Rabdomiosarcoma

De EcuRed
Rabdomiosarcoma
Información sobre la plantilla
Agente transmisor:En la mayoría de los casos no existen factores de riesgo
Región de origen:Comienzan a crecer específicamente en el músculo esquelético de los tejidos blandos
Región más común:Puede crecer en cualquier músculo del organismo
El rabdomiosarcoma es el tipo más común de sarcoma de tejido blando encontrado en niños. Sigue siendo un cáncer raro en total, contando cerca de 3.5% de todos los cánceres de la niñez. Cerca de 250 casos nuevos de rabdomiosarcoma se diagnostican en los Estados Unidos cada año.

Los rabdomiosarcomas comienzan a crecer específicamente en el músculo esquelético de los tejidos blandos (los músculos que se utilizan en acciones voluntarias, también llamados músculos estriados).

El nombre en sí mismo viene de una combinación de 3 palabras más pequeñas: rabdo significa "formados como una barra", mio es el músculo, y sarcoma es el tipo de cáncer, según lo descrito arriba. Las células de rabdomiosarcoma tienden parecer, debajo de un microscopio, formadas como una barra, y tienen varias características de las células del músculo. Normalmente, mientras un feto se convierte en la matriz, células llamadas los rabdomioblastos "crecen para arriba" para convertirse en los músculos esqueléticos del cuerpo. Cuando estas células no se maduran correctamente, sino continúan multiplicándose anormalmente, el resultado es un rabdomiosarcoma.

Contenido

Nombres alternativos

Sarcoma del tejido blando; Rabdomiosarcoma alveolar; Rabdomiosarcoma embrionario; Sarcoma botrioides.

Causas

En la mayoría de los casos no existen factores de riesgo que predispongan al desarrollo del RMS. Se ha asociado a otros trastornos, incluyendo:

Subtipos de Rabdomiosarcoma

En los niños, el RMS constituye dos de los tres subtipos principales de la enfermedad, (según el estudio anatomopatológico de las Células tumorales del niño en el microscopio).

El Rabdomiosarcoma embrionario (RMSE) es el subtipo más frecuente.

Rabdomiosarcoma alveolar (RMSA): Este tipo de tumor constituye del 25 al 40% de los RMS. Es más común entre adolescentes, y se localiza con frecuencia en las piernas y los brazos.

Lugares del organismo donde se desarrolla

El RMS puede crecer en cualquier músculo del organismo, pero los lugares donde se desarrolla con más frecuencia son:

Síntomas

El síntoma más común es una masa que puede o no ser dolorosa.

Otros síntomas varían dependiendo de la localización del tumor.

Signos y exámenes

El diagnóstico del rabdomiosarcoma con frecuencia tarda en realizarse debido a la falta de síntomas y porque la aparición del tumor puede coincidir con una lesión reciente. El diagnóstico oportuno es importante porque se trata de un tumor agresivo que se disemina rápidamente.

Se debe hacer un examen físico completo. Los exámenes que se hacen para diagnosticar esta afección abarcan:

Tratamiento

El tratamiento preciso depende del tipo de rabdomiosarcoma y del sitio en el cual se encuentra. Este tumor se trata mejor en un centro especializado en este campo.

En general, la cirugía y la adioterapia se usan para tratar el sitio primario del tumor, mientras que la quimioterapia se utiliza para tratar la enfermedad en todos los sitios del cuerpo.

La Quimioterapia es una parte esencial del tratamiento para prevenir la diseminación posterior del cáncer. Muchos diferentes medicamentos de quimioterapia son activos contra el rabdomiosarcoma y algunos de ellos comprenden:

Evaluación de los rabdomiosarcomas

Los estudios para ayudar a diagnosticar estos tumores incluyen típicamente los siguientes:

-- Cistoscopia (alcance para mirar dentro de la vejiga)

-- Enema de bario y ultrasonido rectal

Factores que determinan el pronóstico:

En el caso del RMS, la tasa de supervivencia de 5 años actualmente supera al 70%. Los factores pronósticos son características de los pacientes y de sus tumores que son designados como más o menos "favorable" a base de la reacción al tratamiento y el resultado de centenares de pacientes tratados las décadas excesivas. Estos factores también se utilizan para determinar la mejor clase de terapia. Aunque las formas "desfavorables" requieren un tratamiento más intensivo que ésos considerados "favorables," todo el RMS se trata con quimioterapia y Cirugía; la radioterapia se agrega a veces.

Los factores de pronóstico más importantes son:

Complicaciones

Sistema de estadificación

Los rabdomiosarcomas tienen ambos una agrupación y un sistema de estadificación.

