Saltar a: navegación, buscar

Venecia

Venecia
Información sobre la plantilla
Otros nombres: La ciudad de los canales.
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Italia Italia
 • ProvinciaVenecia
Superficie 
 • Total412 km²
Población 
 • Total271 009 hab.
 • Densidad658 hab/km²
Gentilicioveneciano/a
SAN MARCOS.jpg
Plaza de San Marcos y Palacio Ducal.

Venecia. Capital de la región de Véneto. Está situada sobre un conjunto de islas que se extiende en una laguna homónima pantanosa en el mar Adriático, entre las desembocaduras de los ríos Po (sur), y Piave (norte), en el nordeste de Italia. Venecia está compuesta por 120 pequeñas islas unidas entre sí por 455 puentes -si se incluye las íslas de Murano y Burano. A causa de su morfología, el cuerpo principal de Venecia se fotografía desde lo alto, y tiene el aspecto de un pez.

Desde su fundación la ciudad ha sufrido los efectos de inundaciones periódicas. En la actualidad la ciudad se considera en grave amenaza por las repetidas inundaciones. En primavera y otoño tiene lugar la llamada acqua alta ('marea alta') dos veces al día y la Plaza de San Marcos se inunda de agua. El gobierno italiano prepara un proyecto, denominado Moisés, para levantar unos diques móviles que se cerrarían en caso de aumento del nivel del agua del mar.

Historia

Los orígenes de la ciudad sobre 117 islas e islotes en el Lido, laguna protegida por un banco de arena, se remontan al Siglo V. En aquel entonces, algunos de los habitantes de las zonas del Véneto y de Aquileya, acosados por los hunos (476) y por los lombardos (568), se refugiaron en las tierras pantanosas. En la laguna los habitantes subsistieron dedicados a la pesca y a la extracción de sal. Debían obediencia al exarca de Rávena y estaban bajo la dependencia del imperio de Bizancio.

En 697 aprovechan la debilidad del exarca y eligen como Dux vitalicio a Anafesto. Comienzan sus actividades comerciales en las que se incluía el tráfico de esclavos, prohibido por el Papado pero tolerado por sus grandes beneficios. En 810 Carlomagno envía a su hijo para apoderarse de Venecia pero sus naves se retiran después de tropezar con los obstáculos a la navegación de la zona. Compartía con Bizancio el deseo de un mar Adriático pacificado y sin piratas. Juntos emprendieron la campaña para expulsar a los sarracenos de Sicilia el año 829. Bizancio acababa de perder Creta (826) ante una ocupación musulmana y no dejaba de ver reducido su dominio mediterráneo.

En 1081 su ya importante flota es requerida por Bizancio para frenar el ataque de los normandos de Roberto Guiscard sobre sus territorios. A cambio de su ayuda recibió importantes privilegios comerciales. Casi desde el principio esta comunidad fue autónoma y obtuvo su independencia en el Siglo IX, el gobierno de la ciudad lo ostentaba un dux o dogo, cargo de carácter vitalicio, no hereditario. Venecia no conoció ni el periodo feudal ni el comunal: fue una república aristocrática (también inédita), con un dogo (dux) elegido y coadyuvado por organismos colegiales.

El espíritu comercial

Fue el elemento esencial en Venecia y los mercaderes fueron la fuerza dirigente del estado. De este modo fueron las ricas familias patricias quienes introdujeron una forma republicana de gobierno, que no existía en ninguna otra ciudad-estado italiana en la Edad Media. Estaban decididos a no ser mandados por cualquiera, especialmente cuando no servía a sus intereses financieros, y continuamente se alzaban en sangrientas rebeliones.

Durante una insurrección contra el dogo Pietro Candiano IV, en el año 976, un incendio destruyó el centro de la ciudad, incluido el palacio del dogo, con los archivos de la ciudad y la primera iglesia de San Marcos. El mandato hereditario de los dogos, como se practicaba en los primeros siglos, tuvo que debilitarse gradualmente para preservar la paz interior. El poder del dogo fue deliberadamente limitado y, a su lado, creció un aparato estatal de control, cuyos miembros eran reclutados entre las grandes familias y miraban por sus propios intereses. Desde 1172 su órgano más importante fue el Gran Consejo, el Maggior Consiglio, que además elegía al dogo.

