Saltar a: navegación, buscar

Juan Amós Comenio

Juan Amós Comenio
Información sobre la plantilla
Amos comenio.jpg
Comenio, pedagogo humanista y filósofo checo
NombreJan Amos Komensky
Nacimiento28 de marzo de 1592
Bandera de la República Checa República Checa
Fallecimiento15 de noviembre de 1670
Ámsterdam, Bandera de Holanda Holanda
Nacionalidadcheca
Otros nombresJuan Amós Comenius
Alma materUniversidad de Herborn
Universidad de Heidelberg
Ocupaciónpedagogo
Conocido porEl padre de la pedagogía
Obras destacadas«Puerta abierta de las lenguas»
«Didáctica magna»

Juan Amós Comenio. Pedagogo humanista y filósofo checo, enemigo del sistema escolástico de enseñanza, dirigente de uno de los grupos de los «Hermanos moravos», secta que se formó durante el movimiento antifeudal y la lucha nacional contra los señores feudales alemanes y la Iglesia Católica. En religión, era protestante, se acercaba al panteísmo. En su teoría sensualista del conocimiento y en su didáctica, se manifiestan importantes tendencias materialistas.[1]

El conocer, según Comenio, es un proceso activo, estrechamente vinculado a la enseñanza racional. Todas las personas poseen facultades para el conocimiento y la instrucción; el pueblo sencillo ha de tener acceso al saber. Comenio sistematizó, por primera vez en la historia de la pedagogía, la didáctica como una ciencia especial. Sus principios didácticos (enseñanza viva, graduación, imitación, ejercitación) exigían la aprehensión consciente de las leyes de la naturaleza y una consolidación de los conocimientos racionalmente proyectada. Las ideas avanzadas de Comenio ejercieron una gran influencia sobre el desarrollo ulterior de la pedagogía. Sus principales obras son: «Puerta abierta de las lenguas» (1631), «Didáctica magna» (1657).[1]

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Jan Amos Komenský, en latín Comenius, nació el 28 de marzo de 1592. Sus padres decidieron bautizarlo con el nombre de Juan Amós Comenio en honor a Juan de Huss del cual deseaban fuera imitador. Elnombre Amós, de origen judío, ofrece razones para recibir testimonio de bendición de Yahveh. A muy corta edad, quedó huérfano. El lugar de nacimiento es incierto, pues pudo ser Komná (de ahí Komenský), una pequeña aldea en la que vivieron sus padres, Nivnice, donde pasó su niñez o Uherský Brod en Moravia (actual República Checa), pueblo al que fue a vivir durante su niñez y en el que se conserva un museo a su nombre.

Vivió una época convulsa, en una Europa en guerra, la de los 30 años, una serie de conflictos, generalmente entre católicos y protestantes. El panorama ideológico, político, religioso y económico de Europa era muy complejo debido a los terribles y sangrientos movimientos de reforma y contrarreforma, cuando los credos religiosos dirigían las políticas, el mundo se explicaba según la Biblia y cualquier desviación de los preceptos equivalía a una herejía que se pagaba a veces con la vida.

La familia de Comenius pertenecía a "La Hermandad", modesta iglesia fundada en 1547 por Rehor (seguidor del movimiento basado en las ideas reformistas del sacerdote y teólogo Jan Hus). Allí se predicaban ideas muy radicales con las que querían llevar a la iglesia a recuperar la sencillez de la primitiva sociedad cristiana, por lo que "La Hermandad" fue perseguida desde un principio. La iglesia fue prohibida y sus miembros acosados. Muchos de los hermanos murieron martirizados, sin embargo, "La Hermandad" persistía. Las lecturas comentadas por su padre le fueron ayudando a desarrollar su pensamiento crítico, y sus ideas sobre la fe en la justicia que tarde o temprano llegaría. Tras morir sus padres y perder sus pertenencias en un terrible incendio huyó en compañía de su tía buscando su porvenir.

Debido a su excepcional aplicación, algunos nobles protectores de la hermandad morava centraron su atención en el joven Comenius enviándolo a la escuela secundaria de Prevov como becado. Comenius asimiló los clásicos latinos y griegos, profundizo en el estudio de la historia de los pueblos. Adquierió los rudimentos de diversas lenguas. Los sufrimientos que le producían la memorización de reglas ininteligibles, le hacieron reaccionar después, redactando manuales para aprender lenguas de una forma natural, como se aprende la propia en la infancia, basándose en frases y no de reglas, "las reglas deben ser redactas después por el aprendiz, luego de dominar la lengua aprendida".

