Saltar a: navegación, buscar

Quimioterapia

Quimioterapia
Información sobre la plantilla
Quimioterapia.jpg
Concepto:La Quimioterapia es tratamiento de enfermedades por medio de productos químicos. Es el uso de medicamentos para combatir el cáncer.

Quimioterapia. Es, de forma general, cualquier tratamiento médico basado en la administración de sustancias químicas (fármacos). En medicina se llama tratamiento quimioterápico al que se administra para curar la tuberculosis, algunas enfermedades autoinmunes y el cáncer.

Quimioterapia del Cáncer

Error al crear miniatura: Falta archivo
La quimioterapia

El término quimioterapia suele reservarse a los fármacos empleados en el tratamiento de las enfermedades neoplásicas que tienen como función el impedir la reproducción de las células cancerosas. Dichos fármacos se denominan medicamento citotástico, citostáticos o citotóxicos.

La terapia antineoplásica tiene una gran limitación, que es su escasa especificidad. El mecanismo de acción es provocar una alteración celular ya sea en la síntesis de ácidos nucleicos, división celular o síntesis de proteínas. La acción de los diferentes citostáticos varía según la dosis a la que se administre.

Debido a su inespecificidad afecta a otras células y tejidos normales del organismo, sobre todo si se encuentran en división activa. Por tanto, la quimioterapia es la utilización de diversos fármacos que tiene la propiedad de interferir con el ciclo celular, ocasionando la destrucción de células.

Causas y síntomas

Se utiliza después de la cirugía para evitar crecimiento o reproducción de la enfermedad. La quimioterapia se puede usar para:

  • Curar el cáncer.
  • Impedir que el cáncer se propague.
  • Aliviar los síntomas (cuando el cáncer no se puede curar).

La quimioterapia combate las células que se dividen rápidamente. Las células normales, también se dividen muy rápidamente y la quimioterapia causa daño o mata también estas células sanas.

¿Para qué se usa la quimioterapia?

Acción de la quimioterapia

La diferencia entre la quimioterapia y las otras opciones disponibles para abordar esta patología, -radioterapia y cirugía fundamentalmente- es que ésta puede usarse de manera sistemática. Es decir, por su propia naturaleza, estos fármacos no se limitan a actuar en un área concreta sino que llegan a diversas partes del organismo, allí donde se hayan extendido las células enfermas. En función del tipo de cáncer y su estadio, la quimioterapia puede emplearse con diferentes objetivos:

  1. Para curar el cáncer: una meta que se considera alcanzada cuando el paciente ya no presenta células enfermas en su organismo, el tumor desaparece y el enfermo queda libre de la patología durante muchos años.
  2. Para controlar el cáncer: es decir, para evitar que la enfermedad se siga extendiendo. En este caso, los fármacos eliminan las células enfermas que ya han llegado a otros órganos.
  3. Paliativo: para aliviar los síntomas de la enfermedad, fundamentalmente el dolor, que merma la calidad de vida del paciente.

En muchas ocasiones el tratamiento farmacológico se complementa con el uso de radioterapia o incluso se emplea como complemento de la cirugía. En el caso de la llamada quimioterapia neo-adyuvante, los fármacos tienen como misión empequeñecer el tumor antes de que éste se extirpe; por el contrario, cuando la terapia se emplea después de la cirugía para acabar con las posibles células malignas que hayan quedado en el organismo se habla de quimioterapia adyuvante.

Tratamiento

Medicamentos para la quimioterapia

Para el tratamiento de las células cancerosas se utilizan los medicamentos quimioterapéuticos.

Los medicamentos se pueden administrar por vía oral o por medio de inyección. La quimioterapia se considera un tratamiento sistémico, ya que los medicamentos se transportan a través de la sangre a todo el cuerpo.

Tipos de quimioterapia

La quimioterapia no suele ser el único tratamiento del cáncer, por lo que se suele combinar con cirugía y radioterapia, modalidad que se llama tratamiento combinado o multidisciplinar.

