Saltar a: navegación, buscar

Asalto al Hospital Civil Saturnino Lora

Asalto al Hospital Civil Saturnino Lora
Información sobre la plantilla
Hospital Civil STLora.jpg
Fecha:26 de julio de 1953
Lugar:Hospital Civil Saturnino Lora
Consecuencias:
Represalia de la dictadura batistiana a los asaltantes.
Líderes:
Abel Santamaría Cuadrado
Ejecutores o responsables del hecho:
Abel Santamaría Cuadrado,Raúl Gómez García,Antonio Betancourt Flores, Mario Muñoz Monroy, Julio Trigo López y otros.

Asalto al Hospital Civil Saturnino Lora. Acción ejecutada por un grupo de combatientes revolucionarios, al mando de Abel Santamaría Cuadrado, y que formó parte de un grupo de acciones realizadas el 26 de julio de 1953, contra la tiranía de Fulgencio Batista.

Plan de acción

El Hospital Civil Saturnino Lora fue asaltado por un grupo de jóvenes, al mando de Abel Santamaría, con el objetivo de apoyar la acción del Asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953. Se escogió dicho hospital, por su posición estratégica en relación con el cuartel y porque además se convertiría en un sitio necesario para los heridos en la acción.

Asaltantes

Relato de los hechos

El 26 de julio de 1953 fue atacada la segunda fortaleza del país, el Cuartel Moncada, con el objetivo de armar al pueblo y comenzar nuevamente la lucha con fines libertarios.

La acción principal se efectuó por la posta 3, al frente de la cual iba Fidel Castro. Para tomar la misma se tomaron 2 instalaciones: el Palacio de Justicia por Raúl Castro y el Hospital Saturnino Lora por Abel Santamaría Cuadrado y un grupo de 22 revolucionarios.

Al filo de las 5:20 a.m., cuando aún no amanecía, llegó al hospital Saturnino Lora, el grupo comandado por Abel Santamaría Cuadrado. Llegaron en tres máquinas, las que se detuvieron pocos metros antes de la puerta principal. Abel, junto a los demás revolucionarios, se encaminó hacia el fondo del hospital, para tomar posiciones en las ventanas que daban a la Carretera Central, situadas a pocos metros del Cuartel Moncada.

Eran cerca de las 6:00 a.m. cuando se hizo el último disparo desde el hospital. El combate había terminado para el comando revolucionario al mando de Abel. El objetivo perseguido por los asaltantes se había logrado en el hospital y el grupo de atacantes a la posta 3 del cuartel, había podido retirarse sin que el ejército hubiera salido en su persecución.

Captura de los asaltantes

Los jóvenes entraron por la puerta principal, se situaron en la parte del fondo (área de servicio del hospital), con el objetivo de tirarle a la posta 4 del Cuartel Moncada y al club de los oficiales. Con heroísmo extraordinario, ellos lucharon hasta agotarse todas las balas.

Una vez agotado el parque, con la imposibilidad de salir del hospital, pues el mismo se encontraba rodeado por el ejército, a sugerencia del doctor Mario Muñoz Monroy y ayudados por las enfermeras, los jóvenes se vistieron con pijamas y se refugiaron en distintas salas de manera que pudieran pasar inadvertidos por los soldados cuando irrumpieran en el hospital. Melba y Haydée se trasladaron a la sala de niños haciéndose pasar como madres que acompañaban a sus hijos. Desafortunadamente, fueron delatadas por un soldado del Servicio de Inteligencia Militar(SIM), que estaba ubicado en el Cuerpo de Guardia.

El paciente Tomás Sánchez, veterano de las luchas independentistas hizo pasar al combatiente Ramón Pez Ferro como su nieto que lo acompañaba en el hospital, logrando burlar por completo a los guardias y haciéndolo uno de los jóvenes sobrevivientes de esta acción. Cuando los guardias penetraron en el hospital los primeros detenidos fueron el Dr. Mario Muñoz Monroy y Julio Trigo López.

La represalia del ejército de Fulgencio Batista fue inmediata. Los asaltantes fueron conducidos por la posta 4 hacia el Cuartel Moncada. La mañana de la Santa Ana se vistió de luto por la furia ciega de los oficiales, quienes torturaron hasta la muerte a los jóvenes de la Generación del Centenario, quedando solo tres sobrevivientes: Ramón Pez Ferro, Melba Hernández y Haydée Santamaría Cuadrado

Fuentes

Véase también