Saltar a: navegación, buscar

Acebrofilina

Acebrofilina
Información sobre la plantilla
Acebrofilina1.jpg
Presentación farmacéuticaCápsulas y solución
Vía de administraciónOral

Acebrofilina: La acebrofilina es un medicamento que alivia los síntomas de enfermedades respiratorias mediante su acción mucolítica, broncodilatadora y expectorante. Los mucolíticos son medicamentos que ablandan las flemas y la mucosidad, que provienen de patologías respiratorias, permitiendo de este modo su expulsión del cuerpo. Por su parte los expectorantes son los que provocan la expulsión del cuerpo (expectoración) de las flemas y secreciones bronquiales que se han acumulado. Por último los broncodilatadores son sustancias que provocan la dilatación de los bronquios para generar fluidez en la circulación de aire.

Estas características del medicamento tienen que ver con la acción del fármaco, que hace que las secreciones broncopulmonares se hagan más fluidas por actuar sobre los polisacáridos del moco, asi como por otra parte, la dilatación bronquial favorece la salida del esputo (secreción bronquial que se expulsa) y la función ventilatoria de los pulmones.

Acción terapéutica

  • Mucolítico. Expectorante.

Dosis e indicaciones

Este medicamento se indica para enfermedades agudas o crónicas del aparato respiratorio como las bronquitis, asma bronquial, EPOC, neumopatías agudas-crónicas, entre otras. También se indica como prevención de broncoespasmos que ocurran como consecuencia de una bronquitis crónica o un enfisema pulmonar. Las dosis deben ser las indicadas por el médico. Hay una recomendación general de administrar 200 mg por día, repartidos en dos dosis cada 12 horas en adultos. En niños, las dosis recomendadas son de un cuarto a la mitad que la correspondiente a los adultos, según la edad.

Contraindicaciones

En la consulta con el médico se le debe informar sobre las alergias o hipersensibilidad al medicamento y a la sustancia xantina y sus derivados (considerados como alcaloides) o incluso la de otros medicamentos, se hayan estos ingerido antes o se estén administrando al momento de la consulta. También avisarle sobre vitaminas, suplementos nutricionales o hierbas medicinales, entre otros. Se debe avisar también sobre problemas cardíacos, úlceras, hipertensión arterial e hipoxemia severa (reducción de la cantidad de oxígeno en la sangre que produce una disminución de la presión parcial del oxígeno en la sangre), así como si existe embarazo en cualquier estadío o la posibilidad de embarazo, lo mismo que si se está amamantando a un bebé, aunque no se han detectado problemas durante la lactancia. El consumo de acebrofilina junto con drogas sociales como la marihuana, lsd, cocaína, heroína, éxtasis, etc., puede producir daños cerebrales y hepáticos.

Reacciones adversas

No son habituales los efectos adversos, pero en casos esporádicos se presentan los siguientes:

  • Náuseas
  • Vértigo
  • Dolores y ardores estomacales (dispepsia y epigastralgia)

De aparecer estos efectos, la recomendación es suspender el tratamiento y consultar inmediatamente al médico.

Acebrofilina2.jpg

Insuficiencia hepática

Precaución. Se puede producir una disminución en la eliminación del teofilinato y ambroxol, aumentando el riesgo de sobredosificación. Se recomienda determinar la dosis de mantenimiento y extremar las precauciones, especialmente cuando sea necesario aumentar la dosis.

Insuficiencia renal

Precaución. Se puede producir una disminución en la eliminación del teofilinato y ambroxol, aumentando el riesgo de sobredosificación. Se recomienda determinar la dosis de mantenimiento y extremar las precauciones, especialmente cuando sea necesario aumentar la dosis.

Embarazo

No se recomienda su uso en el primer trimestre del embarazo.

Lactancia

Teofilinato se excreta en la leche materna en cantidades inferiores al 1% de la dosis administrada, alcanzándose una relación leche/plasma de 0,6-0,89. A pesar de que estos niveles son bajos, es recomendable cumplir una serie de precauciones, como utilizar el teofilinato sólo en aquellas situaciones en las que fuera estrictamente necesario. Las madres lactantes deben recibir la dosis mínima posible para controlar los síntomas. Es aconsejable administrar la teofilina después de la toma por parte del niño, y vigilar la posible aparición de R. adv., especialmente irritabilidad. Si se tuvieran que utilizar dosis elevadas de teofilina, se recomienda suspender la lactancia materna.

Enlaces internos

Fuentes.