  • Poliquimioterapia: Es la asociación de varios citotóxicos que actúan con diferentes mecanismos de acción, sinérgicamente, con el fin de disminuir la dosis de cada fármaco individual y aumentar la potencia terapéutica de todas las sustancias juntas. Esta asociación de quimioterápicos suele estar definida según el tipo de fármacos que forman la asociación, dosis y tiempo en el que se administra, formando un esquema de quimioterapia.
  • Quimioterapia adyuvante: Es la quimioterapia que se administra generalmente después de un tratamiento principal como es la cirugía, para disminuir la incidencia de diseminación a distancia del cáncer.
  • Quimioterapia neoadyuvante o de inducción: Es la quimioterapia que se inicia antes de cualquier tratamiento quirúrgico o de radioterapia con la finalidad de evaluar la efectividad in vivo del tratamiento. La quimioterapia neoadyuvante disminuye el estadio tumoral pudiendo mejorar los resultados de la cirugía y de la radioterapia y en algunas ocasiones la respuesta obtenida al llegar a la cirugía, es factor pronóstico.
  • Radioquimioterapia concomitante: También llamada quimioradioterapia, que se administra de forma concurrente o a la vez con la radioterapia con el fin de potenciar el efecto de la radiación o de actuar espacialmente con ella, es decir potenciar el efecto local de la radiación y actuar de forma sistémica con la quimioterapia.

Fármacos antitumorales

Existen más de 100 fármacos antineoplásicos que se suelen usar en combinación:

  • Agentes alquilantes: su mecanismo de acción general, es el daño inducido al ADN celular (tanto neoplásico como sano) al incorporar grupos alquilo, y de esta manera alterar o evitar la duplicación celular. Ejemplos: clorambucil, melfalan.
  • Antimetabolitos: Sustancias análogas a componentes naturales:
  • Alcaloides de la vinca.
  • Antibióticos antitumorales.
  • Tratamiento hormonal del cáncer.
  • Cisplatino y derivados.

Riesgos

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de muchas cosas, incluyendo el tipo de cáncer y los medicamentos específicos que se utilicen.

Efectos secundarios de la quimioterapia

El tratamiento quimioterápico puede deteriorar físicamente a los pacientes con cáncer. Los agentes quimioterápicos destruyen también las células normales sobre todo las que se dividen más rápidamente, por lo que los efectos secundarios están relacionados con estas células que se destruyen. Los efectos secundarios dependen del agente quimioterápico y los más importantes son:

  1. Alopecia o caída del cabello: Es el efecto secundario más visible debido al cambio de imagen corporal y que más afecta psicológicamente a los enfermos, sobre todo a las mujeres. Sin embargo este depende de la cantidad e intensidad de la dosis y no ocurre en todos los casos. Pero de 4 a 6 semanas el cabello vuelve a crecer.
  2. Náuseas y vómitos: Pueden aliviarse con antieméticos como la metoclopramida o mejor con antagonistas de los receptores tipo 3 de la serotonina como dolasetron, granisetron y ondansetron. Algunos estudios y grupos de pacientes manifiestan que el uso de cannabinoides derivados de la marihuana durante la quimioterapia reduce de forma importante las náuseas y los vómitos y que aumenta el apetito.
  3. Diarrea o estreñimiento.
  4. Anemia: Debido a la destrucción de la médula ósea, que disminuye el número de glóbulos rojos al igual que la inmunodepresión y hemorragia. A veces hay que recurrir a la transfusión de sangre o a la administración de eritropoyetina para mitigar la anemia.
  5. Inmunodepresión: Prácticamente todos los regímenes de quimioterapia pueden provocar una disminución de la efectividad del sistema inmune, como la neutropenia que puede conducir a la infección, a la sepsis y a la muerte si no se detecta y trata a tiempo. La neutropenia se puede solucionar con la administración de factor de crecimiento de colonias de granulocitos (G-CSF del inglés granulocyte-colony stimulating factor) como el filgastrim.
  6. Hemorragia: Debido a la disminución de plaquetas por destrucción de la médula ósea.
  7. Tumores secundarios.
  8. Cardiotoxicidad: La quimioterapia aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ejemplo: adriamicina).
  9. Hepatotoxicidad.
  10. Nefrotoxicidad.
  11. Síndrome de lisis tumoral: Ocurre con la destrucción por la quimioterapia de las células malignas de grandes tumores como los linfomas. Este grave y mortal efecto secundario se previene al inicio del tratamiento con diversas medidas terapéuticas.