Como premio a su aprovechamiento, Comenius es seleccionado para estudiar en la universidad de Herborn, sobresaliendo entre todo el alumnado. Luego entre 1611 y 1614 triunfa en la universidad de Heidelberg, gracias al apoyo dado por Carlos Zerotin al costear sus estudios. Nuevamente la guerra llega, ahora a los claustros universitarios. En su estadía Heidelberg, Comenius absorbe conocimiento de las ciencias naturales, que giraban alrededor de la teología.

Despertó su interés el "memorial " de Ratke, en el cual el pedagogo alemán expone un nuevo método para enseñar que concordaba con los principios que Comenius utilizaba en la sistematización de la pedagogía que ya empezaba a planear.

Estudios

Juan Amós Comenius
Aprendió el latín, le gustaba leer a los poetas, Virgilio, Ovidio, Cicerón, y con la misma atención leía la Biblia. Con entereza y valentía expresaba sus desacuerdos sobre algunos textos ante sus profesores, acostumbrados a que los alumnos obedientemente repitieran las doctrinas preestablecidas. Sus preguntas los desconcertaba, pues veían que era directo y pensaba libremente. Su espíritu crítico le hizo merecer que lo enviaran a la Universidad de Herborn -escuela de gran prestigio- donde enseñaban los mejores profesores. Criticaba el método memorístico con el cual los maestros le obligaban a aprender pasajes bíblicos, cánticos religiosos y preguntas de catecismo, relegando a segundo plano la lectura, la escritura y el cálculo. Lo veía como una pérdida de tiempo, pues exigía años de aprendizaje cuando, pensaba él, si se hubiera buscado el interés de los estudiantes se podía aprender en unos cuantos meses. Esto le llevó, en contraposición a la memorización de reglas ininteligibles, a redactar manuales para aprender lenguas de una forma natural, como se aprende la propia en la infancia, basándose en frases y no en reglas, que debían ser redactas después por el aprendiz, tras dominar la lengua aprendida.

En la universidad de Heidelberg, (entre 1611 y 1614) se introdujo en el mundo de las ciencias naturales, que giraban alrededor de la teología y comenzó a planificar, siguiendo a Ratke, pedagogo alemán que proponía nuevos métodos de enseñar (inventor del término didáctica), la sistematización de la pedagogía. Las ideas de Copérnico, que demostraba que el sol, y no la tierra, eran el centro de nuestro sistema planetario, las comparaba Comenius analógicamente con su idea de que el centro del sistema escolar no era el maestro, considerado así en ese entonces, sino el alumno.

Comenius, en su etapa de juventud, criticó con dureza a la religión católica por los muchos crímenes que realizaba por debilidad, venganza o ceguera. Se hizo muy crítico ante cualquier religión o ideología e intentó la reconciliación y unidad de todas las religiones protestantes.

A su vuelta de la la Universidad de Heidelberg, ya en su tierra, entre Prevov y Fulnek, desarrolló su actividad de maestro. En esta época reaccionó contra el sistema de enseñanza utilizado en las escuelas y propuso nuevas ideas en relación a la forma de enseñar, para que los alumnos aprendan por gusto, que sientan la alegría de aprender y que estudien, no por obligación sino por deseo, convencido de que los alumnos tomarían interés por la enseñanza sin necesidad de gritos ni amenazas, «una sonrisa en lugar de una vara». El sistema de Comenius se basaba en tres pasos: comprender, retener y practicar; quedando sintetizado en tres voces griegas que repetía a menudo: Autopsia, autocracia y autopraxia.

La hermandad morava, viendo en Comenius integridad, celo apostólico, cultura universitaria y un afán de investigador científico, lo ordenó ministro evangélico a la edad de 24 años. Fue por entonces cuando se casó con Magdalena, hermana de un gran amigo suyo. Comenius comenzó a trabajar como pastor y capellán de escuela en 1618, justamente cuando comenzaba la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).

Comenius se daba cuenta de la terrible situación por la que pasaba la gente sencilla, maltratada por el trabajo forzado y cruelmente explotada por las altas contribuciones. Escribió el texto "Un llamado de los pobres al cielo", harto de las grandes desproporciones entre el lujo de la nobleza y la miseria del pueblo. Decía que «el primer deber es comer, antes que ser cristiano». Los católicos, sobre todo las orden de los agustinos, y algunos luteranos reaccionaron a sus críticas y le trataron de ateo y le acusaron de corromper a los niños.

Represión y persecución

En 1620, tras la invasión de los soldados de Carlos V y la derrota del pueblo Checo en la Montaña Blanca, murieron Magdalena y sus dos hijos a causa de la peste, y Comenius tuvo que huir, pues los soldados tenían la orden de acabar con todo aquello que se relacionara con el protestantismo. Los invasores localizaron la casa de Comenius y por orden de la Inquisición quemaron los manuscritos del maestro, junto con otros escritos protestantes, en la plaza de de Fulnek y ejecutaron a los principales lideres.