El agrupar se basa en las observaciones hechas durante cirugía y el grado real de la cirugía, como sigue:

El término "resección" significa retiro quirúrgico. La "resección total gruesa" significa retiro completo de todo el tumor visible.

Grupo I = enfermedad localizada, resecada totalmente

Grupo II = resección total gruesa

Grupo III = resección incompleta

Grupo IV = enfermedad metastática distante presente en el inicio (no puede ser extirpado o "ser curado" quirúrgicamente)

La estadificación utiliza el sistema clásico de TNM, definido como sigue:

a £ 5 cm b > 5 cm

a £ 5 cm b > 5 cm

El sistema de estadificación también pone énfasis grande en la localización del tumor primario, además de TNM, dando por resultado el compuesto siguiente:

Etapa I = Sitios favorables, cualquier tamaño, cualquier estado nodal

Etapa II = Sitios desfavorables, pero ganglios linfáticos pequeños y negativos

Etapa III = Sitios desfavorables, pequeños o grandes, PERO ganglios linfáticos positivos.

Etapa IV = Enfermedad metastática distante, sin importar sitio, tamaño, o ganglios.

Referencias

1. Halperin E: Rhabdomyosarcoma. In Pediatric Radiation Oncology Lippincott Williams & Wilkins 1999; 289-319.

2. Sepúlveda L, Tordecilla J, Becker A, et al: Resultados por protocolos del PINDA. Sarcoma de partes blandas. En Cáncer infantil en Chile. Gobierno de Chile Ministerio de Salud 2000; 194-208.

3. Raney B, Anderson J, Barr F, et al: Rhabdomyo-sarcoma and undifferentiated sarcoma in the first two decades of life : A selective review of intergroup rhabdomyosarcoma study group experience and rationale for intergroup rhabdomyosarcoma study V. J Pediatr Hematol Oncol 2001; 23: 215-20.

4. Breneman J, Wiener E: Issues in the local control of Rhabdomyosarcoma. Med Pediatr Oncol 2000; 35: 104-9.

5. Gunderson, Tepper: Clinical Radiation Oncology, Churchill Livingstone 2000. Cap. 9 Brachytherapy, cap13 Three dimensional conformal radiation therapy, cap 52 Pediatric soft tissue sarcomas.

6. S Webb. The physics of three-dimensional radiation therapy, IOP plublishing Ltd. 1993.

7. Merchant T: Conformal Therapy for Pediatric Sarcomas, Seminars in Radiation Oncol 1997; 7: 236-45

8. Michalski JM, Sur RK, Harm WB, et al: Three dimensional conformal radiation therapy in pediatric parameningeal rhabdomyosarcomas. Int J Radiat Oncol Biol Phys 1995; 33: 985-91

9. Fontanesi J, Rao B, Fleming I, et al: Pediatric Brachytherapy, The St. Jude Children’s Research Hospital Experience. Cancer 1994; 74: 733-9.

10. Healey E, Shamberger R, Grier H, et al: A 10-year experience of pediatric Brachytherapy. Int J Radiat Oncol Biol Phys 1995; 32: 451-5.

11. Habrand JL, Gerbaulet A, Pejovic M, et al: Twenty years of interstitial iridium brachytherapy in the management of soft tissue sarcomas. Int J Radiat Oncol Biol Phys 1991; 20: 405-11.

12. Lawrence Jr, Anderson W, Gehan E, et al: Pre-treatment TNM staging of childhood rhabdomyosar-coma: A report of the Intergroup Rhabdomiosarcoma Study Group. Cancer 1997; 80: 1165-70.

13. NCI. Common toxicity criteria, version 2.0. 1999

14. Dutrex A, Marinello G: The Paris System. In Modern Brachytherapy. NY, Masson 1987; 25-42.

15. Wolden S, Anderson J, Crist W, et al: Indications for radiotherapy and chemotherapy after complete resection in rhabdomyosarcoma: A report from the Intergroup Rhabdomyosarcoma Studies I to III. J Clin Oncol 1999; 17: 3468-75.

16. Benk V, Rodary C, Donaldson S, et al: Para-meningeal rhabdomyosarcoma: Results of an international workshop. Int J Radiat Biol Oncol Phys 1996; 36: 533-40.

17.Arndt CAS. Soft Tissue Sarcomas. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 500.

18.National Comprehensive Cancer Network Clinical Practice Guidelines in Oncology: Soft Tissue Sarcoma. National Comprehensive Cancer Network; 2009. Version 2.2009

Fuentes