonó el palacio del Elíseo, donde comenzaba la ceremonia de investidura.

En sus primeras palabras como presidente, Hollande expresó:

Dirijo a los franceses un mensaje de confianza. Somos un gran país que supo siempre superar los desafíos (...)Mido el peso de los problemas que debemos enfrentar: una deuda masiva, un crecimiento débil, un desempleo elevado, una competitividad degradada, una Europa que sufre para salir de la crisis

En el plano interno, Hollande hizo hincapié en la imparcialidad del Estado y en la necesaria unidad de los franceses, invocando los valores de la República, prometió luchar “contra el racismo, contra el antisemitismo y contra todas las discriminaciones”.

Política de gobierno

El 17 de junio de 2012, el Partido Socialista (PS-F) alcanzó[12] la mayoría necesaria en la Cámara baja de la Asamblea Nacional, condición necesaria para darle a Hollande la seguridad de poder llevar a cabo algunos de sus principales programas de gobierno. Desde esa posición, Hollande ha podido implementar algunas de sus promesas electorales como la ley sobre matrimonios homosexuales[13]. El 9 de septiembre de 2012 anunció el ajuste más grande de las últimas décadas en el país equivalente a 33 mil millones de euros[14]. Según su plan, la mayor parte del ahorro dependería de un nuevo programa de impuestos dispuesto a recaudar entre 15.000 y 20.000 millones.

La poca efectividad de las políticas con vistas a reducir el déficit del PIB así como la disminución del desempleo, provocaron que durante los primeros meses de 2013[15] más de dos tercios de franceses se mostraran decepcionados con sus políticas de gobierno.[16]

Relaciones europeas

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel junto a Hollande durante una Cumbre de la Unión Europea

El 15 de mayo de 2012, horas después de haber recibido la presidencia, sostuvo una reunión en Berlín con la canciller federal alemana, Angela Merkel. Analistas calificaron esta primera reunión como clave en el aspecto europeo, debido al liderazgo de Francia y Alemania en la Unión Europea, además permitió despejar las dudas de un posible alejamiento entre ambas naciones debido a los planteamientos del programa electoral socialista francés. Su primer encuentro discutió, entre varios asuntos, la situación en Grecia y su impacto en la economía del área común[17]. A pesar de los intentos de mostrar acercamiento entre ambos dirigentes, Hollande ha manifestado en varias ocasiones su intención de renegociar el pacto de austeridad presupuestario para incorporarle una cláusula de crecimiento, algo a lo cual se opone la canciller federal germana[18].

Hollande ha expresado en varias ocasiones su intención de impulsar un cambio en la política económico-financiera de la Unión Europea. En ese sentido, durante una entrevista conjunta a varios periodistas de medios de comunicación europeos ofrecida en octubre de 2012, él expresó:

Desde mi elección, he hecho todo lo posible para que Europa adopte como prioridad el crecimiento sin poner en tela de juicio la seriedad presupuestaria, que es algo indispensable debido a la crisis de las deudas soberanas. Porque estoy convencido de que, si no damos un nuevo aliento a la economía europea, las medidas de disciplina, por muy deseables que sean, no podrán traducirse en nada.
La vuelta al crecimiento significa movilizar financiación a escala europea, y ese es el pacto que aprobamos en junio, pero también mejorar nuestra competitividad y coordinar nuestras políticas económicas. Los países que están en superávit deben relanzar su demanda interior mediante un aumento de sueldos y una bajada de retenciones, es la mejor forma de expresar su solidaridad. No es posible, por el bien de todos, imponer una cadena perpetua a unas naciones que ya han hecho sacrificios considerables si sus poblaciones no ven, en algún momento, los resultados de sus esfuerzos. ¡Hoy es tan importante la amenaza de la recesión como la de los déficits![19]

Cabe recordar que, pese a lo que afirmó al principio de su mandato, no consiguió modificar una sola palabra del tratado europeo firmado por Sarkozy y Merkel. Intentó presentar todo lo que le impone Alemania y la Comisión Europea (que acaba de otorgar a Francia dos años más para reducir su déficit presupuestal a 3 por ciento; es decir, para terminar las privatizaciones y reformas estructurales, acabar con el código del trabajo y agravar las condiciones para las jublilaciones) como iniciativas propias y decisiones de su gobierno.[16]

Referencias

Fuentes