Estuvo escondido siete años en su patria, como fugitivo en su propio país, ocultándose en chozas abandonadas, en cuevas e incluso en árboles huecos. Escribió la historia de la contrariedad de la iglesia checa, para relatar las atrocidades que se cometían en su tiempo, cómo eran quemados los autores con sus libros, la persecución de los recién nacidos, los asesinatos de los sacerdotes. Predicó la armonía entre las personas y la paz, la reconciliación de las iglesias y el perfeccionamiento de la sociedad humana.

Tras una década de lucha, la religión católica fue declarada la única confesión legítima en Moravia. A esto siguió la represión, ordenada por Fernando II rey de Bohemia, contra los reformados. A Comenius y a los miembros de las clases altas se les dio la oportunidad de elegir: convertirse al catolicismo o abandonar el país. Puesto que Comenius no estaba dispuesto a claudicar, en 1628 cruzó la frontera y se instaló en la ciudad polaca de Leszno, importante centro de la Unión de Hermanos Moravos en Polonia, como maestro de la escuela. Esta situación marcó el principio de un exilio que duraría cuarenta y dos años y que le privaría de regresar a su patria.

Por esta época contrajo matrimonio con Dorotea. En Polonia vivió mayor tranquilidad y siguió escribiendo. Su fama le llevó por varios países, en los que expuso su reforma educativa, en Inglaterra, en la que conoció al Cardenal Richelieu, que le solicitó que iniciara en Francia una escuela Pansófica. No aceptó Comenius por miedo a la persecución de los católicos franceses pero viajó a Suecia, en donde contagió a la corte con sus reformas, debido al entusiasmo que despertaron en la Reina Cristina, su primera alumna. Inició allí su gran reforma, beneficiando la educación popular con sus métodos participativos y activos, los textos ilustrados y amenos y la característica forma de sus escuelas, con jardines y espacios abiertos.

La relación entre Descartes, que establecía la razón como punto de partida del conocimiento, y Comenius, que declaraba la educación paidocéntrica, contribuyó sin duda al ocaso de la escolástica, uniendo pedagogía y filosofía, la razón y la praxis.

Pensamiento y trabajo

La publicación de "Didactica magna" (1632) y de "Orbis pictus" (1654) difundió por toda Europa su fama de humanista y pedagogo. Ya estaba trabajando en aquellos años en la ordenación en un único sistema todos los conocimientos científicos (pansofía, Comenius sostenía que existía una única verdad
"La luz de la razón debe someterse en obediencia a la voluntad Dios"
en el convencimiento de que con una educación completa, integrada, bien dirigida, se haría posible lograr una humanidad pacífica que acabara con las persecución de las ideas y las guerras.
Guerra de los 30 Años

A pesar de sus intentos, otra vez debió huir por la guerra, esta vez de los Habsburgos, en el final de la guerra de los 30 años, y volvió a Polonia, a Leszno, a la educación de jóvenes sacerdotes y a iniciar nuevos caminos en su transformación de la educación, basada en que cada uno de los actos de las personas debieran servir, no como beneficio propio, sino de toda la humanidad.

Con el deseo de unir a todos los hombres, planea y realiza el congreso de Torun en 1645, desafortunadamente no obtiene resultados positivos en este primer intento de unificación internacional.

Durante el desarrollo del tratado de Westfalia en 1648, que acabó la guerra de los 30 años, Comenius intentó sin éxito que Checoslovaquia se viera beneficiada por el tratado y se viera libre de los Habsburgos. Por ello, decidió regresar a su tierra natal. En Checoslovaquia, cayó enferma y murió su segunda esposa, Dorotea, que lo dejó solo y con cuatro hijos. Otra vez en soledad, y perseguido por pedir la libertad de su pueblo se establece nuevamente en la ciudad polaca de Leszno, con sus manuscritos bajo el brazo.

En 1650 asiste a la boda del Príncipe Segismundo con la hija de Federico V, que le promete meditar sobre el movimiento liberador checo. Comenius se instaló en Sarospatak, donde se dedicó nuevamente a dictar clases y mostró su faceta de dramaturgo. Allí escribió obra "Orbis Pictus", el primer texto visual en la historia de la pedagogía e introdujo el teatro como un instrumento auxiliar en aprendizaje escolar. Al morir el Príncipe Segismundo, Comenius perdió las esperanzas de la libertad de Checoslovaquia.

