Saltar a: navegación, buscar

Zamba

Zamba
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Genéro musical y bailable

La Zamba: —que no debe confundirse con el samba brasileño—, es un género musical folklórico bailable originado en Argentina. Aún se baila al natural en el noroeste de la Argentina, y también de la zona de Tarija (Bolivia). Ha sido propuesta como danza nacional de la Argentina. Deriva de la zamacueca (explicada en la cueca) y se bailó en el siglo pasado en todas las provincias argentinas, y actualmente aún se conserva alguna vigencia en las occidentales y norteñas. Es, junto con la chacarera, el género más difundido de música autóctona.

Historia

La "Zamba", última descendiente de la antigua zamacueca peruana, reúne en su juego coreográfico las características de un poema, donde se sintetiza todo el proceso amoroso que el hombre aspira cumplir como esencial función de la vida. Es la danza con trayectoria histórica más documentada, y la más discutida con respecto al origen de su denominación y procedencia. Con el titulo de "Zamba", aparece anotada por primera vez en "Recuerdos de Treinta Años", de José Zapiola, definiéndola como muy popular en Chile entre los años 1812-1813, y nuevamente apuntada por María Graham, el 5 de setiembre de 1822 en su Diario de Residencia en Chile. Además es reconocida indistintamente como Zama-cueca, Cueca, Marinera, etc., denominándosela Chilena en las provincias de Salta y Jujuy, designación que se popularizó hasta en el Perú, cuna de este baile, donde se cultivó con entusiasmo y se la consideró como una verdadera danza nacional, hasta que sobrevino la guerra con Chile (1879). A partir de ese momento y no viendo con simpatía aquella denominación que les recordaba el nombre de sus contendores, a instancia del intelectual y humorista Abelardo Gamarra, más conocido por el seudónimo de El Tunante, cambió el rótulo de Chilena por el de Marinera, en homenaje a las hazañas del Huáscar, buque de la marina peruana. La Zamba, cumbre de nuestras danzas tradicionales, es reconocida con ese nombre en las provincias mediterráneas y con el de Cueca en toda la región cordillerana. Su juego mímico es altamente significativo; los pañuelos que lucen los bailarines, actúan como transmisores mudos pero elocuentes del sentir de los intérpretes, destacándose la intención del varón en el propósito de conquistar a la dama. Inspirado poeta, la ha cantado así: Una música en la noche y en el aire una esperanza. La "Zamba" juega su juego; ronda de amor sin palabras.

Origen del nombre

Los musicólogos coinciden en que proviene de la zamacueca, surgida en 1824 en Lima, en el momento en que el Perú obtenía su independencia liderado por el general argentino José de San Martín. Su denominación como "zamba" se refiere al término colonial que se aplicaba a las mestizas descendientes de indio y negra (o viceversa). La danza está diseñada para seducir a las zambas, y de allí su nombre, tanto en el Perú como en la Argentina.

Características

La música de la Zamba

La forma musical de las zambas (por lo menos de las argentinas) es binaria precedida de una introducción. Comienza siempre con una introducción de 8 o 9 compases que en muchos casos se avisa antes diciendo "se va la primera" o "primerita" o algo por el estilo, el noveno compás muchas veces es un agregado para dar el aviso "adentro" que indica que se va a comenzar la danza. Le sigue el primer tema que consta de 12 compases los cuales están divididos en tres partes de 4 compases cada uno: antecedente (4 c.)- consecuente no conclusivo en la armonía (4c.)(en muchos casos o queda en dominante o resuelve en tónica que después se vuelve dominante para ir a la variante del consecuente)- variante del consecuente (4c.) que esta vez si conclusivo (tónica). Luego se pasa al segundo tema o estribillo el cual tiene la misma forma que el primer tema. Después se repite la misma forma desde la introducción pero antes aclarando que "se va la segunda".

Ritmo de la Zamba

Su ritmo es motivo de controversia, porque hay algunos músicos que la definen como una danza puramente en compás de 6/8, mientras que otros como el músico Juan Falú consideran que en realidad es una danza de ritmo mixto, con una base en 3/4 y una melodía en 6/8, mientras que hay otros, como Adolfo Ábalos o Hilda Herrera que sostienen que ésta es una danza puramente en 3/4.