Este consejo amplió el número de sus integrantes, pasando de 35 a casi 2.000. Con la clausura del Gran Consejo (1297), los puestos del Consejo se convirtieron en hereditarios. Los nombres de las familias nobles con derecho a plaza fueron inscritos en el Libro Dorado. La Signoria, los cabezas del gobierno, eran el dogo, sus seis consejeros, los Consiglieri, y tres oradores de los Quaranta, los 40 miembros de la corte suprema.

El principio básico de esta oligarquía patricia, la república veneciana, era reducir el número de puestos de gobierno de forma que fuera posible un control completo. El notable Consejo de los Diez, organización similar a una policía secreta de estado, fue introducido por primera vez en 1310 como reacción a la insurrección de Bajamonte Tiepolo contra la Clausura del Gran Consejo. Otro intento de golpe de estado, dirigido por el propio dogo, fue descubierto por los Diecia (1355). Marin Faliero había intentado también arrebatar el poder a las privilegiadas familias patricias del Gran Consejo.

En el Siglo IX, mientras que la mayor parte de Italia estaba en manos de los francos, el pequeño estado lagunar encontró en las islillas del Rialto su centro político y su nuevo núcleo de agregación urbana; el dogo (doge en veneciano) que ejercía el poder, apoyado por la aristocracia local, consiguió la autonomía del Imperio de Oriente y comenzó así para Venecia una secular y gloriosa historia de dominio sobre el mar, de intensos tráficos comerciales con el Oriente y de extraordinario desarrollo artístico realizado según esquemas originales, ya que Venecia no era ciudad ni completamente oriental, ni occidental totalmente, sino un punto de fusión original y dinámico de las dos tradiciones.

El comercio de especias

Los venecianos carecían de tierra suficiente para cultivar intensivamente El uso de especias que soldados y peregrinos habían aprendido en Oriente pasó más tarde a las cocinas de la gente corriente. Los venecianos controlaron este comercio hasta el Siglo XVI. A principios del Siglo XV el comercio de especias movía anualmente 540.000 ducados. En un principio las mercancías de Oriente llegaban a Venecia en barcos bizantinos, pero pronto los venecianos armaron buques propios. A principios del Siglo XV 3.000 buques mercantes navegaban bajo bandera veneciana, en su mayoría dedicados al comercio costero y la pesca.

El principal país con el que comerciaba Venecia era Egipto. Otros puertos importantes eran Beirut y Bizancio. En todas las grandes ciudades los venecianos tenían establecimientos comerciales donde establecían sus negocios y ejercían una considerable influencia política en muchos países. Aunque el comercio de esclavos había sido prohibido oficialmente desde el Siglo IX, era una buena fuente de ingresos.

El Gaguiana, un barco naufragado encontrado en la costa de Yugoslavia en 1967, según los registros de seguros se dirigía a Oriente en 1583, contenía 2.000 objetos de cristal de Murano, adornos de cobre, damascos, tejidos de lana inglesa, piezas de cerámica artística, oro, plata y piedras preciosas.La toma de Bizancio por los turcos, las rutas que Portugal descubrió por el impulso de Enrique el Navegante y el descubrimiento de Colón supusieron grandes reveses para el comercio veneciano.

Años de esplendor y dominio

Se convirtió finalmente en una metrópoli comercial con dominio marítimo, consagrada a San Marcos, desde que en 827 fueron transportados a Venecia, desde Alejandría, los restos del apóstol. El dux Enrico Dandolo tomó Constantinopla en 1204. En el Siglo XV, Venecia era el centro del comercio mundial y la mayor ciudad portuaria del mundo, con más de 200.000 habitantes. Los palacios, construidos tomando modelo de los orientales, se hicieron cada vez más lujosos. Se levantaban nuevos palacios, decorados por artistas como Tintoretto, Veronese, Tiziano y Giorgione. La ciudad de los 150 canales y 400 puentes había alcanzado su punto culminante. Comenzó la decadencia cuando los turcos les quitaron Constantinopla.

Elección y control de los dogos

El título doge es la versión dialectal veneciana de duce, derivada del latín dux, dirigente o duque. En el Siglo XVII sus privilegios estaban muy limitados. Junto con los miembros de su familia quedaban excluidos de participar en cualquier negocio mercantil y no podían abandonar la ciudad sin autorización del Gran Consejo. Sus hijos tenían prohibido el acceso a cargos. Estaban sujetos a estrecha vigilancia: sus cartas eran censuradas y no podían tener contactos privados con embajadores extranjeros.

