Saltar a: navegación, buscar

Juicio Causa 67

Juicio Causa 67 de 1956
Información sobre la plantilla
Frank en el Juicio Causa 67.jpg
Vista parcial del juicio conocido como Causa No. 67. Involucraba a participantes en el levantamiento del 30 de Noviembre y expedicionarios del Granma capturados después del combate de Alegría de Pio. La cifra de acusados ascendió a 222.
Fecha:22 de abril de 1957
Lugar:Audiencia de Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba


Juicio Causa 67. Proceso judicial desarrollado en Santiago de Cuba contra los participantes en el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956 y expedicionarios del Yate Granma.

Antecedentes

Al salir Fidel y los asaltantes al Cuartel Moncada del presidio, fue constituido en 1955 el Movimiento 26 de Julio. Ya en el exilio (México) comienzan los preparativos para el reinicio de la lucha armada contra la dictadura batistiana, con el apoyo del movimiento clandestino en Cuba.

El 30 de noviembre de 1956 tiene lugar el levantamiento armado en Santiago de Cuba y otros sitios de la provincia Oriente fundamentalmente, con el objetivo de apoyar el desembarco del Yate Granma, que arribó a las costas cubanas el 2 de diciembre de propio año.

Después de estas acciones, la dictadura batistiana recrudeció la represión, comenzando una intensa persecución contra los sospechosos de haber participado en ambos hechos.

Los detenidos fueron conducidos a la cárcel de Boniato, donde recibieron maltratos y vejaciones de toda índole. Allí también se organizan después de la llegada al penal de Frank País en marzo de 1957, y se preparan para enfrentar el juicio.

Proceso Judicial

El lunes 22 de abril del año 1957, se inició en la Audiencia de Santiago de Cuba la Causa 67 de ese año contra 222 personas.

Fuerzas combinadas del ejército, la policía y la marina establecieron una cerrada custodia de los detenidos desde la cárcel de Boniato hasta el Palacio de Justica, utilizando tanques ligeros con ametralladoras calibre 50, se movilizaron soldados y policías de distintos lugares de la provincia.

William Gálvez en su libro: "Frank entre el sol y la montaña", expresa:

“Una verdadera plaga de uniformes, amarillos, azules y blancos era constante ante nuestros ojos, pero vimos algo que la opacaba totalmente, desde las primeras casas que nos encontramos al coger la sinuosa carretera, recibimos el cariñoso saludo de sus moradores, y a medida que avanzábamos por lugares de mayor población, más personas observaban el paso de la caravana; frente al Palacio de Justicia, una entusiasta concentración nos esperaba aplaudiendo nuestra llegada. Que emoción, que felicidad tan grande experimentamos (…)

La toma de conciencia alcanzada por el pueblo fue un factor importante en el desarrollo de este juicio.

La población apoyó a los presos situándose a ambos lados de la carretera por donde pasaban, enarbolando banderas y arrojando flores. También se concentraron personas frente al Palacio de Justica.

El tribunal de la causa estuvo integrado por:

Presidente: Dr. Manuel Urrutia Lleó. Magistrados: Eduardo Cutié Álvarez y Alberto Segrera, Fiscal: Francisco Mendieta Hechavarría, Secretario: Walfrido Lora, Oficial de Secretaría: Nerio Ramos Aguilera, Abogados de la Defensa: Alberto Bayar León, Roberto Hung Mustelier, Melba Hernández, José Pomares Bory, Marcelino Albuerne Sánchez del Campo, Roberto del Valle, Dr. Francisco Díaz Roca, Dr. Juan Manuel Chaiyoux, Dr. Armando Torres y el Dr. Raúl Díaz Villalvilla (que defendió a 17 acusados entre los que se encontraban Francisco Cruz Bouza, Frank y Josué País)

La defensa estuvo integrada por 22 abogados los que en su mayoría simpatizaban con el Movimiento 26 de Julio.

Conclusiones

El Juicio Causa 67 mostró el repudio al régimen de la dictadura por parte el pueblo y a su vez la solidaridad con los que luchaban.

El tribunal, por los votos de sus tres integrantes Dres: Manuel Urrutia Lleó, Eduardo Cutié Álvarez y Alberto Segrera, dio la batalla para que el juicio fuera oral y público. El Presidente del Tribunal Dr. Manuel Urrutia, brindó amplias facilidades a todos los acusados para defenderse, esto permitió que muchos de ellos se convirtieran en acusadores, formulando denuncias por maltratos, atropellos, vejaciones, violaciones de domicilio y amenazas de muerte por determinados agentes de las fuerzas represivas.

Entre todos los abogados de la defensa funcionó una efectiva solidaridad hacia sus defendidos, ya que en su mayoría simpatizaban con el Movimiento 26 de julio.

Los 22 expedicionarios del Yate Granma confesaron que vinieron a Cuba bajo la dirección del Dr. Fidel Castro, a luchar para derrocar la dictadura de Fulgencio Batista y transformar el orden económico, político y social del país. Los restantes acusados negaron toda participación, con el objetivo de lograr la absolución del mayor número de compañeros, para de esta forma reorganizar el M-26-7 y continuar la lucha.

El tribunal absolvió a 109 acusados y sólo le impuso a los sancionados, considerándolos menores ejecutores, la mínima pena.

Véase también

Fuentes

  • Romero Fernández Josefina y Arelis Bigñott: Juicio Causa 67, Trabajo de investigación (sin publicar), 2000.
  • Gálvez, William: Frank entre el sol y la montaña. Editorial Unión, 1991.