En Transilvania (desde finales de 1650) permaneció dos años, y fundó la escuela onmiscientífica, en la que mejoró sus métodos y la participación de los alumnos, lo que le hizo conseguir mayores éxitos en su aprendizaje y con ello convenció a los maestros, reacios a cambiar de sistema, de la eficacia de sus procedimientos. Exhortaba a luchar contra la suciedad para evitar las enfermedades, a desterrar la ignorancia y promover la educación de las gentes más sencillas, a utilizar el teatro como técnica de autodominio y de pérdida de la timidez, con lo que facilitaba el aprendizaje de los textos ganando en la seguridad en los comportamientos de los alumnos. En 1654 vuelve a Leszno donde la hermandad morava lo retiene para aprovechar su sabiduría en sus últimos años.

Últimos años

Al abdicar la Reina Cristina de Suecia en favor de su hijo Carlos Gustavo, Carlos X, éste declaró la guerra a Polonia. El ejército sueco no entró a Leszno por respeto a Comenius, pero los polacos no perdonaron a Leszno por haber albergado al hereje. La ciudad polaca de Leszno, su hogar muchos años, fue quemada hasta sus cimientos. Su atesorada biblioteca y los numerosos manuscritos, algunos de ellos, como "El tesoro de la lengua Checa" en la que había trabajado durante 40 años, fueron destruidos totalmente en el fuego, dejando a Comenius, un hombre de 64 años, con poco más que sus ropas.

Comenius deambuló durante varios años perseguido por la peste, los enemigos y el hambre, pero es invitado por el holandés Lorenzo de Geer, hijo de Luis, quién le brindó su protección en Ámsterdam. Comenius, en agradecimiento con sus mecenas les dedicó las obras didácticas completas. Con este nuevo período de paz y bonanza, logró recopilar sus escritos pedagógicos, que se publicaron en Amsterdam en 1657 con el titulo de "Opera didáctica omnia", de la cual su obra cumbre "La Didáctica magna" dedicó a la ciudad de Amsterdam. Con la reedición de "Orbis Pictus, el mundo a través de la ilustración", Comenius se ganó el sobrenombre de el príncipe de la instrucción. En "La Consulta General" se mostró su opinión de que no podíamos entregarnos únicamente a la providencia, que tenemos el derecho y la obligación de crear y cambiar el mundo de acuerdo con nuestras ideas, y según nuestra conciencia.

Finalizando la guerra entre Inglaterra y Holanda, y realizando la junta de Breda con delegados de los dos países, para lograr la paz, Comenius les envió una ponencia simbólicamente titulada "El ángel de la Paz" en la cual se les proponía a las dos partes realizar las conversaciones abiertas y francas, ya que los acuerdos que se lograban repercutirían en toda Europa, y especialmente en Checoslovaquia. Decidió escribir sus "confesiones" y dictar las últimas cartas para mantener en la humanidad la conciencia por la paz.

Muerte

Fallece el 15 de noviembre de 1670, a la edad de 78 años. Su cuerpo fue sepultado en la iglesia Naarden en Holanda.

Aportes

Orbis pictus, obra ilustrada para el aprendizaje del latín.

Comenius partió del convencimiento de que el hombre sólo necesita una educación adecuada para desarrollar su naturaleza a plenitud; es decir que el hombre por su naturaleza, no necesita tomar nada del exterior sino que es preciso tan sólo desarrollar lo que encierra oculto en sí mismo y señalar claramente la intervención de cada uno de sus elementos. Con esta concepción Comenius proclama claramente que todos los hombres tienen una aptitud innata hacia el conocimiento y no restringe este a solo una elite o para algunos iluminados, así crea la concepción de una escuela popular de gran cubrimiento y a la que todos tengan acceso, en principio con la que hoy se cuenta. Esto lo hace también con el fin de alcanzar la paz mundial ya que consideró siempre que la educación era el camino más rápido para llegar a esta.

Por otro lado, al tener en cuenta la aptitud innata hacia el conocimiento, Comenius consideró de gran importancia la educación en los primeros 6 años de vida, escribiendo incluso una obra para este fin llamada "Escuela Materna" que concibe a la madre como una educadora e instaurando así lo que hoy conocemos con el nombre de jardines o preescolares. Esto también es reiterado con uno de sus principios que dice que "solo es firme lo que en la primera edad se aprende". Otro aporte de gran importancia, con una de sus obras "Orbis-Pictus", es la implementación de métodos audiovisuales pues esta obra es una pieza teatral en la que se utiliza la interpretación teatral como un instrumento importante de motivación y estimulación, para con este llegar a que el niño entienda y asimile determinado contenido.

Para Comenius el hombre no solamente era un animal racional sino también un animal libre de actuar; esto es, sus acciones individuales y sociales son los criterios de sus potencialidades, incluidas las de su intelecto.

