Saltar a: navegación, buscar

Hipopótamo pigmeo

Hipopótamo Pigmeo
Información sobre la plantilla
Pigmeo.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Artiodactyla
Familia:Hippopotamidae

Hipopótamo Pigmeo. Es un gran mamífero originario de África Occidental, está en peligro de extinción, siendo el único que queda de su género.

Etimología

El hipopótamo pigmeo (Choeropsis liberiensis) es un gran mamífero originario de los bosques y marismas de África Occidental. Su nombre específico significa «de Liberia», ya que es en este país donde vive la inmensa mayoría de ejemplares de la especie. Es un animal solitario y nocturno y, junto con el hipopótamo común que es mucho más grande, una de las dos únicas especies vivientes de la familia de los hipopotámidos.

Presenta numerosas adaptaciones al medio terrestre, pero al igual que el hipopótamo común, es semiacuático y vive en zonas próximas al agua con el fin de mantener su piel húmeda y refrigerarse de las altas temperaturas. Actividades tales como el apareamiento y parto se pueden realizar tanto en el agua como en tierra firme. Es herbívoro; se alimenta de helechos, otras plantas y frutos que encuentran en los bosques.

Es una criatura nocturna del bosque, razón por la cual es un animal difícil de estudiar en estado salvaje. Los hipopótamos pigmeos eran desconocidos fuera del occidente africano hasta el siglo XIX. Fueron introducidos en zoológicos a comienzos del siglo XX, donde se reproducen con éxito y donde se lleva a cabo gran parte de la investigación sobre estos animales. La supervivencia de los ejemplares en cautividad está más asegurada que en estado salvaje: la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estima que hay menos de 3000 hipopótamos pigmeos en libertad. Se encuentran amenazados principalmente por la destrucción de su hábitat, ya que los bosques son eliminados y sustituidos por granjas y cultivos, por la caza incluyendo la furtiva, los depredadores naturales y las guerras.

Distribución

Se encuentren los pigmeos en su hábitat natural. Vive principalmente en una región muy pequeña alrededor de África, en la parte occidental de la misma. Tienden a preferir los cuerpos de agua que están rodeados por pantanos y que se encuentren en bosques. La mayor amenaza para ellos en este momento se debe a que los hombres destruyen su hábitat y al calentamiento global que seca los pantanos que son su refugio durante las horas del día. El hipopótamo pigmeo vive muy bien en cautiverio. El mayor gasto que exigen los hipopótamos pigmeos en cautiverio tiende a ser darles de comer, pueden consumir 100 libras de vegetación al día. Esta es una razón importante por la que no les va tan bien en la naturaleza, pues la tala indiscriminada de los bosques reduce sus fuentes de alimentos. Esto afecta también a los recién nacidos que como sus madres no se nutren adecuadamente no producen leche.

Descripción

Los hipopótamos pigmeos tienen la misma forma general que los hipopótamos. Tienen un esqueleto que soporta el peso de un fornido cuerpo, con cuatro patas cortas y cuatro dedos en cada pie. Sin embargo, el hipopótamo pigmeo sólo mide la mitad de la altura del hipopótamo común y pesa menos de un cuarto de lo que pesa su pariente mayor. Miden unos 75-83 centímetros de alto hasta la cruz, tienen una longitud de 150-177 centímetros y pesan unos 180-275 kilogramos. Su longevidad en cautividad va de 30 a 55 años, aunque es improbable que vivan tanto tiempo en libertad.

Su piel, de un color negro verdoso o marrón, cambia a un gris cremoso en la parte inferior del cuerpo; es muy similar a la del hipopótamo común, con una epidermis delgada por encima de una dermis de varios centímetros de grosor. Los hipopótamos pigmeos tienen el mismo sudor inusual que los comunes, que los tiñe de una tonalidad rosada en ocasiones descrita como sudor de sangre, aunque la secreción no es ni sudor ni sangre. Se cree que esta sustancia altamente alcalina tiene propiedades antisépticas y de protección solar. La piel de los hipopótamos se seca rápidamente y se agrieta, motivo por el cual ambas especies de hipopótamo pasan tanto tiempo en el agua.

