Saltar a: navegación, buscar

Aparecida (Brasil)

Aparecida (Brasil)
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Aparecida
Bandera

Escudo de Aparecida
Escudo

Mapa Aparecida.svg.png
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Brasil Brasil
GentilicioAparecidenses
Aparecida de Goiânia brasil.jpg

Aparecida. Municipio turístico-religioso de la región Sudeste de Brasil, perteneciente al estado de São Paulo, con una extensión de 121 km²

Ubicación

Conocida como “la Capital de las Peregrinaciones”, la ciudad de Aparecida está ubicada en una planicie próxima al curso del río Paraíba do Sul, a unos 542 m sobre el nivel del mar y a 168 km al N de São Paulo, la capital del estado, en las coordenadas geográficas 22º 50’ de latitud S y 45º 13’ de longitud O.

Historia

La historia de la ciudad de Aparecida corre paralela y se confunde con la historia de su patrona, Nossa Senhora da Conceição Aparecida. Todo comenzó en 1717, cuando el entonces gobernador de la Capitanía de São Paulo, Dom Pedro de Almeida Portugal, llegó a la Villa de Santo Antônio de Guaratinguetá, camino de Vila Rica, actual Ouro Preto. Para agasajar al Gobernador y a su séquito, el capitán mayor de la Villa, Domingo Antunes Fialho, ordenó que capturaran gran cantidad de peces y entre los pescadores, estaban Domingos Martins Garcia, João Alves y Felipe Pedroso. Después de echar repetidas veces la red sin atrapar pez alguno, se trasladaron hasta el Puerto Itaguaçú, donde en la red, en lugar de peces, sacaron en un primer intento, una pequeña escultura sin cabeza, con ángeles esculpidos alrededor de los pies; echaron de nuevo la red, y en ella sacaron la cabeza, que encajaba perfectamente en la talla del cuerpo. Una vez armada la imagen, la pesca se hizo abundante. Dicha imagen recibió el nombre de “Aparecida”, porque había aparecido en el río. La fama de la imagen se extendió por toda la región, y transformó la vida de la Vila de Santo Antonio de Guaratinguetá. El pescador Felipe Pedroso dio la imagen a su hijo Atanasio, y éste a los creyentes.

En 1745, fue inaugurada la primera capilla en el Morro dos Coqueiros, para satisfacción de la devoción popular. Ante el gran aumento de devotos, se hizo necesaria una iglesia mayor, que fue inaugurada en 1888, la cual sería elevada a la categoría de Basílica Menor el 29 de abril de 1908. En 1929, Nossa Senhora Aparecida fue proclamada patrona oficial de Brasil, por determinación del Papa Pío XI. De nuevo se vio la necesidad de un templo mayor, cuya construcción se inició en 1955, siendo consagrado por el Papa Juan Pablo II en su visita a Brasil en 1980, cuando todavía las obras no se terminaban. En 1984, el templo fue declarado oficialmente por la Conferencia Episcopal Brasileña: Basílica de Aparecida – Santuario Nacional.

Políticamente la población fue constituida en distrito, con categoría de villa, en marzo de 1842, y en municipio, el 17 de diciembre de 1928, emancipándose de Guaratinguetá.

Características

Flora y fauna

La vegetación original del municipio ha desaparecido casi por completo, en aras de los cultivos de café. Se conservan, no obstante, algunas superficies de bosque y plantas nativas, como las preservadas en el Parque Municipal de Forros, que comprende unos 33 km², y en cuyo interior se protegen bosque de porte medio, y algunos árboles de gran tamaño, junto con varias grutas y cavernas, así como manantiales de agua potable. También se conservan restos de mata atlântica en las 120 ha situadas en la margen izquierda del río, que sirve de zona de reposo para garzas y patos de agua. La fauna autóctona municipal también ha sucumbido casi por completo a la devastación, encontrándose apenas, algunos ejemplares de pacas, tatús, perros del monte y coatis. En sus proximidades se encuentran las formaciones rocosas de la serra do Mar y de Mantiqueira.

Desarrollo económico

El turismo religioso, y, consecuentemente, el comercio en general, el sector hotelero y la alimentación, constituyen la principal actividad económica del municipio. En la ciudad existen 50 micro-industrias de transformación, dirigidas principalmente a la atención del comercio turístico (artículos religiosos, artesanía, etc.). En lo referente a la actividad agrícola, destacan los cultivos de arroz, café, forraje, maíz y mandioca. El rebaño más significativo es el bovino, contando también con ganado porcino, equino y gallináceo, aunque estos últimos de poca incidencia en la economía.

Desarrollo social

Fiestas y folclore

Aparecida celebra con especial solemnidad las fiestas religiosas de Nuestra Señora de la Concepción de Aparecida – la patrona de Brasil (en la primera quincena de octubre), y la Fiesta de la Inmaculada Concepción, en torno al 8 de diciembre. De especial significado religioso-folclórico es, a su vez, la Fiesta de São Benedito (domingo de Pascua), la mayor manifestación folclórica del Valle del Paraíba. Esta fiesta está unida a la de Nuestra Señora del Rosario, también llamada Nossa Senhora dos Homens Pretos (Nuestra Señora de los Hombres Negros). La devoción fue traída de Portugal y asumida especialmente por los hombre de raza negra, por tratarse (en el caso de San Benedito), según la tradición, de un santo cocinero y de color negro. La fiesta de San Benedito comenzó a celebrarse en Aparecida con la fundación de la Irmandade de São Benedito, en 1909. Las celebraciones tienen lugar en torno a la iglesia de São Benedito. Entre las principales expresiones folclóricas del municipio se encuentran el Grupo de Moçambique de São Benedito, el Grupo Afro Brasileiro Namíbia, y la Folia de Reis. También se realizan la Fiesta del Peón de Aparecida del Norte (octubre) y la Feria APAE, en diciembre.

