Saltar a: navegación, buscar

Neumonía del niño prematuro

Neumonía del niño prematuro
Información sobre la plantilla
Neumonía en el bebé prematuro.jpg
Agente transmisor:Bacterias, virus, hongos.
Forma de propagación:Aspiración intrauterina, secreciones vaginales infectadas y por la placenta.

Neumonía del niño prematuro. El niño prematuro tiene gran susceptibilidad a la neumonía. Como en el niño nacido a término, la enfermedad puede adquirirse dentro del útero, al nacer o después. Probablemente no rige para el niño prematuro la conjetura de que la neumonía determinante de la muerte dentro de los tres primeros días es de origen intrauterino, aunque dicha hipótesis sea aplicable al nacido a término.

Anatomía patológica

Potter ha dicho que la imagen microscópica es comúnmente característica en la neumonía de los niños con un peso de 800 a 1,000 g, muertos durante el período neonatal incipiente. Hay inmadurez pulmonar.

Sólo se ha desarrollado por completo una fracción de la totalidad normal de los alveolos. La luz de los alveolos está llena de leucocitos y todo el árbol pulmonar distal de los bronquiolos está con frecuencia tapizado por una simple capa de macrófagos.

Causas

Existen dos tipos de neumonías congénitas en el recién nacido:

De inicio precoz:

Se desarrolla durante los tres primeros días de vida y la vía de contagio es la madre: aspiración intrauterina o durante el parto de líquido amniótico o secreciones vaginales infectadas y transmisión demicroorganismos por la placenta (transplacentario). La causa más frecuente son las bacterias (estreptococo grupo B, listeria y tuberculosis); pueden causarla también algunos virus (virus Herpes) y hongos (Candida).

De inicio tardío:

Ocurre durante la hospitalización del recién nacido o después del alta y es debida a microorganismos intrahospitalarios. Tienen mayor riesgo de padecer este tipo de infección los recién nacidos que llevan catéteres endovenosos y tubos endotraqueales. La mayoría son neumonías bacterianas aunque también pueden ser virales o fúngicas. En el caso de las neumonías virales de inicio tardío el origen de la infección es algún familiar enfermo. El virus más frecuente es el VRS (Virus sincitial respiratorio)

La aspiración puede cooperar a que se produzca una neumonía adquirida en los lactantes prematuros los primeros días de vida. El primer intento de alimentación debe realizarse con agua, ya que como demostró Olson con experimentos efectuados en conejos, en caso de aspiración, el agua es mucho menos irritante para los pulmones que la glucosa al 5%, o la leche.

A menudo se descubre neumonía en el niño prematuro pequeño, concomitante con hemorragia subaracnoidea o intraventricular, con formación de membrana hialina o con ambos procesos. En estos casos es difícil averiguar el origen exacto de los signos manifiestos.

Síntomas

  • La neumonía congénita precoz se presenta como dificultad para respirar, apnea y palidez. En algunos casos la infección puede progresar de manera muy agresiva y desarrollar una infección diseminada por todo el organismo (septicemia) en las primeras horas de vida.
  • La neumonía congénita tardía presenta síntomas más sutiles, la afectación del bebé no es tan brusca: rechazo del alimento, apneas, vómitos, respiración acelerada.

Diagnóstico

En algunos niños prematuros se descubren signos patognomónicos, en otros, sobre todo en los muy pequeños, se presenta la muerte dentro de las 8 a 24 horas después del nacimiento sin ningún signo de infección pulmonar presente y progresiva.

La temperatura corporal es normal o subnormal; con mayor frecuencia es subnormal. El color es oscuro o cianótico, como debe esperarse en dichos niños prematuros. Pueden faltar la taquipnea transitoria y la disnea. Ordinariamente hay respiración muy irregular con períodos alarmantes de apnea y cianosis.

Si se descubren matidez generalizada, disminución del murmullo vesicular y finos estertores crepitantes, estos signos no se pueden diferenciar de los previstos en la atelectasia de los pulmones inmaduros.

En resumen, la neumonía del prematuro pequeño en el primero o segundo día de su vida, puede escapar al diagnóstico por el examen físico. El roentgenograma puede o no revelar las alteraciones características de la neumonía intrauterina.

Pronóstico

La neumonía es una gravedad extrema en el prematuro pequeño. No fallecen todos, pero es muy elevado el tanto por ciento de defunciones.

Tratamiento

Los principios del tratamiento son los mismos que se han señalado al tratar del niño nacido a término.

Fuentes

  • Alexander J. Schaffer, M.D. y Mary Ellen Avery, M.D. Enfermedades del recién nacido. Tomo I. Pág. 159. Edición Revolucionaria. La Habana. Cuba. 1981.
  • Información sobre Neumonía del niño prematuro. Consultado: 24 de noviembre de 2012. Disponible en: www.mapfre.com