Como critica a los métodos de enseñanza duros que solo despertaban el terror de los niños para con el conocimiento y además destrozaba ingenios, Comenius plantea un método práctico de aprender haciendo en el que los conocimientos se infiltran e infunden suavemente en las almas, llevando al entendimiento la verdadera esencia de las cosas e instruir acerca de los fundamentos, razones y fines de las más principales cosas que existen y se crean, contrario a esto se implementaba como muy importante, el uso de la memoria de la palabra y no la de la experiencia, así Comenius insta a formar primero el entendimiento de las cosas, después de la memoria y por último la lengua y las manos.

Su concepción paidocéntrica de la educación pone todos los componentes educativos al servicio del aprendiz, estableciendo un paradigma pues anteriormente al alumno no se le daba tal importancia, siendo considerado como simple receptor-pasivo del conocimiento.

Comenius también aporta de manera explícita la necesidad de lo que hoy llamamos lineamientos curriculares, al considerar como peligroso imbuir en el hombre los sanos preceptos de la vida desde la misma cuna, pues en cuanto los sentidos empiecen necesariamente a inquietarse al entrar en funcionamiento, se le pueden dar uso indebido y no utilizarlo en cosas útiles. Además concluye en uno de sus fundamentos que todo cuanto se ha de aprender debe escalonarse conforme a los grados de la edad, de tal manera que no se proponga nada que no este en condiciones de recibir.

Con base en un principio de Comenius, extraño para la época, que decía que se debe reunir en las escuelas a toda la juventud de uno u otro sexo, plantea una igualdad de géneros, considerando a la mujer como igualmente dotada de entendimiento, ágil y capaz de la ciencia y lo mismo destinadas a elevadas misiones; y no entendía porque razón se les apartaba del conocimiento y entendimiento de las ciencias.

El maestro no solo debe encarnar el método de enseñanza, sino él como modelo para sus alumnos. Comenius, centra su esfuerzo, en un modelo pedagógico para reglamentar y prescribir que se debe, como y cuando enseñar dando fundamental importancia a niño como objeto del acto educativo al que se le debe estimular positivamente para que ame el conocimiento, dando este de manera metódica, sencilla y primordialmente que aprenda haciendo, es decir activando todos sus sentidos.

Uno de sus grandes aportes a la pedagogía es su concepción pansófica de la educación. Esta concepción no sólo constituía las bases epistemológicas de su teoría del conocimiento, sino también una vía para alcanzar la sabiduría del buen vivir; en ella se incluyen no solo una cosmovisión del mundo en cuanto a lo macro, sino también el conocimiento de una parte de ese mundo en cuando a lo micro, esto es, el conocimiento holístico del ser humano. También en esta concepción se pueden encontrar elementos éticos, sociales, religiosos y principios para reformar la sociedad desde una cultura de la paz y el respeto a la diversidad en el mundo. [2]

Los aportes realizados a la pedagogía por Comenius eran muy adelantados para su tiempo en diferentes aspectos como: la insistencia en la “universalidad” y su teoría de que si una idea o método son buenos para un grupo o determinado contexto, puede ser de igual manera valioso para otros grupos y contextos. Abogó por una educación que defendiera no solo la igualdad entre hombres y mujeres, sino también la coeducación de pobres y ricos. Según Savin (1981, 4), planteó: “la cuestión de la enseñanza general, elaboró un sistema de educación y fundamentó con profundidad la estructuración del proceso docente en la escuela. Su trabajo, la Didáctica Magna, fue una de las primeras obras sobre la teoría de la pedagogía”

Fue el primero en concebir una pedagogía (sobre todo didáctica) como un saber independiente del conocimiento teórico de la época. Demostró la importancia de la enseñanza relacionada con la naturaleza para lograr una adecuada educación integral. Se remitió frecuentemente a muchos elementos naturales para defender este pensamiento. Sobre la importancia conferida por Comenius a la naturaleza en el proceso educativo, refiere Alfonso Chacón (2009, 95): “el principio de conformidad con la naturaleza significaba que la educación debía relacionarse con el mundo exterior y la naturaleza de los niños, ya que el pedagogo debía tomar como punto de partida la unidad del hombre y tomar en cuenta las particularidades de las edades de los alumnos”

