Saltar a: navegación, buscar

Baudilio Castellanos

Baudilio Castellanos
Información sobre la plantilla
Baudilio Cast.jpg
Uno de los jóvenes más destacados que acompañó a Fidel en las luchas estudiantiles desde las aulas de la Escuela de Derecho de la Universidad de La Habana,
Fallecimiento14 de abril de 1992
Otros nombresBilito

Baudilio Castellanos. Uno de los jóvenes más destacados que acompañó a Fidel en las luchas estudiantiles desde las aulas de la Escuela de Derecho de la Universidad de La Habana, durante unas de las etapas más turbulentas del estudiantado frente a gobiernos desmoralizados en las décadas del 40 y 50 del pasado siglo.

Episodios de Bilito

Entre los episodios más dignos y valientes de la época no debe olvidarse nunca la protesta encabezada por Fidel Castro contra un hecho bochornoso protagonizado por marines yanquis borrachos que mancillaron la estatua de José Martí en el Parque Central orinándose en ella. Acto abominable que tuvo una respuesta contundente, pues el hecho fue captado por el reportero grafico Astudillo y apareció publicado en la primera página del periódico Alerta. El episodio ocurrió el 11 de marzo de 1949. Fidel, junto a Bilito y otros compañeros, como Alfredo Guevara y Lionel Soto, respondían a la indignación nacional atacando sin armas, a riesgo de perder la vida, la antigua embajada norteamericana y la policía no se hizo esperar y arremetió contra ellos violentamente.

Algunas acciones de Baudilio

Baudilio Castellanos, estudiante brillante, nunca desmayó en futuros combates. Además, su expediente académico le valió un Premio que lo validaba para obtener directamente, ya graduado, un puesto de Abogado de Oficio en la Audiencia de la antigua provincia de Oriente, de donde procedía. Y fue allí pocos años después cuando nuevamente demostró su patriotismo y valentía. Le bastó conocer por la radio la mañana del 26 de julio de 1953, en su casa de Santiago de Cuba, cuando le nacía una hija, que un grupo de jóvenes había asaltado el Moncada para él suponer que, con certeza, Fidel estaba entre ellos. No titubeó en dirigirse al Vivac donde llevaron a los primero detenidos, después de la matanza de aquel día. Entre los detenidos estaba Raúl que se hizo responsable del asalto cuando se desconocía si Fidel estaba vivo o no. El doctor Baudilio Castellanos se presentaba en aquel Vivac como el abogado de los jóvenes allí detenidos, incluidas las dos mujeres, Haydée y Melba. Durante el juicio, su desempeño en la defensa, como representante de los detenidos resultó una de las más contundentes después de los alegatos del doctor Fidel Castro, en su condición de principal encartado y de abogado que asumía su propia defensa desde el 21 de septiembre de aquel año de 1953, en la Sala del Pleno de la Audiencia, hasta el 16 de octubre cuando pronunciara su alegato conocido como La Historia me Absolverá en la Sala de la Estudio de las enfermeras en el Hospital Civil. Incomunicado Fidel, desde que fue hecho prisionero por el pundonoroso teniente Pedro Sarría, el 1 de agosto y trasladado a la Cárcel de Boniato, Bilito solo pudo entrevistarse con el joven Raúl Castro para preparar la defensa. En síntesis, Raúl le manifestaría que la defensa estaba clara, pues ellos declararían su autoría en que iban a acusar a la dictadura y denunciar los crímenes cometidos contra sus compañeros. Pero, la situación agresiva que existía hacía difícil la labor de un abogado de oficio que, como el caso de Bilito, estaba de total acuerdo con los principios que sustentaban los acusados y en ningún momento se consideró un mero defensor "de oficio". Años más tarde también Bilito, sería uno de los defensores del juicio por los sucesos del 30 de noviembre, antesala del Desembarco del Granma. Orador notable, de buen timbre e ideas justas de revolucionario, su voz se hizo sentir en aquel proceso al igual que ocurrió en la Causa 37 incoada por el Asalto al Moncada. Baudilio Castellanos después formaría parte de la dirección provincial del Movimiento 26 de Julio en Oriente, y laboraría en disímiles y complejas tareas clandestinas allí y en otras ciudades.

Después del triunfo revolucionario

Al triunfo de la Revolución, asumió diversas tareas. Estuvo al frente de la fundación del Instituto Nacional de la Industria Turística, como director, bajo la presidencia de Fidel, entonces Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, fue Embajador de Cuba en Francia, labor que desempeñó por un largo período de tiempo. La muerte lo sorprendió realizando funciones de extraordinaria importancia en el Ministerio de la Industria Básica.

Fuentes