Nuevo tratamiento contra la caída del pelo en la quimioterapia

Error al crear miniatura: Falta archivo
Caída del pelo, efecto de la quimioterapia

La pérdida de cabello (alopecia) como consecuencia del tratamiento de quimioterapia contra el cáncer es uno de los efectos secundarios más temidos por los pacientes, principalmente por mujeres.

Las otras posibles reacciones adversas tales como náuseas y la mucositis oral, son ampliamente estudiados por la comunidad científica y, a diferencia de la alopecia tiene suavizar los efectos.

La caída de cabello se produce porque la combinación de fármacos utilizados en quimioterapia ataca las células enfermas y sanas, llegando a la raíz del cabello y produciendo la perdida del pelo

Hipotermia en el cuero cabelludo

Es pronto para decir que la caída del pelo por quimioterapia tiene los días contados, pero una técnica ampliamente utilizada en los países europeos empezó a ser estudiada por los profesionales del Instituto Paulista de Oncología contra la caída del pelo (IPC). Esta es la terapia de hipotermia en el cuero cabelludo.

Cuando el cuero cabelludo es sometido a bajas temperaturas en la aplicación de la quimioterapia, las drogas afectan a la región a una escala más pequeña, dañando menos la raíz del pelo, consiguiendo la disminución en el flujo sanguíneo como resultado de la vasoconstricción provocada por bajas temperaturas.

"Se coloca sobre el pelo del paciente 15 minutos antes de la aplicación de la quimioterapia y durante 45 minutos. Estamos en la fase de despliegue de la terapia de hipotermia. En dos meses, tenemos un estudio sobre 30 pacientes. Estamos ofreciendo calidad de vida de los pacientes con cáncer ", explica el Dr. Hézio médico oncólogo Jadir Fernandes Jr., responsable del proyecto contra la caída del cabello.

Calidad de vida

Trabajos publicados en Europa mostraron reducción de la caída del cabello, sin causar reacciones adversas con la quimioterapia, la promoción de un impacto positivo sobre la calidad de vida. Un estudio realizado en 98 pacientes (70 mujeres y 28 hombres, edad media 51 años) divididos en 4 grupos (de acuerdo con los fármacos utilizados) mostró un resultado global positivo de 81%.

Según el Dr. Hézio, la terapia se ha utilizado en 10 pacientes en el IPC. "20 días después de la aplicación del primer ciclo de quimioterapia, se observó que estos pacientes han perdido aproximadamente el 20% del cabello mientras que los pacientes que se sometieron a la misma medicación y a la hipotermia tuvieron aproximadamente 70% menos caída del pelo"

Consideraciones

Los medicamentos más novedosos de quimioterapia atacan mejor las células cancerosas y pueden causar menos efectos secundarios.

La guanábana y el cáncer no quimioterapia

La Guanábana o la fruta del árbol de Graviola es un producto milagroso para matar las células cancerosas. Es 10,000 veces más potente que la quimioterapia. ¿Por qué no estamos enterados de ello? Porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que les permita obtener fabulosas utilidades. Así que de ahora en adelante usted puede ayudar a un amigo que lo necesite, haciéndole saber que le conviene beber jugo de guanábana para prevenir la enfermedad. Su sabor es agradable. Y por supuesto no produce los horribles efectos de la quimioterapia. Y sí tiene la posibilidad de hacerlo, plante un árbol de guanábana en su patio trasero. Todas sus partes son útiles. La próxima vez que usted quiera beber un jugo, pídalo de guanábana.

¿Cuántas personas mueren mientras este secreto ha estado celosamente guardado para no poner en riegos las utilidades multimillonarias de grandes corporaciones? Como usted bien lo sabe el árbol de guanábana es bajo. No ocupa mucho espacio, Se le conoce con el nombre de Graviola en Brasil, guanábana en Hispanoamérica, y “Soursop” en Inglés.