Su obra constituye un esfuerzo notable por su amplitud y profundidad del pensamiento pedagógico. La misma expone “las tesis teóricas fundamentales de los <<principios de la enseñanza>>, síntesis de carácter metodológico (reglas didácticas), elaboración de las normas organizativas del proceso de instrucción (…) para aquellos tiempos del sistema de clases en grupo” (Gmurman, V. E y Korelev, F. F, 1967, 32). También se puede afirmar que su obra es el inicio de la pedagogía como disciplina autónoma. Muchos de los problemas analizados por Comenius no se han resuelto o se han resuelto parcialmente. La sistematización en los métodos, los medios y las técnicas educativas no tuvo precedentes y demoró en encontrar una continuidad. Aunque el tema de la universalización de la enseñanza, la preocupación por la lengua materna, la gradación y ordenación de los estudios fueron promovidas por pensadores anteriores a él, no alcanzaron la magnitud desarrollada por Comenius. No así otras como la importancia de promover un aprendizaje más ameno para el estudiante y tener en cuenta la revalorización de la experiencia.[3]

Su labor pedagógica se caracterizó por la defensa de la igualdad en la educación. Consideraba que el pueblo sencillo también tenía derecho a la educación, luchó porque el niño con bajos recursos económicos tuviera igualdad de condiciones con respecto a los niños con una alta solvencia económica, criticó la disciplina mecánica y los métodos utilizados en la enseñanza para la mera memorización. Propuso la necesidad de transformar estos métodos, y encontrar nuevos sistemas de enseñanza que no sólo posibilitaran aprender mucho mejor y más vivadamente lo que ya se enseñaba, sino también permitieran al estudiante ampliar su espectro de conocimientos a un universo más rico y complejo del heredado por la tradición clásica.[4]

La organización de la escuela, según Comenius

En su didáctica magna, hace una reforma de la organización escolar, distingue cuatro escuelas muy parecidas a las actuales:

  • La escuela maternal: Que llega hasta los 6 años. En ella se deben enseñar las ciencias.
  • La escuela elemental: Es el equivalente a la primaria y llega hasta los 12 años. En ella se enseña una instrucción general y virtudes. Se cultiva la inteligencia, la memoria y la imaginación. Debe ser obligatoria.
  • La escuela latina o gimnasio: de los 12 a los 18 años. Sirve para preparar a los alumnos para estudios superiores. Cuando acaban esta escuela los alumnos realizan un examen para comprobar quienes son aptos para entrar en la academia.
  • La academia: de los 18 a los 25 años, muy parecida a la universidad. Para ella el Estado debe conceder becas .
  • La escuela es basada en una alianza escuela-familia, que imparte conocimientos estandarizados por medio de un libro único, que, a través de un método, instauraría una nueva forma social esencial en la vida de todo ser humano.

Pensamiento pedagógico y la cultura física

En relación con la Cultura Física señaló la importancia de la Educación Física en el proceso de la educación. Hizo énfasis en los juegos al aire libre y en la práctica de ejercicios físicos en los centros educativos como una forma de contribuir al desarrollo completo de los educandos, es conveniente significar en este sentido que Comenius sentó las bases científicas de la Educación Física Moderna. [5] Según Rosental (1964, 71), Comenius sistematizó “por primera vez en la historia de la pedagogía, la didáctica como una ciencia especial. Sus principios didácticos (enseñanza viva, graduación, imitación, ejercitación) exigían la aprehensión consciente de las leyes de la naturaleza y una consolidación de los conocimientos racionalmente proyectada”

Apunta Alfonso Chacón (2009, 95) cómo “constantemente estuvo preocupado por la Educación Física, abogando por su participación en el proceso de la educación integral, pues decía que el desarrollo debe ser completo y recomendó los ejercicios corporales en los cursos escolares, insistiendo en la necesidad de una nueva educación”. Comenius expuso la importancia de concebir la Educación Física en el sistema de enseñanza por ser un medio fundamental para el lograr un correcto desarrollo y equilibrio del ser humano.

Según Martínez de Osada y Cruz Blanco (2008, 39), “prestó especial atención a la Educación Física, abogando por su participación en el proceso de la educación integral, sobre todo con juegos al aire libre. Concebía el fin de la educación como un desarrollo completo y recomendaba los ejercicios corporales en las escuelas.” Para Comenius los juegos al aire libre tenían gran importancia. Sobre este aspecto exponía el principio de conformidad con la naturaleza sustentando el aprendizaje a través del método natural. Según Martínez de Osada (2006, 172 – 173), “no desdeñó la educación física y mostró preocupación por ella. Recomendó ejercicios físicos en los cursos escolares dentro de la educación integral”.

En su obra Orbis Sensualium Pictus (1658) aparecen grabados con fines didácticos entre los que se perciben a varios hombres jugando tenis. Sobre el juego, de forma general considera su carácter recreativo a partir de la distracción de los sentidos externos e internos.

La obra pedagógica de Comenius tiene tal importancia que sus aportes sentaron las bases científicas de la Educación Física Moderna posteriormente desarrolladas por sus cuatro fundadores: Federico Ludovico Jahn (17781852), Pedro Enrique Ling (17761839), Francisco de Amorós y Ondeano (17701848) y Tomas Arnold (17951842).