Patrimonio artístico

Aparecida posee un importante patrimonio arquitectónico, cultural y artístico. Dentro de la arquitectura religiosa, cuenta con los siguientes monumentos:

  • El Santuario Nacional de Nossa Senhora da Conceição Aparecida -Basílica Nova-: construido a partir de 1955, en estilo romántico. El edificio está enclavado en la cumbre del Morro da Pitas, ocupando un área construida de 23.200 m2. Fue consagrada por el Papa Juan Pablo II en 1980 y destaca como la tercera iglesia construida en Aparecida en honor de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida, después de las que fueran inauguradas las anteriores en 1745 y en 1888. La Basílica Nueva es una de las mayores iglesias católicas del mundo. Posee cuatro naves que, juntas, forman una inmensa cruz con capacidad para 45.000 personas. La cúpula principal está compuesta por dos esferas superpuestas, y tiene 78 m de altura. Su torre, de 107 m de altura, se ha convertido en excelente mirador, al que se accede mediante dos ascensores. El Santuario constituye uno de los grandes centros mundiales de peregrinación católica por la gran cantidad de visitantes (7.000.000 de visitantes) que atrae anualmente, por lo cual está dotado de toda la infraestructura necesaria. El santuario ha sido declarado Monumento de interés histórico-religioso y arquitectónico.
  • La Basílica Velha (Vieja): fue construida en estilo barroco y se inauguró en 1888; fue la primera iglesia que cobijó la imagen de Nuestra Señora Aparecida. Su altar mayor está hecho en mármol de Carrara y reúne obras en talla dorada, candelabros y capiteles, cuadros representando milagros de la Virgen y seis imágenes labradas en cedro. En 1982, fue puesta bajo la protección del CONDEPHAAT – Conselho de Defesa do Patrimônio Histórico, Arqueológico, Artístico e Turístico do Estado.
  • La Iglesia de São Geraldo:que destaca como el primer lugar donde fue venerada la imagen de Nuestra Señora. En la capilla se muestran los nombres de los pescadores que encontraron la imagen. Además de los templos reseñados, Aparecida cuenta con otra quincena de iglesias, entre las que destacan las de São Benedito y la del Senhor do Bonfim.


En lo referente a la arquitectura civil destaca el Puerto Itaguaçú, localizado en el río Paraíba y que adquirió importancia con el hallazgo de la imagen de la Aparecida. Actualmente es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, presentando un monumento en forma de Arco (a la entrada), una capilla y la escultura que representa a los 3 pescadores que hallaron la imagen. Asimismo, en el Morro do Cruzeiro, se levanta una gigantesca cruz y un altar con la imagen de Cristo muerto. Todo el acceso está bordeado de paneles esculpidos en concreto con imágenes en alto relieve. Por último, la Pasarela de la Fe, que consiste en un pasadizo de 380 m de largo por 6 m de ancho, construido en 1970 como vía de acceso desde la Basílica Nueva a la Vieja.

En el municipio se hallan diferentes museos, entre los que sobresalen el Memorial de los Misioneros Redentoristas – Museo Santo Afonso, creado para conmemorar el centenario del Padre Vítor Coelho de Almeida, que durante 36 años trabajó en la “Radio Aparecida”; el Museo de Nossa Senhora Aparecida, creado en 1956 y con más de 2.000 piezas referidas a la historia de Aparecida; y, entre otros, el Museo del Café, el Museo del Azúcar y el Museo del Ciclo Socio-económico del valle del Paraíba.

En el subsuelo de la Basílica, junto al salón de los Romeiros, se encuentra la Sala de Promesas, local donde se guardan los más variados objetos y ex-votos donados por los peregrinos y devotos de la Santa Patrona. Finalmente, Aparecida dispone de otros centros culturales, tales como el Parque Religioso Cultural Recreativo de Aparecida / Magic Park Aparecida, creado en 1999 y que destaca como el primer Parque Cultural, Recreativo y Religioso de América Latina; el Acuario de Aparecida, que posee un tanque de 140.000 litros de agua, en el que se ofrecen muestras de fauna y flora del litoral paulista; y la Biblioteca Pública Municipal “Professora Maria de Lourdes B. Ribeiro”. La ciudad posee también el Auditorio de la Radio Aparecida, con capacidad para 1.300 personas, y el Auditorio de la Basílica Nacional, en el sótano de la iglesia, con capacidad para 800 personas.

Curosidades

La imagen de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida que hoy se venera en la Basílica de Aparecida, y que fue coronada como patrona de Brasil, mide 36 cm de alto y tiene un peso de 2.550 kg. Su corona de oro de 24 quilates, pesa 300 g y en ella están engarzados 40 diamantes. Está elaborada en barro cocido, color ceniza claro, y fue encontrada por tres pescadores, rota y deteriorada, en el río Paraíba. La imagen fue coronada el 8 de septiembre de 1904, siendo éste el inicio de la transformación de la ciudad en una especie de Santuario Nacional. En 1978, la imagen fue objeto de un robo, y durante él, se partió en 165 pedazos, siendo restaurada en el Museo de Arte de São Paulo. En torno a la imagen se han tejido innumerables historias y leyendas de hechos asombrosos, que los fieles interpretan y respetan como milagros.

Fuente