Saltar a: navegación, buscar

Américo Vespucio

(Redirigido desde «Américo Vespuccio»)
Para otros usos de este término, véase Américo Vespucio (desambiguación).
Américo Vespucio
Información sobre la plantilla
Americo Vespucio.jpg
Navegante italiano por que que se utilizó en su honor el nombre de América
Nacimiento9 de marzo de 1454
Florencia, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento22 de febrero de 1512
Sevilla, Bandera de España España
Otros nombresAmerigho Vespucci (registro de nacimiento)

Américo Vespucio (español) Americus Vespucius (latín)

Albericus Vespuccius (latín), etc
OcupaciónExplorador, comerciante y cartógrafo
CónyugeMaria Cerezo (m. ?–1512)
PadresLisabetta Mini Vespucci, Nastagio Vespucci
FamiliaresBernardo Vespucci, Agnoletta Vespucci, Antonio Vespucci, Gerolamo Vespucci (hermanos)
Obras destacadasEl nuevo mundo: viajes y documentos completos, Cartas

Américo Vespucio. Navegante italiano que trabajó al servicio del reino de Portugal y de la Corona de Castilla. Se le consideró el primer europeo en comprender que las tierras descubiertas por Cristóbal Colón conformaban un nuevo continente; por esta razón el cartógrafo Martin Waldseemüller en su mapa de 1507 utilizó el nombre de "América" en su honor como designación para el Nuevo Mundo. El relato a menudo fantasioso y contradictorio de sus viajes lo han ubicado como una de las figuras más controvertidas de la Era de las Exploraciones.

Biografía

Fue el tercer hijo de Nastagio Vespucci y Lisa di Giovanni Mini. Nació el 9 de marzo de 1454[1] en Florencia, Italia.

La familia Vespucci pertenecía al selecto círculo de amistades de los Médici de Florencia, y sus miembros formaban parte en general de una élite culta. Como prueba de la sólida posición financiera del clan, Nastagio encargó al famoso pintor florentino Domenico Ghirlandaio un retrato de familia que ocuparía una pared de una iglesia construida por otro miembro de los Vespucci en 1483. En ese momento Américo tenía 19 años de edad.

La fortuna de los Vespucio estaba en lenta decadencia desde hacía décadas y su padre veía en Américo al emprendedor que salvaría el destino de la familia; quería que el joven se dedicara exclusivamente a los negocios del clan; finalmente consiguió que desistiera de estudiar en la Universidad de Pisa y, gracias a las gestiones de Guidantonio, que se empleara en cambio en Florencia, a las órdenes de Lorenzo di Pierfrancesco de Médici y su hermano Giovanni. Trabajó para ellos durante los siguientes dieciséis años.

Viviendo en Sevilla, tras la muerte de su amigo Juanoto Berardi Berardi en diciembre de 1495, Vespucio se convirtió en su ejecutor testamentario y tomó las riendas de los negocios. Actuando como su albacea pudo disponer de los bienes necesarios para organizar una expedición a las Indias.

A mediados de 1496 Colón regresó de su segundo viaje. En una reunión con Vespucio, ambos conversaron sobre los nuevos descubrimientos; Américo parece haber sido escéptico sobre las afirmaciones del Almirante, que sostenía haber alcanzado el extremo oriental de Asia. La entrevista incrementó en Vespucio la curiosidad por el enigmático territorio y tuvo entonces la determinación de que, a pesar de su edad (tenía ya 40 años), realizaría un viaje a las tierras para investigarlas por sí mismo. Reunía en efecto muchas condiciones para ser un marino exitoso: las conexiones políticas, la tradición familiar de comerciante y negociador, la inclinación por las matemáticas, el conocimiento geográfico y astronómico.

Realizó una o dos expediciones bajo las órdenes del rey Fernando. Su segundo viaje, entre 1499 y 1500, pudo ser un encargo de la Corona para verificar las afirmaciones de Colón sobre sus hallazgos y está relativamente bien documentado. El primero, entre 1497 y 1498-99, es mucho más dudoso y sus circunstancias son altamente cuestionables.

Varias fuentes consignan un dudoso cuarto viaje iniciado en 1503, probablemente con la meta de crear los primeros asentamientos portugueses estables en el nuevo continente.

El 26 de noviembre de 1507 fue invitado a participar como cartógrafo experto en la Junta de Burgos, junto con Yáñez Pinzón, Juan de la Cosa y Juan Díaz de Solís.

