Saltar a: navegación, buscar

Adriano (emperador)

Adriano
Información sobre la plantilla
Emperador del Imperio romano
Adriano.jpg
Reinado 10 de agosto de 11710 de julio de 138
Nombre real Adriano Publio Elio
Nacimiento 24 de enero de 76
Roma, Bandera de Imperio Romano Imperio Romano
Fallecimiento 10 de julio de 138
Baiae, Bandera de Imperio Romano Imperio Romano
Entierro Mausoleo de Adriano (hoy Castillo Sant'Angelo)
Predecesor Trajano
Sucesor Antonino Pío
Cónyuge/s Vibia Sabina
Dinastía Dinastía Antonina
Padre Publio Elio Adriano Afer
Madre Domicia Paulina

Adriano Publio Elio. Emperador romano de la dinastía Antonino (Roma). Consolidó el Consejo e introdujo reformas en la burocracia hasta el fin del imperio.

Síntesis biográfica

Vida personal

Nació el 24 de enero de 76 en Roma. Procedente de una familia hispana de Italia(cerca de Sevilla) que había alcanzado el rango senatorial, quedó huérfano a los ocho años y recibió una esmerada educación bajo la protección del emperador Trajano, que era pariente suyo; su casamiento con una sobrina del emperador y su amistad con la emperatriz Plotina fortalecieron ese vínculo. Acompañó a Trajano en la guerra de Dacia (105-106), fue nombrado gobernador de Panonia Inferior (107), cónsul (109) y gobernador de Siria (116).

Trayectoria del reinado

Al morir Trajano, Adriano accedió al Trono imperial en extrañas circunstancias, contando con el apoyo de la emperatriz (que aseguró que el emperador había adoptado a Adriano días antes de morir) y del «clan hispano» del Senado, que había acrecentado su influencia durante el reinado anterior. Para asegurarse el apoyo del ejército elevó la paga de los soldados; Plotina multiplicó las cartas a los senadores indicando que había sido la última voluntad de su esposo ser sucedido por Adriano; y su prefecto del pretorio, Atiano, hizo ejecutar sin juicio a varios adversarios. Las protestas del Senado por estos hechos le obligaron a destituir a Atiano, quien sin embargo fue recompensado con el rango senatorial.

El reinado de Adriano estuvo marcado por los enfrentamientos con el Senado y por los viajes del emperador; además de múltiples visitas a las provincias y fundaciones de ciudades, encabezó algunas campañas militares: primero contra las tribus del norte de Britania, en donde hizo levantar la muralla que lleva su nombre; y más tarde contra la rebelión de los judíos (la Segunda Guerra Judía de 132-35). Pero globalmente fue un periodo de paz, durante el cual, derrotado el «partido belicista», se abandonaron las conquistas realizadas por Trajano en Oriente y se desarmaron las regiones ya civilizadas.

Adriano consolidó el Consejo del emperador e introdujo reformas en la burocracia (que quedaría reglamentada hasta el fin del Imperio), en el ejército y en la Hacienda (haciendo prevalecer la recaudación directa de los impuestos frente a los intereses de los intermediarios particulares). Promovió grandes construcciones, como el anfiteatro de Nimes, el anfiteatro de Venus, el Castillo de Sant’Angelo y los puentes del Tíber en Roma. Abandonado por sus principales colaboradores hacia el final de su reinado, no consiguió restaurar la sucesión hereditaria.

Fallecimiento

Adriano falleció el 10 de julio de 138 en su villa de Baiae; contaba con 62 años. Se cree que una insuficiencia cardíaca causó la muerte del emperador. Dion Casio y la Historia Augusta dan testimonio de su mala salud, y un estudio de 1980 señaló que en las estatuas construidas a finales de su reinado se observan arrugas en el lóbulo, una característica asociada con la cardiopatía isquémica.


Primero le enterraron en Puteoli, cerca de su villa, en una residencia que había pertenecido a Cicerón. Poco después, se ordenó el traslado del cuerpo a Roma, donde le enterraron en los Jardines de Domicia, cerca de las obras de su mausoleo. Tras el término de la construcción, (139) se incineraron sus restos y se trasladaron las cenizas al mausoleo, donde ya estaban las de Vibia Sabina y las de Lucio Aelio Vero —al que el emperador había adoptado— que había muerto un año antes. Antonino Pío le deificó ese mismo año y trasladó sus cenizas al templo del Campo de Marte.

Fuentes