Saltar a: navegación, buscar

John Wesley

John
Información sobre la plantilla
John Wesley.jpg
NombreJohn Wesley
Nacimiento17 de junio de 1703
Rectoría de Epworth. Lincolnshire, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento2 de marzo de 1791
Londres, Bandera de Inglaterra Inglaterra
NacionalidadInglesa
CiudadaníaInglesa
OcupaciónTeólogo y predicador
PadresSamuel Wesley y Susana Wesley

John Wesley. Fue el fundador del movimiento metodista. El 1 de mayo de 1739 formó en Londres, junto con un grupo de seguidores, la primera congregación metodista.

Síntesis Biográfica

Nacio el 17 de junio de 1703 en la rectoría de Epworth. Lincolnshire, fue el decimoquinto hijo del pastor anglicano Samuel y su esposa Susana Wesley. Ese mismo mes se constituyeron otras dos sociedades metodistas en Bristol. Wesley fue también un prolífico escritor. El bajo precio al que se vendían sus obras hizo que sus ideas se extendieran con rapidez, incluso entre las clases más pobres de la sociedad.

Estudios

Estudió en el Charterhouse School y en la Christ Church de la Universidad de Oxford. En 1725 fue ordenado diácono y, tres años después, pasó a formar parte del clero de la Iglesia anglicana. Fue coadjutor de su padre hasta que, en 1729, se trasladó a Oxford como miembro de la junta directiva del Lincoln College. Allí fundó, con su hermano Carlos, el "Club Santo", en el que también ingresó George Whitefield, más tarde fundador del metodismo calvinista. Los miembros de dicho club debían cumplir con rigor y 'método' determinados preceptos y prácticas religiosas, entre ellas visitar a los presos y confortar a los enfermos, por lo que sus compañeros de universidad los llamaron, de forma irónica, 'metodistas'.

Viajes

En 1735 viajó a las colonias americanas en calidad de misionero anglicano. Ya a bordo del barco que zarpó rumbo a Savannah, en el actual estado estadounidense de Georgia, conoció a ciertos peregrinos procedentes de Moravia cuya sencilla devoción evangélica le impresionó. Durante su estancia en América mantuvo la amistad con ellos y tradujo algunos de sus himnos al inglés. Excepto por esta relación, su experiencia americana fue un fracaso.

En 1738 regresó a Inglaterra y, el 24 de mayo de ese año, en Aldersgate Street (Londres), experimentó un despertar religioso que le convenció de que cualquier persona podía alcanzar la salvación sólo con tener fe en Jesucristo.

En marzo de 1739, George Whitefield, que había adquirido gran fama en Bristol por sus predicaciones, pidió a Wesley que unieran sus esfuerzos evangelizadores. A pesar de que en un principio rechazaba predicar en el exterior de las iglesias, la cálida acogida que tuvo entre el público un sermón que pronunció el 2 de abril al aire libre, motivó que se convenciera de que aquélla era la forma más efectiva de llegar a las masas. En cualquier caso, pocos púlpitos iban a estar abiertos para él desde entonces, pues la Iglesia anglicana no aprobaba el evangelismo.

Fundación del Metodismo

Desde el mismo comienzo de su actividad evangélica, Wesley fue escuchado por gran cantidad de fieles. Este poder de convocatoria se explica, en parte, por las circunstancias sociales e históricas de la Inglaterra del momento, ante las cuales la Iglesia anglicana era incapaz de ofrecer la clase de fe personal que la población anhelaba. El énfasis que Wesley mostraba en el principio de religión personal, así como su seguridad de que todos los seres humanos eran aceptados como hijos de Dios, tuvieron una tremenda repercusión popular.

El 1 de mayo de 1739, Wesley y un grupo de sus seguidores se reunieron en Londres, en un local de West Street, para fundar la primera congregación metodista. Pocos días después, se establecieron dos organizaciones similares en Bristol. A finales de aquel mismo año, la sociedad londinense empezó a congregarse en un edificio llamado The Foundry (La Fundición), que durante muchos años albergaría la sede central del metodismo.

El rápido crecimiento del movimiento metodista motivó que Wesley se diera cuenta de la necesidad de consolidar sus aspectos doctrinales y de organización interna. En 1740, por desacuerdos ideológicos, se separó de los moravos y de los calvinistas (en este último caso, debido a su rechazo del principio de predestinación, lo que supuso la escisión del grupo liderado por Whitefield).

También se opuso a muchos principios de la Iglesia anglicana (como el de la sucesión apostólica) y, aunque nunca expresó intención alguna de que el metodismo se constituyera como una nueva iglesia independiente, sus actividades hicieron inevitable la separación. En 1742 las sociedades metodistas estaban divididas en grupos cuyos líderes eran designados por el propio Wesley como predicadores laicos, lo que contribuyó en gran medida a la difusión del movimiento. En 1744 convocó la primera de las conferencias de líderes metodistas, que desde entonces se celebraron con una periodicidad anual.

Organizador y predicador infatigable, viajó cerca de 8.000 kilómetros al año, pronunciando cuatro o cinco sermones al día y sin dejar de fundar nuevas congregaciones. En 1784 publicó una declaración en la que se establecían las normas y las reglas que debían servir de guía a las congregaciones metodistas y encargó a su ayudante, Thomas Coke, un clérigo anglicano, la organización metodista en Estados Unidos, otorgándole poderes para administrar los sacramentos. Aunque la separación con la Iglesia anglicana no se produjo hasta después de su muerte, estas ordenaciones implicaban un paso decisivo hacia la ruptura.

Legado e influencia

Wesley se preocupó por el bienestar intelectual, económico y físico de los individuos. Escribió sobre diversos temas históricos y religiosos y vendió sus libros muy baratos, con la intención de que también pudieran ser leídos por los sectores de la sociedad con escasos recursos económicos. Contribuyó, así, a fomentar el hábito de la lectura entre la población inglesa. Además de fundar múltiples dispensarios médicos, ayudó a las personas que tenían deudas y a las que querían establecer un negocio. Se opuso a la esclavitud y mostró gran interés por otros movimientos que preconizaban la reforma social. Su influencia fue tal, que algunos pensadores sostienen que la aparición y difusión del metodismo evitó el estallido de una revolución en Inglaterra durante los primeros años del siglo XIX. Reunió 23 colecciones de himnos, editó una revista mensual, tradujo obras del griego, del latín y del hebreo, y editó, con el título de El modelo cristiano, el famoso devocionario medieval De Imitatione Christi (Imitación de Cristo), atribuido al religioso alemán Tomás de Kempis. Su Diario (1735-1790) destaca por la exposición franca de su evolución espiritual

Muerte

Fue un hombre muy admirado durante los últimos años de su vida, puesto que la hostilidad de la Iglesia anglicana hacia el metodismo fue reduciéndose de forma progresiva. Falleció el 2 de marzo de 1791 y fue enterrado en el cementerio de City Road Chapel, en Londres. En la abadía de Westminster hay una placa con su nombre.

Véase también

Metodismo

Fuente

  • Diccionario Ilustrado de Intérpretes de la Fe. Veinte Siglos de Pensamiento Cristiano.