El Rey comisionó a Yáñez Pinzón y a Díaz de Solís para la búsqueda de este camino a la Especiería. Vespucio deseaba organizar una expedición propia lo antes posible, pero en la reunión se estableció que jugaría un nuevo rol que lo mantendría en tierra firme: el 22 de marzo el rey Fernando lo nombró "Piloto Mayor de Castilla", dependiente de la recientemente creada Casa de Contratación, con lo cual debió hacer a un lado sus planes de viaje. Sus funciones serían las de enseñar las habilidades de navegación (en especial el manejo del cuadrante y del astrolabio), cosmografía y pilotaje en la nueva escuela naval de la ciudad; de seguir y calificar el progreso de los aprendices; de aplicar sanciones por violación de las normas; de inspeccionar instrumentos de navegación e investigar sobre los problemas relacionados con la actividad. Además tenía a su cargo la responsabilidad de los registros cartográficos e hidrográficos, siendo una labor central la confección del Padrón Real, el mapa donde figurarían todos los hallazgos nuevos.

El nombre del Nuevo Mundo

Desde que Vespucio anunciara el hallazgo del nuevo continente, éste había recibido varios nombres, cuya aplicación y aceptación era generalmente regional. Así, los castellanos lo llamaban "Indias" o "La gran Tierra del Sur"; los portugueses, "Vera Cruz" o "Tierra Santa Cruz". Algunos cartógrafos empleaban "Tierra del Brasil" (que sin embargo aludía a una isla imaginaria), "Tierra de Loros", "Nueva India", o simplemente "Nuevo Mundo".

En la imprenta de la abadía de Saint-Dié-des-Vosges en Lorena, Francia, trabajaban varios editores que quedaron impresionados por la lectura de las publicaciones que pretendían narrar las proezas vespucianas: había llegado a sus manos un ejemplar traducido al alemán de la Lettera[2] y otro francés de Mundus Novus, de los tantos que circulaban por Europa.

Decidieron dar a conocer las nuevas noticias en la forma de un pequeño tratado llamado Cosmographiae Introductio acompañado por una traducción al latín de la Lettera bajo el título "Quattuor Americi navigationes" ("Cuatro Viajes de Américo"), y publicarlos bajo la forma de un panfleto. El 25 de abril de 1507 salieron del taller las dos primeras ediciones. En el capítulo IX del texto se sugería que el nombre del Nuevo Mundo debería ser "América" (femenino por analogía a "Europa", "Asia" y "África") en honor de quien la reconociera como tal: "ab Americo Inventore (...) quasi Americi terram sive Americam" ("De Américo el descubridor (...) como si fuese la tierra de Américo o América") No se sabe con certeza cuál de los impresores es el creador del nombre.

Fallecimiento

El 9 de abril de 1511 Américo Vespucio dictó su testamento a su notario: legaba la mayoría de sus bienes a su mujer y pedía que enterraran su cuerpo en la iglesia de San Miguel de Sevilla o, de no ser posible allí, en la de San Francisco. Ordenaba una misa de réquiem y treinta y tres misas al Santo Amador, y erogaba dos mil maravadíes para que se rogara por su alma.

Vespucio murió en Sevilla el 22 de febrero de 1512. Su esposa recibió una pensión de la Corona mediante decreto real del 28 de marzo de 1512, a cuenta de los servicios dados por su esposo como piloto mayor.

Logros

Sus logros como navegante fueron numerosos: participó en la quinta expedición europea que desembarcó en las costas de Brasil, estuvo entre los pioneros en bordear los actuales Uruguay y Argentina, y en el segundo viaje que logró avistar y cartografiar la de la actual Venezuela. Se debe destacar que el nombre de Venezuela históricamente se ha atribuido al cartógrafo italiano Américo Vespucio acompañado de Alonso de Ojeda, en una expedición naval de exploración en 1499 por la costa noroccidental del país, hoy conocido como Golfo de Venezuela. En aquella travesía, la tripulación observó las viviendas aborígenes erigidas sobre pilotes de madera que sobresalían del agua construidas por los indígenas añú. Dichas viviendas, que llevaban el nombre de palafitos, recordaron a Vespucio la ciudad de Venecia en Italia ("Venezia", en italiano), lo que le inspiró a dar el nombre de Venezziola o Venezuela (Pequeña Venecia) a la región.

Exploró tres de los ríos más grandes del planeta: el Amazonas, recién descubierto por el navegante palermo Vicente Yáñez Pinzón, que lo bautizó Santa María de la Mar Dulce; el Esequibo y el Río de la Plata. Exploró unos 10.000 km de costas. Fue uno de los primeros en describir la existencia de la corriente del golfo, descubierta por el navegante y cartógrafo de Palos Antón de Alaminos.

Aprendió y desarrolló métodos para determinar con precisión la longitud posicional mediante el estudio de los ciclos lunares y las conjunciones planetarias. Comprendió pronto, como otros navegantes y cartógrafos de su época, que las nuevas tierras descubiertas por Colón no pertenecían a Asia sino que eran un continente aparte. Pero, precisamente él, era amigo de los impresores y, probablemente, también quien les pagó por imprimir un mapa donde al nuevo continente encontrado se le denominó América.

El primer monumento americano en su memoria fue erigido en 1987 en la ciudad de Bogotá.

Referencias