Simón Rodríguez Rodríguez

De EcuRed
Simón Rodríguez Rodríguez
Información sobre la plantilla

Combatiente revolucionario cubano
NombreSimón Rodríguez Rodríguez
Nacimiento28 de octubre de 1925
Camagüey, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento13 de abril de 1962
Melena del Sur, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinado por elementos contrarrevolucionarios
NacionalidadCubana
OcupaciónMilitar
PadresJuan Rodríguez e Irene Rodríguez

Simón Rodríguez Rodríguez. Combatiente revolucionario cubano.

Contenido

Síntesis biográfica

Nació el 28 de octubre de 1925 en Aguada de Pasajeros en el seno de una familia humilde, hijo de Juan Rodríguez e Irene Rodríguez. Su padre era obrero agrícola, la familia estaba formada por sus padres y 23 hermanos, de ellos 8 hembras y 15 varones, de los cuales solo cinco lograron sobrevivir. Simón era el segundo de los hijos, por lo que de pequeño tuvo que trabajar para ayudar a su padre en el sustento de la familia.

En 1930 la familia se trasladó a vivir a Melena del Sur, la provincia de La Habana, cuando Simón contaba con 5 años de edad; vivían en la finca La Alegría, en una casa de madera y guano.

A pesar de ser un niño inteligente, que le gustaba el estudio, no pudo aprender a leer y escribir hasta la Campaña de Alfabetización, cuando ya contaba con 36 años de edad y posteriormente continúa superándose en clases nocturnas en la escuela Los Pinos.

Cuando tenía 20 años de edad falleció su padre, por lo que la situación económica familiar se tornó aún más difícil. Ante lo cual Simón se trasladó hacia la provincia de Camagüey, donde residía una hermana, en busca de trabajo. Allí la laboró, por espacio de dos años, en los centrales azucareros Cunagua y Florida, en taras de siembra y corte de caña.


Encontrándose en Camagüey conoció a Aurora García Mirabal, quien sería la compañera de su vida y la madre de sus cuatro hijos: Jesús, Miguel, Carmen y otro que nace poco tiempo después de su muerte y a quien su esposa le puso Simón como su padre. En ese entonces residía en la finca San Galletano cerca de la laguna de Ojo de Agua.

Sin embrago tampoco en Camagüey varió la situación económica de Simón, por lo cual regresó a La Habana en compañía de su esposa e hijos, entre 1945 y 1947, fijando su domicilio nuevamente en Ojo del Agua, donde se dedicó a las labores agrícolas. En este lugar permaneció hasta 1955, año en el que se traladó para el poblado de Güines, donde se dedicó a la labor de vendedor ambulante.

Trayectoria revolucionaria

Durante la lucha clandestina se destacó como vendedor de bonos del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) para recaudar fondos para la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista.

Después del Triunfo de la Revolución, al fundarse las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), se incorporó a las mismas. Fue enviado a pasar la escuela de las MNR de Barbosa, al término de la cual realiza la caminata de los 62 km. Durante los años 1960 y 1961 permaneció movilizado en la escuela.

Fue designado para dirigir las MNR en la Cooperativa "Rogelio Pérez" en Melena del Sur, lugar donde laboraba en el cultivo y corte de la caña.

De igual forma se incorporó desde su fundación a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y funda el de su zona de residencia en su propia casa, ocupa el cargo de presidente.

Es reclutado como agente de los Órganos de la Seguridad del Estado a principios de 1960. Esta captación se realizó teniendo en cuenta la intransigencia revolucionaria de Simón, que acometió la tarea de control de los los elementos hostiles a la Revolución en la zona de Zapote, en la propia Melena del Sur. Posteriormente se le orientó la obtención de información sobre la banda de Filiberto Coto Gómez, conocido por El Pipero, que operaba en la zona, para lo cual creo una red de colaboradores.

Simultáneamente a estas actividades, cumplió la misión de vigilancia y protección de las plantaciones de caña en la zona, muy afectadas por la acción de la contrarrevolución.

Simón se enfrentaba con valentía ante cualquier manifestación o expresión en contra de la Revolución, razón por la cual sus enemigos le amenazaron de muerte, quienes provocaban a sus amigos y esposa.

Por la labor desplegada por Simón se pudieron contrarrestar en la localidad varias acciones contrarrevolucionarias tales como: Quema de cañaverales, planes de atentado, distribución de propaganda enemiga, localización de bandas contrarrevolucionarias en los lugares en que operaban, entre otras.

Se caracterizó por ser un hombre que se arriesgaba ante cualquier tarea asignada, por ejemplo: Escuchaba de noche a escondidas conversaciones de contrarrevolucionarios en la zona y de esta forma previa cualquier acción terrorista que pretendieran ejecutar.

El día antes de su muerte estuvo conversando con Severino López, jefe del Departamento de Información del Ejército Rebelde (DIER) en su municipio de residencia, ocasión en que Simón ofreció información secreta. Severino lo aconsejó mucho, principalmente que se cuidara de sus adversarios, pues ese carácter tan fuerte y la valentía que poseía podía ser que el enemigo atentara contra su vida; además Severino le advirtió sobre la proximidad de la banda del Pipero en la zona, la cual sembraba el terror entre las familias campesinas que apoyaban a la Revolución.

La banda del Pipero surgió en Juan Borrel y estaba integrada por: Orlando, el zambo, Berto el Pipero entre otros. Cometió varios asesinatos, entre ellos el de Narciso Sánchez y Porfilio Acosta, oriundos de Güines y el de Humberto Hernández e hirieron a varias personas.

Su Muerte

El 12 de abril de 1962 Simón fue a ver a Julián Alonso Vasallo (el Goyo) para informarle que era posible que al trabajo voluntario que se iba a realizar al día siguiente, no pudiera llegar temprano, porque ya tenía conocimiento sobre la proximidad de la banda del Pipero en las cercanías de la localidad.

El 13 de abril de 1962, el contrarrevolucionario Sergio Alfonso, colaborador de la banda del Pipero, visitó la zona para comprobar la presencia de Simón en la localidad e informó al Pipero sobre el mismo.

Ese día en horas de la tarde se produjo un incendio en un cañaveral cerca del Zapote en el que Simón estuvo presente para apagarlo. Como responsable de las milicias junto con otros obreros, llegaron a la conclusión de que era necesario reforzar la guardia en los campos de caña, tarea que debía organizar ese mismo día.

Posteriormente Simón fue a la escuela los Pinos para informar al maestro que esa noche no podría asistir a clases por tener que formar una guardia especial para cuidar los campos de caña. Había dejado su escopeta en la casa y solo portaba herramienta de trabajo, su machete.

Después de haber avisado a su maestro se dirigió hacia San Galletano para cumplir su misión, lo que no logró pues fue interceptado por la banda del Pipero y asesinado. Después de la muerte de Simón esta banda huye hacia la Ciénaga de Zapata. Tres meses después fueron capturados y condenados por los Tribunales revolucionarios.

Homenaje póstumo

Monumento a Simón Rodríguez
Monumento a Simón Rodríguez

En el lugar de su asesinato se levantó un obelisco que recuerda el hecho y honra la memoria de Simón Rodríguez Rodríguez. Le fue otorgada la militancia del Partido Comunista de Cuba (PCC), atendiendo a sus méritos como obrero ejemplar y ante la defensa de la Patria.

Fuente

  • Museo de Melena del Sur
  • Mártires del MININT. Semblanzas biográficas, t. I, Editora Política, La Habana, 1990.