La desconfianza que se sentía ante las ambiciones individuales de poder era tan grande que sus ingresos estaban estrictamente controlados por el Gran Consejo y no se les permitía aceptar ningún regalo, excepto flores y hierbas olorosas. Las malas experiencias con dogos ansiosos de poder hacían aumentar la rigidez de las normas. Desde finales del Siglo XII eran elegidos por el Gran Consejo en una complicada votación ideada para evitar el ascenso de familias concretas. De treinta bolas de oro, un niño elegía nueve que daba en mano a nueve miembros del Consejo, cuyas caras no podía ver. Estos nueve elegían a cuarenta electores del Consejo y en sucesivas reducciones y elecciones ganaba el candidato que alcanzara veinticinco votos. El sistema permitió que las familias Mocenigo y Partecipazio consiguieran 7 dogos y la de los Contarini 8.

Geografía

Venecia se encuentra construida sobre un conjunto de seis islas,llamadas Cannaregio, Castello, San Marco, Dorsoduro, San Polo y Santa Croce, en una laguna interior que se conecta con el Mar Adriático. Este panorama condiciona absolutamente el paisaje y el clima del área. Por lo demás, los sectores continentales presentan diversas elevaciones, una sucesión de valles boscosos. A Venecia se llega desde tierra firme por el Puente Translagunero que accede a la Piazzale Roma.

Clima

Venecia se localiza al Noreste de Italia. Allí el clima adquiere un carácter más alpino, más frío. El invierno es ventoso y el verano más caluroso (especialmente de mayo a septiembre, aunque las temperaturas pico se alcanzan en julio y agosto). En Venecia singularmente húmeda, lluviosa y habitualmente aparece cubierta de niebla.

Arte y Cultura

Venecia goza de una fama legendaria por su amplio patrimonio artístico y largo historial como referencia de la pintura europea. La riqueza de los poderosos de la ciudad (la Iglesia, los políticos y ciertos comerciantes) permitió mantener un prolongado patrocinio sobre pintores, arquitectos y demás artistas: desde Gentile Bellini en el Siglo XV hasta Francesco Guardi a finales del Siglo XVIII, pasando por Giovanni Bellini, Tiziano, Giorgione, Sebastiano del Piombo, Tintoretto, Veronés, Jacopo Bassano, Giambattista Tiepolo, entre otros. Curiosamente, muchos de estos artistas habían nacido en otras localidades y acudieron a Venecia atraídos por su pujanza.

Antonio Vivaldi, ilustre hijo de Venecia, y uno de los músicos más destacados de la Historia

El estilo de los sucesivos pintores de Venecia mantuvo algunas características comunes (colorido cálido y rico) que irradiaron su influencia por media Europa. La llamada «Escuela veneciana» influyó en maestros tan diversos como Rubens y Velázquez, y modeló en parte el estilo barroco del Siglo XVII. La arquitectura de la ciudad experimentó un periodo especialmente brillante durante el Renacimiento, con arquitectos como Mauro Codussi, Pietro Lombardo, autor de bellísimas iglesias, y Jacopo Sansovino, que construyó la monumental Biblioteca Marciana.

En Venecia nació Antonio Vivaldi, una de las cimas de la música barroca, el 4 de marzo de 1678 (muerto en Viena el 28 de julio de 1741). Otro de los grandes de la música, Richard Wagner, falleció en la ciudad el 13 de febrero de 1883. Igualmente el gran compositor Ígor Stravinski, aunque murió en Nueva York, quiso que sus restos fueran llevados a Venecia y reposan hoy en el cementerio de San Michele.

La fiesta más popular de Venecia es el Carnaval cuya tradición se remonta al Siglo XI cuando Venecia comenzaba a dominar marítimamente importantes porciones del Mar Mediterráneo. Oficialmente se declaró como festividad suprema durante el Siglo XIII. Sin embargo, es en el Siglo XVIII cuando el Carnaval de Venecia alcanza su punto máximo.

Venecia en la Literatura

Se ha escrito más sobre Venecia que sobre la mayoría de las otras ciudades del mundo. En 1364 Petrarca la halló "rica en Oro, pero más rica aún en fama". En 1786 Goethe opinaba que esta ciudad no podía compararse a ninguna otra. En 1789 Ernst Moritz Arndt se enfadó por los "aspectos y olores repugnantes". En 1844 Charles Dickens se entusiasmaba diciendo que la realidad de Venecia "superaba la capacidad imaginativa del más fantástico soñador", y en 1913 Thomas Mann llamó a Venecia "la más inverosímil de las ciudades".

