Campaña de Oriente

Campaña de Oriente
Información sobre la plantilla
Parte de Guerra de Liberación Nacional de Cuba
Fidel-Almeida-Raul-Campaña-de-Oriente.jpg
Los comandantes Raúl Castro y Juan Almeida, junto al Comandante en Jefe Fidel Castro. Estos fueron lo principales líderes rebeldes de la Campaña de Oriente.
Fecha Noviembre - Diciembre de 1958
Lugar Provincia de Oriente, Bandera de Cuba Cuba
Resultado Triunfo revolucionario. Rendición total de la tiranía batistiana en la región oriental de Cuba.
Beligerantes
Ejército Rebelde Ejército de Cuba
Comandantes
Fidel Castro
Raúl Castro
Juan Almeida
Eulogio Cantillo

Campaña de Oriente. Fue una campaña militar llevada a cabo en los meses finales del año 1958 por las fuerzas revolucionarias del Ejército Rebelde durante la Guerra de Liberación Nacional de Cuba (1956-1958) durante la etapa conocida como Ofensiva Final del Ejército Rebelde, siendo la campaña que inicio está ofensiva.

Esta campaña bélica tuvo como principal escenario de operaciones militares la extinta Provincia de Oriente, en Cuba, y estuvo liderada por el Comandante en Jefe del Movimiento 26 de Julio y del Ejército Rebelde, Fidel Castro Ruz. En ella participaron las fuerzas insurgentes del I Frente José Martí, el II Frente Frank País y el III Frente Santiago de Cuba, además de los refuerzos enviados a las zonas guerrilleras por los movimientos sociales y organizaciones izquierdistas opuestas a la dictadura de Fulgencio Batista.

Preparación de la ofensiva rebelde

Desde el verano de 1958 las fuerzas revolucionarias bajo el mando de Fidel Castro comenzaron a ir ganando batallas de importancia contra las fuerzas de la tiranía batistiana lo que le posibilito al líder guerrillero trazar un plan de acciones para derrocar de una vez y por todas el gobierno de Fulgencio Batista. Dicho plan se denomino Ofensiva Final del Ejército Rebelde y fue ideado para desarrollarse en todo el país.

Durante el mes de octubre, e inicios de noviembre de 1958, los preparativos para la arremetida conclusiva rebelde avanzaron aceleradamente y se lanzó en el territorio oriental al Campaña de Oriente. Los esfuerzos principales de esta gran ofensiva se concentraron en dirección a Santiago de Cuba, principal ciudad de la provincia de Oriente y la segunda plaza militar de importancia del Ejército Constitucional de Cuba en la Isla de Cuba.

Campaña de Oriente

Operación Santiago

Desde el mes de octubre Fidel Castro ya le daba instrucciones a sus hombres para pasar del combate en las zonas montañosas a las operaciones en el llano y en los poblados y ciudades de la provincia oriental. La idea sobre el desarrollo de las acciones en esta dirección principal está resumida en la carta que Fidel envió al comandante Juan Almeida el 8 de octubre con el propósito de tomar Santiago de Cuba:
El plan de tomar primero Santiago de Cuba lo estoy sustituyendo por el plan de tomar la provincia.

La toma de Santiago y otras ciudades resultaría así mucho más fácil y sobre todo podrán ser sostenidas. Primero nos apoderamos del campo; dentro de 12 días aproximadamente todos los Municipios estarán invadidos, después nos apoderaremos y si es posible destruiremos todas las vías de comunicación por tierra, carretera y ferrocarril. Si paralelamente progresan las operaciones en Las Villas y Camagüey, la tiranía puede sufrir en la provincia un desastre completo como el que sufrió en la Sierra Maestra.

Con esta estrategia el líder rebelde buscaba mantener al enemigo bajo hostigamiento constante en todas partes. Con el propósito de materializar estas concepciones se preparó y ejecutó la Operación Santiago, que contemplaba el cumplimiento de misiones por las fuerzas de los cuatro frentes orientales, pero fundamentalmente del Primero y Tercero. Los objetivos principales que se preveía tomar eran Jiguaní, Baire, Contramaestre, Maffo y Palma Soriano, con lo cual se garantizaba consolidar el cerco que sobre Santiago ya establecían fuerzas del Tercer Frente.

