Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido

Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido
Información sobre la plantilla
110vgiv.jpg
Videojuego de rol desarrollado por Monolith Soft que cuenta con un curioso sistemna de batalla basado en cartas(Card-Battle system) llamadas "magnus".
Desarrollador(es):Monolith Soft, Tri-Crescendo.
Diseñador(es):Yasuyuki Honne.
Distribuidor(es):Namco.
Serie:Baten Kaitos.
Versión:1
Posterior:Baten Kaitos Orígenes.
Plataforma(s):Nintendo GameCube.
Lanzamiento:5 de diciembre de 2003Bandera de Japón
16 de noviembre de 2004Bandera de los Estados Unidos de América
Género(s):RPG.
Licencia:Propietario
Modos de juego:Un jugador.
Formato(s):GameCube Optical Disc

Baten Kaitos: Eternal Wings and the Lost Ocean o Baten Kaitosu: Owaranai Tsubasa to Ushinawareta Umi es un RPG exclusivo de GameCube, se necesitan un mínimo de 60 horas para terminarlo y fue desarrollado por Namco. Puede considerarse el primer juego de la saga ya que tiene una precuela llamada Baten Kaitos Orígenes.

Historia

La historia transcurre en un mundo de islas que flotan en el cielo, ya que la raza humana ha tenido que escapar de la tierra por culpa de un dios maligno. El protagonista es Kalas, un joven que, tras sufrir un ataque en su propia casa y ver morir a su abuelo y su hermano, es encontrado inconsciente en el bosque. Con un único objetivo de venganza, su camino se ve torcido por Xelha, un personaje un tanto misterioso que trata de frenar los planes de un imperio entero.

La historia discurre en un mundo en el que no hay suelo ni mares, sólo unas islas flotantes en donde se edifican pueblos y ciudades. Sus habitantes parecen humanos normales y corrientes con la excepción de las alas que tienen en la espalda, todas distintas y que vienen a representar la naturaleza del espíritu de cada uno de los habitantes de esa tierra, además de permitirles volar. Otra particularidad de ese mundo son las Magnus, que son unas cartas mágicas que son capaces de almacenar conceptos para usarlos después: armas, escudos, comida, objetos varios... cualquier cosa. Esto es importante para el juego en sí ya que de aquí saca Baten Kaitos muchas de las cosas que lo hacen original.

En general la historia del juego es bastante interesante, aunque no es compleja y está plagada de topizacos, por lo menos las primeras horas de juego. Monolith ha conseguido crear una historia que consigue sorprender gracias a varios giros que son complicados de predecir, pero no es que estés ante una narración apasionante en todo momento. Cuando la historia se difumina un poco, son los personajes lo que ponen de su parte para mantener el interés. Por sí solos cada personaje peca de ser demasiado visto, demasiado tópico (a excepción de Mizuti, el personaje de las máscara que es sin duda el más interesante) pero es en las relaciones interpersonles entre cada uno donde Baten Kaitos brilla con un bien construido diálogo.

La leyenda

Según relata la leyenda, un Dios maligno llamado Malpercio invadió el mundo, destruyó la tierra y secó los océanos, obligando a la gente a ocupar rocas flotantes suspendidas en el cielo. Un grupo llamados "héroes espirituales" consiguieron finalmente derrotar a la deidad mediante cinco reliquias en forma de cartas llamadas "Fin de Magnus". Por supuesto, esta leyenda tiene mucho de verdad y como pasa en la inmensa mayoría de esta clase de juegos, luego tendrá su relevancia.


Personajes

En este juego podemos tener hasta 6 compañeros, pero en combate podremos usar sólo a 3 de ellos. Estos son los protagonistas:

Espíritu Guardián: Es el personaje al que realmente maneja el jugador. De vez en cuando, Kalas se gira hacia la pantalla para que le ayudes a tomar ciertas decisiones que harán que cambie tu suerte a lo largo del juego.

Kalas: joven peliazul que solo posee un ala del corazón de color blanco, su otra ala es mecánica. Se despierta sin memoria, sólo recuerda la muerte de dos de sus seres más queridos y sus ansias de venganza. En la batalla utiliza espadas.

Xelha: Chica rubia experta en el uso de magias. Meemai, su bolibrí, la ayuda a realizar técnicas finales. Sus alas del corazón son finas, como las de un colibrí, y semitransparentes, parecen como de mariposa.

Gibari: Enorme hombretón con ropas de pescador, que esconde ciertos detalles de su pasado. Usa como arma los remos, y sus alas del corazón recuerdan a las de una mantis religiosa.

Savyna: Mujer seria y distante, muy rápida en combate. Usa puños y patadas. Al principio la encontramos como enemiga. Sus alas del corazón son como las de un pavo real.

Lyude: joven imperial, de aspecto desgarbado, casi enfermizo, que no está de acuerdo con la política del Imperio. No tiene alas del corazón, usa propulsores e ingenios mecánicos. Sus armas son pistolas y escopetas.

Mizuti: Misterioso personaje que se une al grupo en circunstancias no menos curiosas. Lleva una extraña máscara, que distorsiona su voz. No tiene alas del corazón, pero se mantiene flotando en el aire. Siempre habla invirtiendo la construcción de las frases. Usa magias al igual que Xelha.