Principales obras

Error al crear miniatura: Falta archivo
Didáctica Magna (1632, primera edición en checo)
  • Reglas gramaticales más fáciles: de 1616, es la primera que publica Comenius a sus 24 años de edad, son conceptos gramaticales que siguen un proceso inductivo, de casos particulares se deduce la regla.
  • La puerta abiertas de las lenguas: Su primera obra famosa, escrita en 1631, es un cuaderno de lectura bilingüe, basado en al latín con 100 títulos compuestos con 10 frases, dando como resultado 1000 frases.
  • La escuela materna: En el mismo 1631, esta obra trata la educación durante los 6 primeros años del niño, para prepararlo al ingreso a la escuela primaria. La educación doméstica debe realizarse en el hogar, lo cual transforma a la madre en educadora. Es el primer estudio sistemático de la psicología del niño e invitación a la creación de Escuelas Maternales y de Jardines de Infantes.
  • La puerta de la sabiduría: Propedéutica para quienes quieren alcanzar el verdadero saber. Escrita en 1673. El científico es erudito, acumula conocimientos, el sabio es contemplativo, rumia lo conocido.
  • Didáctica Magna: (1632). Su gran obra
  • El aprendizaje del latín: De 1637, es un manual dirigido a los niños que inician el estudio del latín por medio de conversaciones latinas, el método novedoso esta en empezar hablando como el niño aprende la lengua materna.
  • Pródromo de la pansofía: Publicada en 1638, es una introducción a la sabiduría universal que dan al hombre los años, para que los adultos que la han adquirido faciliten su consecución a los jóvenes.
  • El camino de la luz: Escrito en Inglaterra en el año de 1641. Es un tratado de política trascendente en la cual confía su idea de que ilustrando a la humanidad entera, se elevaran los niveles de cultura y moralidad en el mundo.
  • Tratado sobre las oportunidades que hay para proseguir la investigación didáctica: De 1643. El maestro no solo debe impartir asignaturas, sino estudiar a cada alumno para dar la respuesta adecuada a sus exigencias personales, no solo instruir sino formar.
  • La dilucidación pansófica: Escrita en 1643 en Suecia. Describe un itinerario que arranca de la naturaleza, para llegar al hombre, a Dios y a la sabiduría. Llama templo a la enciclopedia del conocimiento universal.
  • Compendio de física proyectada hacía Dios: Manual de 1643, en el cual Comenius reforma la filosofía natural, para proyectar la cosmología espiritualizada que eleva al hombre hacía su creador.
  • Moderno método lingüístico: Escrito en 1648, es una gramática de treinta capítulos, en la cual se habla del concepto, variedades, prerrogativas de algunas lenguas, en especial la latina, expresando un método más reciente para enseñarla.
  • El testamento: Obra pastoral, especie de sermón. Escrita en 1650, son palabras de aliento a compatriotas que vivieron el destierro con él.
  • Mandamientos para evitar el mal: De 1653, para que los hombres vivan con buenas costumbres.
  • La felicidad de la nación: Dedicada en 1654 al Príncipe Jorge. Describe la personalidad de un gobernante sabio y prudente, orienta los caminos que debe seguir el mandatario para dar bienestar a su pueblo.
  • La clase juego: Obra teatral, con la cual quiere hacer de la escuela un lugar agradable. Escrita en 1655.
  • Panegírico de Carlos Gustavo: Pieza oratoria en honor del Rey Carlos Gustavo X en 1655.
  • Vestíbulo de la lengua latina: Introducción bilingüe, en latín y alemán, de la puerta de la lengua latina, en 1656.
  • Puerta de la lengua latina: Exponer nociones de gramática. Define el arte de hablar correctamente, dividida en: etimología, sintaxis y ortografía.
  • Adnotaciones gramaticales: Complemento de la puerta de la lengua latina.
  • Opera didáctica omnia: Obras didácticas completas de 1657, contiene diversas obras de Comenius, desde 1627 a 1657. Al comienzo del volumen coloca su Didactica magna, que aparece por primera vez en su forma completa, tal y como la conocemos hoy.
  • Diccionario latino: Manual de sentencias, frases con las letras del alfabeto; publicado en 1657.
  • Templo de la latinidad: Con ejercicios graduales en latín, en el orden que Comenius siempre utilizaba: Pórtico, atrio, vestíbulo y santuario.
  • Disertación del latín: Escrito para facilitar el aprendizaje del latín.
  • El mundo en imágenes: Orbis sensualium pictus. Primer texto escolar ilustrado de la historia de la pedagogía; de 1658, ha sido modelo para los posteriores textos escolares, con este libro, se da a Comenius el título de: precursor de la educación audiovisual.
  • El laberinto del mundo y el paraíso del corazón: Escrito en Checo desde 1623 y después de la batalla de la Montaña Blanca (1620). Este libro aparece en 1633, refleja una sociedad trastornada, llena de injusticias y de abusos.
  • Tratado universal para la reforma de la humanidad: Comenius quiere ayudar a los hombres a salir del gran desorden babilónico en que están perdidos.
  • Consulta general sobre la enmienda de los asuntos humanos: (escrita entre 1644-1670). En ella se compromete de lleno con la gran restauración de los hombres, de las sociedades, de los saberes; el medio para lograrlo, es precisamente la educación de todos los hombres, en todas las cosas, en todos los tiempos.

