Saltar a: navegación, buscar

Bahía de Cárdenas

Bahía de Cárdenas
Información sobre la plantilla
Bcardenas.jpg
Localización geográfica / administrativa
OcéanoCaribe
ContinenteAmérica insular
ArchipiélagoCuba
Islas (límite)Cuba
EcorregiónHicacos
País (es)Bandera de Cuba Cuba
División (es)Provincia Matanzas
Cuerpo de agua
Tiponatural
Ciudades costerasVaradero, Cárdenas
Ríos drenados-----
Superficie514 Km2
Profundidad media4,5 m
Accidentes del cuerpo de agua
CabosPenínsula Hicacos
-----

Bahía de Cárdenas. Se localiza en la costa norte de la Provincia Matanzas a los 230 03‘ de latitud Norte y .810 12‘ de longitud Oeste. Puede considerarse como una amplia laguna costera abierta, con una superficie de 514 Km2 y profundidad media de 4,5 m. La zona más cercana a la costa es generalmente cenagosa y gran parte de sus orillas está cubierta por manglares. Hacia el Norte y Noroeste se encuentra la Península de Hicacos donde se ubica la playa de Varadero. Al norte de la bahía se encuentran numerosos cayos que constituyen zonas de pesca y de atracción turística.

Pese a la extensión de la bahía de Cárdenas, no existen ríos que desemboquen en ella y la principal fuente de agua dulce es el Canal de El Roque, en la costa Este. Si se exceptúa Varadero, el único asentamiento poblacional de relevancia en su litoral es la ciudad de Cárdenas. Hacia el Noroeste de la bahía, en el ángulo que forman la tierra firme con la península de Hicacos, existe el Canal de Paso Malo que comunica la bahía con el litoral norte. Cerca del extremo interior de este canal, a partir de Cayo Siguapa, hay tres pedraplenes para la explotación petrolera (Siguapa, Guásimas y Marbella), construidos a fines de los 80 del pasado siglo. La zona de Varadero-Cárdenas ha sido objeto de múltiples estudios con diferentes fines, dadas sus características, donde coinciden dos usos socioeconómicos aparentemente incompatibles.

  1. El turismo, del cual la Playa de Varadero constituye la principal atracción natural del país por su reconocida belleza y la prospección.
  2. Extracción de petróleo y gas, ya que esta zona posee abundantes reservas de estos combustibles fósiles.

Principales usos de la bahía

Aunque no se han encontrado estudios sobre los usos de la bahía de Cárdenas y su litoral, se pueden identificar los siguientes:

  1. Marítimo-Portuario: Instalaciones en la ciudad de Cárdenas.
  2. Urbano: ciudad de Cárdenas y poblado de Varadero.
  3. Recreativo-turístico: Playas de Cárdenas. Instalaciones turísticas en las Marinas Chapelín y en Punta de Hicacos.
  4. Cuerpo receptor de residuales líquidos domésticos e industriales de la ciudad de Cárdenas y aguas residuales de Varadero provenientes de las plantas de tratamiento de la península.
  5. Prospección, extracción y trasiego de combustibles de la industria del petróleo.
  6. Pesquero: En la bahía existía el poblado pesquero de Las Morlas y centro pesquero de Cayo Libertad, pero debido al desarrollo turístico de la Marina Gaviota en el extremo Este de la península de Hicacos, los habitantes de Las Morlas fueron reubicados y se cerró el centro de Cayo Libertad.

Oceanografía

Los parámetros hidrológicos en la bahía de Cárdenas están básicamente influidos por la onda de marea, por los reducidos aportes de agua dulce que ingresan al sistema y aguas someras. La circulación de las aguas entre el interior y el exterior de la bahía ocurre a través del canal de Buba, así como por el canal de Paso Malo. Las velocidades medias registradas variaron entre 20 y 40 cm seg-1 para las zonas de intercambio de la bahía, y entre 5 y 15 cm seg-1 en el interior de la misma (Mederos et al., 1990). Sin embargo al comparar los resultados obtenidos en este trabajo con los realizados por el ICH (actualmente GeoCuba), se pudo detectar un aumento en 18 la velocidad de la corriente hacia la zona norte del llamado pedraplén de Marbella, del orden de 6-8 cm seg-1, probablemente por la disminución del área efectiva de intercambio.

Las corrientes resultantes en las zonas del canal de Buba y la franja entre Cayo Diana y la costa de la Isla del Sur tienen una dirección SSW, presentando frecuencias y velocidades medias de 35 % y 35.8 cm seg-1 para el canal de Buba y 49 % y 23 cm seg-1 para la zona entre Cayo Diana y la costa. En la zona de los pedraplenes (NW de la bahía) las corrientes resultantes varían su dirección entre el NNE y NW con frecuencias de 62% a 45%; y velocidades medias de 15.4 cm seg-1, a 14.5 cm seg-1.

De forma general hasta el año 1990, el patrón de circulación existente en la bahía de Cárdenas se mantuvo inalterable, pero en la actualidad se hace necesario realizar otras campañas de investigaciones oceanográficas para la verificación o no de este patrón de circulación propuesta hace ya 17 años.

