Saltar a: navegación, buscar

Ópalo

Ópalo
Información sobre la plantilla
Opalo natural.jpeg
Concepto:El ópalo es seguramente una de las gemas más bellas que existen, y su efecto óptico, da más calidad, una diversidad de colores y unos dibujos muy vistosos.

Ópalo o Sílice Hidratada, también se le dio el nombre de Oculus Mundi o el Ojo del Mundo, atribuyéndole propiedades curativas de la ceguera y el aumento de la vista. Sin embargo, si bien la buena fama del Ópalo fue enorme por muchos siglos, en las últimas décadas su fama cambió de buena a mala superstición, esto fue por el trabajo realizado por el mercado comercial que desacreditando una Gema introdujeron otra o algo nuevo como en este caso fue el Diamante, creando así un mercado más lucrativo para ellos.

Antecedentes

Las primeras informaciones auténticas sobre la existencia del ópalo como Gema preciosa, nos lleva alrededor del 50 (a de C.) en los días del Gran Imperio Romano.

La historia recopilada por el famoso historiador Pliny, que murió en una de las erupciones del Vesubio en el primer siglo, nos informa sobre un Senador Romano llamado Nonius (50 a de C.) el cual poseía un precioso Ópalo tan grande como una nuez. Según la historia, Marco Antonio quiso comprárselo para tratar de impresionar a Cleopatra, y hasta ofreció pagar por el 100.000 seterces ( equivalente a 100.000.000 Ptas. valor de hoy día). Sin embargo, Nonius no aceptaría ningún precio por su "talisman" o piedra de buena suerte, que así se consideraba, esto a su vez causó una gran decepción a su querida Cleopatra.

En ese tiempo se acreditaba a la Gema del Ópalo el ser portadora de buena fortuna y amores. Los Romanos la llamaban la " Gema Ópalos" y se hizo muy popular en Europa por sus propiedades acreditadas de aportar buena saluz, riqueza, belleza a las mujeres que la poseían y en particular aumento de virilidad al hombre que la adquiría.

En el Siglo VII, se creía que el Ópalo poseía además propiedades mágicas y unos siglos más tarde Shakespeare fue atribuido por la descripción que dio de la misma como "El milagro de la Reina de las Gemas".

Los Árabes creían del Ópalo que era una piedra caída del Cielo, y en Oriente se referían a él como "El Ancla de la Esperanza ", La piedra de la suerte.

Leyenda Hindú

Cuenta una leyenda hindú que Brahma, Vitsu y Shiva se consumían de amor y celos por la misma bella mujer. Enfurecído, el eterno decidió castigarlos y la convirtió a la dama en un fantasma de las montañas. Sin embargo los enamorados dioses no querían perderla en la bruma, así que cada quien le presto su color: Brahma, el azul del cielo, Vinsu, el brillo del oro y, Shiva, el rojo del fuego. Pero aun así, aquel inocente espíritu era victima de los vientos montaraces, llevado de aquí para allá con su estela multicolor. El eterno se apiado de la dama fantasmal y la convirtió en el ópalo, misteriosa y transparente piedra encerrada en el corazón de las montañas.

Estructura

Era considerado al ópalo como sílice amorfa con un contenido en agua del 2 al 20%.

Se ha comprobado por modernas técnicas de rayos X y microscopía electrónica, que está formado por diminutas lepisferas compuestas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, de igual tamaño, dispuestas en forma de estructuras empaquetadas. Por tanto, no es propiamente amorfo, sino semicristalino. E1 ópalo de calidad gema se denominan ópalo C-T (cristobalita-tridimita).

Variedad y color

Existen dos variedades fundamentales desde el punto de vista mineralógico: ópalo común y ópalo noble. El primero no presenta juego de colores y cuando es translúcido no tiene belleza. Por el contrario, el noble puede ser transparente, translúcido e incluso opaco, y aunque alguna variedad carece de juego de colores, lo normal es que luzcan este efecto óptico especial en mayor o menor intensidad y belleza.

Diversidad de Colores
Este efecto, denominado juego de colores, que no debe de confundirse con la opalescencia, se produce en el ópalo noble al actuar los paquetes de lepisferas como rejillas de difracción, y que según su orientación, el ángulo de incidencia de la luz y el tamaño de las esferas, hace que aparezcan placas que cambian de color: violeta a rojo, violeta a verde o azul.

El color del ópalo (independiente del juego de colores) puede ser negro, gris, blanco, marrón, púrpura, amarillo, naranja, verde, azul-verdoso o incoloro. Por su transparencia pueden ser desde casi transparentes y ligeramente opalescentes hasta opacos.

