Saltar a: navegación, buscar

Información sobre la plantilla
Te.jpg
Bebida que se obtiene a partir de la infusión de las hojas de la planta Camellia Sinensis.
Origen
OrigenBandera de la República Popular China China, Bandera de Japón Japón
Color(blanco, verde, rojo y negro)
Composición
TipoBebida
Servida enTasa
Té. Es una bebida hecha a partir de hojas secas de la planta de té o pequeños árboles (camellia sinensis) de la familia de las Theaceae(s). Es consumida, ya sea como bebida caliente o fría, por aproximadamente la mitad de la población mundial, a pesar de ser segunda a la planta de café considerando su importancia comercial.

Historia

Etimologicamente, la palabra proviene del ideograma Chino pronunciado 'chah' en Cantonés y 'tay' en dialecto Amoy. Como 'chah' el té ha viajado a Japón, India, Persia y las zonas de alfabeto cirílico (Rusia, Ucrania, etc.), aunque para nuestro vocabulario, el germano e inglés viajo como 'tay' cuando los holandeses lo transportaron a Europa desde Java.

Su origen se remonta a la mitología japonesa que lo acredita al santo Budista Chino Bodhidharma quien habría permanecido frente a una pared meditando durante nueve años. Durante sus meditaciones el santo se durmió y al levantarse se encontraba tan disgustado por haberse dormido que se corto sus párpados para asegurarse que esto no le ocurriera nuevamente. De sus párpados caidos al suelo crecieron plantas cuyas hojas inmersas en agua caliente producían una bebida que combatía el sueño.

Contrario a la creencia que el té fue impuesto por los británicos, el uso occidental del té fue impuesto por los holandeses. Estos lo trajeron a Holanda en sus viajes y lo ingresaron a América a través de New Amsterdam (posteriormente llamada New York) a mediados del siglo XVII. La costumbre del té de las 5 de la tarde fue impuesta por la esposa del 7mo Duque de Bedford, Anna, cerca del año 1840. Debido a que en esa época la gente desayunaba muy fuerte y no consumía otro alimento hasta la cena a las 8 de la noche, la duquesa institucionalizó una alimentación a las 5 de la tarde con té y tortas.

Producción

Las hojas de té se procesan para producir el té verde o negro. La fabricación del té negro comienza con el proceso de “desecado” de las hojas, sea en forma natural o con aire caliente. Luego del desecado, hay que pasar el material entre los rodillos para exprimir los jugos y golpearlo para romper las hojas. Después se ciernen y se fermentan para lograr la calidad del producto final. Entonces, se seca, se graduar y clasificar el té fermentado para empaquetarlo. Las hojas rotas y parte de los desechos se utilizan para “té en saquitos”.

Propiedades

El té tiene propiedades cicatrizantes, bactericidas, refrescantes y antienvejecimiento, por lo que puede ser empelado tanto para la preparación de cosméticos como de productos dermatológicos. Además, el té tiene un agradable efecto estimulante del sistema nerviosos central, lo que puede convencer a los adictos al café.

Otras propiedades

Variedades de té

Té verde

Té verde

Se obtiene secando las hojas al sol durante una o dos horas o mediante torrefacción. Estos procesos casi no alteran su composición química, lo que quiere decir que tiene niveles más altos de flavonoides (catequinas). Dos tazas de té verde tienen el mismo contenido de vitamina C que un vaso de zumo de naranja. Existen numerosas variedades de té verde, todas ellas muy populares en China y Japón.

Las más conocidas son:

  • El Lung Ching: es la variedad más famosa. Dulce y dorado, es una bebida habitual para los monjes, que lo llevan utilizando durante cientos de años para aclarar la mente y calmar los nervios.
  • El Bancha: se extrae del tallo de la planta del mismo nombre. Sabe ligeramente a heno.
  • El Gunpowdwer: se hierve con menta y azúcar y es popular en Marruecos, donde se enrolla en bolitas, que se abren con el agua caliente. Es agridulce.
  • El Sencha: muy popular en Japón, tiene color amarillo y sabe a verduras.
  • El Matcha: su poder refrescante es muy apreciado por los japoneses, que lo sirven espumoso en la ceremonia del té.
  • El Gyokuro: su sabor a hierba cortada lo ha hecho muy popular en Japón.
  • El Pi Lo Chun: tiene un curioso aroma a frutas. Las pequeñas espirales de sus hojas enrolladas a mano le otorgan el nombre, que significa caracol verde.

