Prótesis total de cadera

De EcuRed
Prótesis total de cadera
Información sobre la plantilla
Concepto:Sustitución de una articulación artrósica o lesionada por una articulación artificial denominada prótesis.
Cadera con prótesis
Cadera con prótesis

Prótesis total de cadera. Es uno de los mayores adelantos de la cirugía ortopédica de este siglo. El pionero en su diseño y su utilización fue Sir John Charnley, un cirujano ortopédico que, con la colaboración de un equipo de ingenieros, desarrolló la técnica y los materiales utilizados en la prótesis total de cadera. Esta técnica supone la sustitución de una articulación artrósica o lesionada por una articulación artificial denominada prótesis.

Contenido

Articulación

Es una estructura del organismo donde encajan dos huesos. En el caso de la cadera son el hueso del muslo que se denomina fémur, cuyo extremo superior es una esfera, con una cavidad situada en la pelvis que se denomina acetábulo (fig. 1). Los extremos de los huesos que forman una articulación están recubiertos por un material liso y brillante denominado cartílago articular. Este material amortigua las fuerzas que actúan sobre el hueso subyacente y permite que la articulación se mueva fácilmente y sin dolor. La articulación se halla rodeada por una cápsula recubierta en su interior por una fina membrana denominada sinovial. La membrana sinovial produce un lubricante (el líquido sinovial) que ayuda a disminuir la fricción y el desgaste de la articulación. Envolviendo la articulación hallamos los músculos y tendones que también ayudan a mantener su estabilidad y permiten su movimiento.

Necesidad de la prótesis total de cadera

La razón más frecuente para colocar una prótesi total de cadera es la de eliminar el dolor y la incapacidad que causa una destrucción severa de la articulación. La artrosis, proceso en que se produce el desgaste del cartílago articular, es la indicación más frecuente para la colocación de una prótesis total de cadera (Fig. 2). La articulación también puede resultar dañada por otros procesos como fracturas, la artritis reumatoidea, etc. En la artritis reumatoidea, la membrana sinovial produce unas sustancias químicas que atacan la superficie articular y destruyen el cartílago articular. Debido al dolor y a la rigidez, el paciente evita la utilización de la articulación. Los músculos que rodean la articulación se debilitan y esto contribuye a dificultar la movilidad de la cadera. Cuando la destrucción articular es importante, una prótesis total de cadera puede permitir al paciente volver a desempeñar sus actividades diarias. El diagnóstico de la artrosis o la artritis reumatoidea incluye anotar los síntomas del paciente, realizar una exploración física, pruebas de laboratorio y radiografías que muestran la extensión de la destrucción articular. Una vez hecho el diagnóstico, puede considerarse la posibilidad de colocar una prótesis siempre después de que el tratamiento no quirúrgico u otras alternativas quirúrgicas hayan fallado sin conseguir eliminar el dolor y la incapacidad.

Colocación de la prótesis total de cadera

Es una técnica quirúrgica. Con el paciente bajo anestesia el cirujano sustituye la articulación dañada por unos componentes realizados en materiales artificiales. El extremo superior del fémur, que es como una esfera, es sustituido por una esfera metálica o de cerámica unida a un vástago, habitualmente de titanio, que se inserta dentro del hueso. En la cavidad esférica de la pelvis, que está dañada, se inserta una cúpula de metal o de un material plástico (polietileno) denominada cótilo (Fig. 3). Los materiales utilizados en las prótesis totales están diseñados para permitir una movilidad similar a la de la articulación normal. Los componentes suelen estar formados por un elemento metálico que encaja exactamente en un elemento de plástico. Se utilizan diversos metales, acero inoxidable, aleaciones de cobalto y cromo, o titanio. El plástico es polietileno de alta densidad que es duradero y resistente al desgaste. La fijación de los elementos de la prótesis al hueso puede realizarse directamente o mediante la utilización de un cemento. Habitualmente colocamos prótesis totales de cadera de titanio, con un recubrimiento de Hidroxiapatita (Fig. 4). La hidroxiapatita forma parte de la composición de los huesos lo que permite un anclaje biológico, firme y duradero, de la prótesis con el hueso. No obstante en determinadas circunstancias, cuando la calidad del hueso no lo permite, recurrimos a la utilización de prótesis cementadas. Buscando una mayor duración de las prótesis de cadera, sobre todo cuando se indican en pacientes jóvenes, se han desarrollado nuevos materiales más resistentes al desgaste. También se ha ido modificando el tamaño de la cabeza de la prótesis, ya que a mayor tamaño de esta, hay menor desgaste y baja el riesgo de luxación. Con el tiempo se ha visto que el polietileno se desgasta y tiende a producir partículas lo que produce finalmente un aflojamiento de la prótesis. En lugar del polietileno se utiliza cerámica, que es altamente resistente y de gran dureza. El tipo de prótesis a utilizar va a depender de la edad y de las condiciones generales del paciente.