Otras variedades

  • Ópalo blanco. Con juego de colores, translúcido o semitranslúcido. Color blanco, grisáceo o amarillento, a veces lechoso y turbio.
  • Ópalo negro. Con juego de colores, opaco, de color oscuro; azul, negro pardo o verdoso. Es el más raro, bello y cotizado. Los buenos ejemplares alcanzan precios muy elevados, muy por encima del resto.
  • Ópalo de agua. Con juego de colores pobre. Transparente o semitransparente. Incoloro o amarillo pálido.
  • Ópalo de fuego. Con o sin juego de colores. Transparente y semitransparente. De color amarillo, anaranjado, rojizo o rojo.
  • Ópalo Precioso: el ópalo mas común y el mas utilizado en joyería por sus bellos brillos irisados.
  • Ópalo Leñoso: que se caracteriza por contener vetas de colores oscuros y ser marrón, lo que le da aspecto de madera fosilizada.
  • Pueblo de Ópalo. Antiguo poblado ubicado en la zona central de Chile, en el cordón montañoso de la llamada Cordillera de la Costa.

Propiedades Físicas

  • Dureza. Es baja 5-6,5 en la escala de Mohs, presentando además una notoria fragilidad; cualquier golpe o cambio de temperatura puede fisurarlo. Igualmente, la evaporación del agua que contiene le causa un craqueado que le afea y le quita valor, pudiendo desaparecer el fuego de colores.
  • Exfoliación y fractura. Por ser amorfo no presenta exfoliación. La fractura es concoidea.
  • Peso específico. Bastante bajo y algo variable, 2,0/2,25.
  • Brillo. Vítreo, aunque también en ocasiones resinoso o céreo
  • Refracción. Al ser amorfo es ópticamente isótropo. Su índice de refracción es bajo, sobre 1,450.

Calidad del Ópalo

El ópalo es una piedra preciosa que contiene los siete colores del arco iris, estos son los ópalos mas raros por su belleza y coloración.

Las diferentes calidades que tienen los ópalos se distinguen por sus purezas en sus cristales, la transparencia que tengan, sus colores, su irradiación y la forma que puedan tener, Estas son las cualidades que devén tener los ópalos para que así se puedan distinguir entre si, si un ópalo no reúne estos requisitos estaremos hablando de que son ópalos de baja calidad y en la forma de que vayan teniendo mejor irradiación y mejor cristal y color serán mejores ópalos.

Los colores de los ópalos que podemos llamar supremos son:

1.- El Negro ó Azabache.

2.- Rojo sangre de pichón

3.- Rojo fuego

4.- Rojo lluvia

5.- Azul pavo

6.- Azul lluvia

7.- Verde Esmeralda

Geología del Ópalo

El Ópalo es un compactado de partículas esféricas de amorfo silicato, puestas todas en un tridimensional enrejado. Por ese especial y preciso enrejado, es la única Gema conocida por el hombre que tiene la única habilidad de refractar la luz o los rayos solares y convertirlos en los colores preciosos del arco iris.

Las impurezas no tienen parte en la creación de los colores del Ópalo, como es el caso de otras gemas. El color se crea cuando la luz penetra y se divide por los espacios vacíos llamados : "voids" formados entre las esferas.

La dimensión de los vacíos es crítica junto con el ángulo en el cual la luz se separa, y aquí es donde se produce el color.

Para producir el color visible para nuestros ojos, las esferas que forman los espacios vacíos deben ser no menos que 1500 ángstrom para el color violeta, índigo y azul y no mas de 3500 ángstrom para los colores naranja y rojo.

Cuando vemos un precioso Ópalo, el factor más importante está en la relación de la fuente de luz proyectada y nuestros ojos. Para ver los destellos en el Ópalo, la luz debe venir por encima de nuestros hombros, si estamos en una habitación con luz natural debemos mirar el Ópalo dando la espalda a la ventana por donde la luz entra, si estamos en la calle, el sol deberá quedar a nuestra espalda. En el momento que revirtamos las posiciones citadas, podremos apreciar con asombro el cambio y calidad del color en el Ópalo.