Desarrollo

Creación

Desarrollado por Monolith, creadores de Xenosaga, este título intenta aportar una buena cantidad de ideas al género. Si Xenosaga es la hipérbole de las tendencias que se pueden ver en muchos sentidos en el RPG para consolas (grandes super-producciones con toneladas de escenas cinemáticas y poco preocupados en reinventar la rueda de la jugabilidad), Baten Kaitos es más experimental y de "andar por casa", su historia carece de la "grandiosidad" de Xenosaga, pero a cambio intenta hacer cosas distintas en varios campos, desde el gráfico al sistema de combate, pasando por la gestión de inventario.

El sistema de combates es por turnos. Los ataques dependen de unas cartas llamadas magnus; el juego reúne más de 1000 cartas magnus diferentes, y estas son usadas durante todo el juego en lugar de objetos; también se pueden combinar para crear combos (por ejemplo, un magnus de hielo más una manzana da como resultado una manzana helada). Además, a las cartas les afecta el paso del tiempo y van cambiando. Por ejemplo, la leche se vuelve queso, cambiando a la vez su función. Algunas combinaciones pueden tener como consecuencia una fusión de cartas. La fusión es permanente. Algunas cartas solo se pueden conseguir de esta forma. Existen pergaminos que ofrecen pistas sobre lo que hay que hacer para obtener estas cartas de fusión.

Gráficos

Un juego puede ser atractivo por dos factores: el tecnológico y el artístico. Hay juegos con una gran tecnología que no acaban de convencer por falta de sentido artístico. Luego hay juegos que tienen un buen arte pero que la tecnología no acompaña. Luego hay juegos excepcionales que destacan en ambos aspectos y por último hay un reducido grupo de juegos que son tan superlativos en uno de esos factores que les basta para destacar gráficamente por encima de la media. Baten Kaitos es uno de esos juegos.

La tecnología en este título es muy corriente y "simple" de usar, escenarios prerenderizados con objetos 3D superpuestos como los personajes. No es una tecnología exigente con la máquina y no "impresiona" tecnológicamente como cuando se usa un motor completamente 3D. Pero el sentido artístico de Baten Kaitos es tan impresionante que le basta para convertirse en uno de los mejores juegos a nivel gráfico de la consola de Nintendo.

Los gráficos son realmente impresionantes y es de destacar el uso del color, esos tonos pastel, esos colores que parecen salirse de la pantalla y que dan forma a un paisaje de ensueño. Uno no puede evitar quedarse anonadado ante lo que parecen acuarelas vivientes. Es cierto que el fallo de las imágenes prerenderizadas es que son estáticas y parecen que están al margen del juego como si fuera un cuadro lejano, pero aquí es donde entran los artistas gráficos y su trabajo, ya que han creado una laboriosa red de ilusiones para combatir el efecto de la inmovilidad . La inclusión de nubes flotando en el aire, agua fluyendo, flores moviéndose y todo tipo de animaciones en los escenarios consigue crear una sensación de movilidad que insufla vida a los gráficos y remata su excepcional aspecto.

En su contra hay que decir que los modelos de los personajes, aunque bien diseñados, no alcanzan la calidad de los de los escenarios y se echa en falta un poco más de detalle y de riqueza en ellos, aunque esto es un detalle que pasaría desapercibido si la calidad de los escenarios no fuera tan alta. En los combates los modelos sí que ganan polígonos y detalles gráficos, además de que estos combates son ricos en efectos especiales que dejan una sensación visual agradable, aunque no son efectos gráficos de calado. Por lo demás no hay apenas escenas CGI y la mayor parte de la historia las lleva el engine del juego ayudado por diálogos acompañados de las caras de los personajes.

Audio

La música del juego es bastante correcta aunque en un género como el RPG en consola, hay tanto nivel que es difícil que un trabajo destaque. La B.S.O de Baten Kaitos es correcta, muy orquestal y con un tono bastante "clásico" en su mayor parte, aunque muy variada también, con una gran cantidad de ritmos distintos que suenan muy apropiadamente según las circunstancias.

Lo peor son sin duda las voces de los diálogos, primero por no estar en castellano, segundo porque el doblaje inglés es bastante malo en general, con un pobre dirección de voces. Quitar las voces y dejar los textos es una opción casi aconsejable porque además, con la excusa de que eres un espíritu y estás fuera del plano de la realidad, oyes las voces con un raro efecto de distorsión que aunque justificado por el guión, deja una sensación irritante.

Jugabilidad

Lo que convierte a Baten Kaitos un soplo de aire fresco es sin duda su sistema de combate basado en cartas. Pese a las ideas preconcebidas que se puedan tener de las cartas, el sistema que propone este juego no tiene nada que ver con Phantasy Star Online Episode III o con juegos tradicionales de cartas como Magic. Uno asocia las cartas a sistemas lentos, densos y poco gráficos, pero en el juego de Monolith es todo lo contrario: rápido, poco estratégico en cierto sentido y tan gráfico como cualquiera.