Ideas de Comenius

Lo que se conoce como Escuela Moderna, se basa en gran medida en lo escrito por Comenius hace cuatrocientos años y que se refiere a la educación en la infancia y primera juventud. Entre otras cosas, Comenius postuló lo siguiente:

  • Un sólo maestro debe enseñar a un grupo de alumnos.
  • Que ese grupo debe ser homogéneo respecto de la edad.
  • Que se debe reunir en las escuelas a toda la juventud de uno y otro sexo (Cap. IX de Didáctica Magna)
  • Que los alumnos de la escuela deben ser distribuidos por grados de dificultad, principiantes, medios y avanzados.
  • Que cada escuela no puede ser completamente autónoma sino que deben organizarse sistemas de educación escolar simultánea.
  • Que todas las escuelas deben comenzar y finalizar sus actividades el mismo día y a la misma hora (un calendario escolar único).
  • Que la enseñanza debe respetar los preceptos de facilidad, brevedad y solidez.
  • Recomendaciones para los maestros: 1° enseñar en el idioma materno, 2° conocer las cosas para luego enseñarlas, y 3° eliminar de la escuela la violencia.
  • Que el medio más adecuado para aprehender a leer es un libro que combine: lecturas adaptadas a la edad con gráficos e imágenes, etc.
  • El aprendizaje debe ser un juego, los niños ir a la escuela con alegría y la visita de los padres a la escuela, una fiesta.
  • Diseñó una arquitectura de cómo debían ser construidas las escuelas: con patios, jardines y espacios alegres y abiertos.

Frases de Comenius

  • Sobre la cantidad de materia:

«El maestro debe enseñar no todo lo que sabe, sino lo que el alumno pueda asimilar»

  • Sobre la metodología:

«Enseñar bien es permitir que el alumno aprenda de manera rápida, agradable y completa» «El buen maestro es aquel que sabe soportar pacientemente la ignorancia de sus estudiantes y al mismo tiempo disiparla con eficacia» «Enseñar no tiene otro sentido que mostrar cómo difieren las cosas en sus diferentes propósitos, formas y orígenes. [...] Por lo tanto, quien diferencia bien, enseña bien» «No debemos enseñar lo que sabemos, sino lo que son capaces de aprender los alumnos»

  • Sobre la relación lógica:

«Todo lo que no comunica sentido no se puede comprender ni valorar, y en consecuencia, tampoco se puede memorizar» «Cuando faltan detalles, es casi imposible comprender o evaluar un asunto, e igualmente imposible de memorizar»

  • Sobre la comprensión:

«Entender una cosa es en buena medida percibir porqué y cómo se relaciona en cualquiera de sus partes con algo más, y cómo y hasta qué grado difiere de otras cosas semejantes» «Bien se ha dicho que debemos leer algo la primera vez para averiguar su contenido; la segunda, para entenderlo; la tercera, para grabarlo en la memoria, y la cuarta, repetirlo en silencio para comprobar que lo dominamos»

  • Definición de educación de Comenius

«el arte de hacer germinar las semillas interiores que se desarrollan no por incubación sino cuando se estimulan con oportunas experiencias, suficientemente variadas y ricas y sentidas siempre como nuevas, incluso por quién la enseña»

«...la escuela debe ser un grato preludio de nuestras vidas...»[6]

Referencias

  1. 1,0 1,1 Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, p. 71.
  2. Consideraciones sobre el pensamiento pedagógico de Juan Amós Comenius en torno a la formación humanista y la cultura física.
  3. Consideraciones sobre el pensamiento pedagógico de Juan Amós Comenius en torno a la formación humanista y la cultura física.
  4. Consideraciones sobre el pensamiento pedagógico de Juan Amós Comenius en torno a la formación humanista y la cultura física.
  5. Consideraciones sobre el pensamiento pedagógico de Juan Amós Comenius en torno a la formación humanista y la cultura física.
  6. Frases y definiciones de Comenius

Fuentes