Período de recuperación tras una prótesis total de cadera

Varía, dependiendo del paciente. En general, se le anima para que utilice la articulación poco después de la intervención. El paciente puede colocarse de pie y deambular en pocos días. Un fisioterapeuta puede instruirle en la utilización de muletas.

Beneficios de una prótesis total de cadera

El mayor beneficio es la desaparición del dolor. Algunos pacientes notan alguna molestia en la articulación operada tras la intervención. Estas molestias son debidas a la cirugía y a que los músculos que rodean la articulación están debilitados por la inactividad. Estas molestias pueden prolongarse durante algunas semanas. La fuerza muscular suele recuperarse cuando el dolor desaparece. La movilidad de la articulación suele mejorar. El grado de recuperación depende de lo rígida que estuviera la articulación antes de la intervención. Las actividades de la vida cotidiana deben poder realizarse sin limitaciones: caminar, vestirse, conducir un vehículo…. Dependiendo de la edad del paciente, practicar algunos deportes también debería ser posible. (Caminar, golf, bicicleta, natación).

Riesgos de una prótesis total de cadera

Existen riesgos como en cualquier procedimiento quirúrgico. El paciente que está considerando la intervención debe explicar al cirujano cualquier problema médico que pueda complicar la cirugía. Para determinar el riesgo quirúrgico, con la máxima exactitud y prevenir posibles complicaciones, se practica una analítica sanguínea, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Estas pruebas son evaluadas por un anestesista. El anestesista le informará de los riesgos de la anestesia y del tipo de anestesia que se le practicará. La colocación de una prótesis total de cadera implica la pérdida de una cierta cantidad de sangre, que puede producirse durante el acto operatorio o en las siguientes horas a través de los drenajes que se colocan para evitar la formación de hematomas. La mencionada pérdida de sangre hace necesaria, en algunas ocasiones, la realización de una transfusión sanguínea.

Posibles complicaciones

La mayor complicación potencial de una prótesis total de cadera es la infección. Puede ocurrir justo en la zona de la herida o en profundidad alrededor de la prótesis. Puede ocurrir durante la estancia hospitalaria o una vez el paciente se halla en su casa. Puede ocurrir incluso años después de la intervención. La infección superficial de la herida se trata con antibióticos. La infección profunda, además del tratamiento antibiótico, requiere en ocasiones tratamiento quirúrgico para eliminar el foco de infección, pudiendo ser necesario la retirada de la prótesis. Puede producirse una infección por diseminación de una infección en otra localización del organismo. Para prevenir este tipo de infecciones, las personas portadoras de prótesis total deben tomar antibióticos antes de ser sometidos a una limpieza dental así como otros tipos de cirugía. Si se produce una infección debe ser tratada con antibióticos.

¿La prótesis total de cadera es definitiva?

La mayoría de personas ancianas pueden esperar que la prótesis no deba ser recambiada durante el resto de su vida. Les proporcionará años sin dolor, cosa que de otro modo no podemos conseguir. Sin embargo los jóvenes, más activos, probablemente deberán ser sometidos a una segunda intervención para cambiar la prótesis. El material y las técnicas quirúrgicas mejoran rápidamente gracias a los cirujanos ortopédicos que trabajan con ingenieros y otros científicos. El futuro es prometedor para aquellos que escogen colocarse una prótesis total de cadera.

Fuentes