La razón de la impredictibilidad es que el Ópalo nunca fue formado o depositado de la forma que ha sido especulada. Muchos de los problemas relacionados con los parches de Ópalo han sido ahora resueltos, tanto en el campo minero como en el Laboratorio, mostrando que todas las teorías son falsas y que lo único real es que el Ópalo fue formado bajo unas condiciones muy especiales y complejas, un proceso de cambio de iones. En términos geológicos, el Ópalo se formó muy rápido, mezclando diferentes elementos en su camino. Por ejemplo, después de largas investigaciones y análisis encontraron que el contenido del ópalo es: 6.1% agua (H2O); 1.8% oxido de aluminio (Al2O3); 0,8% oxido de calcio (CaO); 0.4% oxido de sodio ( Na2O); 0.2% hematite (hierro) (Fe2O3); 0.01% dióxido de titanium ( TiO2); 0.01% zirconia (ZrO2); 0.05% oxido de magnesio (MgO); 0.002% oxido de plata (Ag2O); 0.0015% oxido de manganeso (MnO); 0.0008% oxido de cobre ( CuO).

Extracción

Muchas minas se han descubierto accidentalmente, otras se han buscado, una vez encontradas las minas se tiene que ver como va la conformación de la veta ya que los ópalos se crían en diferentes vetas. Que se pueden apreciar en los frontones de las rocas, una vez reconocida la veta se procede a examinarla y ver cual es la que tiene mas muestras y cual es la que mas posibilidad de tener ópalos, localizada la veta buena se tiene que barrenar por los lados, esto para no lastimarla. Para barrena se necesita un compresor, una pistola barrenadora y barrenas de diferentes tamaños.

Una vez hecho el barreno se tiene que cargar con el explosivo para hacer una botadura con cargas compensadas, ya hecha la botadura se procede a buscar y apartar lo que haya hecho la detonación, una vez apartada la carga se procede a la búsqueda con marros para hacer mas pequeñas las canteras grandes y en seguida con martillos.

Hay ocasiones en que puede trabajar mucho tiempo sin encontrar nada o solamente muestras que no alcanza para sostener el trabajo, ya que su valor en el mercado comercial no alcanza lo suficiente para seguir adelante con la explotación de la mina. Muchas veces se llegan a descubrir nidadas de ópalos esto es para los mineros el pago a tanto esfuerzo, empeño, perseverancia y paciencia. Es una experiencia extraordinaria ver nacer el ópalo.

Es necesario hacer mención de que los mineros son dueños de las minas y son ellos los encargados de hacer todo lo antes mencionado, y una vez esculcada la rezaga o desperdicio se procede a tirar afuera de la mina donde uno le llama rezagadero y en los rezagadero hay otras personas que les llamamos pepenadores ya que ellos esculcan lo que los dueños de las minas tiran, y muchos de estos pepenadores se han encontrado ópalos de mucha calidad, y lo que ellos se encuentran es para ellos, también hay compradores que se dedican a mercar el producto de los pepenadores para luego ellos a su vez venderlos a los talleres de artesanías que existen en Magdalena.

Composición

El ópalo esta constituido por gel de sílice solidificada, cuya composición es dióxido de silicio con agua (SiO2.nH20). La cantidad de agua oscila entre 4 y 9%, pero puede llegar a 20%. El índice de refracción y la densidad disminuyen al aumentar el contenido acuoso.

El ópalo mexicano es amorfo, es decir carece de estructura cristalina. Sin embargo posee un arreglo interno constituido por diminutas esferas de sílice amorfa estrechamente empaquetadas.

El ópalo posee una dureza de 5.5 a 6.5, una densidad de 2.0 a2.2, fractura concoidal y brillo vítreo o graso. Es transparente a traslucido. Su color es muy variado y recibe diferentes denominaciones según esta propiedad. El ópalo común generalmente es blanco lechoso, amarillento o incoloro y opaco. Sin juego de colores.

La hialita es un ópalo incoloro y transparente que se presentan en glóbulos similares a gotas de agua; no presentan en general juego de colores, pero si lo tiene son en forma de destellos coloreados que parten de un interior incoloro y se denomina ópalo de agua, una variedad muy parecida del mineral.

El ópalo precioso exhibe un juego de colores, los cuales se originan por difracción, a diferencia de la mayoría de las gemas, cuyo color resulta de la elaboración de las distintas longitudes de onda de la luz blanca. El ópalo precioso se presenta en distintas variedades: ópalo negro, muy preciado, con destellos de color sobre un fondo negro; ópalo azul oscuro; ópalo verde oscuro; ópalo blanco, con juego de colores menos espectaculares sobre un fondo blanco o gris, ópalo de fuego por todos apreciado.

El ópalo es isotópico; su índice de refracción es de 1.44 al 1.46. El juego de colores del ópalo precioso se debe a características de su estructura; aunque amorfo, el ópalo no es un material homogéneo, como el vidrio, si no que esta formado por esferas uniformes de 1.5 a 3.0 A de diámetro de sílice amorfo dispuesta en una red tridimensional cuyos huecos están ocupados por aire y agua.

Enlaces externos

Fuente