Operación Flor Crombet

Para cerrar el cerco sobre la capital de Oriente y crear las condiciones necesarias antes de librar la batalla por su posesión, también se organizó y ejecutó la Operación Flor Crombet, en la que fuerzas a las órdenes de los comandantes Juan Almeida Bosque y Raúl Castro Ruz, en cabal cumplimiento a lo indicado por Fidel, asestaron duros golpes a las tropas de la tiranía acantonadas en los accesos cercanos a Santiago de Cuba.

El mando rebelde conoció que como consecuencia de la derrota sufrida por el ejército en Guamá el 4 de noviembre, el enemigo preparaba la evacuación de las fuerzas destacadas en Imías. Por tal motivo, el comandante Raúl Castro aprobó la puesta en práctica de la Operación Ciro Frías, cuyo objetivo era cercar y tomar el cuartel de esa localidad, y encargó su dirección al comandante Efigenio Ameijeiras en su condición de segundo jefe del Frente. El 14 de noviembre el ejército realizó una operación de desembarco para el rescate del puesto de la Guardia Rural de la localidad, la cual se convirtió, según valoraron el comandante Aizpurúa Miñoso y el general Eulogio Cantillo, en un verdadero desastre militar.

El 23 de noviembre, con el ataque simultáneo a Alto Songo, La Maya, San Luis y El Cristo, comenzó la Operación Flor Crombet. Alto Songo y El Cristo cayeron el 27 y el 28 de ese mes, respectivamente; La Maya, el 7 de diciembre, y San Luis, el día 9. En La Maya, la Compañía 12 del ejército y el personal del cuartel de la Guardia Rural, a las órdenes del capitán Ponjuán Martínez, resistieron fuertemente ante el cerco y ataques de varias unidades del II Frente. Las tropas rodeadas trataron de unirse a la compañía de Alto Songo, pero les fue imposible. Con muchas bajas, poco parque, sin comida ni medicinas, la guarnición resistió 15 días el asedio guerrillero, que incluyó un ataque de la Fuerza Aérea Rebelde.

El jefe enemigo exigió a su mando superior el envío de refuerzos y criticó fuertemente el abandono a que fueron sometidos. Todo ello y el rechazo de una columna que pretendía reforzarlos, lo condujo a rendirse el 7 de diciembre.

Ofensiva general

Ya el 11 de noviembre el Comandante en Jefe inicia su desplazamiento desde la Comandancia de La Plata en dirección al llano con el objetivo de ponerse al frente de las operaciones militares, e iniciar oficialmente la Campaña de Oriente con la Batalla de Guisa, llevada a cabo el 20 de noviembre.

A partir de la Batalla de Guisa, el Comandante en Jefe asume el mando directo del I y III Frentes y en el decursar de las acciones y el avance rebelde, puntualiza y asigna nuevas misiones a los jefes de frentes y columnas y sostiene importantes reuniones, como en la Riconada de Baire, donde se esclarecen las medidas organizativas.

A partir del 20 de noviembre comienza una ininterrumpida ofensiva del Ejército Rebelde, que no concluiría hasta la derrota de la tiranía batistiana. Todos los frentes de guerra libran intensos combates, desalojando al enemigo de sus posiciones y aislando a otros, entre ellos los combates de Arroyo Blanco, Maffo, Baire, San José del Retiro y Palma Soriano, en el territorio del I Frente, conjuntamente con las acciones de La Maya, Songo, Cuneira, Soledad, Baltony, Alto Cedro, Borjita, Socorro, San Luis, Caimanera, Cueto y Sagua de Tánamo, entre otros, en el II Frente.

Los combates librados en El Cristo. El Cobre, Puerto de Moya y Dos Palmas, en el III Frente Mario Muñoz y los combates librados por las fuerzas del IV Frente Simón Bolívar en Gibara, Tunas, Los Güiros, Velazco, San Agustín, Puerto Padre, Holguín y Chaparra, entre otros, revelan la impetuosidad del Ejército Rebelde, y el cerco paulatino de la capital oriental y las principales ciudades.

Referencias