Las cartas se dividen en ataque, defensa, cartas de combo, especiales y objetos varios. En realidad los objetos como tales no existen en Baten Kaitos. Estas cartas se pueden coleccionar bien en combates, bien comprándolas o bien por la propia evolución de las cartas, que a medida que pasa el tiempo cambian. Por ejemplo, hay una carta que contiene plátanos verdes, que sirve para recuperar puntos de vida, a medida que esa carta acumula "experiencia" en tu inventario los plátanos se vuelven amarillos y sirven para atacar al enemigo. Posteriormente estos plátanos tendrán dos transformaciones más hasta llegar a "fruta podrida" con la que podrás usarla en combate para envenenar al rival.

Los enemigos no aparecen aleatoriamente, sino que están presentes en los escenarios por los que muchas veces podrás evitarlos. La transición al combate es tremendamente rápido y no corta al ritmo al jugador (un detalle quizás intranscendente que no lo es tanto cuando te tiras treinta horas con un juego en el que tienes decenas y decenas de combates). Una vez que estás en el combate puedes ver a un lado a tu grupo y al otro a los enemigos, como cualquier otro RPG, pero ahí acaba lo que esperas y empieza a trabajar el sistema de cartas.

En el combate no hay ningún menú, ni opciones, sólo una baraja de cartas y los propios personajes y enemigos. En el menú principal del juego podrás hacerte una baraja entre las más de mil cartas que podrás encontrar a lo largo del juego. De esa baraja en el propio combate aparecerán de forma aleatoria unas pocas. Por ejemplo, al comienzo tendrás una baraja de 20 de las que tres aparecen aleatoriamente en el combate. Cada vez que usas una carta ésta desaparece de tu grupo de combate y entra otra también de forma aleatoria. Por ello todo depende de tu baraja inicial, si tienes muchas cartas defensivas tendrás más opciones de que estas aparezcan durante el combate.

El combate tiene dos turnos, pero con un tiempo limitado por lo que tienes ser rápido, especialmente a medida que avances en la historia y el combate se haga más rápido. En la fase de ataque sólo puedes usar las cartas con utilidad ofensiva, mientras que en la fase defensiva deberás utilizar rápidamente las cartas de defensa que tengas para minimizar el ataque contrario antes de lo efectúe. Si no tienes cartas de ataque o defensivas en sus respectivos turno, no podrás hacer nada con ese personaje ese turno excepto usar alguna de las cartas que dispongas para descartarlas y que entren otras que te vengan mejor para posteriores de turnos.

Claro que es más complejo que esto, por ejemplo en ataque puedes combinar ataques de diferente manera, o combinar cartas de ataque con cartas de efecto para conseguir ciertos resultados. El juego gana en complejidad a medida que vas avanzando, pudiendo tener una baraja más amplia y tener más cartas para seleccionar durante el combate. Además tienes que tener en cuenta otros factores como el número que aparece en las cartas, ya que al combinar las cartas, dependiendo de esos números conseguirás mejor daño (por ejemplo, si usas para atacar tres cartas con el mismo número consigues un extra de daño, e igual si usas tres cartas con números consecutivos).

Otro factor es la "naturaleza" de la carta, ya que hay elementos como el fuego, el agua, la luz o la oscuridad que impregnan tanto a las Magnus como a las criaturas. Si combinas cartas de naturaleza contraria, obtendrás efectos contraproducentes para tí y si usas cartas que sean opuestas a la naturaleza de tus enemigos, obtendrás importantes ventajas (el agua anula al fuego, la luz a la oscuridad... lo típico).

Por un lado este sistema es muy rápido y muy ágil, quizás no lo acabes de tener claro mientras lo estés leyendo aquí, pero una vez que te pongas a jugar comprobarás lo divertido e intuitivo que es. Por otro hay que decir que es un tanto aleatorio de más y no gustará si eres un amante de planificar mucho tus combates y de realizar estrategias. La estrategia la marcas antes del combate con la creación de la baraja, pero una vez en la lucha ya dependes de la baraja que hayas construido y de la suerte que tengas. El problema viene cuando estás avanzado en el juego y necesitas utilizar algunos de los golpes más poderosos, para los que tienes que ejecutar determinados combos con determinadas cartas y no siempre vas a tener esa opción, al igual que tampoco tendrás cartas de curación siempre que las necesites o cartas de defensa. Esa aleatoriedad da una nota apasionante a los combates, pero también tiene su parte irritante.

Por lo demás, Baten Kaitos no tiene nada que se salga de tono, es un juego muy lineal en el que el mapa es insignificante ya que sólo se limita a una pequeña representación del personaje por caminos pre-trazados en el que pasarás muy poco tiempo ya que el juego se centra más en mostrarte las bellas pantallas por las que discurre tu aventura y no te deja explorar el mundo con libertad. Hay algunas aventuras alternativas, pero nada que se salga demasiado de la aventura principal o contenido extra en forma de mini-juegos.

Fuente

Análisis de Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido
Pequeño recorrido por Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido
Reseña y análisis de Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido
Página oficial de Namco:Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido

Enlaces externos