Coreografía

Esta danza se puede dividir en dos tramos o sinopsis coreográficas, que son cada uno lugar propio para los bailarines, mujer y hombre. Carlos Vega realizó muchas recopilaciones de la zamacueca en varias de sus formas (cueca cuyana, cueca norteña) en su libro publicado en 1953, la cual establece como coreografía general de las variantes la siguiente secuencia compuesta por los tres figuras o elementos coreográficos principales:

a) Vuelta entera: los bailarines hacen un recorrido, que inician cada uno en su lugar individual, para pasar por el del compañero; y esto se completa con el retorno al lugar propio de inicio. b) Media vuelta: los bailarines pasan de su sector al otro; y así describen una semicircunferencia en su recorrido. c) Arresto: (o "Festejo") los movimientos de los bailarines se realizan generalmente en el espacio central, con giros en ambos sentidos, donde el hombre en general corona a la dama con los movimientos del pañuelo.

Dichos elementos se conjugan en dos tramos de la partitura, que son indicados líricamente por los intérpretes musicales: "primera" y "segunda". La coreografía, después de la introducción, sigue este ordenamiento:

  • Vuelta entera: (16 pasos), con pañuelo, encuentro en el centro, los bailarines dan la vuelta en cuatro series de cuatro pasos. Los primeros cuatro u ocho pasos, los hacen simples (caminando) sin movimiento del pañuelo. Al terminar la vuelta quedan en el centro, cada uno en su sector. En el último paso colocan el pie derecho un poco adelante plenamente asentado y quedan con el izquierdo apoyado por su punta.
  • Arrestos: ocho pasos, con pañuelo, en el centro. Hacen el arresto hacia la izquierda con cuatro pasitos cortos, describiendo un pequeño arco, siempre dándose el frente y a corta distancia uno de otro, cumplimentándose con el pañuelo. En el cuarto tiempo, ya en los lugares opuestos, apoyan el pie izquierdo (para poder salir hacia la derecha con el pie derecho) y bajan un poco el pañuelo, al tiempo que efectúan una inclinación. Ejecutan la salida hacia la derecha y vuelven a sus lugares, iniciando la marcha con el pie derecho; describen en cuatro pasos un arco más amplio, alejándose del centro y yendo hacia sus lugares agitando el pañuelo; en el cuarto tiempo, ya en sus sitios, se dan el frente y se cumplimentan.
  • Media vuelta: (8 pasos), con pañuelo, yendo al centro. Salen con el pié izquierdo y describen la media vuelta en dos series de 4 pasos cada uno. Al terminarla quedan en el centro, cada uno en el sector opuesto, de frente. En la primer serie de pasos agitan el pañuelo, en la segunda lo llevan extendido a la altura del pecho, tomado con ambas manos.
  • Arrestos: (16 pasos), con pañuelo, en el centro, ídem 2. Describen cada arresto y la salida en una serie de cuatro pasos.
       -Primer arresto: hacia la izquierda. Salen con el pie izquierdo. Unen casi sus
        pañuelo extendidos casi a la altura del rostro de la dama, tomándolo con ambas 
        manos y dándoles una ligera caída hacia el lado del avance izquierdo.
       -Segundo arresto: hacia la derecha, salen con el pie derecho llevando el pañuelo 
        hacia el mismo lado.
       -Tercer arresto: contrario 2
  • Salida: hacia la derecha, salen con el pie derecho llevando el pañuelo con la mano derecha y agitándolo en señal de despedida. En el primer tiempo el caballero puede elevar el pañuelo sobre la cabeza de la dama. En el cuarto tiempo quedan al los lugares opuestos. Media Vuelta: (8 pasos) con pañuelo, yendo al centro.
  • Arrestos: ocho pasos con pañuelo, como en el segundo tramo.
  • Media vuelta final: (7 pasos) con pañuelo cambiando lugares y yendo al centro.

Segunda: igual a la primera, se inicia de los lugares opuestos. El asedio del galán se identifica en esta parte y la dama lo acepta al final, bailando ambos más apasionadamente. En el final el caballero corona a la dama colocando delicadamente su pañuelo extendido tomado con ambas manos, por detrás de la cabeza de la dama.

Fuentes