Utilización en la cosmética

El poder antioxidante del té verde lo convierte en una de las sustancias antienvejecimiento más apreciadas en cosmética. Su poder antioxidante previene la formación de radicales libres, interrumpe la reacción en cadena y repara los daños que puedan causar.

En perfumerías o establecimientos tan conocidos cono The Body Shop puedes encontrar líneas completas de cuidado de la piel hechas con té, excelentes sobre todo para quienes tienen problemas de exceso de grasa o acné.Cremas hidratantes, exfoliantes, limpiadoras faciales, desodorantes, esencias de aromaterapia. Además de beberlo, son numerosos los productos que puedes utilizar para potenciar los efectos del té desde fuera.

Té negro

Té negro.

Es otra variedad de la misma especie que se consigue mediante fermentación primero y secado con aire caliente después. Con el proceso adquiere una tonalidad oscura y se produce una transformación química de sus aminoácidos, ácidos grasos, polifenoles, etc.

Té rojo

Té rojo.

También conocido como Pu-erh, se ha popularizado en Occidente, sobre todo en EE.UU por sus propiedades adelgazantes (no demostradas aún) y digestivas. Previene las caries, hace bajar el colesterol malo, mejora el estreñimiento, alivia la depresión, y hasta hace desaparecer la resaca. En realidad, se trata del té verde fermentado y envejecido con un color rojo fuerte y sabor a corteza de árbol, del Quingmao, una especie muy venerada en China porque se dice que fomenta la salud.

El proceso de fermentado dura cinco años, guardándose el té en barricas, como los vinos. Cuanto más tiempo se conserva, más preciado es. De hecho, hay Pu-erh gran reserva, de 60 años, más caro que el caviar.El Pu-erh es un té bajo en ácidos tánicos (portadores de la teína), por lo que no está contraindicado para nadie. Pueden tomarlo personas con el estómago delicado, embarazadas y lactantes.

Té blanco

Té blanco.

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el antioxidante más potente de la naturaleza: contiene tres veces más polifenoles que el verde y es más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas. Además, el té blanco es el que menos cafeína contiene, por lo que puedes convertirlo en un sustituto del café mucho más relajante.

El secreto de su alta concentración de polifenoles está en su proceso de elaboración: en vez de la hoja entera, en este tipo de té se recogen sólo los brotes, donde se concentra toda la energía de la planta. Estos brotes, sin abrir, están cubiertos de un vello blanco (de ahí su nombre: té blanco de agujas de plata). Y en vez de cortarse o enrollarse como se hace con el negro y el verde, se deja secar al aire, al sol natural sobre paños de seda.Los investigadores aseguran que este proceso tan simple es lo que mantiene al té en un estado puro, lleno de energía y con tres veces más antioxidante que el té verde.

Elaboración

Se calienta el agua y justo antes de que empiece a hervir se echa un chorrito en la tetera vacía para evitar que se quemen las hojas. Se incorpora el té y se añade agua caliente. Se Deja reposar unos 10 minutos y se toma con leche, azúcar, sacarina, miel o limón.

Países productores

Alrededor de 40 países cultivan el té. Los principales países productores de té son:

India- té negro.

China- té blanco, verde, rojo, etc.

Japón- té verde.

Les siguen en producción y consumo: Sri Lanka, Kenia, Turquía e Indonesia.

En Europa se destacan: Alemania, Irlanda, Inglaterra y Rusia.

El mayor comprador de té nacional es EE.UU., quienes lo utilizan para la preparación de té frío, que es su forma más habitual de consumo.

Véase también

Fuentes