El esqueleto del pigmeo es más grácil que el del común, lo que significa que, en proporción, sus huesos son más delgados. La columna vertebral del común es paralela al suelo; mientras que la del pigmeo se inclina hacia adelante. Probablemente se trata de una adaptación para pasar más fácilmente por la densa vegetación de los bosques. En proporción, las patas y el cuello del pigmeo son más largos y la cabeza más pequeña.

Las órbitas y las narinas del pigmeo son mucho menos pronunciadas, una adaptación al hecho de pasar menos tiempo en aguas profundas donde unas órbitas y narinas pronunciadas ayudan al hipopótamo común a ver y respirar casi sin salir del agua. Los pies de los hipopótamos pigmeos son menos anchos; pero los dedos están más extendidos y son menos palmeados, lo que les ayuda a moverse por el suelo del bosque.

A pesar de las adaptaciones a una vida más terrestre que la del hipopótamo común, los pigmeos continúan siendo más acuáticos que cualquier otro artiodáctilo: sus orejas y narinas poseen unas válvulas musculares fuertes para ayudarles a sumergirse, y la fisiología de la piel depende de la disponibilidad de agua.

Reproducción

los hipopótamos pigmeos sólo se aparean durante las temporadas fuertes lluvias cuando en realidad lo hacen todo el año. Las hembras adultas pasan por un periodo en celo en el que se aparean varias veces con el macho dominante. No lo harán hembras maduras que ya se están ocupando de los hijos. Los machos solteros del rebaño con también tienen un fuerte deseo de aparearse pero solo el dominante lo hará. Casi siempre ocurre una confrontación física por esta causa. Cuando este deseo es demasiado fuerte para los machos jóvenes, intentan irse de esa manada para crear una propia. El apareamiento tiene lugar en el agua después de algunos rituales de gruñidos y otros movimientos. La hembra da a luz a unos 200 días después en el agua, e inmediatamente nacida la cría, sube a la superficie para que esta tome su primera bocanada de aire. Ellas son increíbles en el cuidado de sus crías, por lo general lo harán por unos pocos años de vida. A pesar de que los jóvenes son capaces de comenzar a consumir plantas con unos pocos meses de edad, se les da leche materna alrededor de un año.

Alimentación

Al igual que el hipopótamo común, el hipopótamo pigmeo emerge del agua al atardecer para alimentarse. Aprovecha los senderos abiertos por otros animales para desplazarse a través de la densa vegetación de los bosques. Marca el rastro meneando la cola mientras defeca para esparcir así su estiércol. El hipopótamo pigmeo invierte unas seis horas al día en busca de alimento.

Aunque son herbívoros, no se alimentan significativamente de vegetación acuática y raramente comen hierba, ya que esta escasea en los bosques densos donde viven. La mayor parte de su dieta se compone de helechos, plantas de hoja ancha y frutos caídos. La amplia variedad de plantas que se les ha visto consumir sugiere que son generalistas, consumiendo cualquier planta disponible. Esta dieta es de mayor calidad que la del hipopótamo común

Comportamiento

Éste se clasifica como un animal extremadamente peligroso tanto para los seres humanos y otros animales. Son muy poderosos y van a controlar su territorio sin importar lo que se necesita para hacerlo. A menudo hay conflictos entre ellos en el agua, aunque menos que en la tierra. Hay diferentes grupos sociales dentro de la manada; las hembras con los jóvenes en un área, las hembras sin crías en otra. También encontrará los machos solteros en un grupo y el macho dominante solo.

Es fascinante escuchar a un grupo de hipopótamos pigmeos debido a la fuerte conmoción que pueden provocar. Hacen mucho ruido cuando se sienten amenazados. Las madres son muy elocuentes cuando se trata para enseñar a sus hijos

Enlaces relacionados

Fuentes