Transporte

Gondolasvenecia.jpg
Venecia, construida en un archipiélago de 119 pequeñas islas junto al mar adriático, es famosa en el mundo por sus, aproximadamente, 150 canales. Las islas están conectadas por unos 400 puentes. Sus canales componen un gran entramado a modo de calles que parten del Canale Grande, que es como una gran avenida por donde discurren multitud de embarcaciones, grandes y pequeñas, siendo estas últimas las conocidas góndolas. Son muy útiles los transportes colectivos o vaporetto (a modo e barco-bus). En la parte antigua del centro los únicos medios de desplazamiento son las embarcaciones privadas, los taxis (lanchas de coste prohibitivo) y los traghetti: barcas muy parecidas a una góndola pero sin decoración, que hacen de puente en diversos puntos del Canale Grande.

La clásica embarcación veneciana es la Góndola, actualmente es usada fundamentalmente por turistas, bodas, funerales y otras ceremonias. La mayoría de los venecianos viajan en vaporetto, que cubren rutas regulares a lo largo del gran canal y entre las distintas islas lagunares. Además muchos de ellos poseen barcas o lanchas motoras a modo de automóvil; la vía más importante es el Canale Grande, que divide en dos el grueso de Venecia. junto a él hay bellos palacios fundamentalmente renacentistas (pues la mayor parte del románico veneciano ha sido devorado por la humedad y la sal),de épocas de mayor esplendor de la ciudad. En 2010 el diario La República publicó: La seca Venecia es una ciudad que está desnuda, como una gran dama vieja que pierde su maquillaje. El problema grave es que, sin embarcaciones, la vida en la ciudad se detiene, porque todo el tráfico de personas y mercaderías es sobre el agua. Incluso el correo, las ambulancias y hasta los bomberos dependen de él.

Según los expertos, el extraño fenómeno fue provocado por las bajas presiones propias del buen tiempo en coincidencia con la alineación de la Luna, la Tierray el Sol, aclaró la Oficina Marítima de Venecia. Dado el bajo nivel de las aguas, durante varios días solo fue navegable el Gran Canal, el más grande y famoso de la ciudad.

Agregaba la nota informativa que la luna nueva había precipitado tal anomalía, provocando los niveles más bajos de agua en los últimos 10 años: unos 80 centímetros por debajo del nivel del mar. La anterior cifra más baja registrada fue de 1,21 metros bajo el nivel del mar, en 1934. El Aeropuerto de Venecia Marco Polo se encuentra en tierra firme, conectado a la ciudad por autobús, ferrocarril y un servicio marítimo llamado Alilaguna que recala en varios puntos de la ciudad siendo la plaza de San Marcos el fin de su trayecto.

Diques

Venecia trabaja hoy aceleradamente en la implementación de un sofisticado sistema de diques móviles para protegerse de las mareas altas, fenómeno que amenaza con arrasarla. Según expertos, al crecimiento del nivel del mar se añade el paulatino hundimiento de la ciudad, hecho que en los últimos 100 años ha incidido en la pérdida de 23 centímetros de costas venecianas.

Con el objetivo de mitigar este deterioro, el gobierno italiano y autoridades locales que administran la zona encargaron al comité especializado, Consorzio Venezia Nuova, la puesta en marcha de un plan para relanzar el ecosistema de la laguna y protegerla de las inundaciones. Para ello está prevista la instalación de pesados diques de acero en el fondo del mar, cuyas barreras se alzarán cuando la marea supere los 110 centímetros, nivel a partir del cual Venecia corre el riesgo de ser inundada por el mar. «Este sistema protegerá la laguna, incluso en el caso de que vuelva a ocurrir un evento tan catastrófico como el de 1966, cuando Venecia quedó sumergida bajo casi un metro entero de agua», explicó Elena Zambardi, portavoz de Consorzio Venezia Nuova.

Para la construcción del Módulo Experimental Electromecánico, se desembolsaron unos cuatro mil 600 millones de euros, a lo que se suma una cifra similar utilizada desde finales de la década del 80 en intervenciones paralelas, como la limpieza y reducción de la contaminación de la laguna, agregó Zambardi.

Fuentes