La fruta es muy grande y su pulpa blanca, dulce, se come directamente o se la emplea normalmente, para elaborar bebidas, sorbetes, dulces etc. El interés de esta planta se debe a sus fuertes efectos anti cancerígenos. Y aunque se le atribuyen muchas más propiedades, lo más interesante de ella es el efecto que produce sobre los tumores. Esta planta es un remedio de cáncer probado para los cánceres de todos los tipos. Hay quienes afirman que es de gran utilidad en todas las variantes del cáncer.

Se la considera además como un agente anti-microbial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos; es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos, regula la tensión arterial alta y es antidepresiva, combate la tensión y los desórdenes nerviosos.

La fuente de esta información es fascinante: procede de uno de los fabricantes de medicinas más grandes del mundo, quien afirma que después de más de 20 pruebas de laboratorio, realizadas a partir de 1970 los extractos revelaron que:

  • Destruye las células malignas en 12 tipos de cáncer, incluyendo el de colon, de pecho, de próstata, de pulmón y del páncreas
  • Los compuestos de este árbol demostraron actuar 10,000 veces mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica, normalmente usada en el mundo.
  • Y lo que es todavía más asombroso: este tipo de terapia, con el extracto de Graviola, o Guanábana, destruye tan sólo las malignas células del cáncer y no afecta las células sanas.

Tratamiento con quimioterapia para cáncer pulmonar y Leucemia

Error al crear miniatura: Falta archivo
La quimioterapia en el cáncer del pulmón

El tratamiento para el cáncer pulmonar depende del tipo de cáncer y de la etapa de la enfermedad. La quimioterapia es una forma de tratamiento para este tipo de cáncer que puede curarlo, reducirlo o evitar que se extienda.

El diagnóstico es mediante un análisis de sangre y médula ósea y el tratamiento con quimioterapia intensiva y en ocasiones trasplante de médula.

Dado que otras enfermedades tienen síntomas parecidos a los de la leucemia como la mononucleosis, la anemia y algunas infecciones crónicas como la tuberculosis, es necesario establecer el diagnóstico adecuado, por lo que la consulta con un médico endocrinólogo, un oncólogo y un hematólogo son muy importantes.

Después de elaborar la historia clínica con todos los antecedentes de salud y los síntomas del enfermo, el diagnóstico se confirma mediante un examen microscópico de sangre y una biopsia de médula ósea, para encontrar células anormales y determinar el tipo de leucemia de que se trate.

El tratamiento, de la leucemia es fundamentalmente con quimioterapia intensiva y utiliza diversas combinaciones de fármacos contra el cáncer, en ocasiones con medicamentos orales y en otras es necesario que sean intravenosos.

En ocasiones también es necesario aplicar radiaciones, para eliminar cualquier célula de leucemia que pudiera eludir el tratamiento con quimioterapia, ya que el medicamento utilizado no atraviesa la barrera que protege al cerebro. La quimioterapia aplicada en los niños tiene un alto grado de efectividad ya que generalmente es curable.

Durante el tratamiento es necesario el control mediante estudios periódicos de médula y de sangre y debe continuar con dosis menores de radiación y medicamento hasta después de que se han erradicado las células malignas, con el propósito de evitar la recurrencia de la enfermedad.

En ocasiones el médico sugiere transfusiones de glóbulos rojos, plaquetas y en ciertas ocasiones de glóbulos blancos, el control de las hemorragias e infecciones debe ser muy cuidadoso, ya que pueden llegar a ser fatales, por lo que es recomendable el aislamiento del enfermo, lo más que se pueda.

En el tratamiento de la leucemia crónica, al principio solamente se vigila al enfermo y se realizan análisis de sangre y biopsias de médula periódicos, si los enfermos empeoran se inicia la quimioterapia.

También puede recomendarse un trasplante de médula ósea, cuando los enfermos son menores de 40 años y padecen leucemia mielógena crónica.

Otro de los métodos para prevenir que el linfoma se vaya al cerebro, es el el tratamiento de los linfomas es la aplicación intratecal de algunos medicamentos oncológicos, que se aplica directamente mediante punción en la tercero y cuarto espacio vertebral. Se toma líquido raquídeo y se aplica el medicamento, después el enfermo debe reposar un momento para evitar dolores de cabeza y otras molestias.

Fuentes