Calidad actual del ecosistema

Contaminación orgánica: La bahía no presenta, en general, síntomas de eutrofización por contaminación con materia orgánica y nutrientes. Los principales problemas se limitan al litoral cercano a la ciudad de Cárdenas y, en ocasiones, a la zona de los pedraplenes, asociados en este último caso más a problemas de circulación de las aguas que a entradas de contaminantes al medio. La disminución en los niveles de contaminación orgánica en el litoral de la ciudad de Cárdenas se debe a cambios tecnológicos en la Corporación Cuba Ron, que Regadera et al., (2001) identificaron como la principal fuente de contaminación al ecosistema. Debe señalarse, sin embargo, que durante monitoreos que se llevan a cabo actualmente en Varadero, se han apreciado problemas puntuales de vertimientos de aguas residuales a la bahía provenientes, al parecer, de las plantas de tratamiento ubicadas en la península. También ha sido motivo de preocupación por parte del sector turístico y el Centro de Estudios Ambientales de Matanzas (CESAM), el deterioro de la calidad del agua marina en los alrededores de la Isla del Sur, localizada en el extremo Noroeste de la bahía de Cárdenas, cerca del canal de Paso Malo, por lo que se solicitó al Cimab diseñar un estudio en la zona.

Contaminación por hidrocarburos: La concentración media de HPDD en aguas de la bahía encontrada en la investigación hecha por Regadera et al. (2005), 5.24 μg L-1, se considera típica de zonas costeras ligeramente contaminadas por petróleo. Sin embargo, estas concentraciones, muy similares a las obtenidas por Regadera et al., (2001) indican que persiste la influencia de la actividad urbano-industrial presente en la zona, asociada a descargas crónicas de residuales petrogénicos que, aún en supuestas pequeñas concentraciones, provocan un impacto negativo sobre la zona máxime teniendo en cuenta la poca profundidad media de la bahía y sus usos pesqueros, recreativos y turísticos. En los sedimentos recientes se ha producido un incremento apreciable de los valores de los hidrocarburos totales (HCT).

Contaminación bacteriológica: Resultan extremadamente altos los valores encontrados en la denominada Playa Larga de la ciudad de Cárdenas, situación que también fue detectada en la investigación realizada por Regadera et. al. (2001) por lo que esa playa sigue constituyendo un riesgo para la salud de los bañistas. Las concentraciones de coliformes fecales superan inclusive el valor establecido para uso de las aguas para contacto indirecto (≤ 1x103). La proliferación de estos microorganismos patógenos en aguas del litoral de Cárdenas se debe fundamentalmente a los efluentes domésticos e industriales de la ciudad.

Principales fuentes contaminantes

Las principales fuentes contaminantes por materia orgánica a la bahía continúan siendo las aguas residuales, sin tratar, de origen industrial y doméstico con origen en la ciudad de Cárdenas; sin embargo el cambio tecnológico o cierre de industrias altamente contaminantes ha incidido sensiblemente en la reducción de este tipo de contaminación. En el primer caso se encuentran la Corporación Cuba Ron, Empresa Azucarera José Antonio Echeverría y combinado lácteo Germán Hernández y en el segundo caso, el CAI José Smith Comas, fábrica de torula Esteban Hernández y empresa henequenera Armando Cuéllar. Las aguas residuales domésticas de la ciudad de Cárdenas también son responsables de la contaminación bacteriológica en las zonas de baño de la ciudad, como Playa Larga. En lo referente a la contaminación por hidrocarburos, debe señalarse que la Batería Central y la Batería de Cárdenas, pertenecientes a la EPEP-Centro, han constituido en el pasado fuentes terrestres de contaminación de mayor importancia a la bahía; sin embargo, ya en el 2005 esta empresa obtuvo el Premio Provincial de Medio Ambiente otorgado por el CITMA. Cuenta con 10 centros colectores donde se realiza una primera extracción del gas, que a través de gaseoductos se conduce hacia ENERGAS para su utilización. El centro colector No. 7 recibió en el año 2004 el Reconocimiento Ambiental Nacional, y en el 2005 se aprobó para el colector No. 1. El trasiego de petróleo por el oleoducto, en vez de por embarcaciones, resulta en una disminución significativa de los niveles de hidrocarburos en aguas de la bahía.

La principal amenaza que enfrenta la bahía de Cárdenas radica en la actividad de prospección, extracción y trasiego de petróleo, lo que se potencia por la baja profundidad media del acuatorio, pues cualquier derrame de hidrocarburos, por pequeño que sea, puede traer consecuencias muy graves a este ecosistema. La causa más importante que afecta el ecosistema es la situación de las aguas residuales sin tratar provenientes de la ciudad de Cárdenas. La solución de este problema requiere de significativas inversiones en la modernización y ampliación del sistema de alcantarillado. Como aspectos positivos, destaca el hecho de que las aguas residuales de Varadero, que se vierten a la bahía, son tratadas previamente en diversas plantas de tratamiento existentes en la península, así como las medidas que se han tomado para disminuir el riesgo de contaminación por hidrocarburos. Se considera que el ecosistema de la bahía de Cárdenas, en su conjunto, presenta una calidad ambiental aceptable, ya que los problemas de contaminación orgánica y por hidrocarburos se encuentran limitados a un sector relativamente pequeño de su área.

Fuentes